Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Sin Óscar sí hay gloria

Por Fran Ocaña

Después de la reciente última entrega de los Óscars de Hollywood, en la que algunos, o muchos, consideran una gran injusticia que Leonardo Dicaprio todavía no tenga un premio en su mesita de noche, es obligado rememorar a aquellos y aquellas artistas que nunca tuvieron la fortuna de recibir estatuilla alguna y seguramente lo merecieran sobradamente. Directores aparte (también los hay evidentemente), nos centraremos en los intérpretes, dejando a un lado a los Johnny Depp, Ralph Fiennes, Glenn Close, Brad Pitt, Richard Gere, etc, porque ellos todavía pueden lograrlo (y lo lograrán), para recordar a los que por desgracia ya no lo podrán conseguir.

Cary Grant:   Quizá el caso más sonado en lo que a injusticias de la Academia se refiere. Cary Grant es pieza clave en la historia del cine con una carrera célebre desde principios de los años 30 hasta finales de la década de los 60, y partícipe en numerosos clásicos ya inmortales. Cuando dejó de aparecer por pantalla le otorgaron un Óscar honorífico por toda su carrera, corría el año 1969 y él ya contaba con 65 años. Antes estuvo nominado dos veces como mejor actor, en 1941 por Serenata nostálgica, y en 1944 por Un corazón en peligro.

actoressinoscar2

Steve McQueen:   Desde 1960 hasta 1980 (año en el que murió), Steve McQueen tuvo dos décadas de oro como actor. Tal vez su pequeño encasillamiento en cintas de acción dificultara un guiño en forma de premio por parte de la Academia, unido también a su relativa prematura muerte a los 50 años. De todas formas este señor demostró con creces ser un estupendo actor, La gran evasión, Los siete magníficos, El rey del juego, Bullit, La huida o El coloso en llamas  lo demuestran perfectamente. Pero sobre todo prueba de ello fueron sus grandes papeles en Papillón  y en El Yang-Tsé en llamas. Por esta última consiguió su única nominación como mejor actor. Por cierto, no le vayáis a confundir con su colega homónimo, el director de la galardonada 12 años de esclavitud.

actoressinoscar3

Groucho Marx y Jerry Lewis:   Dos cómicos la mar de singulares. El primero recibió en 1973 un Óscar honorífico por su contribución al género de la comedia. Años atrás sería difícil escoger un film por el que otorgarle un Óscar, pues todas sus películas y todos sus papeles tenían una temática similar (Sopa de Ganso, Una noche en la ópera, Un día en las carreras, Los hermanos Marx en el Oeste…). De lo que no cabe duda es de que el mundo del cine nunca ha tenido y probablemente nunca tendrá a un personaje como Groucho. Inteligente, original, ingenioso y anárquico en todas sus obras, Hollywood no premió su cine, un cine que disfrutamos mucho más cada día que pasa y que sin él nunca hubiese existido.

Jerry Lewis (que aún vive, tiene 87 años) era muy diferente a Groucho, aunque la base de los dos era lo absurdo, Groucho era todo audacia cuando abría la boca, mientras que Jerry usaba mayormente el “slapstick“. Su humor tuvo gran popularidad en la década de los 50 y 60, aunque también tuvo muchos detractores, quien sabe si uno de ellos fue la Academia, que tampoco recompensó su cine. En 2008 recibió el Óscar honorífico “Jean Hersholt“, que premia las labores humanitarias.

actoressinoscar4

Gene Kelly y Fred Astaire:   Los bailarines más famosos del cine. Tal vez mejores precisamente eso, bailarines que actores, pero su aportación al séptimo arte es digna de valoración. Ambos recibieron un Óscar honorífico por su labor en el género musical, el primero en 1951 (con 39 años) y el segundo en 1949 (con 50 años). Durante su carrera los dos fueron nominados una vez, Gene como mejor actor en 1945 por Levando anclas y Fred como mejor secundario en El coloso en llamas (1974) ya con 75 años.

actoressinoscar5

Peter O’Toole y Richard Burton:   Si Cary Grant es el caso más sonado, Peter O’Toole y Richard Burton son la injusticia personificada en Hollywood. El primero, fallecido hace pocos meses, tiene un auténtico récord en lo que a nominaciones sin premio final se refiere con un total de 8. Mundialmente conocido como Lawrence de Arabia, precisamente esa fue su primera nominación en 1962. Después le siguieron Becket (1964), El león en invierno (1968), Adiós, Mr. Chips (1969), La clase dirigente (1972), Profesión: el especialista (1980), Mi año favorito (1982) y Venus (2006), esta última cuando ya tenía 74 años. Su Óscar honorífico lo recogió 4 años antes, un premio que estuvo a punto de rechazar porque él se veía aún con fuerzas suficientes para conseguirlo con alguna interpretación.

Richard Burton tuvo casi la misma mala suerte que Peter pero en menos tiempo (murió con 58 años), en su caso fueron 7 las veces que estuvo nominado. Su debut como candidato fue como mejor actor de reparto por Mi prima Raquel (1952), para después cosechar 6 designaciones más como mejor actor principal por La túnica sagrada (1953), Becket (1964) (al igual que Peter O’Toole), El espía que surgió del frío (1965), ¿Quién teme a Virginia Woolf? (1966), Ana de los mil días (1969) y Equus (1977).

actoressinoscar6

Deborah Kerr e Irene Dunne:   Y estas dos mujeres las injusticias personificadas femeninas. Hasta 6 nominaciones, todas ellas como mejor actriz, llegó a coleccionar Deborah Kerr para quedarse a las puertas en todas ellas. Edward, mi hijo (1949), De aquí a la eternidad (1953), El rey y yo (1956), Sólo Dios lo sabe (un año después), Mesas separadas (otro año después, tercero consecutivo) y Tres vidas errantes (1960), fueron los títulos de esas seis nominaciones. Como no podía ser de otra manera el engorro se solucionó en 1994 con un Óscar honorífico cuando la actriz ya retirada tenía 72 años.

Irene Dunne estuvo nominada 5 veces, sólo una menos que Deborah y al igual que ella todas sus candidaturas fueron como mejor actriz principal. Cimarrón (1931), Los pecados de Teodora (1936), La pícara puritana (1937), Tú y yo (1939) y Nunca la olvidaré (1948) son aquellas películas por las que estuvo a punto de recorrer la alfombra roja.

actoressinoscar7

Edward G. Robinson:   El cine de gángsters, ese cine negro que nos dejó tantos clásicos y obras maestras entre 1930 y 1950, tuvo en sus inicios cuatro actores como mayor exponente, Edward G. Robinson, Humphrey Bogart, Paul Muni y James Cagney. Y precisamente los tres últimos consiguieron un Óscar por películas cuya trama tenía poco que ver con ese género, La reina de África, La tragedia de Louis Pasteur y Yanki Dandy, respectivamente. A Edward (tal vez el más “duro” de ellos) le tocó ser el ninguneado. Para mayor desgracia falleció en 1973 a los 79 años, dos meses antes de que pudiera recibir su, una vez más, Óscar honorífico.

actoressinoscar8

Greta Garbo y Barbara Stanwyck:   Tampoco fueron pocas las nominaciones de estas dos estupendas actrices, 4 cada una. A pesar de que “La divina”, en lo que a tiempo se refiere, se lo puso fácil a la Academia para que no la premiaran (se retiró con tan solo 36 años), por calidad estaba claro que no iba a ser, solamente hacía falta verla una única vez en la pantalla para ver sus cualidades y quedar prendado de ella. Sus quince años como profesional le otorgaron un caché y una popularidad bien merecida. Una de las más grandes sin lugar a dudas que incomprensiblemente fue ignorada a pesar de estar cuatro veces nominada, en 1930 por partida doble gracias a Anna Christie y Romance, en 1936 por La dama de las camelias y en 1939 por Ninotchka. Como ya os imaginaréis, en 1954 (tenía 49 años) su carrera fue premiada con un Óscar honorífico que se negó a recoger , aunque no por despecho, sino porque una vez retirada nunca más quiso formar parte de los grandes eventos de Hollywood.

