Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Broadchurch, El simple arte de matar

Por José Luis Ferreirós

Broadchurch, el gran éxito británico que sedujo a 10 millones de espectadores, alcanza España a través de Atresmedia después de triunfar también en Estados Unidos. Concebida en un principio como una miniserie de 8 episodios, posteriormente renovada por otra temporada.

Todo comienza con un asesinato, un pueblo llora la muerte de un crío. Las autoridades, los curiosos vecinos, los reporteros… al unísono y congregados en una disimulada playa, bañados por un silencio sepulcral, acechados por un precipicio abismal. Broadchurch solloza pura tragedia, y al igual que la aclamada serie de Jane Campion, Top of the lake (2013), la trama se desarrolla en torno a la investigación de un niño. Ambas están conectadas por el alma de una comunidad tradicional, primaria, de intimidad cíclica entre los habitantes de la localidad. Cualquiera se conoce, casi nadie ignora los secretos del vecino, el anonimato es impensable, la vida fluye apaciblemente por la cotidianidad y la estabilidad. De esa manera, cuando alguien pierde a un ser querido la aflicción se apodera por sí en los demás.

Tras la muerte de Danny Latimer los secretos arrollan la ciudad. Un asesino anda suelto, la cruda realidad destruye todos los valores de la gente, las mentiras se adueñan de los honrados, la verdad corrompe la integridad. En ese momento algunos comienzan a segregarse en grupos de ‘justicia’, la verborrea huye de la legitimidad y el infame mundo del egoísmo sacude sin piedad. De hecho, la certeza de Broadchurch es saber mostrar como una muerte puede destrozar a toda una sociedad.

broadchurch2

Protagonizada por David Tennant (Alec Hardy) y Olivia Colman (Ellie Miller). Él, como un solitario inspector destinado a solventar el caso y así disipar sus problemas pasados. Ella, a modo agente afectada por un crimen del hijo de una amiga (Beth) destrozada ante tal situación, y por si fuera poco, embarazada de otro al que le vence la razón. El resto de personajes lo conforman la familia Latimer (Mark, Beth y Chloe), los Miller, todos los vecinos y diversos periodistas con carácter trascendente en la obra.

La inquietud emocional sobresale durante toda la serie. En ocasiones se hará uso de la técnica slow motion permitiendo así un aumento del impacto visual y sensitivo. Puede que muchos consideren muy tópico su forma de edición, que su apariencia no se alza más de un comercial producto vacuo y banal, que su esqueleto está formado de clichés típicos o que los personajes no son más que prolongaciones de los escritos de James Ellroy, Raymond Chandler o Dashiell Hammett. Lo cierto es que yo también noté cierta sensación. Mi ‘recorrido Broadchurch’ coincidió con la lectura de la novela policíaca Muerte en el Seminario (P.D. James). Admito que hubo momentos de recelo,  que la trama no manifestaba demasiada innovación, que se hacía reiterativa, pero también admito que logré dejarme llevar, que sentí la muerte de Danny y que una vez finiquitado tal serie pude intuir que había visto un producto humilde y sin alardes de adulteración.

No es el definitivo drama a ver, pero es un enorme trabajo de esmero, meticulosidad y de flamante honestidad. Enormemente adictiva.

broadchurchvideo1

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario