Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Serie mítica de TV interpretada por un gran Raymond Burr

Por Enrique Fernández Lópiz

Hay dos series de televisión que quiero recordar en esta web de ojocritico con especial afecto y agradecimiento, pues significaron para mí, no sólo mis inicios infantiles con una televisión que comenzaba su andadura en España, sino que estas series televisivas contribuyeron a fomentar en mí el interés por el cine de investigación, de detectives y sobre todo mi enorme afición por las películas de juicios. Por orden de antigüedad, estas series fueron Perry Mason (1957-1966) –que será la que comente ahora; y la segunda, Ironside (1967-1975), sobre la que habré de escribir más adelante. En ambas hace su aparición como figura estelar Raymond Burr, una de las máximas estrellas de las series de televisión de los años sesenta y setenta, una actor consagrado también en el cine. Es curioso que en su extensa filmografía, tanto hizo de muy malo (Las fronteras del crimen, 1951);de hombre apacible (Un lugar en el sol, 1951); como de hombre maravilloso, cuando interpretó al denominado Papa Bueno (Juan XXIII) en la obra para TV: Portrait: A Man Whose Name Was John (1973). O sea, Burr es un actor de los muy profesionales, de gran talento, amén de gran presencia ante la cámara.

En la serie de TV a la que ahora me refiero, se tomó la figura de Perry Mason, un personaje que aparece por vez primera en las novelas policíacas del prolífico Erle Stanley Gardner (1889-1970), con más ochenta títulos sobre el personaje en cuestión y uno de los escritores con mayor número de ventas de la historia en su haber, ciento treinta y cinco millones de novelas vendidas solo en los EE.UU. En su primer relato (The Case of the Velvet Claws, 1933), Perry Mason se describe a sí mismo de esta forma: “Os encontraréis con que soy un abogado que se ha especializado en el trabajo procesal, y en mucho trabajo criminal. [...] Soy especialista en sacar a la gente de problemas. Vienen a mí cuando están en todo tipo de problemas, y yo les saco de ellos. [...] Si le preguntáis por mi a algún abogado de familia o de empresa, probablemente os dirá que soy un abogado sin reputación, sin ética y sin escrúpulos. Si preguntáis por mi a algún compañero de la oficina del Fiscal del Distrito, os dirá que soy un peligroso antagonista aunque no sabe mucho sobre mí”.

Además, Perry Mason tiene de singular ser un hombre abnegado, que lo da todo por sus clientes y que además, disfruta especialmente con los casos poco comunes, difíciles o sin esperanza. Acepta los casos no por dinero, pues a veces cobra poco o no admite recibir emolumento alguno. Su principal motivación es ética y de curiosidad por el caso, por averiguar la verdad; incluso en ocasiones es él mismo quien financia la investigación, si fuere menester ¡Un extraño y adorable abogado!

perry-mason-2

Debido a la larga duración de la serie (9 años, 271 episodios), ésta fue dirigida por diferentes realizadores entre los que destaco a su creador Erle Stanley Gardner, al que siguieron entre otros, Arthur Marks, Jesse Hibbs, William D. Russell, Christian Nyby, László Benedek, Andrew V. NcLaglen, Jerry Hooper, y ya en los últimos años Robert Ellis Miller, James Sheldon, John English, Don Weis y John Peyser. Todos ellos mantuvieron el estilo y la tónica de la serie con enorme profesionalidad y acierto.

También fueron diversos los guionistas, resaltando, cómo no, en primer lugar el padre de la criatura y también primer director Stanley Gardner, y continuaron esta tarea de adaptación de la obra de Gardner: Samuel NewmanJackson GillisJonathan LatimerGene WangRobert C. DennisSeeleg LesterOrville H. HamptonErnie Frankel. La trama era siempre equivalente: Perry Mason (Raymond Burr), el abogado sagaz y especializado en casos complejos de asesinato; un cliente acusado de homicidio; Mason, con la ayuda de su muy necesaria secretaria Della Street (Barbara Hale) y del investigador Paul Drake (William Hopper), examina cuidadosamente los más insignificantes pormenores, para finalmente descubrir al verdadero culpable y probar de esta manera la inocencia de su cliente.

En el reparto destaca un actor de primer orden al que el personaje le va como anillo al dedo, Raymond Burr, un actor de gran personalidad y tremendamente convincente en sus interpretaciones, que da solidez a la serie, verosimilitud y una impronta humana a su labor de abogado de los “imposibles”, saliendo siempre airoso, por complicada que se presente la cosa. Mason investigaba a fondo en aras a probar la inocencia de sus clientes. Barbara Helle está de diez en su papel de la eficiente secretaria Della Street, que en más de un episodio colabora y aporta el dato decisivo para la solución del delito investigado; su físico de mujer adulta y bonita, a la vez que seria, aunque con toques de humor, hacen que su rol sea principal en cada capítulo. Willian Hopper hace el papel de Paul Drake, el investigador privado que trabaja para Mason; hace una interpretación de gran interés para cada capítulo, hombre maduro y perspicaz. William Talman es Hamilton Burger, el Fiscal del Distrito, otro actor con caché que da vida a uno de los protagonistas con verismo y sobriedad. Y colaboran de manera muy eficiente actores como Ray Collins, el detective de homicidios de la policía Tragg; Wesley Lau, como el teniente Anderson; e igualmente del cuerpo de policía, Richard Anderson. Habría que añadir un interminable elenco de actores y actrices entre los que menciono a George E. Stone, Kenneth McDonald, Virginia Gregg, John Gallaudet y otros muchos que estaban a un gran nivel.

Un blanco y negro mítico presidía todos los telefilmes; se fueron encargando de la fotografía con excelente igual fortuna Frank RedmanRobert G. HagerJohn M. Nickolaus Jr.Howard Schwartz. Y precediendo siempre, el tema musical inolvidable de la serie compuesto por Fred Steiner, uno de los más recordados de la TV: https://www.youtube.com/watch?v=HT4wkkkaFTc. También colaboraron en la música en los sucesivos años Richard ShoresVan CleaveJerry GoldsmithRené Garriguenc. Gran puesta en escena.

Está serie se rueda en Los Angeles e incluían el conocido City Hall de L.A. (edificio municipal), el edificio del Salón de Justicia, y el Tribunal de la Ciudad. El edificio de la Superior Oil Company era utilizado para filmar los exteriores del ficticio «Edificio Brent», donde se encontraban las oficinas de Perry Mason. Los interiores se filmaron en los estudios de cine “20th Century-Fox”, y la mayoría de las escenas exteriores se rodaron en los “Estudios Fox”, en el barrio de Westwood (L.A.), o en el “Fox Movie Ranch”, en Malibu Canyon (California); si bien algunos capítulos se rodaron en “CBS La Brea Studios”, en Hollywood. Realmente los lugares de rodaje estaban estupendos.

perry-mason-3

Premios y nominaciones. 1958: Emmy: Nominada a Mejor serie dramática. 1959: Emmy: Mejor Actor principal (Burr) y actriz de reparto (Hale). 3 nominaciones. 1960: Emmy: Nominada a Mejor Actor en una serie (Raymond Burr). 1961: Emmy: Mejor Actor en una serie (Raymond Burr). 3 nominaciones. 1966: Emmy: 1 nominación.

En cada entrega un caso a cual más interesante y curioso, siempre asuntos que parecían imposibles de solucionar pero que Mason, cual mago del derecho y la indagación, lograba siempre desenmarañar y así, salvar de la cárcel o de la silla eléctrica a su cliente, él o ella. Todo acababa bien en cada uno de aquellos cuarenta y tantos minutos que se pasaban volando; cada noche uno quería algo más. Pero no había que preocuparse, Perry Mason volvería la semana siguiente.

Gran Raymond Burr, secundado extraordinariamente por Barbara Hale y William Hopper. Y en cada episodio, incluso podía preverse por tiempos cada parte del mismo que, dividido en grandes apartados era así: a) comisión del delito, por lo común un crimen; b) Perry Mason aparece presto en la escena del crimen; c) el cliente de Perry es acusado del delito/crimen; d) el minucioso proceso de investigación; e) comienzo del siempre interesantísimo juicio con pruebas, contrapruebas, testigos, abogado defensor (Mason), fiscal, juez, en fin toda la parafernalia de un juicio en los EE.UU., lo que tanto me gusta; f) y finalmente cierre, pues Mason, de la manera más inteligente y sutil descubre al culpable, desarbola al fiscal y su cliente sale absuelto y feliz.

Pese a la cantidad de años y de episodios representando a Mason, Burr afirmaba no estar aburrido. Él mismo llegó a declarar: “Perry Mason era para mí una ilusión cada día. Intentaba introducir variantes en cada capítulo, como andar de diferente manera durante la celebración de un juicio“. Un ejemplo de actor y de persona ¡Y vaya serie de TV! Me parece que ya no se hace este tipo de telefilmes. Serán hoy mejores, diferentes, pero aquellos, esos, ¡no volverán!

Escena: https://www.youtube.com/watch?v=HnAKm3uJABk.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario