Image Image Image Image Image Image Image Image Image

VEGETA: El Príncipe de los Saiyajins

Por Miguel Ávalos

Orgulloso de orgullosos, vacilón de vacilones, antihéroe de antihéroes, guerrero nato entre guerreros natos. A estas alturas describirlo con un solo calificativo es quedarse excesivamente corto. Icono mundial, no solo de Dragon Ball, sino de todo el Manga y Anime. Su enorme carisma, carácter engreído, valentía, persistencia, coraje y decisión, ha calado muy hondo, ganándose millones de fans en todo el mundo. Muchas personas lo tienen por más de un motivo como su personaje favorito desde su estelar irrupción en la gran oda de Akira Toriyama. Efectivamente, lo habéis adivinado, hablamos del grande, único, inimitable y legendario Príncipe de la orgullosa raza de los Saiyajins. Hablamos de Vegeta.

Allá por comienzos de la década de los noventa, cuando series clásicas de dibujos animados tales como Dragones y Mazmorras, Las Tortugas Ninja, Los Cazafantasmas o Masters del Universo empezaban a vislumbrar el fin de sus eras, Dragon Ball no hacía sino ascender como la espuma. Los 153 episodios que comprendían desde el primer capítulo de Goku niño hasta que Goku adolescente derrota a Piccolo Junior en el Torneo nº23 del Tenkaichi Budokai, recibieron el justo calificativo de “Éxito sonado” Nada más lejos de la realidad, lo mejor de Dragon Ball estaba aun por llegar. La Saga Z irrumpió de lleno presentándonos a Raditz, hermano mayor de Goku y a través del cual descubrimos los orígenes del personaje protagonista. Sin embargo varios capítulos después la Saga Saiyajin mostró sus grandes cartas.

Me encontraba yo de niño en E.G.B habiendo finalizado practicamente el curso y volviendo a casa a medio día. En eso de que pongo la tele y me encuentro de bruces con personajes a los que hoy en día les sigo teniendo un cariño especial como son Yamcha, Chaoz, Ten Shin Han, Piccolo, Krilin y un niño de 6 años llamado Son Gohan que resultaba ser el hijo de Son Goku. Acto seguido veo a un guerrero hiperanabolizado con una armadura muy chula llamado Nappa. Ni un miserable punto de comparación con el personaje en el que la imagen se centró a continuación ¿Su aspecto? Traje azul, guantes y botas de color blanco, armadura de color blanco con hombreras color amarillo tirando a dorado, un aparato llamado Scouter situado en su oreja izquierda y acabado en un cristal de color rojo en su ojo izquierdo, pelo de punta y cola de simio. De este modo se presentaba ante mis ojos por primera vez el gran Vegeta.

¿Alguna vez os ha pasado que mientras seguíais una serie os habéis topado de bruces en algún capítulo con un personaje que al segundo os ha llamado por completo la atención? Segurísimo que si ¿Y no habéis pensado en ese momento “Este personaje está destinado a marcar una época”? Eso mismo me sucedió a mi con Vegeta al segundo de verlo por vez primera. Es más, si estuviese en un casino de Las Vegas apostaría 1000% a que junto conmigo fuimos muchos los niños y fuisteis muchas las niñas de aquel entonces, quienes tuvimos y tuvisteis ese mismo presentimiento. Os diría que el tiempo nos ha dado la razón, pero creo que incluso así me quedaría por el camino a la hora de hacerle justicia a Vegeta. Voy aun más allá, no creo que ni este artículo, por mucho que deje a Vegeta por las nubes, sirva para elevar a este personaje donde merece. La verdad es que a saber cuantos artículos harían falta para ello y de cuanta duración. Y no es que infravalore mi artículo, es que así es Vegeta. Tal es su grandeza.

vegeta2

Un personaje al que hemos visto evolucionar paulatinamente a lo largo de la serie, desde que apareció hasta el último capítulo correspondiente a la Saga de Majin Boo, habiéndose convertido en un perfecto ejemplo de la frase “Cordero con piel de lobo” Alguien que cuando no aparecía en algún capítulo, se le echaba de menos. Sus actos hablan por si solos. Su rivalidad con Son Goku desembocada en amistad no reconocida hasta el final de finales, su aparente indiferencia por la casi exterminación de los suyos a manos de Freezer, su evidente a la par que contenido odio visceral hacia el tirano espacial por ser el verdugo de su pueblo, además de la obligada servidumbre hacia este conquistando un mundo tras otro en su nombre. Su ansiada revelación abierta hacia Freezer, que nos ofreció algunas de sus intervenciones más memorables. Su definitiva muestra de que, aunque siempre orgulloso, tenía noble corazón y era un guerrero legendario que realmente ansiaba lo que quieren todos los guerreros mayúsculos, osease la paz exterior e interior. Ete aquí que fue la Tierra el mundo que se lo proporciono. Ya no solamente por llegar a gustarle el planeta, sino por su curioso e histórico romance con Bulma.

Que decir del hecho de que Vegeta es quien parte en dos la leyenda del Super Saiyajin ¿No se supone que solo podía haber uno cada x tiempo? ¿No era Son Goku el único acreedor a ello? Ahí estaba Vegeta para hacer añicos dicha leyenda y ahí estará por siempre. No hablemos ya sobre su relación padre/hijo con Trunks, en apariencia hasta parece despreciarlo e incluso el propio Trunks no descarta que realmente sea malvado. Pues ea, otra escena memorable es cuando Cell mata Trunks del mismo modo que Freezer le mató a él años atrás. Su cólera no solo es terrible, sino que le importa un pimiento enfrentarse a un ser, en ese momento abismalmente más poderoso que él, con tal de vengar a su hijo. Finalmente nos llegan sus actos en la Saga Majin Boo en donde se ve a un Vegeta más maduro e incluso más cauto que en ocasiones anteriores. Es cierto que vuelve a cometer actos reproblables al provocar un enfrentamiento contra Son Goku, sin embargo su sacrificio a la hora de intentar eliminar al Majin es digno de permanecer en los escritos, así como su despedida “Adios Bulma, Trunks, adios Kakarotto” La guinda la ponen los últimos capítulos en donde Vegeta sigue siendo tan apasionado del combate tal y como corresponde al Príncipe Saiyajin, sin embargo arde en deseos de ver a su mujer e hijo.

En definitiva, un personaje orgulloso y chulesco como nadie. Un máximo exponente del concepto del antihéroe. Alguien que presume por los cuatro costados de ser quien es y que al mismo tiempo es atormentado e irritado por un supuesto plebeyo de su misma raza. Un guerrero que critica e insulta a los restantes Guerreros Z porque según él son muy blandos y no tienen nivel de lucha, pero siempre está ahí, en primera línea de fuego y aunque no lo quiera reconocer auxiliando a quienes sabe que son sus camaradas y aliados. Exterior de hielo, interior sentimental. Un titán de oro entre los personajes más queridos del Manga y Anime. El Príncipe de los Saiyajins. Vegeta.

BIOGRAFÍA

En el año 732 nació el último vástago de la realeza Saiyajin, el Príncipe Vegeta. Hijo del Rey Vegeta y heredero legítimo de su padre, desde el momento en que nació su potencial lo encuadró entre los guerreros más poderosos de su raza. Su padre siempre pensó que estaba destinado a ser leyenda convirtiéndose en Super Saiyajin e inscribiendo su nombre como uno de los seres más poderosos del Universo. A muy temprana edad ya acompañaba a su padre y a su escuadrón personal a batallas y conquistas de planetas sorprendiendo a camaradas mucho más mayores y veteranos que él. Tales proezas tempraneras llamaron la atención del tirano espacial Freezer quien aparentemente había establecido un pacto de alianza con los Saiyajins. Freezer estaba decidido a reclutar a Vegeta para su causa. Aunque exteriormente el Rey Vegeta se mostraba indiferente, por dentro no cesaba de maldecir a Freezer. Los Saiyajins despreciaban por completo al tirano espacial y finalmente el Rey se cansó de recibir órdenes y trató de eliminarlo. Acompañado por una numerosa guardia de élite de guerreras y guerreros se presentó en la nave de Freezer eliminando a un buen número de soldados rasos y plantándose frente a su enemigo. No obstante este intento concluyó en fracaso monumental. Freezer eliminó en persona al Rey y acto seguido a toda su guardia de élite sin gran esfuerzo.

Llegado a este punto el tirano puso en marcha su verdadero plan: Exterminar a los Saiyajins. Para ello destruyó el planeta Vegeta junto con la inmensa mayoría de su especie. Vegeta en aquel momento se encontraba trabajando para Freezer conquistando un planeta oscuro y le llegó la noticia de la destrucción de su mundo natal por uno de los hombres del tirano, quien le dijo que la causa había sido un enorme meteorito. No esta claro hasta que punto realmente Vegeta creía en este relato, pues en un relleno de Dragon Ball se muestra al Príncipe Saiyajin hablando con Nappa y Raditz y se da a entender que Vegeta asumía que Freezer era el verdadero responsable. Aun y así quizás también pensaba que lo ideal en estos casos era que el propio enemigo confesase sus pecados.

vegeta3

Pasaron los años y Vegeta, junto con sus compañeros Nappa y Raditz, continuó trabajando para Freezer. En apariencia le juraba fidelidad, pero la realidad era otra muy distinta. Vegeta no era menos que el resto de los suyos a la hora de recelar hacia Freezer, considerándolo alguien sin honor y un parásito al que había que erradicar. El Príncipe Saiyajin esparaba el momento idoneo para revelarse abiertamente contra él, derrotarlo y ocupar su lugar reestableciendo la gloria Saiyajin. Para ello aceptaba cualquier misión de conquista de mundos e incluso solicitaba otras que pudiesen ser un reto para él. Exteriormente disfrutaba eliminando a seres muy inferiores a él fuesen nobles o escorias, mientras que interiormente la idea no le gustaba para nada. Si hay algo que un Saiyajin de élite con sensatez valoraba más que nada eran las luchas y victorias honorables frente a seres iguales o mejores que ellos. Sus consuelos eran que su fuerza vital se hacía cada vez mayor y que estos actos tenían la marca de Freezer y no la suya propia. Un buen ejemplo de todo esto es precisamente en el relleno señalado con anterioridad, cuando Vegeta, junto con Nappa y Raditz, esta conquistando el planeta Shatts.

Saga Saiyajin

Algún tiempo después y gracias a la conversación de Raditz con Piccolo, Vegeta descubrió la existencia de las 7 Bolas de Dragón y puso rumbo a la Tierra acompañado de Nappa con la intención de obtenerlas, pedir la vida eterna y de esta manera derrotar a Freezer. Después de calentar motores en el planeta Arlian, llegaron a la Tierra aterrizando en la Capital del Oeste y Nappa borró literalmente la ciudad del mapa. A continuación localizaron con sus Scouters las fuerzas vitales mas altas y se dirijieron a la zona donde estaban Piccolo, Krilin y Son Gohan que les estaban esperando. Por orden de Vegeta, Nappa hizo florecer a los Saibaman y comenzó la lucha, uniéndose a ella Ten Shin Han, Chaoz y Yamcha. Ambos bandos acordaron que los 6 Guerreros Z luchasen de uno en uno. Ten Shin Han fue el primero y salió victorioso. Vegeta ejecutó al Saibaman por haber fallado. Yamcha fue el segundo en luchar, siendo eliminado al inmolarse su rival Saibaman junto a él. Krilin montó en cólera eliminando a 3 Saibaman y Piccolo destruyó al último. Vegeta permitió a Nappa entrar en escena a cambio de no matar a Piccolo pues creían que era el único que podía indicarles el paradero de las 7 bolas. Un terrible combate dió comienzo y Chaoz y Ten Shin Han fueron rapidamente eliminados. Horas después Piccolo siguió la misma suerte al tratar de auxiliar a Son Gohan. Momento en el que Son Goku apareció haciendo morder el polvo a Nappa, quien asustado pidió ayuda a Vegeta. Asqueado por su falta de honor y valor, el Príncipe Saiyajin ejecutó a su socio en todo un alarde de poder. La inevitable confrontación aguardaba: Goku vs Vegeta.

Al principio de la lucha Vegeta superaba ampliamente a su adversario. Son Goku advirtió que en condiciones normales no era rival para él y empleó la técnica Kaioh Ken x2. Ni aun así logró nada. Vegeta le mostró el poder de un Saiyajin perteneciente la élite y acto seguido atacó a Goku, quien ni le vió venir. Goku se arriesgó con el Kaioh Ken x3 logrando dañar a su rival, pero Vegeta seguía en pie y enfurecido por tal humillación pretendió destruir la Tierra con su Galick Ho. Son Goku combinó el Kame Hame Ha con el Kaioh Ken x4 dañando de nuevo a Vegeta y haciendo que se elevase a gran altura. El Príncipe Saiyajin cada vez estaba más furioso y no se explicaba como un guerrero de casta inferior podía sobrepasar su poder. Por su parte Goku no cesaba de preguntarse como podía alguien poseer semejante fuerza vital. Finalmente Vegeta creó una bola compuesta por la energía de rayos brutz alcanzando el estado de Ozaru, multiplicando x10 su poder, propinándole una soberana paliza a Goku y rompiéndole las piernas dejándolo practicamente ko. En un último acto de resistencia Goku logró lesionarle el ojo derecho y un furioso Vegeta Ozaru quiso aplastarlo con sus manos. Vegeta derrotó a Son Goku, quien fue salvado de morir gracias a las intervenciones de Son Gohan, Krilin y Yajirobe. Este último le cortó la cola a Vegeta con su katana haciendo que revertiese a su estado normal perdiendo fuerza.

A pesar de ello Vegeta seguía teniendo poder suficiente como para derrotar con facilidad a sus rivales y puso en jaque a Krilin y Son Gohan. Hasta que recibió de lleno el poco Genkidama que le quedaba a Son Goku, gracias a la colaboración entre Krilin y Son Gohan. Sin embargo el Príncipe Saiyajin sobrevivió a este ataque dejando atónitos a sus rivales quienes se salvaron gracias a que Son Gohan se transformó en Ozaru, después de que Yajirobe consiguiera distraer a Vegeta. Después de una breve lucha Vegeta le cortó la cola a Son Gohan con sus últimas reservas de energía, pero fue aplastado por este siendo derrotado y quedándole solo la alternativa de huir. Aunque Krilin quiso usar la katana de Yajirobe para acabar con él, Son Goku le suplicó que no lo hiciera, pues a pesar de lo mucho que había entrenado con Kaioh del Norte Vegeta demostró ser más poderoso. De esta manera Vegeta, después de jurar venganza contra los Guerreros Z partió con su cápsula. Así empezó la archirivalidad entre Son Goku y Vegeta.

Saga de Freezer

Malherido y con el orgullo destrozado, Vegeta llegó hasta el Planeta Freezer nº79 donde se repuso de sus heridas gracias a la cápsula medicinal tan avanzada que había en esa clase de mundos. Nada más despertar se encontró con Kiwi, un soldado al servicio de Freezer con el que mantenía una vieja rivalidad. Kiwi reveló a Vegeta que Freezer había partido al planeta Namek para obtener las 7 bolas de dragón que allí se encuentran y conseguir la vida eterna. Vegeta cayó en que Freezer escuchó su conversación mediante su Scouter cuando estaba en la Tierra y supo que debía partir también a Namek de inmediato. Así lo hizo.

Nada más aterrizar descubrió que Kiwi lo había seguido y de este modo tuvo su primer combate en Namek. Aunque Kiwi y Vegeta habían tenido una fuerza vital muy similar, unas 18.000 unidades, la lucha en la Tierra hizo que Vegeta obtuviese al menos 24.000 unidades. Cuando Kiwi se dió cuenta intentó engañarle diciéndole que quería asociarse con él y después haciéndole creer que Freezer estaba detrás suyo para lanzarle una descarga de bolas de energía. De nada sirvió. Vegeta acorraló a Kiwi y lo eliminó con tan solo dos ataques. Acto seguido vigiló con su Scouter la incursión de Freezer en el 5to poblado Namek que este y sus hombres visitaron. Las comunicaciones se cortaron e intuyendo que algo había pasado Vegeta rastreó zonas no muy lejanas al poblado. Es de este modo mediante el cual interceptó a Dodoria, uno de los lugartenientes de Freezer. Dodoria había seguido la anterior lucha de Vegeta y sabía que se había vuelto más poderoso que él, con lo que no se atrevió a atacarle, pero finalmente reaccionó con rabia y le lanzó multiples rayos de energía. Sin embargo solo le sirvió para que Vegeta le mostrase la gran diferencia que había entre los dos. Dodoria intentó salvar la vida revelándole la verdadera causa de la destrucción de su planeta natal Vegeta y de la casi exterminación de los suyos: Freezer ¡Craso error! El Príncipe de los Saiyajins descargó toda su furía en Dodoria, a quien eliminó con un impresionante rayo de energía. Muy probablemente el Ataque Brillo Final.

Inmediatamente después e intrigado por algo que le había dicho Dodoria, Vegeta sintió una presencia y se dirijió hacia ella para verificar si los Guerreros Z habían logrado llegar a Namek. No logrando comprobar nada, pero seguro al 100% de que ya podía captar energías sin necesidad de un Scouter, se encaminó a encontrar su primera bola de dragón y de ese modo llegó hasta el poblado del anciano Tsuno, donde estaba la bola de 4 estrellas. Viendo la negativa de los Nameks, Vegeta exterminó el poblado entero, se apropió de la bola y la tiró al lago del poblado para evitar que la encontraran. Tras lo cual prosiguió su búsqueda sintiendo de nuevo el ki de Dende y también el de Krilin, pero instantes después sintió la energía de Zarbón, el otro lugarteniente de Freezer y fue a su encuentro. Tras unas breves palabras comenzó una lucha en la que Vegeta tenía todas las de ganar, pero la situación se invirtió cuando Zarbon se transformó en monstruo y vapuleó a Vegeta. A pesar de todo, el Príncipe de los Saiyajins seguía vivo y por orden de Freezer Zarbon le llevó a la nave del tirano para que pudiese ser curado. Nada más lejos de la verdad, Freezer y los suyos cometieron el error de subestimar la capacidad de curación de Vegeta, quien tras recuperarse eliminó al médico Appule, engañó de manera maestra a Zarbon y a Freezer y robó las 5 bolas de dragón que se encontraban en la nave. Acto seguido descubrió a Krilin con la última de las bolas que le quedaban por conseguir y fue tras él. Vegeta parecía tener la victoria de su lado.

Sin embargo y a pesar de llegar hasta Krilin y Bulma, fue descubierto e interceptado por Zarbon. Una vez más y de nuevo tras una breve charla, Zarbon y Vegeta se batieron en duelo y como en la ocasión anterior Zarbon se vió obligado a transformarse. A pesar de lo aparentemente igualados que se encontraban, Zarbon ya no estaba al nivel de Vegeta, que empezó a ganar terreno hasta que finalmente atravesó el estómago de su oponente de un fuerte golpe. Zarbon sabía que estaba ko y le pidió a Vegeta que le perdonase a cambio de aliarse para destruir a Freezer. Esa excusa ya la había gastado uno de sus anteriores enemigos. Vegeta le lanzó un gran rayo de energía eliminando a Zarbon definitivamente. Después hizo un trato con Krilin, la bola de dragón a cambio dejarles a Bulma y a él con vida, tras lo cual se marchó con todas las bolas mágicas en su poder. O eso creía él. Son Gohan había llegado al poblado donde estaba la bola de 4 estrellas en el lago y gracias al radar logró encontrarla. Vegeta, que se encontró con el chico de regreso al poblado, cayó en su engaño y para cuando descubrió lo que había pasado era tarde, 6 bolas de dragón estaban en su poder, pero era insuficiente. El Príncipe Saiyajin tuvo que aguardar a sentir la presencia de Gohan y Krilin para ir tras ellos. Cuando esto ocurrió se avalanzó sobre ambos a toda velocidad.

Con lo que Vegeta no contaba era que un inesperado revés amenazaba sus planes. Freezer había llamado a las Ginyu Tokusentai frente a quienes estando a solas Vegeta no podía hacer nada. El Príncipe Saiyajin y los Guerreros Z tuvieron que aparcar sus rencillas y aliarse para derrotar a las Fuerzas Especiales. Después de que el Capitán Ginyu se marchase con las 7 bolas mágicas, comenzó la lucha. Vegeta eliminó a Guldo en el proceso salvando a la par las vidas de Son Gohan y Krilin, pero no era rival para Recoome, quien jugó como quiso con él y le puso en graves aprietos. Su situación no fue a peor gracias a que Krilin y Son Gohan intervinieron devolviéndole el favor anterior.

Finalmente llegó el momento tan esperado por los Guerreros Z e incluso por parte de Vegeta. Son Goku había llegado por fin a Namek. Tras llegar a la zona de combate y auxiliar a los tres con las judías mágicas, despachó a Recoome de un solo golpe y dió buena cuenta también de Burter. Un aterrorizado Jeice escapó. Enfurecido ante su compasiva actitud, Vegeta remató a Burter y Recoome procediendo ipso facto a recriminar a su archirival. Poco después Jeice se presentó acompañado por el Capitán Ginyu y Vegeta aprovechó para engañar a Goku y dirigirse a la nave espacial de Freezer. Al llegar eliminó a todos los soldados rasos que allí se encontraban, se limpió las heridas, se cambió de uniforme y esperó a Krilin y Son Gohan dado que ellos localizarían con el radar las bolas de dragón, que estaban enterradas. Después de desenterrarlas intentaron convocar al dragón, pero algo no funcionaba ¡Había que hablar lengua Namek! Los acontecimientos se volvieron a precipitar.

Ginyu había cambiado su cuerpo con el de Son Goku y había vuelto a la nave junto con Jeice. Al mismo tiempo Goku les había seguido. Una nueva lucha dió comienzo y esta vez Vegeta se vió forzado a intervenir eliminando rapidamente a Jeice y colocando contra las cuerdas a Ginyu en dos ocasiones, que fue derrotado gracias a Goku después de que recuperase su propio cuerpo y provocar que Ginyu intercambiase su cuerpo con una rana. Tras esto Vegeta asumió por fín que él solo no podía enfrentarse con éxito a Freezer. Activó la cápsula medicinal que quedaba para que Goku pudiese recuperarse de sus heridas y proporcionó uniformes de combate a Krilin y Son Gohan. Después se tomó un descansó montando al mismo tiempo guardia al lado de la cápsula medicinal. La energía de Freezer le despertó y descubrió que el dragón había sido convocado a sus espaldas. Montando en cólera se presentó ante Dende, Krilin y Gohan. Demasiado tarde para su ansiado deseo de la vida eterna. El Saichoro falleció, lo que provocó que el dragón Polunga desapareciera y las bolas de Dragón namekianas se convirtiesen en piedra. Segundos después su furia se convirtió en miedo. Freezer había llegado.

Tras una breve discusión Freezer atacó, pero Vegeta logró contenerlo igualando su fuerza vital. El Príncipe Saiyajin instó a Freezer a transformarse. El tirano se soprendió de que Vegeta conociese este dato y tras otra breve charla reveló por fin que fue él quien destruyó su planeta natal y con el a la mayoría de los suyos. Acto seguido Freezer se transformó. Vegeta no pudo causarle el menor daño ni individualmente ni con ayuda de Krilin y Gohan. Un resucitado Piccolo, que además se había fusionado con Nail, pareció ser la solución. Vegeta se sintió frustrado viendo que los poderes del namek superaban los suyos y por si fuese poco no las tenía todas consigo, ya no solo por el rencor de Piccolo hacia él, sino porque había descubierto que Freezer era más peligroso de lo que pensaba. Sopesando los riesgos intentó huir para esperar una ocasión más propicia, pero Freezer lo interceptó y derribó con dos golpes. No había más que una salida y era derrotar al tirano espacial.

Freezer sorprendió a todos con su segunda transformación, pero fue Vegeta quien descubrió la aparente solución, Dende y sus poderes de curación, ya que recordó cómo había salvado a Gohan y pensó que incluso podía alcanzar el legendario estado conocido como Super Saiyajin. Viéndolo claro le pidió a Krilin que lo dejase malherido para que Dende le curase y de esta forma incrementar en inmensa medida su poder. Freezer al mismo tiempo decidió relizar su tercera y última transformación. Tras ser curado a regañadientes por Dende, Vegeta pasó a la acción exhibiendo su nueva fuerza vital. Desgraciadamente, si bien había acertado en que sus poderes aumentarían de gran manera, Vegeta había vuelto a sobrevalorarse a si mismo e infravalorar a su adversario. Freezer le demostró cuan diferencia había entre ambos dejándolo al borde de la muerte. Inmediatamente después entró en escena un recuperado Son Goku. Vegeta provocó a Freezer por tercera y última vez revelándole a que Son Goku era el Super Saiyajin. Freezer le atravesó limpiamente el corazón con su rayo de la punta del dedo. El Príncipe de los Saiyajins sabía que se estaba muriendo y reveló a Son Goku la verdad acerca de la exterminación de la raza de ambos, a la par que le suplicó entre lágrimas que eliminase a Freezer. Después de estas palabras murió. Son Goku le reconoció como un gran y orgulloso guerrero y le dió una digna honra fúenebre.

Sin embargo ete aquí que su larga historia hizo borrón y cuenta nueva. Resucitado por Shenron, se encaminó hacia donde combatían Freezer y el Super Saiyajin Son Goku. Vegeta contempló a su archirival transformado en el legendario guerrero y se dispuso a atacar a Freezer, sin embargo el último deseo a un renacido Polunga fue que todos los que se encontraban en Namek fuesen trasladados a la Tierra y ni el mismo Vegeta era una excepción. Su parte en este cuento había concluido y fue enviado a la Tierra. Al principio deseaba que tanto Freezer como Son Goku perdiesen la vida, ya que Namek iba a explotar. Incluso cuando parecía que así había sucedido tuvo un breve duelo con Son Gohan. Sin embargo fue él quien dió la clave para que tanto Krilin como Goku resucitasen. En este momento comenzaron los primeros lances de Bulma a Vegeta. Algo empezaba a surgir. Incluso la propia madre de Bulma se emocionó al conocer a Vegeta, creyéndolo el novio de su hija. Los momentos tiernos debían esperar, pues Polunga fué convocado en la Tierra y gracias al dragón Vegeta descubrió que su archirival no solo derrotó a Freezer, sino que sobrevivió a la explosión del planeta Namek ¡Estaba vivo! No había tiempo que perder. Vegeta cogió la nave más avanzada del Dr Brief y se marchó en busca de Son Goku.

 Viaje Espacial

Después de partir desde la Tierra, Vegeta se lanzó a la caza y captura de Son Goku. Durante su travesía el Príncipe de los Saiyajins eliminó a la mayor parte de soldados y guerreros de élite restantes pertenecientes a Freezer al recorrer los planetas del tirano y otros con la intención de encontrar a Goku. Hubo un momento en que pareció dar con él, sin embargo todo apunta a que fue una alucinación de Vegeta debido a la obsesión tan enorme que tenía fijada en su archirival. Otra posibilidad es que fuese otro Super Saiyajin que no quería que su identidad fuese desvelada. Nunca lo sabremos. El hecho es que Vegeta no pudo localizar a Goku y finalmente con el poco combustible que le quedaba, optó por volver a la Tierra y esperarle.

vegeta4

 ¡Hay otro Super Saiyajin!

Una vez Vegeta llegó a la Tierra de nuevo, estuvo a punto de tener un enfrentamiento con Yamcha. Ironías del destino, pues fue Bulma quien frenó esa posibilidad. En ese momento quedó claro que entre Vegeta y Bulma empezaba a surgir una atracción que iría cada vez a más. Sin embargo tampoco esta ocasión era propicia para inicio de romances. La Tierra se enfrentaba a la peor crisis de su historia hasta la fecha. Freezer también había sobrevivido a la explosión del planeta Namek, siendo rescatado por su padre King Cold. Ambos pusieron rumbo a la Tierra con la intención de eliminar a Son Goku y a su querido mundo. Vegeta no tenía el nivel suficiente para hacer frente a semejantes adversarios por separado y menos aun a los dos juntos. Cuando todo parecía perdido los Guerreros Z sintieron una extraña presencia y Vegeta se percató de que correspondía a la de un Saiyajin, no dando crédito. Menos aun cuando sintió, junto con los demás, el tremendo aumento de energía que el misterioso guerrero desplegó. No había duda ¡Era otro Super Saiyajin! La sorpresa y la frustración invadieron a Vegeta. El Príncipe Saiyajin fue testigo de como el nuevo Super Saiyajin despachaba a Freezer y King Cold con pasmosa facilidad.

