Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Blood Father

Blood Father

Por Alejandro Arranz

-Mel Gibson ha vuelto. Y por eso esta película es como un regreso a los buenos tiempos del género. Diversión bruta, cinética y socarrona para toda la familia, o casi.
-El guión vive de los mínimos elementos para estructurar la narración. No busquen aristas, matices, ni nada por el estilo. Aunque la dirección de Richet sí tiene un par de cosas que decir.

Jean-François Richet es un director difícil de catalogar. No hay muchos nexos de unión entre sus diferentes obras, tampoco un criterio estilístico, temas interrelacionados, etc. Tras su díptico Mesrine y una etapa de barbecho personal, en 2015 estrenó Una semana en Córcega. Un remake de la comedia francesa Un moment d’égarement (1977) de Claude Berri. Era una película entretenida Leer Artículo