Barbara es otro mito del celuloide que nos dejó sin alzarse con una estatuilla. Esta gran dama recibió cuatro nominaciones como mejor actriz por Stella Dallas (1937), Bola de fuego (1941), Perdición (1944) y Perdón, número equivocado (1948). Perdición la inmortalizó para siempre como una de las “femme fatale” más importantes de la historia del cine. Y, ¿a qué no os lo imagináis? Pues sí, ella también consiguió su Óscar honorífico, en este caso en 1981 a los 74 años de edad.

actoressinoscar9

Montgomey Clift, William Powell y James Mason:   Estos tres actores han estado cerca del galardón por partida triple y en el caso del primero incluso por partida cuádruple, como las dos mujeres anteriores. A pesar de que Montgomery muriera a los 45 años a consecuencia de sus adicciones al alcohol y a las drogas, su corta carrera le valió para conseguir cuatro candidaturas a los premios de la Academia. Las tres primeras, Los ángeles perdidos (1948), Un lugar en el sol (1951) y De aquí a la eternidad (1953), como mejor actor y la última como mejor actor de reparto ya en 1961, cinco años antes de su fallecimiento, por ¿Vencedores o vencidos?.

La compenetración entre William Powell y Myrna Loy les reportó una enorme popularidad entre la década de los 30 y los 40. Juntos protagonizaron The thin man, una saga de comedias de intriga que se compuso de seis partes. Por la primera de ellas, La cena de los acusados (1934), recibió su primera nominación. Dos años después, otra comedia, Al servicio de las damas, le permitió su segunda candidatura. Y en 1947 una tercera comedia, Vivir con papá, significó la tercera y última nominación de su carrera.

Por último James Mason, uno más en la lista de grandes actores que se quedó fuera de los premios de la Academia. Tres nominaciones banales por Ha nacido una estrella (1954) como mejor actor y , La soltera retozona en 1966 y Veredicto final en 1982 como mejor secundario, esta última dos años antes de que muriera a los 75 años.

actoressinoscar10

Peter Cushing, Vincent Price, Robert Taylor y Errol Flynn:   Los actores olvidados. Pero olvidadísimos vaya. Estos actores son miembros del club de artistas consagrados que nunca recibieron una nominación en Hollywood (hay muchos más pero no acabaríamos nunca recordándolos y estos cuatro honrarán a los que faltan y lo merecen). Peter Cushing tuvo una gran repercusión gracias al terror de la Hammer y avanzada su carrera la saga de Star Wars le reportó mayor fama. El caso de Vincent Price es parecido, el cine de terror, en este caso de mano del director Roger Corman, le ha convertido en un personaje de culto en el género. Este gran “villano” del cine es por cierto, venerado por otro gran director contemporáneo, Tim Burton.

Robert Taylor, tras iniciar su andadura con dos grandes títulos, La dama de las camelias y Melodías de Broadway, fue protagonista de, entre otros muchos más, varios clásicos épicos como Ivanhoe, Los caballeros del Rey Arturo o Quo Vadis.

Es una lástima que el cine de aventuras pasara bastante inadvertido a la hora de recibir candidaturas en la década de los 30 y los 40, si hubiese sido de otro modo no cabría duda de que Errol Flynn hubiese conseguido su Óscar. El capitán Blood, Robin de los bosques, El príncipe y el mendigo o La vida privada de Elizabeth y Essex bien lo pueden valer.

 Para más inri, tampoco poseen uno honorífico ninguno de los cuatro.

actoressinoscar11

Rita Hayworth, Mirna Loy, Kim Novak y Vera Miles:   Y ellas las actrices olvidadas. “Gilda” nunca fue nominada a pesar de su enorme popularidad y de ser la actriz mejor pagada en su momento. Además del clásico inmortal que protagonizó junto a Glenn Ford (que tampoco ganó un Óscar), La dama de Shanghai, Sólo los ángeles tienen alas, Sangre y arena, El fabuloso mundo del circo o Mesas separadas demuestran que la Academia seguramente se equivocó.

La fama de Myrna Loy (como ya he señalado un poco más arriba) llegó de la mano de William Powell, llegaron a protagonizar juntos hasta 14 películas, la mayoría comedias, un género que gustaba bastante por aquella época en la Academia. Pero ella tampoco fue nominada en ninguna ocasión. Eso sí, el Óscar honorífico que no falte, el suyo lo recibió en 1991 cuando tenía 85 años, dos antes de su muerte.

Aunque no todas ellas, pero al parecer ser “chica Hitchcock” estaba reñido con el reconocimiento en Hollywood (Tippi Hedren o Janet Leigh tampoco consiguieron nunca un galardón). Kim Novak, protagonista de entre otras, Picnic, Vértigo, Me enamoré de una bruja, Bésame, tonto y El hombre del brazo de oro y Vera Miles (El hombre que mató a Liberty Valance, Falso culpable, Centauros del desierto, Psicosis) se unen a este aciago grupo y además de manera rotunda porque nunca fueron candidatas.

actoressinoscar12

John Garfield y Arthur Kennedy:   Y si unos son los olvidados, otros son los desconocidos. Estos dos actores pueden pasar desapercibidos a simple vista para muchos, pero ambos fueron candidatos al Óscar en más de una ocasión. John Garfield, que fue algo así como un pionero en interpretar jóvenes rebeldes que más tarde harían de forma magistral Marlon Brando o James Dean, lo fue en dos ocasiones, como mejor actor secundario por Cuatro Hijas (1938), que además supuso su debut en Hollywood, y como mejor actor protagonista por Cuerpo y alma (1947). Otro hándicap para conseguir un gran premio fue su precipitada muerte antes de cumplir los 40 debido a problemas de corazón.

Más flagrante fue el caso de Arthur Kennedy, este gran secundario coleccionó en su momento cinco nominaciones, cuatro de ellas como mejor actor de reparto. El ídolo de barro (1950), Nuevo amanecer (1952) (la única en el apartado de actor principal), La furia de los justos (1956), Vidas borrascosas (1958) y Como un torrente (1959) fueron aquellas candidaturas.

actoressinoscar13

Kirk Douglas, Eli Wallach y Christopher Lee:   Estos tres grandes actores son digamos la pequeña excepción de la lista (junto con el ya mencionado Jerry Lewis), y digo pequeña porque aunque algunos no lo sepan los tres siguen vivos, pero evidentemente ya difícilmente podrán conseguir un galardón como mejor intérprete, aunque  Christopher sí que podría hacerlo porque para disfrute de todos sigue en activo. Incluso podría acompañarles en esta mención Harvey Keitel o Donald Sutherland, los dos cerca de los 80, pero a ellos les daremos un voto de confianza y esperemos que aún tengan tiempo de resarcirse.

 Kirk Douglas (97 años) estuvo tres veces nominado por El ídolo de barro (1949), Cautivos del mal (1952) y El loco del pelo rojo (1956), recogiendo el honorífico con 80 años en 1996. Aunque bien podía haber sido nominado también por Espartaco o Senderos de gloria, por poner un par de ejemplos.

Eli Wallach, el mayor de los tres con 98 años, hasta hace bien poquito continuaba en activo, El escritor  y Wall Street: el dinero nunca duerme, las dos de 2010, son sus últimas apariciones en la gran pantalla. Mucho tiempo ha pasado ya pero probablemente para todos nosotros este señor siempre será “Tuco” o “el feo”, como más guste a cada uno. Gracias a El bueno, el feo y el malo pasará a la historia del cine, pero en su haber posee muchos más títulos de gran calidad, Los siete magníficos, Vidas rebeldes, Baby Doll, La conquista del oeste o El padrino III, por citar algunos. Recibió su correspondiente Óscar honorífico en 2010.

Christopher Lee es todo un ejemplo de profesionalidad y superación, el mítico “Drácula” (con permiso de Bela Lugosi), sigue dando que hablar, aparecerá en la última parte de El hobbit este mismo año superados ya los 90 años. Sus papeles de “Saruman”, tanto en esta trilogía como en su predecesora, El señor de los anillos, y del “Conde Dooku” en las últimas entregas de Star Wars  le han dado mayor fama si cabe en los últimos años. A pesar de que un estudio le coloca como el actor más visto en la historia del cine, Christopher nunca ha tenido una nominación en Hollywood y ni siquiera ha sido premiado aún con un Óscar honorífico, raro, ¿verdad?

actoressinoscar14

Lauren Bacall y Doris Day:   Las pequeñas excepciones por el lado femenino, además de Kim Novak (81) y Vera Miles (83). La primera cuenta con 89 años y la segunda con 91. Cuesta creer que la primera y única nominación de Lauren Bacall fuera a los 71 años. Protagonista de grandes clásicos (Tener y no tener, Cayo Largo, El sueño eterno,…) tuvo que esperar a 1996 para ser nominada como mejor actriz de reparto por El amor tiene dos caras. Después le llegó su estatuilla honorífica en 2009.

La carrera de Doris Day es bien recordada sobre todo por la pareja que formó en la gran pantalla junto a Rock Hudson, y eso a pesar de que solamente fueron tres los films que realizaron conjuntamente, Confidencias a medianoche (1959), Pijama para dos (1961) y No me mandes flores (1964). Con la primera de ellas obtuvo su única nominación como mejor actriz.

actoressinoscar15

Rock Hudson y Tony Curtis:   Dos de los galanes por antonomasia de la historia del cine, y no por ello dejan de ser buenos actores, los dos además de la misma época ya que nacieron el mismo año (1925). Ambos tuvieron al alcance de la mano la estatuilla una vez, Rock Hudson en 1956 por protagonizar Gigante y Tony Curtis dos años después por Fugitivos. No pudo ser.

actoressinoscar16

Orson Welles y Joseph Cotten:   Orson Welles era un auténtico genio, lo demostró sobradamente dirigiendo, escribiendo, actuando e incluso en la radio. En lo que nos concierne ahora mismo, la interpretación, una única vez fue candidato al Óscar, gracias a su ópera prima y obra maestra Ciudadano Kane. La película sólo se llevó un galardón, mejor guión original, que junto a la distinción honorífica que recibió en 1970,son los dos premios algo menores que tiene en su haber.

Para llevar a cabo sus genialidades, en sus inicios Orson se apoyó sobremanera en Joseph Cotten. Este actor protagonizó sus tres primeros trabajos, Ciudadano Kane, El cuarto mandamiento y Estambul, para más adelante también formar parte del cartel de Sed de mal. La sombra de una duda y Atormentada, de Hitchcock, le ofrecieron mayor prestigio. Es otro que pertenece al club de los “nunca nominados”.

actoressinoscar17

Robert Mitchum y Richard Widmark:   Tampoco Robert Mitchum y Richard Widmark fueron muy agraciados en lo que a premios de la Academia se refiere. Dos actores tan conocidos que se desenvolvieron correctamente en distintos géneros (cine negro, bélico, comedia, western), tan solo obtuvieron una nominación en toda su carrera. Robert, protagonista de Retorno al pasado, Cara de ángel, La noche del cazador, El Dorado o Con él llegó el escándalo, entre muchas otras, estuvo nominado por su papel de reparto en También somos seres humanos (1945).

El caso de Richard es más peculiar, debutó en Hollywood con El beso de la muerte (1947) y precisamente su única candidatura a los premios fue por ese trabajo, también como mejor actor secundario. Un inicio muy prometedor que por desgracia no tuvo continuidad y nunca más fue nominado, a pesar de que títulos tan importantes como Pánico en las calles, Noche en la ciudad, Dos cabalgan juntos, Asesinato en el Orient Express, ¿Vencedores o vencidos? o La conquista del oeste  rellenan su currículum.

actoressinoscar18

Dennis Hopper:   Los que conozcáis a este hombre solamente por sus últimos años en activo (Super Mario Bros, Waterworld  o la cuarta entrega de El cuervo) tal vez penséis que es un disparate que este actor mereciera un reconocimiento por parte de la Academia. Pero no es así ni mucho menos, este señor ya había demostrado ampliamente su valía como artista. Dio el salto a la gran fama merced a Easy Rider, un canto a la libertad que él mismo dirigió y que protagonizó y escribió junto a Peter Fonda (que tampoco tiene un Óscar, por cierto). Ambos fueron nominados al mejor guión original por ello. Pero aunque su imagen quedé asociada a esta película, Dennis Hopper formó parte en más de 100 títulos durante toda su carrera, algunos tan importantes como Amor a quemarropa, Apocalypse Now, El amigo americano, La ley de la calle, Red Rock West o Extraño vínculo de sangre, que justifican el gran nivel de un actor bastante infravalorado. Por lo menos quedarán siempre para el recuerdo su papel de villano en Terciopelo azul y el de borracho del pueblo y “friki” del basket en Hoosiers. Este último trabajo le concedió su única nominación al Óscar como mejor actor de reparto en 1987.

actoressinoscar19

Ava Gardner:   “El animal más bello del mundo” es una más de las actrices míticas de Hollywood que abandonó el séptimo arte con las manos vacías. Mogambo en 1953 supuso su primera y última nominación como mejor actriz. Un bagaje bastante pobre si damos un repaso a su dilatada filmografía. Forajidos, Pandora y el holandés errante, Las nieves del Kilimanjaro, El puente de Cassandra, Los caballeros del Rey Arturo, La condesa descalza, Siete días de mayo, 55 días en Pekín o La noche de la iguana dejan de manifiesto que son muy escasas las candidaturas que obtuvo la morena del cine por excelencia.

actoressinoscar20

Mia Farrow, Albert Finney y Paul Newman:   Si antes he hablado de las “pequeñas excepciones”, hay que decir que estos tres artistas son las verdaderas grandes excepciones de la lista. A simple vista nada parecen tener en común… y así es, pero es inevitable mencionarles si el tema a tratar son las injusticias en Hollywood. Los dos primeros son excepciones porque aunque ya lo tengan difícil aún no son tan mayores, siguen en activo y por lo tanto pueden lograr un galardón. Y el tercero directamente no debería ni aparecer en esta lista porque Paul si ganó un Óscar, pero recordar su historia con la Academia es bien necesario.

Los Globos de Oro han sido muchas veces erróneamente bautizados como “antesala de los Óscars”. El tiempo ha dejado claro que no es así porque los galardonados no siempre coinciden, pero en lo que sí concuerdan habitualmente es en los nominados a los premios principales. Por eso hay que reseñar el caso de Mia Farrow, un caso bastante raro, pues ha sido nominada en 7 ocasiones a los Globos de Oro y en cambio no tiene ninguna candidatura al Óscar. A lo mejor le debe dinero a la Academia, ¿quién sabe?

Sin contar a Glenn Close que es bastante más joven y esperemos que logré su merecido galardón tarde o temprano, Albert Finney es el actor vivo (77 años) y en activo que más veces ha sido nominado sin tocar la estatuilla finalmente y nadie ha hecho campaña nunca en favor de él. Tom Jones (1963), Asesinato en el Orient Express (1974), La sombra del actor (1983), Bajo el volcán (1984) y Erin Brockovich (2000) suman un total de 5 candidaturas. La última de ellas como mejor actor de reparto.

Decir Paul Newman es decir como no deben hacerse las cosas en Hollywood. Uno de los mejores actores de todos los tiempos sin lugar a dudas que dejó en evidencia a la Academia, bueno no él directamente, más bien fue la Academia la que se dejó a sí misma en evidencia. Estuvo nominado seis veces antes de recibir un Óscar honorífico en 1985, y un año más tarde se debieron dar cuenta de la gran cagada que habían realizado al mundo del cine y le otorgaron el Óscar como mejor actor por un papel que no lo merecía. Después de ello volvió a estar nominado dos veces más. La gata sobre el tejado de zinc (1958), El buscavidas (1961), Hud (1963), La leyenda del indomable (1967), Ausencia de malicia (1981), Veredicto final (1982), Ni un pelo de tonto (1994) y Camino a la perdición (2002), esta última como mejor actor secundario, fueron las ocho nominaciones en vano que cosechó. Y El color del dinero (1986) la película por la que se llevó el premio gordo, un film que por cierto era secuela de El buscavidas, la que verdaderamente sí que merecía los honores.

actoressinoscar21

Charles Chaplin:   Buster Keaton, Harold Lloyd y Charles Chaplin no son parte del cine cómico mudo, son el cine cómico mudo. A los dos primeros les dejaremos a un lado en esta ocasión porque cuando los Óscars echaron a rodar el auge de la carrera de ambos era bastante menor, así que nos centraremos en “Charlot”.

En realidad Charles Chaplin sí tiene un Óscar, pero inexplicablemente por la banda sonora de Candilejas, a los que hay que añadir dos más honoríficos, el primero por producir, escribir, dirigir y protagonizar El circo (1928), y el segundo en 1971 por su aportación al mundo del cine. Pero como intérprete sólo fue nominado una vez por El gran dictador (1940). Hay que decir también en este caso en favor de la Academia que la primera ceremonia data de 1929, cuando el bueno de Charles ya tenía una carrera muy consolidada, por lo tanto en adelante tuvieron menos repertorio por el que obsequiarle, aunque también hay que recalcar que tres de sus obras maestras son posteriores a ese año (Luces de ciudad, Tiempos modernos y El gran dictador), así que de todos modos sigue siendo un pecado que el inglés no recibiera premio alguno.

actoressinoscar22

Como ves Leonardo, todos estos artistas y muchos más (Richard Harris, Lee Van Cleef, Jane Arthur, James Garner, Anthony Perkins, Jean Simmons, Brigitte Bardot, Omar Sharif, etcétera, etcétera) se fueron de vacío y aún así tuvieron una gran carrera y sobre todo un reconocimiento y un respeto que no lo otorga ningún premio. Incluso George C. Scott y Marlon Brando ya rechazaron el Óscar en su momento y Paul Newman no quedó muy contento con el suyo. Por lo tanto no te obsesiones hombre, si tiene que llegar, pues llegará, y sino ‘que te quiten lo bailao’.

Comentarios

  1. Excelente artículo. Aunque uno no pueda menos que discrepar de la primera frase: no es una injusticia que Leonardo Dicaprio esté sin Oscar, tuvo ocasión inmejorable con Titanic, y la desperdició con una pésima actuación. De todas las injusticias, me quedo con el gran Richard Burton, y añadiría a la lista a Peter Lorre.

  2. Fran ky

    Cierto, Peter Lorre me ha faltado, pero también muchos más. Me hubiese dado para un artículo infinito. Sobre la primera frase tengo decir que no es una opinión personal, yo no me he mojado en el tema, realmente es un hecho, muchos lo consideran una injusticia más allá de que puedan o no llevar razón.
    Postdata: Ava Gardner era lo más.

  3. Carlos Castedo

    Excelente artículo al que me atrevería a añadir otras dos grandes injusticias: Marlene Dietrich, excelente actriz e imperdurable mito, con sólo una nominación y Claude Raines, uno de los más grandes secundarios de la historia, que tuvo cuatro nominaciones sin ningún premio.ç
    Saludos.

  4. Buen repaso. Espero que otro día pueda leer aquí aquellas interpretaciones y películas horrorosas que fueron injustamente premiadas.

  5. Enrique Fernández Lópiz

    Me ha parecido un excelente artículo, bien documentado y que a mí me ha servido mucho para enterarme bien de las injusticias que la Academia de Hollywood ha cometido con auténticos monstruos del cine, ellos y ellas, inexplicablemente dejados de lado en los Oscar. Amigo, te felicito por tu documento, y que sepas que a mí me tienes en las críticas de esta página de ojocritico. Cordiales saludos. Enrique Fdez. Lópiz

  6. Fran ky

    Gracias a todos. Toda la razón con lo de Claude y Marlene, un pecado por mi parte habérmelos saltado. Y lo de los premiados injustamente me lo apunto pa la próxima.

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Hay algo que no entiendo, parece que el autor de este interesante artículo es Fran Ocaña, pero luego agradece Fran Ky y yo acabo de recibir un mail agradeciendo igual de Halcombe Norislk; ja ja! discupad, pero ¿quién es el autor de este escrito? Saludos… a todos. Enrique Fdez. Lópiz

  7. Fran Ky

    Fran Ky es mi nick en la página. El artículo lo escribí yo, ya sea Fran Ocaña o Fran Ky, como más te guste.

Escribe un comentario