Las sorpresas no acabaron aquí, pues el jóven conocía de Son Goku su nombre y donde y cuando iba a aterrizar. Lo que Vegeta no sabía era que este jóven se llamaba Trunks y era hijo suyo y de Bulma venido del futuro para evitar una catástrofe mundial. Después de hablar a solas con Son Goku de ello, Trunks regresó a su época y a Vegeta le fué revelado que ocurriría dentro de 3 años. Viendo la aparición de un segundo Super Saiyajin, sin saber claro está quien era en realidad, Vegeta tomó la decisión de entrenarse con una gravedad tres veces superior a la que Son Goku empleó y con el tiempo incluso mayor ¿Su objetivo? Convertirse en Super Saiyajin y superar a su archirival definitivamente. Durante esta época Vegeta y Bulma iniciarían una relación prolongada de forma indefinida y fruto de ello nacería su hijo Trunks.

Saga de los Androides y Cell

3 años después Vegeta participaría en su primera batalla como Guerrero Z oficial estando en la Tierra, aunque siempre orgulloso como nadie. Apareció justo a tiempo para salvarle la vida a Son Goku, sorprender a propios y extraños transformándose en Super Saiyajin y derrotar de manera insultante al Androide C-19. Piccolo advirtió que sus poderes podían estar por encima de los de Goku. Después persiguió, junto con Piccolo, Son Gohan, Ten Shin Han y Krilin, al Dr Gero, que se dirigía a su laboratorio secreto para despertar al Androide C-17 y a la Androide C-18. En el transcurso de estos acontecimientos Trunks futuro se unió a la lucha y Vegeta finalmente descubrió su identidad. Ignorando las advertencias de su propio hijo, se lanzó a la persecución de los Androides a quienes se les había unido otro más, C-16. Al mismo tiempo Trunks no dudo en seguir a su padre, pero no logró nada. Finalmente Vegeta acabó alcanzando a los tres Androides y enfrentándose a C-18. Aunque en un primer momento ambos contrincantes parecían igualados, más tarde quedó demostrado que el nivel que Vegeta poseía en aquel momento no era suficiente para poner en jaque a ni un solo Androide. Vegeta fue irremediablemente derrotado por C-18 y el resto de Guerreros Z siguieron el mismo camino.

Acto seguido fue curado por Krilin con una judía mágica. Enfurecido por su derrota y con su orgullo hecho trizas, Vegeta partió en solitario para seguir entrenando y tratar de averiguar como sobrepasar sus límites. No tardó en averiguar que debía ir más allá del Super Saiyajin, pero no sabía cómo hacerlo sin gastar excesivo tiempo. Inmediatamente después siente dos energías enormes enfrentándose en Ginger Town, una ciudad cercana a la Capital del Oeste. Percibiendo que una de las dos superaba a la suya se dirijió al lugar de los hechos, descubriendo que dicha fuerza vital pertenecía a Piccolo. Acto seguido Piccolo reveló a Vegeta, Trunks, Krilin y Ten Shin Han la identidad del otro sujeto: Cell ¿Sus intenciones? Alcanzar la perfección y poner patas arriba el Universo entero. Vegeta juró delante de todos superar el estado de Super Saiyajin. Trunks también se sintió tentado por esa idea y acudió a entrenarse con su padre, quien en apariencia no lo quería a su lado. Todo cambió cuando un recuperado Son Goku llegó hasta el lugar donde se encontraban y convenció al Príncipe Saiyajin de entrenar con Trunks al revelarle la existencia de la sala del tiempo y el espíritu. Vegeta, junto con Trunks, fue el primero en entrar.

Una vez finalizado el entrenamiento, Vegeta había superado de muy buen grado el estado del Super Saiyajin y tuvo en su mano acabar con Cell en su segunda forma. Sin embargo el Bioandroide verde se las ingenió para convencerle de que le dejase alcanzar la perfección, pues para un Saiyajin es todo un estímulo medirse a un rival de envergadura y Vegeta siendo el Príncipe de su raza era el mejor ejemplo. Vegeta, de nuevo haciendo caso omiso de las advertencias de Trunks, permitió a Cell absorver a C-18 y alcanzar la perfección. Cambio de tornas. La diferencia era abismal, pero esta vez a favor de Cell quien con un solo golpe lo demostró. Vegeta ejecutó su temible técnica Final Flash, pero ni por esas. Cell se regeneró gracias a sus células de Piccolo y dejó inconsciente a Vegeta con tan solo tres golpes. El Príncipe de los Saiyajins de nuevo era derrotado y más que nunca por haberle jugado su orgullo una mala pasada.

vegeta5

 Reanimado por Krilin, quien le dió una judía mágica, acudió de nuevo a la zona de batalla al sentir que la energía de Trunks había descendido. Allí fue informado de que Cell planeaba resurgir el llamado Tenkaichi Budokai, solo que esta vez se llamaría Cell Game. Vegeta se entrenó de nuevo en la sala del tiempo y el espíritu y esta vez en solitario, lo que le hizo aumentar de nuevo sus poderes de gran manera. En el transcurso del Cell Game tuvo que resignarse a aceptar que no estaba a la altura de Son Goku y menos aun de Cell. Peor fue cuando descubrió que Son Gohan también lo aventajaba. Más tarde contempló como C-16 fue hecho pedazos por Cell y nacieron los Cell Jr. Vegeta se enfrentó a uno de ellos comprobando que estaban parejos, cosa que le causó si cabe aun más enojo. Dicho enojo acabó en sorpresa mayúscula cuando Son Gohan, alentado por un C-16 que dijo unas bellas y últimas palabras, se transformo en Super Saiyajin 2/Hiper Guerrero. El Príncipe Saiyajin no daba crédito. Sin embargo ete aquí que el orgullo Saiyajin regresó, pero esta vez para jugarle una mala pasada a Son Gohan quien queriendo que Cell sufriese mucho más por sus pecados, no le remató y aunque le hizo perder su forma perfecta se infló como un globo activando su mecanismo de autodestrucción, lo suficientemente potente como para hacer añicos la Tierra cuanto menos. Son Goku decidió sacrificarse para tratar de salvar la Tierra, estando el resto de Guerreros Z impotentes ante tal situación.

