Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Joya del humor negroide de los sesenta

Por Enrique Fernández Lópiz

Siempre recordaré en mi más tierna infancia esta serie de TV, de aquella TVE en la que no había muchas cosas que ver, pero en la que había series bastante buenas como Ironside o Los intocables.

La serie que aquí comento y a la que quiero rendir un pequeño homenaje de gratitud por su estilo y por su humor inteligente y positivo se titulada La Familia Monster (1964-66), donde trabajaba como actriz principal la genial Yvonne De Carlo y un elenco de actores muy prestigiosos y versátiles.

Los protagonistas eran una peculiar y divertida familia de “monstruos” y estilo de vida americano que viven en una siniestra mansión gótica, pero que, al ser lo que son, viven naturalmente sin conciencia de su singularidad terrorífica: el padre, Hermann Munster (Fred Gwynne) es un Frankestein torpón y despistado; la esposa Lily Munster (Yvonne De Carlo) es una bella mujer, amante madre y medio bruja; el abuelo (Al Lewis) es el antiguo conde D. que sigue disfrutando comiéndose la vida a mordiscones; Eddie (Butch Patrick), pequeño licántropo u hombre lobo en pequeñín, y único hijo del matrimonio Munster; y la única bonita chica, rubia, preciosa y por ello rara dentro de la familia, Marilyn (Pat Priest), la joven sobrina de Lily. Además hay un dragón que vive bajo la escalera; un cuervo en el reloj de cuco. Y por supuesto la siniestra mansión en la que viven felizmente entre divertidas aventuras que hacían las delicias de los telespectadores de la época de los sesenta.

familiamonster2

En fin, una serie muy graciosa, con un humor inofensivo pero efectivo y donde el espectador tomaba a chanza la trama y las anécdotas, como por ejemplo que la familia considerara una día de lluvia y truenos como una bendición y una jornada maravillosa para el disfrute. Era, en fin, una serie atravesada por la hilaridad y el sarcasmo, que se reía de lo que tradicionalmente daba miedo (los vampiros, las brujas, el hombrecito lobo, Frankestein, etc.).

En cierto modo, al igual que Cervantes con su Quijote criticó y se rió en su época de las novelas de caballería, los directores Allan Burns y Norm, Liebbmann y Ed Hass, apoyados en los excelentes guionistas Dick Conway, James Allardice, Tom Adair y Douglas Tibbles hacían una burla en clave de humor de las películas de terror de aquellos entonces… y de siempre. Pensemos que esa familia revivió con los años en el cine con La familia Adams (nada que ver) y en los años ´90 con Los Munsters de hoy, que tampoco alcanzó el nivel de esta mítica serie.

Era una serie que también ironizaba con la clase media norteamericana, pues su éxito se basaba en utilizar sus personajes “supuestamente”· terroríficos en tramas cómicas, en situaciones cotidianas, como el primer día de colegio del niño “lobito” o la llegada de nuevos vecinos “normales, y cómo este tipo de anécdotas e historias tomaban un cariz extravagante por el contraste entre la normalidad del norteamericano medio y la singularidad de los Munster.

familiamonster3

La serie dejó de filmarse a finales del año 1966, debido a una falta de acuerdo entre los productores de la serie y la CBS. Lástima que no se reponga, pues yo creo que a mucha gente le gustaría volver a ver sus jocosos y alocados capítulos.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario