Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Golpiza mortal gratuita para Pancho

Por Sergi Monfort

«Your mother was a hamster and your father smelt of elderberries!!»
John Cleese

«Rodeado de idiotas por los cuatro costados
me quiero morir
o matarlos
por idiotas,
pero son muchos
y me cansa.
Mejor esperar a que mueran por su cuenta.
Veremos, uno por uno, cómo revientan.
Pondremos todos sus órganos a la venta.
A veces decapitaría por un segundo de silencio.»
Juan Abarca

Este es un mensaje para aquellas personas que hacen que la industria del cine español vaya por donde va. Son esos perniciosos y anónimos creativos que impiden que las buenas ideas afloren. Espero que jamás de los jamases lean mi mensaje, que nunca me identifiquen. Oh, quién sabe si algún día pudiera acabar trabajando para uno de ellos, pero resulta que oh, vaya, nos has llamado todo esto que sigue a continuación y por ese mismo motivo, vas a tener que aguardar al final de la cola. Hay como 2 o 3 kilómetros hasta la puerta del INEM. Suerte, joven cineasta aspirante. Además, hay dos mil clases medias como tú delante de ti…

Pero a eso llegaremos, todo a su tiempo.

De lo que hoy quiero hablaros es de un caso particular. Desde que llegó a mis oídos, ya no tengo suspensión alguna de la incredulidad. Pero, oh, Dios está muerto, ¡y cuánto apesta su cadáver! ¡Hasta aquí llega el olor de sus heces post-mortem, quienes ahora vienen al caso y mencionaré! Son los responsables de que exista algo que a priori voy a tomarle la libertad de llamar basura infecta, porque, vamos, tratándose de una película concreta que todavía no he visto (¡que me encadenen a una silla si alguien pretende que sí!), vamos a guardarnos los improperios más sangrantes. Esta es Pancho, el perro millonario, la nueva comedia familiar a la que ha de llevar a sus hijos sí o sí si pretende asegurarles un futuro lleno de escoria cerebral. Más bien, ni siquiera ha de llevarles a ver la película, sino a cualquier sala de cine en la que aparezca su tráiler. Será suficiente: le odiarán por ello como padre/madre/responsable y, si no es así, algo anda muy mal en su educación.

«¿Qué derecho tienes, crítico de pacotilla? ¡A lo mejor es una obra maestra del cine infantil!». Vuelva a mirar el tráiler: si sigue pensando así, consulte con su médico de cabecera.

Mi indignación puede expresarse públicamente por dos derroteros:

Uno.
La versión afable, apta para todos los públicos.
Es curioso, ¿no? ¿Cuándo ha sido la última vez que ha visto una película de animación española que no fuera un insulto a la inteligencia de sus retoños? ¿Por qué vende tanto el burlarse de los niños? ¿Por qué todavía se cree que son idiotas por ser pequeños? Esto es el colmo, señora. Los perros no hacen gracia, los animales parlanchines no hacen gracia, los animales manipulados por ordenador dan puto miedo. ¿Que el tirón publicitario funcionó en su día? ¡Convirtámoslo a película! ¡Sí, señor! ¡Y yo que nunca sabré qué se esconde al final de la maratón de aquél anuncio de Renault! ¡De eso no podrían haber hecho una película! ¿Para cuándo un biopic del calvo de la Lotería de Navidad?

panchoelperromillonario2

Ay, esta tal Four Luck Banana que, junto con Atresmedia, se asegura de que tú no tienes dinero para dar a conocer tus nuevas ideas y para enriquecer el mundo de la cultura, pero prometen que las futuras generaciones disfrutarán, quién sabe, con películas sobre pedos que recorren el mundo para salvar a la Princesa Flatulencia.

El dinero no da la felicidad, es la moraleja de la película. ¡Pobre infeliz ese ejecutivo de Atresmedia! ¡Gracias a tu entrada para ver la película del perro millonario, podrá pagarse ese apartamento en Marbella! ¡Ensancha tu cerebro, disfruta de la cultura!

Dos.
Siéntense y disfruten, todos y cada uno de los responsables de esta película y de los cerebros que vais a sodomizar por un puñado de euros. Espero sinceramente que aquí paren de leer y se olviden de mí…

… mugrosos y pestilentes amantes de la roña, asesinos de mentes infantiles, azotes de las ilusiones de los niños. Tú quejándote de que hay chavales con cromosomas de más, ¡cómo no va a haberlos! ¡Hay gente así de cruel que expone a los infantes a fatídicas montañas de excrecencia de este tamaño, películas les llaman, cáncer de SIDA en verdad! Son unos cantamañanas alérgicos al buen gusto, de esos que en «Juego de Tronos» nadie mataría por pena, son la piel muerta en el talón de Aquiles de la Creación. Traficantes de mal arte, amebas de la vida, subnormales perdidos, en fin, gilipollas. Cuando os crezca la primera hormona de leche, va a haber un gran follón en cuatro ecosistemas a la redonda. Y si os crece. Pues creo que no, porque sois gilipollas.

No podríais echar mano de otra idea, no. Porque pensar es peligroso. Porque en el momento en que intentéis echarle imaginación, os va a estallar el ano, malditos bastardos, que el recto no es para pensar.

Los supositorios no se comen, eso que os sale de la nariz no es Haribo, tontolabas. Dejad de chupar de la teta de mamá, que ya sois mayorcitos. Dejad de pedirle a vuestro hámster que escriba vuestros guiones. Sois los campeones mundiales en el arte de nacer mal. Kiko Rivera a vuestro lado es la Mente Suprema (vale, tal vez eso no, pero aun así dais grima).

Sois el motivo de la Guerra de los Mundos, sois lo que Hitler entendía por judíos, sois el moho en el pan de anteayer, sois los tropezones que rebotan contra las nalgas, sois la mosca que vive un solo día para zumbar y joder, y vuestra vida vale menos que la palabra del presidente. Que os creéis el horóscopo, que sabéis contar hasta 1. Ojalá que vuestra dieta sea cianuro.

Y menos mal, amigos míos del alma, que es condenable la apología al terrorismo, pues una sílaba más contra vosotros y no me sacan de chirona hasta

Escribid un guión con mis palabras. Haced una película con mis insultos. Quedará más elegante, más formal y más correcto que un solo bit de texto vertido en la perpetración de ese ridículo plan para sacados unas perras con el nombre clave de Pancho, el perro millonario y el subtítulo «Gracias por pagarme el diente de oro, mamones».

Morid, gracias.

Comentarios

  1. Íñigo

    ¿Cuánto dinero estarías dispuesto a pagarme por convertir esas palabras en un guión? Me he reído mucho con tu artículo.

    • SERGI MONFORT FERRER

      ¿Cuánto dinero estarías dispuesto a pagarme tú por los derechos de autor?

      ;)

  2. Iñigo

    Ehhmmm, ehhh… mi economía no es muy boyante, lo siento.

Escribe un comentario