Vegeta quedó como en estado de shock durante unos minutos. Interiormente sabía que había muerto un aliado y hermano de raza, amen del guerrero que más le motivaba a la hora de entrenar, pero esto era algo que jamás reconocería abiertamente. No recobró el habla hasta que vió a Krilin aproximándose al grupo llevando el cuerpo inconsciente de la Androide C-18, sugiriéndole que la eliminase y reprochándole su, según él, excesiva amabilidad para con la Androide. Sin embargo la pesadilla aun no había concluido. Cell había regresado gracias a su órgano central y además con su forma perfecta, con un nivel equivalente al Super Saiyajin 2/Hiper Guerrero y asimilando el Shunkanido de Son Goku. El Bioandroide verde eliminó nada menos que a su hijo Trunks y de la misma manera que Freezer lo eliminó a él 4 años atrás. En ese momento los sentimientos que Vegeta ocultaba en lo más profundo de su ser, emergieron en forma de rabia y furia para atacar a un rival inmensamente superior a él, sin importarle para nada su propia vida. Quedó también definitivamente demostrado que los Saiyajins más orgullosos también pueden llegar a valorar mucho los vínculos familiares y que el lema “Nigún padre quiere ver morir a su hijo” Reza del todo con ellos.

Vegeta atacó a Cell con toda su fuerza vital, pero a pesar de esta muestra de valentía, no le causó ni el menor rasguño a su rival, que lo dejó medio inconsciente de un solo golpe. Solo la intervención de Son Gohan evitó que Vegeta corriese la misma suerte que C-16, Son Goku y Trunks. El Príncipe de los Saiyajins tuvo un noble gesto con Gohan pidiéndole perdón por haberse convertido en una carga. Acto seguido se las apañó para alzarse y ponerse a cubierto, viendo que Gohan y Cell se disponían al enfrentamiento final que lo decidiría todo. Al contemplar la valentía del resto de Guerreros Z, algo hizo click en Vegeta, no formaba parte de la naturaleza del Príncipe de los Saiyajins quedarse agazapado esperando a la muerte, si había que finalizar debía ser con honor. Con un último esfuerzo reunió de nuevo toda su energía, se dirigió hacia Cell y le lanzó su poderoso Big Bang Attack aturdiendo al Bioandroide. Acto seguido Son Gohan, reuniendo todo su poder gracias a los ánimos de Son Goku, acabó definitivamente con Cell. Vegeta había participado decisivamente en esta victoria final. Días después se despidió a su manera de su hijo Trunks quien regresó a su época para también poner paz en ella. Sin embargo la muerte de Goku le había desmoralizado y durante un tiempo dejó de entrenar.

Saga de Majin Boo

Dos años después Vegeta recobró el ánimo y se entreno intensamente durante 5 años. Al mismo tiempo comenzó a entrenar a su hijo Trunks. En estos años Vegeta alcanzó un nivel de SSJ2 superior al de Son Gohan. Su motivación resucitó de pleno cuando Son Goku comunicó que utilizaría su día especial en que podía volver al plano mortal, para participar en el Tenkaichi Budokai nº25. El Príncipe de los Saiyajins entrenó más arduamente si cabe durante los días previos. Llegó el día del torneo y los dos Saiyajins se volvieron a encontrar después de 7 años sin verse. Como cabía esperar los Guerreros Z que participaron, superaron las pruebas con las calificaciones más altas y presenciaron el combate en el torneo infantil entre Trunks y Son Goten, el segundo hijo de Goku. La victoria de Trunks satisfajo enormemente a Vegeta, pero su satisfacción más personal aun estaba por zanjarse.
Cuando se disponían a participar en el sorteo de los emparejamientos, el grupo tropezó con dos extraños personajes con atuendos desconocidos. Uno de ellos parecía conocer a Son Goku bastante bien, pese a que ninguno de los Guerreros Z le había visto nunca.

Acto seguido se celebraron los cruces y la bomba atómica estallo. Son Goku y Vegeta fueron emparejados en la primera ronda. La satisfacción del Príncipe de los Saiyajins fue mayúscula y lo mismo se podría decir por parte de su archirival. Sin embargo el destino era caprichoso y en esta ocasión lo fue mucho más aun. Los dos personajes anteriores resultaron ser nada menos que el jóven Kaio Shin del Este y su ayudante Kibito. Piccolo quedó emparejado con el primero no pudiendo ni moverse durante el combate al detectar algo extraño y abandonó. Acto seguido Kibito le reveló quien era realmente y el namek no dió crédito. En el siguiente combate Vegeta percibió también algo raro en un luchador de nombre Spopovich que portaba una M extraña en su frente. Finalmente lo más alarmante llegó en el siguiente enfrenatemiento entre Son Gohan y Kibito. Kaio Shin les advirtió que Spopovich y su socio Yamu, quien también portaba la extraña M, le robarían la energía a Son Gohan. El jóven Kaio pidió a los Guerreros Z no intervenir y Vegeta finalmente accedió cuando Piccolo le reveló quien era. Yamu y Spopovich tuvieron éxito y se marcharon. Kaio Shin les siguió y los Guerreros Z, pese a la oposición inicial de Vegeta debido a su combate frente a Son Goku, finalmente le acompañaron. El jóven Kaio Shin del Este reveló porque estaba en la Tierra. Había resurgido una amenaza ancestral: Majin Boo.

Durante el trayecto a Vegeta se le revelaron nuevos nombres que jamás había oido. El antiguo brujo Bibidi, su hijo el actual brujo Babidi, así como también las atrocidades de la creación del primero de ellos, Majin Boo. Cuando alcanzaron la nave de Babidi los acontecimientos se precipitaron. Dos nuevos seres se revelaron, Pui Pui y Dabra que era el más poderoso guerrero del planeta Demonio y a quien Kaio Shin y Kibito temían. Babidi entró en escena y eliminó a Spopovich y acto seguido Pui Pui hizo lo propio con Yamu. Babidi y Dabra sabían que Vegeta y los demás estaban escondidos y el segundo entró en acción. Vegeta alertó al grupo, pero era tarde, Kibito fue eliminado, Krilin y Piccolo convertidos en piedra y la reacción de Vegeta, junto con la de Goku, fue inefectiva. Vegeta, Gohan y Goku no dudaron en entrar en la nave de Babidi cuando Shin les dijo que Dabra debía ser eliminado para que Krilin y Piccolo volviesen a la normalidad. Para ellos la solución era bien fácil. Kaio Shin les siguió finalmente.

Ya en el interior de la nave fueron atravesando los niveles de la misma. En el primero Vegeta eliminó a Pui Pui sin despeinarse. En el segundo el Príncipe de los Saiyajins pudo comprobar los progresos de Son Goku en el Otro Mundo cuando este último eliminó a Yakon. En el tercero contempló impaciente como Gohan no podía con Dabra, queriendo terminar él con el combate. Son Goku intentó calmarlo, pero ya era tarde y lo que vino a continuación nadie lo pudo evitar. Dabra descubrió malicia en el corazón de Vegeta y después de abandonar el combate frente a Gohan se lo comunicó a Babidi. El brujo poseyó a Vegeta sacándole toda la fuerza vital que llevaba y también la latente ¿El resultado? Majin Vegeta. Babidi los trasladó al Tenkaichi Budokai y el Príncipe Saiyajin asesinó sin contemplación a cientos de personas para después revelar a través de su desobediencia a Babidi, que todo había sido una treta suya con el objetivo de arreglar cuentas con su archirival. A continuación y más de una década después, llegó lo inevitable. Son Goku vs Vegeta.

Ambos contrincantes protagonizaron muy probablemente la mejor lucha del Anime Dragon Ball y lo hicieron con unos niveles altísimos del SSJ2/Hiper Guerrero. Ninguno quería ceder terreno al rival. Sin embargo en el transcurso del combate, ya fuese por los poderes extra que Babidi le hizo sacar, por su condición de guerrero de élite ante un rival en igualdad de condiciones o por ambas cosas a la vez, Vegeta demostró estar más avanzado. Incluso llegó a aprisionar brevemente a Son Goku mediante anillos de energía. Aunque ni siquiera estos detalles eran un seguro firme de victoria para él. Finalmente el combate fue interrumpido por la resurrección de Majin Boo. Vegeta, a sabiendas de que era muy culpable de esta catástrofe, dejó inconsciente a Goku cogiéndolo desprevenido, se comió la judía mágica que quedaba para recobrar su energía y se dispuso a acabar con el monstruo él solo.

Una vez hubo pasado de nivel, Vegeta destruyó la nave de Babidi eliminando con ello a cualquier otro guerrero y soldado del brujo que aun pudiese quedar y se presentó frente a este y Majin Boo versión rechoncha. Aunque al principio podía dar la impresión de que superaba ampliamente a su rival, los momentos siguientes demostraron que esto era falso. Majin Boo hizo gala de una descomunal fuerza vital y ganó terreno sobre un Vegeta al que acabó apabullando. El Príncipe de los Saiyajins fue salvado por su hijo Trunks, que estaba presenciando el combate junto a Goten y unos Krilin y Piccolo liberados del hechizo de Dabra, pues Majin Boo le había convertido en galleta y se lo había comido. Vegeta se había dado cuenta de que Majin Boo no era un adversario al que se pudiese derrotar de tu a tu como a los de antaño. Sabía lo que tenía que hacer. Despidiéndose de su hijo de una manera muy emotiva, procedió a dejarlo inconsciente y acto seguido a Goten. Segundos después le confió a Piccolo la tarea de alejarlos del lugar, al tiempo que le preguntaba si podría encontrarse con Goku en el más allá. La respuesta del namek fue contundente, era imposible debido a que en el pasado había segado vidas inocentes. Aceptando su destino se despidió de Piccolo y reuniendo toda su fuerza vital pronunció una frase memorable digna de un guerrero de honor “Adios Bulma, adios Trunks, adios Kakarotto” Al momento hizo estallar su energía sacrificándose para destruir a Majin Boo. El gran Príncipe Vegeta se marchaba.

Sin embargo un guerrero tan legendario es digno de segundas oportunidades. Vegeta la obtuvo. Al llegar al otro mundo, el Juez Supremo Emma Daioh le notificó que su sacrificio había sido tan honorable como vano. Aunque estaba destinado a ir al Infierno, Emma Daioh le concedió la oportunidad de contribuir a la erradicación de Majin Boo. Como era lógico Vegeta aceptó la propuesta de muy buen grado. Transportado a la Tierra por la adivina Uranai Baba, nada más regresar se topó con un resucitado Son Goku quien le propuso fusionarse mediante los pendientes Pothara. Reacio en un principio, Vegeta finalmente aceptó al enterarse de que la mayoría de los suyos habían muerto, incluida Bulma, además de que Trunks había sido absorbido junto con Gohan, Goten y Piccolo. Quizás una suerte también el hecho de que Goku no le dijo hasta última hora que los efectos de los Pothara eran teóricamente permanentes. Vegeta y Son Goku/Kakarotto se fusionaron. Había nacido Vegetto.

La fusión resultó un exito, Majin Boo no era rival para Vegetto quien no cesaba de burlarse de su oponente y provocarle. El monstruo estuvo a punto de introducir la Tierra en otra dimensión, pero Vegetto le frenó a tiempo. Ni si quiera cuando Majin Boo convirtió a su adversario en caramelo de café fue suficiente. Instantes después Majin Boo parecía tener la victoria de su lado al utilizar con Vegetto la misma estratagema que empleó con Piccolo, Gotenks y Son Gohan. Tampoco sirvió. Vegetto usó su barrera protectora evitando así ser absorvido y llegando intacto al interior de Majin Boo. Sin embargo la fusión se deshizo y Vegeta rompió su Pothara, ya que se negaba en rotundo a fusionarse de nuevo con Goku.

Procediendo a la busqueda de sus hijos y de Piccolo empezaron a vagar por el interior de su rival. Después de varias dificultades lograron dar con ellos y también con Boo rechoncho. Todos estaban encerrados en capullos en la zona perteneciente a la mente de Boo. Vegeta y Goku arrancaron los capullos de Piccolo, Goten, Gohan y Trunks, pero antes de poder arrancar el de Boo rechoncho Majin Boo se presentó ante los dos. La situación pareció dar un vuelco negativo, pero Vegeta amenazó con arrancar el capullo donde estaba Boo rechoncho, lo que aterrorizó y desespero a su enemigo, quien a pesar de abalanzarse contra Vegeta no llegó a tiempo. Vegeta arrancó el capullo, junto con Goku cogió a los demás y tras más dificultades abandonaron el interior de su rival saliendo de nuevo al exterior. El Majin Boo original se mostraba después de siglos y siglos. Enfurecido por la humillación que los Saiyajins le habían inflingido, el monstruo procedió a destruir la Tierra. El esfuerzo de Vegeta y Goku había sido en vano, sus hijos y Piccolo fueron eliminados. Gracias a Kibitoshin lograron salvarse junto con Mister Satan, el perro Bee y Dende, que fueron rescatados por Goku. Enfurecido por la muerte de Trunks, Vegeta reprendió a Goku el haber dejado de lado a sus hijos y a Piccolo que tanto trabajo les había costado rescatarlos. No había tiempo para reproches, Majin Boo les buscaba. Vegeta sugirió a Goku aumentar sus fuerzas vitales y de este modo Majin Boo les localizó en el planeta Kaio Shin. Ambos rechazaron volver a fusionarse y decidieron enfrentarse a su enemigo de manera individual. Ro Kaio Shin, Kibitoshin y Dende se marcharon a otro planeta. Empezaba así la batalla definitiva.

Al ser Son Goku derrotado, Vegeta ocupó su lugar, pero fue rapidamente vencido. Acto seguido, recordando su primer encuentro y su primer combate frente a Son Goku y la rivalidad que habían tenido durante años, finalmente Vegeta reconoció a Son Goku como el Guerrero Z número 1. Sin embargo el Príncipe de los Saiyajins tuvo que volver a reemplazar a su “Amigo” cuando este volvió a ser derrotado. En esta ocasión Vegeta se transformo en SSJ2, pero su nivel no era el adecuado para enfrentarse con garantía a un monstruo del calibre de Majin Boo, quien volvió a usar a Vegeta como saco de entrenamiento. Aun y así Vegeta trató de aguantar un minuto y más, que era el tiempo que supuestamente necesitaba Goku para recobrar su energía como SSJ3. Mal calculado. Goku revertió a su estado normal y las cosas parecían complicarse en exceso. Gracias a Mister Satan que salvó a Vegeta y a Boo rechoncho no sucedió así. Vegeta contempló el combate entre Majin Boo y Mr Boo y si bien ambos estaban a otro nivel, el Príncipe Saiyajin detectaba perfectamente la clara superioridad de Majin Boo. No podía demorarlo más y procedió con su brillante plan. Convocar a Polunga para resucitar a la Tierra y también a todo ser eliminado desde el día en que comenzó el Tenkaichi Budokai nº25, salvo claro está a quienes fuesen malvados. Para sorpresa de todos incluido él mismo, Vegeta también resucitó en el segundo deseo, pues a la hora de la verdad no era malvado sino todo lo contrario.

La fase definitiva del plan de Vegeta era que Son Goku formase la gran bola conocida como Genkidama a traves de la energía de los habitantes de la Tierra. Resultó de todo menos fácil. Aunque gracias a Kaioh del Norte Vegeta se puso en contacto con la gente de la Tierra, su forma de pedirlo no fue precisamente muy diplomática y los terrestres dudaron. Vegeta incluso llegó a decir “por favor y os lo suplico” por primera vez en su vida, pero nada de nada. Tampoco Son Goku convenció a casi nadie. Afortunadamente a la tercera fue la vencida y Mister Satan convenció a los terrestres de ello. No acabaron ahí las dificultades, pues Majin Boo había derrotado a Mr Boo y se había dado cuenta de lo que pretendía Vegeta, quien tuvo que enfrentarlo por tercera vez, con todo en contra y siendo vapuleado de nuevo. Finalmente Mr Boo distrajo a Majin Boo, Mister Satan rescató a Vegeta de forma heroica, el Príncipe de los Saiyajins hizo que Polunga le devolviera a Goku su poder, Son Goku lanzó el Genkidama recién formado y Majin Boo fue definitivamente eliminado. Tras ser curado por Dende, Vegeta quiso destruir a un Mr Boo inconsciente, pero las palabras de Goku le convencieron para que cambiase de opinión. Una vez más Vegeta volvía a ser un pilar fundamental para la salvación del Universo y en esta ocasión actuando por el interés común abiertamente.

Finalmente Vegeta se reune de nuevo con Bulma y Trunks, demostrando a su manera que quiere a su esposa e hijo de verdad y viceversa. Más adelante Vegeta y Bulma tienen una hija llamada Bra. El Príncipe de los Saiyajins sigue entrenándose a diario, con una nueva mentalidad, pero siempre orgulloso, exigente y tratando de superarse a si mismo. Con el añadido de disfrutar cada día que pasa al lado de sus seres queridos.

FUERZA VITAL

Aunque muy probablemente la inmensa mayoría de fans situen a Son Goku como el Guerrero Z más poderoso de todos, la existencia de un ser como Vegeta provoca un intenso debate que a día de hoy sigue prevaleciendo. No es para menos, dado que Vegeta nació provisto de una abrumadora fuerza vital. A favor de Son Goku juega el hecho de que siempre ha logrado alcanzar diferentes niveles o estados antes que Vegeta y que posee técnicas que el Príncipe de los Saiyajins no ha podido adquirir nunca, casos del Dragon Ken, Kaioh Ken o Genkidama, todas ellas técnicas sagradas. Sin embargo, en igualdad de condiciones Vegeta ha demostrado, hasta en dos ocasiones, estar más avanzado que Goku, aunque solo sea por su condición de Saiyajin de élite. Otra característica que juega a favor de Vegeta es el hecho de que entrena más tiempo que Son Goku.

Sin embargo hay otro factor muy importante a tener en cuenta y es el psicológico. Son Goku siempre ha visto a Vegeta como un desafio, mientras que el Príncipe de los Saiyajins ha visto el superar a Son Goku como una obligación, inflingiéndose presión sobre si mismo y estando siempre atormentado en ese aspecto. Quizás las barreras que le impedían sobrepasar a Goku se las colocaba él mismo sin darse cuenta. No obstante en el capítulo 280 de Dragon Ball Z: “Vegeta se quita el sombrero, Goku eres el nº1″ el Príncipe Saiyajin cambia por completo su mentalidad y con ello la forma de afrontar la rivalidad con Son Goku. Vegeta por fin ve a Goku como un reto fascinante, como una gran montaña que escalar y eso puede ser un interesante dato a su favor. De hecho, en Dragon Ball Especial 2008: Goku y sus amigos regresan, Son Goku se ha pasado 2 años practicamente sin entrenar, mientras que Vegeta tiene todo el aspecto de haberse entrenado intensamente. E ahí otro dato que puede ser muy revelador. Lo único cierto es que, a día de hoy, el debate sigue muy abierto. En cualquier caso no cabe duda de que Vegeta es uno de los Guerreros más poderosos que existen, cuanto menos del Universo conocido.

FRASES MEMORABLES

Vegeta es un personaje cuyas muchas intervenciones nos han dejado frases para la posteridad. Aquí os pongo algunas de ellas ¡Que las disfrutéis!

 *Sangre…..¿¡Mi sangre noble ha sido derramada por una porquería como tu!? (Vegeta vs Goku)

*Estupido yo he tenido que afrontar diversas pruebas de fuego, en la Tierra tuve un combate en el que casi dejo la vida ¿Piensas que estaré siempre al mismo nivel que tu, que has estado todo este tiempo vagueando al lado de Freezer? (Vegeta vs Kiwi)

*Zarbon, no serás rival para mi a menos que te transformes y te vuelvas feo (Vegeta vs Zarbon)

*No te acerques, no soporto tu olor (Vegeta sobre Guldo)

*Prepárate Freezer tu final esta cerca, dentro de poco desaparecerás ¿Que te pasa? ¿Te ha comido la lengua el gato o estas tan asustado que no puedes moverte? (Vegeta vs Freezer)

*Uhm pensaba que se trataba de una mujer vulgar, pero tiene muchas agallas…. (Vegeta sobre Bulma)

*Estáis muy bien diseñados ¿Esto es sangre o es gasolina? (Vegeta vs C-19)

*Solo con pensar que un monstruo tan feo como tu ha sido diseñado mediante mis células, siento arcadas (Vegeta vs Cell)

*¿Esta chapuza con cara de imbécil es Majin Boo? (Vegeta sobre Majin Boo rechoncho)

*Valiente payaso, un Saiyajin que ama la lucha y tiene sentimientos a la vez….(Vegeta en el momento de reconocer a Goku como el número uno)

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos
  2. Touche

    Está genial tu artículo, te lo has curado un montón. Me ha encantado. Muchas gracias.

  3. Miguel Ávalos

    Muchas gracias por tu comentario Touche, me alegra que te haya gustado
    Vegeta es un Amo y Señor entre los muchos personajes de Manga/Anime que existe y en Dragon Ball Súper sus intervenciones están siendo mucho mejores que las de Son Goku.

    Muchas gracias de nuevo y un saludo para ti!

  4. Bia

    Te pasaste, ame todo el escrito , solo un apunte, cuenta la leyenda que Akira Toriyama amo el fim de Disney la cenicienta donde el canto del ada madrina es Bibidi babadi bo.

  5. Miguel Ávalos

    Muchas gracias por comentar Bia
    Así es, Toriyama se basó en el encantamiento de La Cenicienta para los nombres de los dos Brujos y de Majin Boo.

    Un saludo y gracias de nuevo por comentar!

Escribe un comentario