Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los 100 (1ª temporada). Disfrutable ciencia-ficción teen

Por Toni Ruiz

Me acerco a Los 100 con unos notables prejuicios ante lo que tiene todas las papeletas de ser un producto lleno de topicazos, sobredosis de acción y cuerpos serranos para el deleite de adolescentes con las hormonas a flor de piel. El primer capítulo confirma mis sospechas una por una. Y el segundo. Y el tercero. Y así hasta el decimotercero y último… Anda, que me he zampado la temporada entera. Y encima la he disfrutado.

Así podría resumirse mi experiencia con esta serie postapocalíptica basada en el libro homónimo (y para mí desconocido) de Kass Morgan. La premisa argumental es la que sigue: tras una catastrófica guerra nuclear cuyos radioactivos efectos imposibilitan la vida en La Tierra, unos cuantos supervivientes establecen una sociedad en un conglomerado de estaciones espaciales conocido como “el Arca”. Allí, la severa ley castiga con la pena capital cualquier delito, sea cual sea su gravedad, salvo que el criminal sea menor de edad, en cuyo caso es encarcelado.  Casi un siglo después de la susodicha hecatombe nuclear, y cuando el futuro del Arca pende de un hilo por motivos técnicos, cien de estos niñatos presos son enviados como exploradores a La Tierra en un intento desesperado de verificar si el planeta presenta ya condiciones de habitabilidad.

La acción se desarrolla pues en dos tramas paralelas que tienen lugar en un Arca donde hay muy mal rollito y las conspiraciones y luchas de poder están a la orden del día, y en la superficie terrestre, en la que los jóvenes han de hacer frente a las amenazas que el hostil planeta presenta (inesperados moradores incluidos) y también a los problemas que ellos mismos se crean para no aburrirse.

los100_2

Reconozco que la serie está plagada de estereotipos, diálogos predecibles, reacciones difíciles de explicar en personas con un coeficiente intelectual medio, solemnes frases lapidarias que pueden dar algo de risa y momentos de una nada sutil (pero efectiva) manipulación lacrimógena. Pero, como dice el título de la película de Woody Allen, “si la cosa funciona”… Y funciona.  Funciona gracias a una intriga bien dosificada, a sus sorpresas constantes y a una conseguida alternancia Arca-Tierra que casi nunca corta el ritmo sino que ayuda a entender las (a veces estúpidas, eso sí) motivaciones de los protagonistas y a dotar a la historia de mayor interés.

Si a esto añadimos que el diseño y la ambientación, aunque algo horteras, son resultones, que los personajes evolucionan de ser totalmente planos a una cierta (sin pasarse) complejidad emocional y que los actores realizan interpretaciones razonablemente correctas (notable la composición de Eliza Taylor como la aguerrida heroína Clarke), nos encontramos ante un guilty pleasure bastante entretenido.

Se ha criticado que la dinámica grupal del colectivo teen en cuestión no tiene la profundidad sociológica-filosófica de, por ejemplo, El señor de las moscas. Ni falta que hace: Los 100 es lo que es. Se ha cargado asimismo contra el atractivo de los protagonistas: obviamente, la inclusión de chicas y chicos guapos (Marie Avgeropoulos, quítate más ropa, por favor) son un gancho para el público juvenil, pero, ¿y qué? ¿Sería la serie mejor si sus protagonistas fueran más feos? ¿Acaso la media de belleza en series idolatradas (por un servidor también) como True Detective, Black Mirror o Juego de Tronos no es igualmente un pelín alta? Basta de hipocresías. Si hay carnaza, mejor. Es más, el promedio de polvos (tres en trece episodios) se me antoja injustificadamente pobre.

En definitiva, si uno no se forma expectativas ilógicas, Los 100, con su genuino suspense, su acertado montaje, sus derivas sentimentaloides y sus mozos y mozas de buen ver, constituye un pasatiempo placentero. En unas semanas, el 22 de octubre, dará comienzo la segunda temporada. No la espero con ansias, pero no me la perderé.

Calificación: 6/10.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. AparteYPunto

    Incisiva, divertida y al mismo tiempo exhaustiva crítica, como siempre.
    A mi Los 100 me divierte y además creo que va cada vez a mejor. ¿Para cuándo la crítica de la segunda temporada?
    Enhorabuena, sr. Ruiz.

    • Toni Ruiz

      Hola, AparteYPunto. Gracias por tus efusivas palabras en esta y otras de mis críticas. La crítica de la segunda temporada está ya cocinándose y te adelanto que me ha parecido bestial y que ‘Los 100′ para mí ha alcanzado ya una categoría superior a la que yo esperaba . De hecho, estoy bebiéndome ya la tercera, que sigue en muy buena senda.

      Muchas gracias de nuevo y saludos.

Escribe un comentario