Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Stephen King: El mago del terror. Vida, obra y adaptaciones

Por Javier Morales

Crecí y viví mi infancia y adolescencia en un pequeño pueblo de La Mancha. Allí no llegaban los mangas, ni los anime en VHS. Pero teníamos una librería en el pueblo, la librería Pinés. Recuerdo mi primer contacto con Stephen King. Yo era un chaval ávido de nuevas experiencias y lecturas. Tere Pinés me regaló IT y mi vida cambió un poco ese mismo instante. A partir de entonces, y tras leer la que para mí sigue siendo si no su gran obra, desde luego, una de ellas. Acudía como un reloj a la biblioteca municipal a sacar con mi carnet de socio todo lo que del autor se iba publicando. Y ese afán por leerlo todo de él me ha acompañado durante toda mi vida. Así he leído libros buenísimos, magistrales, recopilaciones de cuentos que me obligaban a dormir con la luz de la mesita de noche encendida y mirar bien debajo de la cama, pero también muchos, muchos libros bastante malos.

Con la llegada de mi adolescencia y siendo mi madre delegada de Autores, no pagaba entrada al cine, así que iba dos o tres veces por semana. Y empecé a ver las adaptaciones que de los libros que ya había leído se iban haciendo. Y sucedió lo mismo. Algunas de sus adaptaciones eran fabulosas, grandes películas de género brillantes que provocaban un terror psicológico que perduraba en mi mente pero también unas cuantas demasiadas, malas, muy malas.

Sirva el presente artículo para rendir homenaje a un escritor diferente, un ser especial y distinto, poco sociable pero con una imaginación prodigiosa que nos ha hecho pasar algunos de los peores ratos de nuestra vida en la cama con un libro entre las manos.

La Biografía de un extraño

Stephen Edwin King es un hombre de aspecto siniestro que parece sacado de uno de sus libros. Nació el 21 de diciembre de 1947 en Portland, Maine (Estados Unidos), hijo de un marino mercante que se separó de su mujer cuando el niño Stephen tenía solamente dos años. Así, su madre, Nellie Ruth Pillsbury, se tuvo que encargar sin más remedio de criar sola a Stephen y a su hermano mayor David, adoptado dos años antes de nacer Stephen. Cuando era chaval, King fue testigo de un trágico accidente: Uno de sus amigos de correrías quedó atrapado en unos rieles y fue arrollado por un tren. Lógicamente este espeluznante hecho podría haber inspirado alguna de las oscuras creaciones de King, pero el mismo escritor desmiente la idea.

stephenking2

La familia abandonó Portland y tras pasar por Fort Wayne, en Indiana, y Stratford, en Connecticut, se acabó asentando en Durham, Maine. Allí, el chico desgarbado de gafas inmensas de pasta acudió a estudiar en el instituto Lisbon Fall. En su etapa escolar ya comenzó a escribir relatos que se publicaron en diversos fanzines. Pero no sólo dedicaba el tiempo a escribir, era un tipo listo y polifacético que también tenía tiempo de sobra para tocar música rock, devorar y dibujar cómics y contemplar cuantos films de terror caían en sus manos. Empezó a escribir muy pronto, inspirándose por la cultura pop que recibía del cine, la música y los comics y estando aún en el colegio empezó a vender a sus compañeros cuentos que copiaba con la misma máquina que su hermano mayor utilizaba para publicar su periódico Dave’s Rag. Acabó el instituto en 1966 y estudió Lengua y Literatura Inglesa en la Universidad de Maine, no muy convencido de cuál era su exacta vocación, y escribió en el periódico semanal del centro, The Maine Campus. Allí conoció a su futura y actual esposa y alma gemela, la escritora Tabitha Spruce, un alma libre, con quien contrajo matrimonio en 1971 y se fue a vivir a Bangor, también situada en Maine.

King terminó su carrera en el 70. En su etapa universitaria continuó escribiendo varios relatos y se implicó en posturas políticas libertarias con la que sería su esposa, protestando por ejemplo, contra la guerra del Vietnam, como tantos y tantos hippies de la época. Durante este periodo, él y su familia vivieron en un remolque. Escribió historias cortas y cuentos breves que acababan publicados en revistas para hombres y King comenzó a tener problemas con el alcohol que mantuvo durante una década prácticamente. No es ni era fácil vivir de la escritura siendo un desconocido, por lo que Stephen tuvo que trabajar durante un tiempo en varios oficios puramente alimenticios, como lavandero por ejemplo, hasta que finalmente fue admitido como profesor titular en la Hamden Public High School, todo un reconocimiento a su expediente. Ni qué decir tiene que siguió escribiendo. Y mucho.

Después de la publicación de Los Tommyknockers, su familia y amigos decidieron ayudarlo con sus problemas con los vicios, para hacerle ver el alto nivel de adicción que había alcanzado: su estudio estaba lleno de latas de cerveza, espejos con cocaína, xanax, valium… Solicitó ayuda y abandonó toda forma estos vicios a finales de los 80, cuando ya era todo un maestro del terror que sigue viviendo en Bangor con su esposa Tabitha, aunque King pasa todo el invierno en su inmensa mansión de Sarasota.Tiene tres hijos, ya mayores de edad, dos de los cuales siguen los pasos del padre: Owen publicó en 2005 su primera colección de historias titulada We’re All in This Together: A Novella and Stories, y Joe Hill, 20th Century Ghosts, una serie de multipremiados cuentos y una novela, El traje del muerto, de la que Warner ya tiene los derechos para llevarla al cine.

Pero volvamos a los inicios de King

El inmenso y merecido éxito literario le llegó con su primera novela publicada, Carrie de 1974, título que pronto conoció su primera versión cinematográfica dirigida por el magistral e impecable Brian de Palma.

El prolífico Stephen King, quien escribía dos y tres libros a la vez, algunos con el seudónimo de Richard Bachman, se convirtió a partir de ese momento en el más importante y reconocido creador de best-sellers de terror, misterio y ciencia-ficción de la segunda mitad del siglo XX, y viendo cómo la mayoría de su obra era trasladada a la pantalla grande con mejor o peor resultado, pero proporcionándole unos inmensos beneficios que para nada esperaría lavando la ropa ajena sólo unos años atrás.

Gran parte de sus historias transcurren en una localidad inventada, creada por el propio escritor, Castle Rock, que King ubica, como no podía ser de otra forma, en el estado de Maine. No son pocos los fans y freaks que mapa en mano, surcan las inhóspitas carreteras secundarias americanas buscando los referentes que del pueblo inventado da King en sus obras.

stephenking3

Después de Carrie, Stephen King comenzó a vender como churros libros de gran popularidad y algunos de igual o mayor calidad, no todos, desde luego… Pronto llegaron El misterio de Salem’s Lot (1975), El resplandor (1977), La danza de la muerte (1978), La zona muerta (1979), Ojos de fuego (1980), Cujo (1981), Christine (1983), Cementerio de animales (1983), El ciclo del hombre lobo (1983), It (1986), Los Tommyknockers (1987), Los ojos del dragón (1987), Misery (1987), La mitad oscura (1989), Apocalipsis (1990), La tienda (1991), Dolores Claiborne (1992), El juego de Gerald (1993), Insomnia (1994), El retrato de RoseMadder (1995), Desesperación (1996), La milla verde (1997), Un saco de huesos (1998), Corazones en la Atlántida (1999), La tormenta del siglo (2000), La chica que amaba a Tom Gordon (2000), Cabalgando la bala (2001), Mientras escribo (2001), La planta (2001), El cazador de sueños (2001) o Buick 8-Un coche perverso (2002). Con el seudónimo de Richard Bachman escribió Rabia (1977), La larga marcha (1979), Carretera maldita (1981), El fugitivo (1982), Maleficio (1984) y Posesión (1996).También, al margen de sus novelas, King ha publicado numerosos libros de relatos, como El umbral de la noche (1978), Las cuatro estaciones (1982), La expedición (1985), La niebla (1985), Historias fantásticas (1985), Después de medianoche (1990), o Pesadillas y alucinaciones (1993), La quinta entrega de la serie de La torre oscura, Lobos del calla (2003), la sexta, titulada Song of Susannah (2004), y la séptima, La torre oscura (2006). Previamente habían aparecido La hierba del diablo (1982), La invocación (1985), Las tierras baldías (1991) y La bola de cristal (1997). Otra serie de Stephen King es El Talismán, escrita en colaboración con Peter Straub. Está compuesta por El Talismán (1984) y Casa Negra (2001).

Repasando sus últimas súper ventas, en Cell (2006), para mí, de lo mejor que ha hecho últimamente, narraba una historia de unos zombies convertidos en muertos vivientes a causa de mensajes enviados a través de los teléfonos móviles, y en La Historia De Lisey (2006) la viuda de un escritor asesinado por un admirador intentará reconstruir su obra póstuma. En Duma Key (2008) centra la acción en un adinerado constructor que tras un grave accidente se traslada a vivir a un cayo de Florida, en donde recibe mensajes de advertencia por parte del paisaje, muy Shyamalan. En La Cúpula (2010), su obra más interesante en años, rodeaba la localidad de Chester’s Mill con un misterioso campo de fuerza invisible y sobrenatural. La adaptación a TV está siendo el gran éxito de la temporada. Todo Oscuro Sin Estrellas (2010) era un libro de cuatro relatos bastante poco interesantes, la verdad. En la entretenidísima 22/11/63” (2011) creaba una aventura de viaje temporal con un hombre viajando al pasado para evitar el asesinato de John Fitzgerald Kennedy. En Joyland (2013) narró una intriga oscura y criminal ambientada en un parque de atracciones.

En 2003 recibió el National Book Award, premio bastante relevante, por su trayectoria y contribución a las letras estadounidenses otorgado por la National Book Foundation, como reconocimiento a la pasta que ha hecho ganar al sector entre otros méritos.

King, además, ha escrito obras que no corresponden al género de terror, incluyendo las novelas Different Seasons, El pasillo de la muerte, Los ojos del dragón, Corazones en Atlántida y su autodenominadamagnum opus, La Torre Oscura.

Durante un periodo utilizó los seudónimos Richard Bachman y John Swithen. El primer seudónimo que utilizó el maestro fue Gus Pillsbury que era el nombre de su abuelo materno pero no llego a publicar ningún libro bajo ese nombre. Stephen King escribió seis libros bajo el pseudónimo Richard Bachman. King hizo un funeral falso para Bachman después de que el secreto fue hecho público, lo cual inspiró el libro The Dark Half. Más tarde resucitó el seudónimo. King escribió una historia corta bajo el nombre John Swithen, The Fifth Quarter, la cual fue republicada en 1993 bajo el nombre de Stephen King. Stephen King escribió bajo el nombre de Richard Bachman en muchos de sus libros donde la historia estaba basada en un horror más mental que físico. The Long Walk es un ejemplo de esto. Así, bajo este seudónimo escribió en 1977 Rabia (Rage), en 1979 La larga marcha (The Long Walk), en 1981 Carretera maldita (Roadwork), en 1982 El fugitivo (The Running Man), en 1984 Maleficio (Thinner), en 1996 Posesión (The Regulators) y en 2007 Blaze (en octubre de 2009 se editó en español).

stephenking4

En octubre de 2005, King firmó un cuantioso e importante contrato con Marvel Comics, su primer proyecto oficial en este mundo de las viñetas, ya que en los años 80 participó en un cómic benéfico contra la hambruna en África. La idea sería expandir su serie The Dark Tower ilustrada por Jae Lee, uno de los grandes, ganador del premio Eisner. A los pocos meses Marvel anunció que el proyecto seguía en pie pero que sería retrasado. Podrido de dinero como está, se permite revisar los guiones de las adaptaciones últimas de sus obras, lo cual, a la vista está, contribuye a que sean obras muchísimo mejores que las pelis en las que no se ha contado con él.

El estilo del genio.

Stephen King tiene una sencilla fórmula para poder escribir bien: «Lee cuatro horas al día y escribe cuatro horas al día. Si no encuentras el tiempo para hacerlo no podrás convertirte en un buen escritor.» El propio autor describe su estilo de escritura como de gran longitud y profundidad”. Sostiene que para contar una buena historia lo mejor es crear una pequeña semilla de lo que será y dejar que la propia obra crezca conforme la escribe, por lo que la mayoría de las veces no sabe cómo terminará su historia hasta que llega a ese capítulo. Podemos decir que su literatura es riquísima en detalles, es un hombre minucioso, así como destacable es que en sus obras hay cierta continuidad, sus obras se ven ligadas por localizaciones, personajes secundarios o eventos, como ya hacía Lovecraft de quien se considera rendido admirador, lógicamente. Su estilo narrativo es muy informal, lo que contrasta con la oscuridad de los temas que relata.

Las novelas de suspense y terror de King se basan en una visión oscura, tenebrosa y constante del mundo, descrita a la perfección en Insomnia, Corazones en la Atlántida y La Torre Oscura. En esta visión, describe la existencia metafóricamente como una torre oscura, ubicada en un paisaje de rosas rojas en el Mundo Final, muy inspirado en la literatura de Lovecraft, del que también ha usado varias de sus técnicas (como la conexión de la que hablamos, el uso de recortes de periódicos, transcripciones de prueba, otros materiales de documentación, y el uso de pueblos ficticios como Castle Rock y Derry). La mayor diferencia con este autor es que sus finales no son tan tremendistas, negativos y oscuros.

Por raro que suene, King se ha declarado admirador absoluto de la serie de libros de Harry Potter de J.K.Rowling. Más normal es su admiración por Poe, uno de los padres del género de terror romántico contemporáneo. Así, por ejemplo, en El resplandor homenajea a La máscara de la muerte roja. Otros autores a los que admira y le sirven de inspiración son Shirley Jackson y John MacDonald, maestro de la novela criminalística al que King dedicó la novela Sun Dog escribiéndole: «Te extraño, viejo amigo.»

La popularidad de King sigue una progresión geométrica y se le ha comparado con los grandes literatos del terror y el suspense, desde Agatha Christie hasta Dean Koontz. Con este último autor hubo una anécdota reseñable y es que al compartir entre los dos gran parte del público, estos solicitaban reiteradamente una colaboración entre ambos. Finalmente, no fue llevada a cabo por imposibilidad a la hora de ajustar sus criterios. Con quién sí que colaboró escribiendo dos novelas de misterio fue con el maestro Peter Straub, The Talisman y Black House. King anunció a sus fans que tenía la intención de convertir esta colaboración en una saga de cuatro libros, sin embargo, las dos últimas partes siguen aún sin fecha prevista de edición. Escribió además con Stewart O´Nan una novela realista, no-ficticia Faithful, con destacable éxito comercial. Pero es que a día de hoy, la marca Stephen King tanto en novela, como en serie o película es sinónimo, si no de calidad, al menos de éxito comercial.

Adaptaciones

El amo de las adaptaciones

Como ya les conté en la introducción, mi primer libro de King fue IT. Recuerdo perfectamente leerlo a escondidas porque luego me daba mucho, mucho miedo y acababa durmiendo en la cama de mis padres, aquel refugio casi sagrado donde las pesadillas no se atrevían a adentrarse aunque ya era yo todo un mozalbete.

Después llegó una miniserie a la tele española, Salem´s Lot, dirigida por el genio de Tobe Hopper, acerca no de unas brujas, como luego aprendería gracias a otro genio a su estilo, Robin Cook y su Los archivos de Salem, sino de vampiros. Nunca me han dado demasiado miedo los vampiros. Será que siempre les he visto el rollo romántico, pero me acuerdo muy vivamente de lo que me aterró ver cómo un niño recién enterrado venía a la ventana de su hermano mayor flotando por los aires.

stephenking5

Y por fin llegó Carrie. Llevaba años editada y desde su estante en la biblioteca parecía llamarme a gritos. Lo leí de un tirón y mi amiga, dueña del videoclub del pueblo me regaló el peliculón de De Palma. La vería unas diez veces. Y cada vez me gustaba más y más. Es la adaptación mejor, y la primera, que se ha hecho de una obra de King. Yo ya era un niño pedante que quería saberlo todo y entendí a la perfección el planteamiento genial que el director le daba a su cinta. Adaptaba, fielmente, con poca variación, una novela que ya de por sí era redonda. Comprendía totalmente a la protagonista, una chica marginada sometida por una madre loca que se rebela ante el mobbing -todavía no existía el término, fíjense ustedes- y el bullying, desarrollando un poder telequinésico. Toma ya. Tal y como lo cuenta King es de lo más normal. Tal y como lo rueda el director es una obra maestra. Ese cubo lleno de sangre pendiente de un cordón mientras Carrie, preciosa, sostiene coronada un ramo de flores, esa tensión de saber a la perfección lo que se avecina es cine puro.

El resplandor fue todo un éxito.

A mí la novela me aburrió soberanamente, y por mucho Kubrick que fuera el encargado de la adaptación, por aquel entonces no se veía cine en V.O. y la voz de la Forqué me sacaba totalmente de la tensión de cualquier escena.

Y luego, bueno, King es seguramente el novelista más adaptado al cine y la pequeña pantalla. Y como es normal, muchas de ellas tienen un buen pase mientras que otras son auténticos desastres. La crítica más seria y formal no ha sido lo que se dice benévola con él. Es lo que tiene ser un superventas con cada libro que saca. La crítica de cine también se ha resistido bastante a algunas de sus adaptaciones, pero ha sido más que respetuosa con obras maravillosas como la reciente La niebla, totalmente impecable y una de mis preferidas. Su estilo visual y cinematográfico puede parecer fácil de adaptar, pero yo creo que es ahí justamente donde radica la mayor de las dificultades. La imaginación es libre, y cada uno adapta la propia a lo que lee, de ahí que sus novelas sean devoradas por legiones de fans, los mismos que seguramente criticarán con mayor vehemencia sus adaptaciones. Sea como sea, el hombre sigue creando, a la espera de otra de sus enormes novelas. Y los estudios siguen adaptando. Así que al parecer, tendremos King para rato.

Sus adaptaciones. Las mejores y las peores.

Desde la primera, exitosa y brillante adaptación de su primera novela, Carrie, King siempre ha mantenido una estrechísima relación con el cine. Las listas de éxitos de hoy son bien diferentes a las de los 80 y 90. Hoy John Grisham, Michael Crichton, Anne Rice, Tom Clancy, Preston & Child, Katherine Neville y otros muchos ven cómo sus novelas desde el mismo día de su publicación son números uno en ventas.

Pero en los 80, el indiscutible rey de la literatura rápida de terror durante tres décadas prácticamente fue Stephen King que, poco a poco, se iba convirtiendo muy dignamente en un genio de la literatura de terror. Sus novelas son absolutamente cinematográficas, de rápida lectura, pero aun así el azar y la suerte fueron en gran parte las que hicieron que las dos primeras adaptaciones de sus obras al cine las llevaran a cabo ni más ni menos que Brian de Palma y Stanley Kubrick. Fueron adaptaciones muy discutidas, y pese a ser consideradas dos de las mejores películas de género en la mayoría de las listas de hoy en día, sus fans, los ávidos lectores de las novelas lógicamente no quedaron del todo satisfechos. A pesar del habitual menosprecio que el género de terror en el cine ha tenido durante décadas entre buena parte de la crítica y del público, los estrenos Carrie y El resplandor y el tremendísimo éxito de ambas películas convirtieron a King en uno de los escritores omnipresentes en la prensa americana y del resto del mundo. Hollywood y las librerías de todo el mundo esperaban ansiosas la llegada de una nueva novela.

stephenking6

Carrie: El pistoletazo de salida

En 1976, dos años después de la publicación de su novela, que era la primera, llegaba a los cines la primera adaptación de su obra. Carrie es una película de terror, muy al estilo de películas de la década sobre una chica que sufre acoso en el instituto y tormento en el hogar por una madre estupenda-desquiciada y desarrolla poderes paranormales telequinésicos. La adaptación fue todo un exitazo, con dos nominaciones a los Óscar y premios para su protagonista Sissy Spacek y su director, Brian De Palma, allá por donde pisaba. La novela es buena, pero la adaptación es mucho mejor. De Palma, un genio a todas luces, supo extraer el drama de la novela y revestir el componente parapsicológico de una sorpresa absolutamente perfecta. En la mente de todo aquel que la haya visto quedará indeleble la escena en la que a la pobre protagonista le llega el periodo en plena ducha y el resto de sus compañeras de vestuario le lanzan tampones a diestro y siniestro. Como permanecerá imborrable el final, magistral, en el que la chica desata su venganza irreflexiva contra todos los adolescentes del pueblo. De Palma nos ofrece una “mascletá” recargada y barroca deliciosa y nos guarda un último susto criticadísimo para la única superviviente. En el año 1999, como era de esperar, llegó una especie de secuela, La ira, dirigida por Katt Shea. Una secuela que es más una nueva adaptación. Decente, llena de gore y sustos, no le llega a la obra de De Palma a los talones, aunque es bastante aceptable. Maravilloso, y merecedor de mención aparte es el trabajo que dos años después hizo Laurent Bouzereau para una versión de coleccionista, Interpretando a Carrie, un documental incisivo, lleno de anécdotas y detalles sobre la adaptación de Brian De Palma.

El resplandor: La consagración del mito

La siguiente adaptación de King fue una serie de TV inspirada en El misterio de Salem’s lot; de mano de Tobe Hooper. Fue un éxito inesperado por fans y detractores del director, e incluso se distribuyó una versión recortada, pero con la coherencia necesaria que tuvo también su buena recaudación en taquilla. Pero la verdadera consagración de King como mago del misterio y del terror se la brindó ni más ni menos que Stanley Kubrick cuando decidió adaptar El resplandor. Sobre el rodaje de la película corren leyendas urbanas, unas ciertas, como la mala, malísima relación entre autor y director, y otras menos verdaderas. La crítica, deseosa de que Kubrick fallara y de darle una tunda a

King no fue para nada compasiva. La consideraron como un subproducto de serie B, lo que hizo que, en un principio, la taquilla fuera más bien justita. Sin embargo, en poco tiempo, fans de King y de Kubrick lograron lo inesperado, que la película se colara en las listas de las mejores en su género, consagrando el mito de King como genio. A mí, la verdad, ni el libro ni la película me apasionan. Y la versión doblada al castellano es francamente denunciable.

El mito continúa: Los años 80

Tras los relativos éxitos de El resplandor y Carrie, Hollywood vio el negocio en las adaptaciones de King, por lo que éstas se iban sucediendo una tras otra. Exitazos de taquilla, no siempre coherentes con la calidad de la cinta, las pelis de King hacían competencia directa a la fiebre del cine de terror que sufrieron las carteleras en esta década, con algunas de las mejores películas de género de la historia. Y al igual que pasó con El resplandor, Carrie y Salem´s Lot, alguna de las adaptaciones de esta década vinieron de la mano de algunos de los grandes genios del género. Así, George A. Romero se atrevió con Creepshow, una película de episodios que recibió una buenísima acogida de crítica y público y que se abrió en el mercado del VHS como la película más alquilada en varios países. La novela Christine fue la siguiente elegida, esta vez por John Carpenter, uno de los maestros que se arriesgaba contando la historia de un coche endemoniado que servía de medio de venganza para su dueño. El batacazo fue sonado, y sólo años después obtuvo mejores reconocimientos. Otro de los grandísimos, el canadiense David Cronenberg dirigió La zona muerta en 1983, también sobre unos poderes precognitivos y paranormales que recibe un hombre tras un accidente. Éxito a nivel mundial, meses y meses en cartelera, la peli es una de las que mejor adaptan una historia de King, sin duda. También es destacable que el propio Stephen King tuvo en el año 1986 su debut como director con La rebelión de las máquinas, mala hasta decir “basta”. De esta década son también dos de mis pelis preferidas, que adaptan relatos terroríficos de King: Los chicos del maíz, slasher con componente religioso-rural y El cementerio de animales, una película que hiela la sangre, en la que se reserva un papelito y que ocupa un lugar muy destacado en mi colección de terror.

stephenking7

La seriedad del genio: Los años 90

Los noventa pillaron a King convertido ya en un autor de culto. Sus novelas arrasaban en ventas, cualquier entrevista suya era vista por millones de personas, como millones de fans esperaban ansiosos, haciendo colas kilométricas, la aparición de su nuevo libro. En cuanto a las adaptaciones, en los 90, son bastante menos locas, menos vivas y originales, mucho más serias y como tales, mejor recibidas por un sector de crítica y público. Rob Reiner, que ya había adaptado a King unos años atrás en Cuenta conmigo, dirigió en 1990 Misery, la historia de una fan enloquecida que secuestra a su escritor preferido. Rodada con un buen saber hacer, interpretada magistralmente, en especial por Kathy Bates, que recibió el Óscar de la Academia y por un fabuloso James Caan encamado y muy, muy bien rodada, la peli no arrasó en taquilla pero fue vista y considerada por una nueva generación de fans. A mí me conquistó desde la primera vez que la ví. Luego, por ejemplo, llegó la alabadísima Cadena perpetua de Frank Darabont en 1994, un dramón carcelario que hizo las delicias de críticos y académicos. Dos años antes, en 1992, Curtis Hanson adaptaba en Eclipse total la novela de King Dolores Clayborne también con Kathy Bates y con Jennifer Jason Leigh, una película de misterio fascinante que tiene en ese eclipse la chicha de la historia. Fue regularmente aceptada y valorada, pese a considerarse hoy una de las mejores adaptaciones de King. De la década son también dos películas menores a las que tengo especial cariño, Thinner, sobre una maldición gitana, muy en la onda Sam Raimi, de Tom Holland del 96 y La tienda, dirigida por Fraser C. Heston tres años antes. También llegaron La mitad oscura de Romero, una de sus pelis más complicadas y Verano de corrupción, del magnífico Bryan Singer, donde el terror es psicológico, contando la historia de un niño y un vecino, antiguo militar nazi de las SS interpretado magistralmente por Ian McKellen. Si King ya había debutado como director, en el año 92 escribió directamente el guión de Sonámbulos, extraña película de hombres-gato, con toques de incesto, bastante floja. Mucho menos floja, La milla verde, del 99, dirigida de nuevo por Frank Darabont tras Cadena Perpetua, es una brillante peli carcelaria con tintes sobrenaturales que gustó, y mucho, a crítica especializada y menos, bastante menos, a fans de King. La década terminaba con una flojísima adaptación de La tormenta del siglo, delirante y esperpéntica. Una tacha en esto de las adaptaciones de King.

El siglo XXI

El siglo comienza con una de esas obras que, de no saber de quién es el guión, uno tardaría en asociar al gran King. Hablamos de Corazones en Atlántida, un melodrama nostálgico con intriga donde destaca como generalmente hace Anthony Hopkins. Una nueva versión de Salem´s Lot de M. Solomon bastante floja, directamente lanzada al mercado del DVD y la TV, acompañada de otra nueva Carrie dirigida en el 2002 por David Carson, también para TV, e igualmente floja, hicieron que el genio y sus adaptaciones se distanciaran bastante. La ventana secreta, de David Koepp es notablemente superior, a pesar de ser otra película bastante extraña, del 2004 con Johnny Depp. Desperation, fue otro bajón, dos años después, que también se saltó su estreno en carteleras. 1408, de 2007, fue un taquillazo inesperado que contaba la historia de un escritor especializado en criticar espacios encantados y su pesadilla nocturna en la habitación 1408 de un hotel.

stephenking8

Y las que para mí son las mejores de la década y probablemente dos de las mejores adaptaciones de la obra de King, El cazador de sueños, de Lawrence Kasdan y La niebla, nuevamente de Frank Darabont, que supo aunar el terror de la obra de King con el drama y la postura antibelicismo. En el futuro, además de las series para TV que adaptan relatos suyos, como La cúpula y miniseries como la estupenda Saco de Huesos, nos esperan nuevas versiones de películas míticas.

A destacar la nueva Carrie, que cierra el ciclo y se estrena este 2013, dirigida por Kimberly Peirce y protagonizada por la fabulosa Chlöe Grace Moretz y la aún mejor Julianne Moore, que promete no hacernos olvidar a De Palma pero sí a todo lo que vino después.

A continuación, les destaco las que por “H” o por “B” son mis casi imprescindibles dentro de las adaptaciones que se han hecho sobre la obra del genio de Maine. Como verán, están mis favoritas, pero también películas que no me gustan apenas nada, pero me parecen necesarias para conocer el estilo, las inquietudes de King y el porqué de sus best sellers.

CARRIE (Brian de Palma, USA, 1976)
EL MISTERIO DE SALEM’S LOT (Salem’s Lot, Tobe Hooper, USA, 1979)
EL RESPLANDOR (The Shining, Stanley Kubrick, USA, 1980)
CREEPSHOW (George A. Romero, USA, 1982)
LA ZONA MUERTA (The Dead Zone, David Cronemberg, USA, 1983)
MIEDO AZUL (Silver bullet, Daniel Attias, USA, 1985)
LA REBELIÓN DE LAS MÁQUINAS (Maximum Overdrive, Stephen King, USA, 1986)
CUENTA CONMIGO (Stand by me, Rob Reiner, USA, 1986)
IT (Tommy Lee Wallace, USA, 1990)
MISERY (Rob Reiner, USA, 1990)
EL CORTADOR DE CÉSPED (The Lawnmower Man, Brett Leornard, USA, 1992)
EL CAZADOR DE SUEÑOS (Dreamcatcher, Lawrence Kasdan, USA, 2003)
LA NIEBLA (The mist, Frank Darabont, USA, 2007)

CURIOSIDADES

- A Night at the Movies: The Horrors of Stephen King (TV) Año 2011: Documental de Laurent Bouzereau sobre el género del terror que cuenta con King como actor. Peculiar acercamiento a clasicazos como los de la Hammer, los nuevos genios del miedo y sus propias adaptaciones.

- You Can’t Kill Stephen King (2012), director: Ronnie Khalil, Monroe Mann y Jorge Valdés. Comedia de terror, o sea, bodrio cómico con tintes de slasher sobre un grupo de jóvenes medio lerdos que van de camping junto a un lago de Maine, muy cerca de donde vive el famoso escritor Stephen King. Por supuesto, una vez acampados en el paraje comienzan a pasar cosas bastante extrañas como si estuvieran inmersos en un relato de terror. Poco a poco, los miembros del grupo van siendo asesinados de manera horrorosa.

3 CITAS CÉLEBRES:

-«Lo que separa el talento individual del éxito es la cantidad de trabajo esforzado y difícil que la persona pone.»

-«Mis libros son el equivalente literario a un Big Mac con una gran ración de patatas fritas.»

-«La esperanza es una cosa buena, quizá la mejor de todas, y las cosas buenas nunca mueren.»

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Iñigo

    Buenísimo tu artículo. Yo leí la saga entera de “La torre oscura” (para los que no lo sepan, “La hierba del diablo” es “El pistolero”, “La invocación” es “La llegada de los tres” y “La bola de cristal” es “Mago y cristal”) y tengo ganas de que saquen la saga, aunque yo veo a Roland Deschain no interpretado por Javier Bardem, más bien a Daniel Day Lewis o Viggo Mortensen. También leí (y ví) “Misery” y “El resplandor”. Lo que me queda pendiente es la serie de la novela “La cúpula”, y eso que la leí hace dos años.

    En fin, aún queda Stephen King para rato.

  2. Eve

    Magnífico artículo,comparto filias y fobias y creo que Carrie es la mejor adaptación,con la niebla de darabont… Para cuando un remake jugoso y de verdad de El resplandor? No era una de las ofertas de Almodovar en Hollywood?
    Como siempre,artículo intachable, fotografías perfectas y muy,muy bien estructurado y resumido,
    Enhorabuena Javier,maravilloso

  3. RAMON

    COMO SIEMPRE GENIAL ARTÍCULO.
    ENHORABUENA Y A SEGUIR

  4. Javivi

    PERFECTO,GRACIAS

  5. Zoe

    Maravillosa recopilación con un puntito personal que se agradece muchísimo.
    Se me ocurre lo que podría usted hacer con su admirado De Palma,podría estar más que bien,no?
    Lo primero,mis felicitaciones
    Además le animo a seguir,sus críticas son fascinantes,
    Un saludo de una declarada fan,
    Zoe

  6. Jose Manuel Morales

    Yo mande un artículo de este genial escritor y me lo echaron para atrás, pero es que no era tan bueno como el tuyo. Muy completo.

  7. J M

    Muchísimas gracias!!!

  8. MARAVILLOSO RECORRIDO POR UNO DE LOS ESCRITORES DE TERROR MAS GRANDES. fABULOSA DOCUMENTACIÓN Y UN TOQUE PERSONAL MORDAZ E INTELIGENTE. BRAVO!!!!!

  9. JESUS PALACIO ROLLÁN

    Increíble, escueto pero completo, seguro que al Maestro le encantaría. Estoy de acuerdo con casi todas tus opiniones, aunque me gusta “El Resplandor” mucho más que a tí, me temo, jejeje.
    Enhorabuena, amiguete, sigue haciéndonos los ratos de cibercotilleo más felices.
    Gracias

  10. LUCHI

    ¿Para cuando la versión de la Torre Oscura?, devoré la saga, es de lo poco que he leido de King, pero me encantó. No entiendo cómo aún no la han llevado a la pantalla con el éxito de sagas bochornosas como la de Los juegos del Hambre y demás.
    Felicitaciones!

  11. Eva

    Fantástico artículo sobre King, me lo quedo porque está completísimo en cuanto a sus publicaciones y veo que me faltan un par de sus libros, gracias por tu magnifica visión de este gran escritor.
    Saludos.

  12. Dulce

    Me gustan mucho sus libros, creo que es de los mejores autores que he leído cuyas obras terminan en películas, además resulta que casi siempre las películas son muy buenas también, yo vi entre las películas online de HBO la de El Resplandor y me parece de las mejores que haya visto, creo que no es realmente muy fiel al libro pero la verdad es que el haberse basado en él la hace una película aún mejor.

Escribe un comentario