Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Velvet

Vanessa Rodríguez

Velvet nos ofrece la oportunidad de ver cómo era la España de finales de los años 50. Esta España no es la de Amar en tiempos revueltos ni la que veíamos en las películas de Berlanga o Bardem. En Velvet hay glamour, clase, dinero….es tan evidente que han huido de la típica ambientación española de esa época que hay veces que tienes la impresión de que su intención era recrear un Mad Men a la española. Me parece algo positivo que se intenten fijar en series de calidad, aunque esto suponga que no te creas que así fuera Madrid en los años 50. Aunque lo peor de todo es que en Velvet tratan de ocultar que debajo de su apariencia no hay más que un culebrón en toda regla. Supongo que sería demasiado pedir que no solo se fijasen en la ambientación de Mad Men también podrían tomar buena nota de los guiones. Quizás para otra ocasión….aunque por si acaso esperaré sentada a que algo así suceda.

La productora de la serie es Bambú y en los últimos años han destacado por hacer series como Hispania, Gran Hotel o Gran Reserva. Al igual que en Gran Hotel sorprende un plantel de actores secundarios buenísimos y unos protagonistas muy guapos pero bastante sosos. Esta historia la hemos visto mil veces, chico rico enamorado de chica pobre y un montón de gente alrededor impidiéndoles ser felices juntos. En esta ocasión, está ambientada en las galerías Velvet y podemos ver los entresijos de las galerías y del taller de costura. Hay que  destacar a los estupendos secundarios entre ellos: José Sacristán, Natalia Millán o Aitana Sánchez-Gijón que se merecen salir en pantalla más tiempo y elevan la calidad de la serie. Supongo que ellos tampoco entenderán porque tienen tan poco protagonismo cuando es evidente que actúan mucho mejor que los protagonistas. Caso aparte son Marta Hazas y Adrián Lastra, desconozco el motivo pero están fatal los dos. Su historia de amor no hay por donde cogerla y sus respectivas actuaciones son más que dudosas. Aunque para dudoso queda el motivo de cargarse al padre del protagonista, cuando estaba claro que ese personaje podría haber dado mucho y el actor que lo interpretaba era Tito Valverde.

velvet2

Tengo que reconocer que no soy fan de Miguel Ángel Silvestre, y aunque es innegable su atractivo su forma de actuar nunca me ha convencido. Sus caras de cordero degollado en esta serie creedme que no tiene precio. ¿Alguien se cree que es un niño bien de buena familia? Parece un chulo de barrio con un traje de alta costura. Por otro lado tenemos a Paula Echeverría que actúa mejor que él (aunque no es difícil) y la verdad es que hacen buena pareja juntos y esto es muy importante en este tipo de series. ¿Aunque alguien se puede creer que Paula tenga 20 años? Lo mismo sucede con Manuela Velasco, son mujeres jóvenes pero no son veinteañeras y se nota. Esto viene sucediendo en la ficción española desde los tiempos de Al salir de clase donde algunos actores tenían papeles de adolescentes cuando estaban cerca de la treintena, y nos lo tragábamos pero no nos convencían.

Aunque esta serie tiene algunos puntos positivos tiene mucho que mejorar. Uno de los grandes errores es la constante presencia de música (en inglés por cierto), porque todos sabemos que cuando te besas con alguien suena música romántica a todo volumen ¿verdad? Además, también da la impresión de que intentan salvar escenas que han quedado regular añadiéndoles una música que no sería necesaria.  Algunas escenas parecen anuncios de los años 80 de colonia para hombre o de champagne, evidentemente son las escenas en las que aparece nuestro famoso y atractivo protagonista. La serie acaba de comenzar y es posible que según transcurran los capítulos vayan solucionando algunos de los errores comentados. Sería una pena que con las posibilidades que tienen a todos los niveles se quede en una serie mediocre y olvidable.

Comentarios

  1. Sara Márquez

    Vanessa, no sé qué clases de besos serán los tuyos pero en los míos siempre suena música romántica que se mezcla con la melodía del colchón jajaja

  2. Ana Schwarz

    la serie me divirtió, pero no entiendo por qué insistir en mostrar una España que nunca existió. Era la época de Franco y la gente era muy distinta a lo que ahí presentan. Que pasa con los prejuicios de la época, la religiosidad, el estereotipo de la española recatada. De plano lo mas fuera de lugar fue la música… Alguien en España escuchaba ese tipo de música en España? Nadie ! Aquí les d lo la lista de éxitos musicales del año 1958 https://nicolasramospintado.wordpress.com/2007/02/07/lista-de-exitos-musicales-en-espana-1950-resumen-del-ano/exitos-musicales-1958-espana-2/ pues nada que ver con lo que aquí pretenden mostrar…..

  3. Adela Lahtinen

    Yo creo que la pretensión de la serie es entretener y no pretende dar ningun mensaje político, del tipo de “Cuéntame”, por ejemplo. Simplemente desea presentar una España glamourosa, dentro de una década que también lo fué en todo el mundo, menos precisamente en nuestro país. Probablemente, esta imagen hollywoodense es la que muchos españoles, que vivieron la época, hubieran querido disfrutar entonces y no una España atrasada, pobretona y triste, con todas las carencias provocadas por haber salido de una querra civil reciente y con todas las consecuencias de una guerra mundial después.
    La España de Velvet es la foto elegante de una España que no existió, pero que hubiese querido estar a la altura de de la categoría de otros países europeos y del USA de las películas.

  4. elena

    Los secundarios bastante buenos, los guiones flojillos, los dos protagonistas no me dicen nada, el parece q va perdonando la vida y ella ni se enfada despues d no saber nada d el en cinco años, poco creible y ahora se casan pero si nno existia el divorcio entonces acaso anularon el matrimonio, madre mia vaya pareja mas ñoña no me lo creo …. pensaba q se lo currarian un poco mas bastante decepcionante

Escribe un comentario