Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pero… ¿Quiénes son los verdaderos autores de las películas?

Por Íñigo Bolao

Esta es la gran cuestión que ese hace el cinéfilo veterano cuando ya ha visto un montón de cine. Sabemos que hay películas que destacan por su dirección; otras por el plantel de actores y de actrices que aparecen en la pantalla; a veces por el guión, pero también porque uno o varios productores invirtieron millones de euros en levantar un proyecto.

Las grandes dudas, sin embargo, siguen siendo las mismas: ¿cómo empezó todo? ¿A quién se le ha ocurrido primero la idea? ¿Quién es el verdadero autor de la película? ¿Hay más de un autor en todo este espectáculo de imágenes que vemos en cualquier pantalla, sea más grande o más pequeña?

Vamos a responder a todas ellas en este artículo de OjoCrítico.com haciendo una pequeña historia de la autoría de las películas desde el nacimiento del medio a finales del siglo XIX. Un artículo que espero que sea ameno, entretenido, y a la vez profundo y que invite a los lectores a la reflexión sobre un aspecto del propio cine. Se aceptan comentarios, debates y discusiones. ¿Listos para comenzar el viaje? ¡Allá vamos!

LOS PRODUCTORES: EL QUE POSEE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN…

El cine surgió en la época en la que el mundo occidental, y más concretamente Europa, controlaba el mundo por medio de vastos imperios coloniales ultramarinos, por la existencia de los Estados liberales centralizados que se consolidaron tras varias revoluciones y, sobre todo, a través de una economía capitalista en constante expansión gracias a los grandes avances tecnológicos y científicos experimentados con la Revolución Industrial, de los cuales el cine fue uno de de ellos.

Existía, por entonces, la idea culturalmente establecida de que el autor de cualquier producto era el hombre que poseía, en términos marxistas, del capital y de los medios de producción necesarios para mantenerlos y obtener beneficios. “Capital”, para entendernos un poco, no es solo el dinero o el presupuesto del que dispone una empresa, sino también el conjunto de máquinas, e incluso de trabajadores (de ahí que se hable de “capital humano” o de “recursos humanos” en las empresas), que podía aprovechar el empresario o capitalista para conseguirlos.

autorespeliculas2

Así que hubo una época en la que los primeros autores de las películas eran los productores, ya que poseían de los medios de producción necesarios como para llevar adelante distintas películas con el fin de obtener grandes cantidades de dinero haciendo reír, llorar y, en resumen, entretener, a miles de personas en las primeras salas de cine.

Es cierto que los pioneros cinematográficos (los hermanos Lumière, Georges Méliès, Thomas A. Edison, Erich Pommer o León Gaumont entre otros) tenían que correr con muchos gastos y alternaban el papel de productor con el de director, guionista e incluso con el de actor. Pero con la formación de Hollywood en la década de 1910 la figura del productor cambió. Se convirtió en un gran empresario que se aprovechaba de cualquier recurso para poder llevar adelante su maquinaria cinematográfica y conquistar al público de todos los lugares.

autorespeliculas3

Desde entonces, nombres como los de los hermanos Warner, Louis B. Mayer, Samuel Goldwyn, Irving Thalberg y el hombre que representa el culmen de la figura cinematográfica del productor, David O. Selznick (1902-1965), el verdadero autor de Lo que el viento se llevó (1939), representaban el poder del cine durante sus primeras décadas de existencia hasta finales de los años 40. Y lo mismo sucedió en Gran Bretaña, Francia, Alemania –antes y después de la llegada del Nazismo al poder-, Japón y la India antes de su descolonización.

https://www.youtube.com/watch?v=Wcoly26G-ak

LOS DIRECTORES: POR LA VOZ PROPIA Y PERSONAL.

No obstante, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) lo trastocó todo. Alteró el orden político internacional con los procesos de descolonización, la polarización mundial en dos grandes bloques ideológicamente opuestos en torno a dos grandes superpotencias (Estados Unidos y la Unión Soviética) y con la creación de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U) y otras organizaciones internacionales en pos de garantizar la paz mundial y evitar así una Tercera Guerra Mundial por medio de la cooperación entre todos los Estados del mundo.

Con la guerra, el mundo perdió la inocencia y el cine no volvería a ser el mismo. La romántica trampa de terciopelo empezó a resquebrajarse ante la cruda realidad y la televisión sustituyó al cine como el nuevo medio de masas y de entretenimiento principal, primero en Estados Unidos y luego en el resto del mundo. Ante esta situación, los productores reaccionaron apostando por grandes y costosísimas producciones en Tecnicolor al estilo de Ben Hur (1959), pero la gente las rechazaba por lo ridículas que resultaban en pantalla.

A su vez, diversos teóricos de los medios de comunicación, como Siegfried Kracauer (1889-1966) en su Teoría del cine (1960), veían en dicho medio una herramienta de control del sistema capitalista sometida a los principios de la producción en masa y a la sustitución del arte por la técnica, aunque cabe decir aquí que el cine siempre ha sido un híbrido entre lenguaje, arte, ciencia y técnica. Habrá algún aspecto más destacado que otro, pero siempre ha tenido esa singularidad respecto a otros medios y disciplinas artísticas.

Lo cierto es que algo le faltaba al cine por aquel entonces: una voz propia y personal con la que se pudiera dar una visión del mundo alternativa. Un grupo de pioneros en Estados Unidos (Orson Welles, Elia Kazán o Nicholas Ray entre otros), en Europa (Luis Buñuel, Ingmar Bergman, Roberto Rossellini, Federico Fellini…) y en Asia (Akira Kurosawa, Yasujiro Ozu o Satyayit Ray) se interesaban más por mostrar aspectos sociales y existenciales, o bien no dudaban en defender su autonomía personal y criterios propios a la hora de tratar un determinado tema. Ciudadano Kane (1941) fue el principio de todo ello.

https://www.youtube.com/watch?v=1O8CvhsF0R4

En fin, quien podía dar esa novedosa visión de la realidad era el director de cine, hasta entonces un mero segundón de la industria que empezó a gozar de una mayor creatividad y autonomía gracias sobre todo al conjunto de “nuevas olas” cinematográficas que sacudieron la industria mundial hasta ya bien entrada la década de 1970, tanto en aquellos países ya consolidados desde el punto de vista cinematográfico, como aquellos que no tenían todavía una industria propiamente dicha (como Australia, Cuba o los países del Tercer Mundo).

autorespeliculas4

Cualquiera podía ser capaz de lanzarse a la aventura de dirigir. Incluso los críticos de cine franceses y británicos pertenecientes, respectivamente, a la Nouvelle Vague (Truffaut o Godard) desde Cahiers du Cinéma en Francia, y al Free Cinema (Lindsay Anderson o Tony Richardson) desde Slight and Sound en Gran Bretaña, quisieron llevar adelante sus teorías sobre cómo debería ser el cine en la gran pantalla. El productor, desde entonces, conservaría su papel principal, pero ya no tan protagonista, en el proceso de realización de una película; simplemente, compartiría los riesgos con el director, y si todo salía bien, entonces ambas partes saldrían muy beneficiadas, en lo material y en lo personal.

https://www.youtube.com/watch?v=HlMBw99IZno

https://www.youtube.com/watch?v=zJAeb0wiQjA

LOS GUIONISTAS: ESCRIBIENDO Y REESCRIBIENDO SE HACE EL CAMINO.

Ahora bien, todos sabemos que cualquier proyecto surge de la nada y a iniciativa de cualquier persona. A veces aparecen tras un sueño más o menos revelador; otras veces a partir de una visión de la realidad diferente o inédita; incluso de un recuerdo profundo del pasado cercano o lejano. Y en la mayor parte de las ocasiones todo surge de la mente de un tipo de profesionales que tienen fama de ser discretos, anónimos y menospreciados: los guionistas.

autorespeliculas5

Hemos oído hablar muchas veces de productores, de directores, actores y actrices; pero no así de guionistas. El de guionista es uno de los oficios menos retribuidos –económica y laboralmente hablando- de la industria del cine, así como de los menos reconocidos por el gran público. Hay pocos nombres de guionistas conocidos en la historia del cine (Dalton Trumbo, Cesare Zavattini, Rafael Azcona, Aaron Sorkin o Terence Winter, por mencionar algunos ejemplos) en un mundo en el que el oficio es una de las piedras angulares del séptimo arte.

Es cierto que el productor es una figura importante en el mundo del cine porque es quien pone todo el dinero y los recursos para llevar adelante un proyecto. También es verdad que el director tiene una función importante por ser quien coordina a todas las personas involucradas en la realización de una película. Pero el guionista es quien en realidad hace nacer todo un proyecto cinematográfico, muchas veces con dificultades, sufriendo por cada situación, escribiendo y reescribiendo todo el guión, en soledad con sus pensamientos y acompañado únicamente de la máquina de escribir o del ordenador situado en su frente.

http://www.youtube.com/watch?v=fhDEUnkBI9o

Entonces, ¿por qué la autoría del guionista no es tan reconocida en la actualidad si es la más relevante? Para mí es difícil responder a esta pregunta, pero yo diría que es por una cuestión de mentalidad en el mundo del cine. Por un lado, el trabajo del guionista no conlleva tantos riesgos como el de productor o el de director; el primero arriesga dinero, mientras que el segundo pone todo el esfuerzo en llevar adelante un determinado proyecto. Un guión, más largo o más breve, puede tener valor o no tenerlo; también puede modificarse hasta acabar por ser algo totalmente diferente de lo que se quería; o, simplemente, tirarlo, tristemente, a la basura si se cree que ese montón de hojas escritas no sirve.

autorespeliculas6

Por otra parte, de un mismo proyecto se tienen distintas visiones: mientras que el guionista le da a su trabajo un significado tan grande (lo cual es natural por el hecho de que se está durante días, meses y años trabajando en algo a lo que se le dedica mucho tiempo -¡que me pregunten a mí, que estoy haciendo mis pinitos en esto del guión!-), el productor solo piensa en el beneficio que podría reportarle esa historia, mientras que el director quiere ceñirse en controlar diversos aspectos de una película en el set de rodaje.

En la película de Robert Altman (1925-2006) El juego de Hollywood (1992), sobre un productor cínico y sin escrúpulos amenazado de muerte (Tim Robbins) que se desenvuelve en la jungla hollywoodiense, se puede ver la realidad de ese microcosmos existente en Estados Unidos, con las relaciones existentes entre los responsables de la industria. ¿Veis cómo el guionista es el tipo más marginado, e incluso ignorado?

http://www.youtube.com/watch?v=nXeulaCNPNI

Es por ello que, en mi opinión, el guionista debería gozar del mismo reconocimiento social que otras personas de la profesión. Tampoco lo tienen otras personas como el director de fotografía o el montador; puede que el compositor de bandas sonoras sí que goce de un reconocimiento mayor. Personas que, por cierto, me llevan al siguiente apartado del artículo.

LA AUTORÍA COLECTIVA Y SOCIAL: TODOS SOMOS AUTORES.

Sin alejarnos del tema, hoy en día vivimos en un mundo cada vez más informatizado y digitalizado. Acceder al conocimiento y al mundo se puede hacer por medio de un solo clic, pero no se puede conocer todo en su realidad. También se puede acceder a todo el cine que queremos ver, y la piratería se ha convertido en un fenómeno imparable al menos en España.

En el siglo XXI el cine, tal y como lo conocemos en su vertiente tradicional, está desapareciendo, y poco a poco ha sido reemplazado por otra clase de cine; aún no lo hemos visto en su totalidad, pero algo está surgiendo… Es en este contexto cuando han surgido nuevas formas de financiación cinematográfica (como el crowdfunding), nuevas herramientas de rodaje (¿cuándo tardaremos en ver la primera película rodada solo con Google Glasses?) y una nueva forma de concebir el séptimo arte como algo que es autoría de todos.

autorespeliculas7

¿De todos en qué sentido? TODOS los profesionales que se han unido en la realización de una película son autores. El productor –o productores, no solo en el sentido formal de la palabra, sino también cualquier particular, desde nuestra madre hasta nuestro mejor amigo- es autor de la película en el sentido de que pone el presupuesto para su realización, incluso si una persona decide auto-producirse, como es el caso del director español Rodrigo Sorogoyen (1981) con la película Stockholm (2013).

http://www.youtube.com/watch?v=vY-58FVeD38

El director también es autor por el mero hecho de coordinar la realización del film; el guionista también es autor por plantear la historia de la que surge la película. Y los actores también son autores porque con sus gestos y miradas dan algo especial a la narración; y el director de fotografía con sus luces y sombras; y el montador con la construcción que realiza entre escenas y secuencias –de hecho el montador también podría ser el verdadero autor de la película, porque es quien recoge las piezas para formar un todo-; y el compositor con las piezas musicales que crea…

http://www.youtube.com/watch?v=4-OV4d7Zlrw

Pero los profesionales no son los únicos autores. Desde un punto de vista histórico, la sociedad de distintos países y momentos ha influido notablemente en el contenido y en la forma de tratar la temática de las películas; es decir, siempre hay una mediatización social inconsciente de la sociedad sobre los medios y la cultura, y el cine también conoce estos fenómenos.

autorespeliculas8

Cabe decir también que hubo momentos en los que los Estados, como la Alemania Nazi, la Italia Fascista o la Unión Soviética de Stalin durante las décadas de 1930 y 1940, controlaron el cine para controlar las mentes de las personas de un país. George Orwell (1903-1950) lo supo ver mejor que nadie en su novela 1984 (1949), y esperemos que no vuelva a pasar en nuestro siglo…

http://www.youtube.com/watch?v=ptSsp_aFsWc

RESUMIENDO…

Las películas son obra de una sociedad y parte de una cultura. Todos somos autores, directa o indirectamente, de un gran número de creaciones culturales y materiales, porque nuestra mentalidad y forma de percibir el mundo y las cosas influyen inconscientemente en lo que se produce en un determinado momento o lugar.

Por ejemplo, en Estados Unidos tan pronto su sociedad, a lo largo del tiempo, ha sido la autora de películas tan destacadas como El nacimiento de una nación (1915) o de La diligencia (1939), o de Casablanca (1942) o El crepúsculo de los dioses (1950); como de La leyenda del indomable (1967) o El padrino (1972), o de Matrix (1999) o No es país para viejos (2007). Todo es producto de una sociedad en un determinado momento. Luego estarán los profesionales del mundillo que, juntos, llevan a su terreno nuestras más profundas inquietudes transformadas en entretenimiento o en reflexión cinematográfica, pero siempre marcados por la mentalidad del momento.

autorespeliculas9

Por último, escribiendo estas palabras me ha surgido una pregunta que puede que incomode a todos los lectores y que la haré sin reservas de ninguna clase. Ahí va: si una sociedad produce indirectamente cine, ¿es posible que el cine español esté como está por cómo es nuestra sociedad; que haya aspectos de nuestra mentalidad que se proyectan a nuestro propio cine y que por ello tenga el nivel que tenga?

Es verdad que hay personas en el sector que hacen que sea como es, pero también es así porque hay algo de nuestro pensamiento que se cuela ahí. No es mi pretensión ser un optimista, pero puede que el cine español cambie, tan solo un poco, si cambiamos nosotros. Por supuesto, cambiaremos no votando a otro partido o absteniéndonos de votar en unas elecciones; ni saliendo todo el rato a participar en manifestaciones; o quejándonos en los blogs o en las redes sociales de lo mal que anda todo.

autorespeliculas10

En realidad, todo cambia si hacemos algo tan sencillo y cotidiano como pararnos un momento y adoptar otra mirada, ponernos en el lugar del otro con todas sus consecuencias. Y el cine ofrece esa oportunidad. Solo necesita de alguien que lo vea con actitud respetuosa pero realista, flexible pero sincera. Mucha gente está detrás de ellas y se merecen un momento de nuestra atención; y también necesitamos vernos a nosotros mismos en la pantalla.

http://www.youtube.com/watch?v=k6N3r1mT8vE

Comentarios

  1. Jorge Valle

    ¡Bravo!

    Excelente reflexión Íñigo, yo también creo que el cine, como ente cultural, comienza y finaliza con la sociedad en la que surge. Y, para bien o para mal, en el caso del cine español, refleja en buena medida la mentalidad, la madurez y la complejidad -o simpleza- de esa sociedad.

    • Iñigo

      Muchas gracias por tus palabras, Jorge. Un saludo.

Escribe un comentario