Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Juego de Tronos 3×9 Todo en exceso es bueno

Por Sergi Monfort

La frase es del Marqués de Sade, no mía.
Me parece una estupenda síntesis del estruendoso despropósito que ha estado colmando la red e intimidando a los espectadores más impresionables (y a los menos, también) hace poco más de un par de semanas.

Para muchos, el Apocalipsis ocurrió el 2 de junio de 2013.
Otros, sencillamente, lo vivieron mucho antes.
Me explico.

juegotronos3Adelanto, ante todo, que los párrafos escritos a continuación están rigurosamente libres de spoilers (exceptuando el vídeo; miradlo bajo vuestro propio riesgo).A no ser que estos últimos dos, tres años te hayas desentendido de la sociedad contemporánea, extirpado ojos y oídos con un desatascador y proporcionado unas vacaciones permanentes en un chalé en lo más profundo de la Fosa de las Marianas, lo más probable es que conozcas el término Juego de Tronos. Si, por el contrario, presumes de un nivel bastante más alto de cultura general, llevas casi veinte años familiarizado con dicho término (me voy a alejar de este subgrupo; tardé unos cuantos meses allá por 2011 en enterarme de que NO era una fantasía medieval pastelosa para fanboys y fangirls de Laura Gallego).

Concretamente, si eres seguidor de esta (hoy) monstruosamente rentable saga literaria (y televisiva), seguramente sabías lo que era La Boda Roja hace ya un total de trece años. Bonita cifra.

Claro, los que sí sabían de qué iba la cosa, tuvieron la bonita idea de seguir el argumento de la serie de la HBO hasta que el mismo llegara a alcanzar lo que vendría a ser el capítulo 51 de Tormenta de espadas (para los que no lo sepan: el tercer libro de la saga Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin, cuyo primero se titula Juego de Tronos, que, como es observable, da nombre al show de TV)… y reunir a sus amigos no lectores y sí fans de la serie durante el estreno del capítulo 9 de la temporada 3, encender sus cámaras entre risitas de expectación al comienzo de “la escena en concreto”… y esperar…

Y, tal como esperaron, las cobayas perdieron la razón…

video1tronos

(Recordaros que este vídeo SÍ contiene spoilers; no digáis que no avisé)

¿A qué se deben tantas lágrimas de furia y tantos gritos de horror?
Para los que han querido evitar darle al play, resumiré sin desvelar nada que su contenido consta de varias reacciones de estos inocentes grabados por sus colegas, absolutamente impactados y hasta descorazonados por el giro guionístico perpetrado por R. R. Martin, a quien muchos consideran ya elevado a la categoría de psicópata.

En redes sociales, foros, páginas de vídeos, en reuniones de amigos, encuentros frikis… los minutos de La Boda Roja dejaron secuelas devastadoras y generalizadas, convirtiéndose en un auténtico bombazo a las pocas horas del estreno del episodio.

Y digo yo…
¿Es necesario que nos golpeemos las cabezas contra la pared?
Cositas del fenómeno fan. Ni es la primera vez, ni la más exagerada.

juegodetronos4

Este desentendido del género fantástico que os escribe, seguidor y admirador de la serie, también tuvo su ración doble de ataques al corazón y saltos olímpicos de butaca durante la última escena de este episodio titulado Las lluvias de Castamere.

Llegué a casita, le recomendé a mi compañero de piso -también seguidor- que se apresurara a pillarlo para unirme al club de los impresionistas (dulce, dulce poder) y, en efecto, la historia se repetía. Su rostro tan blanquecino como el de todos los demás.

Y se acabó. Al día siguiente, salió el sol, los pajaritos cantaron, los niños jugaron y dos o tres polillas gigantes se colaron en mi baño. Pero la vida seguía.
En Internet parece que no.

Colegas que dan la brasa en Facebook. Un ejército de tweets interminables pretendiendo convertir #LaBodaRoja en trending topic… y esto sólo en el ámbito de amistades personales.

Y así toda la semana, e incluso hoy.
Curiosamente, hasta se podría decir que la barrera entre ficción y realidad se ha difuminado para los más apasionados. Pero, ¿qué puede significar esto realmente?

¿A quién puede afectar?… Además de a algún que otro actor que puede y sólo puede que haya quedado en paro… ¡¡A ti como espectador, profesional y cívicamente, desde luego que no!!

Siendo así… ¿A qué viene esto? A menos que unos fanáticos esquizofrénicos psicóticos que no han visto el episodio te amordacen, aten de manos de pies, pongan el episodio para que tanto ellos como tú podáis verlo claramente y amenacen con pasarte por la trituradora si a X personaje le pasa Y cosa… ¡tu vida no va a cambiar!

Sin embargo, he observado que la tendencia a espabilarse, empuñar los libros y aventurarse a la lectura, cuanto menos, se ha triplicado desde el día de la Boda (no en mi caso, vaya).
Exagero, efectivamente, pero también más de uno lo ha hecho últimamente.

Dejarse llevar por las emociones es bonito, es excitante, nos refuerza como seres humanos que sentimos… hasta que llega el momento en que Twitter se convierte en una jaula de grillos.
Y no soy el único que piensa de esta manera…

video2tronos

(Spoilers implícitos (¿?) en el vídeo)

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Apaciguado

    En primer lugar, enhorabuena por tu primer artículo publicado en esta web, un paso más en una carrera que se augura brillante para este autor.

    En cuanto he visto que habían publicado un artículo de esta persona tan cercana (en cuanto a amistad se refiere), he entrado inmediatamente para leer lo que tenía que decir del que se ha convertido en el capítulo más sonado de la serie del momento. Acostumbrado ya a su estilo crítico a la hora de analizar piezas audiovisuales (soy un lector recurrente de su blog personal), me he leído enseguida lo que tenía que decir acerca del capítulo (aunque ya conocía su opinión de antemano).

    He de felicitar al autor por su sobriedad a la hora de escribir, le guste o no le guste al resto de lectores. Se me hace muy ameno leer muchas de las reflexiones que realiza. Por otra parte, coincido con la idea central de este texto, la cual va dirigida a esta traslación del drama desde un plano de ficción al plano de la realidad.

    Sin embargo, me siento obligado a justificar este fenómeno de reacciones y fanatismo absoluto a raíz de los acontecimientos que suceden en la serie. Yo formé parte en su momento del ejército de fans que fliparon con la Boda Roja (y eso que ya sabía qué es lo que iba a pasar), y soy capaz de entender por qué la gente se vio tan afectada en su momento por este capítulo. Juego de Tronos no es una serie normal, y solo hay que atender a sus datos de audiencia para comprobarlo (ya se ha convertido en la segunda serie de la HBO más vista de la historia, sólo por detrás de Los Soprano).

    La razón es muy sencilla: su estructura de múltiples historias cruzadas han llegado a atrapar a un público amplísimo y a conmoverles con el relato que se cuenta de una forma más profunda que muchas otras series. La gente se emociona cuando realmente dejan de ser conscientes de su propia realidad y se ven completamente trasladados a lo que se cuenta en la pantalla. Ahí es donde se ve la gran calidad de la serie.

    En cuanto al fanatismo exacerbado, ciertamente se llegó a un punto en el que el fenómeno comenzó a resultar algo repetitivo y rayante, pero obviando estos detalles, estoy satisfecho. Si tiene tanto repercusión, significa que la HBO lo está haciendo de maravilla. Como lector de Canción de Hielo y Fuego, estoy bastante contento con ello. ¡Un saludo!

  2. Sandro

    Me he tragado las 2 primeras temporadas y pienso ver la tercera de un tirón.

    Deseando estoy de ver ese capítulo en concreto del que tanto se habla.

  3. Javier Fernández López

    He visto las tres temporadas este verano dos veces. Al final me he enganchado como la mayoría.

    Cuando llegué a este capítulo, un amigo que me recomendó la serie me llamó 10 minutos antes de que terminara el capítulo. Aún no había sucedido nada verdaderamente importante. Me dijo: “Tú dale, en 10 minutos te vuelvo a llamar”. Claro, me lo dijo en tono “vas a flipar”, y yo, inocente, me quedé en blanco al ver tal masacre, una escena donde se mezcla la crueldad, la injusticia, la violencia, la impotencia…

    Me llamó y le dije nada más coger el teléfono: “No tiene **** gracia”. Realmente me sentí un poco engañado con la serie. Es cierto que no puedes cogerle cariño a ningún personaje. Yo, que no he leído las novelas, voy ahora con más miedo que nunca porque cualquier personaje puede morir en algún momento. Jamás pensé que Robb pudiese morir dado el papel que tenía.

    Una serie genial, aunque bastante dura.

Escribe un comentario