Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mis terrores favoritos (1)

Por Javier Morales

K-HORROR. EL TERROR DE COREA DEL SUR

Los antecedentes

El género cinematográfico de terror se caracteriza por provocar en el espectador una sensación aguda de miedo, pavor, repugnancia y horror de manera difícilmente comparable con otros. El argumento tipo de este género podría sintetizarse en la inminente intrusión en una situación normal y cotidiana de un elemento externo, humano o sobrenatural que afecta a sus personajes.

El cine de terror suele adoptar elementos de la literatura, la tradición y el cuento clásico, o desarrollar temores más contextualizados en una situación actual llevados a extremo.

Como señas de identidad del género podemos destacar un uso característico y personal de la iluminación, tendente a la oscuridad y la penumbra, con retoques estudiados de la fotografía y la imagen. Así mismo el sonido ayuda a mantener la tensión precisa y necesaria, siendo muchas veces más aterrador que la propia imagen que se muestra la pantalla.

En la butaca de un cine a oscuras percibimos estímulos emocionales impactantes que perduran en nuestra memoria. Nuestra adrenalina sube a ritmo acelerado, al compás del ritmo cardiaco y respiratorio y hasta que los créditos surgen en la pantalla poniendo fin a la historia, la sensación de angustia se mantiene intacta.

El cine de terror tiene dos vertientes fundamentales, una en la que se nos muestra lo espantoso, tenebroso, cruel o terrible y otra, precisamente opuesta, en la que se nos priva de información, con lo que la imaginación vuela a veces más rápido que la propia historia y el suspense se potencia al máximo.

La primera película de terror como tal fue una primera adaptación, en 1910, de la novela de Shelley, Frankenstein. Pronto el cine mudo se apropió de esa capacidad de aterrar expresionista con autores como Wegener, Worsley y Julian y llegaron los tres primeros genios maestros en lo que a provocar miedo se refiere: Murnau con Nosferatu, Dreyer con Vampyr y Lang con obras geniales como M, el vampiro de Düsseldorf.

horror2

Dos largas décadas de cine de monstruos asentaron el género como uno de los preferidos por el público. Entonces la Hammer comenzó a producir durante más de treinta años películas de terror romántico, monstruos y demonios y Hitchcock, el mago del suspense atemorizó a toda una generación con dos de sus obras maestras, Psicosis y Los pájaros.

Y nos plantamos en 1973. Punto y aparte. William Friedkin rueda la película considerada durante décadas como la más terrorífica, la brillante El exorcista.

El éxito de taquilla de muchas de las cintas de género de estas décadas hicieron que proliferara lo que hoy consideramos Serie B, pelis de bajo presupuesto que camufladas como “de terror” escondían una auténtica falta de ideas y no sólo de recursos. Entre la ingente cantidad de bodrios setenteros y ochenteros aparecieron maestros que revolucionaron el género con maravillosos peliculones, como Wes Craven y John Carpenter, dos de los padres del Slasher con Pesadilla en Elm Street y Halloween. Realizadores de todo el mundo se subieron al carro, muchos de ellos de manera formidable, como Mario Bava y Dario Argento en Italia, creando un subgénero que no era sino una manera de expresar lo mismo en distinto idioma, el giallo, o Ibáñez Serrador en nuestro país.

A partir de finales de los 90 comenzaron a llegar a Occidente una serie de películas de terror asiáticas que revolucionaron, cambiaron y vigorizaron el terror para siempre. Películas como Ringu de Nakata, Ju-on de Shimizu y Chakushin ari de Miike dieron lugar a lo que se conoce como JHorror, terror japonés, suponiendo una auténtica bocanada de aire fresco para el terror, que comenzó a ganar nuevos adeptos a lo largo de todo el mundo.

horror3

Con un terror de pelucas larguísimas, aguas estancadas y niños azules, Oriente se rebeló como maestro en la materia del terror y el suspense con historias inspiradas en mitologías atávicas, cuentos populares e historias ancestrales, en las que prima el terror psicológico al explícito y abundan extrañas presencias fantasmagóricas en busca de venganza, generalmente femeninas, ya presentes en el teatro kabuki.

En Corea del Sur se empieza a exportar un cine que provoca terror retratando el papel reprimido de la mujer, muchas veces relegada a parir y cuidar hijos, ya que además, la represión de la mujer genera un temor de que la oprimida se vengará una vez muerta.

Pero el K-Horror no solo critica la opresión de la mujer. Con la excusa argumental de narrar una historia terrorífica critica de forma velada otros muchos males que aquejan a la sociedad coreana, extremadamente autoexigente, formal y cumplidora.

La relevancia del cine coreano es tal que prácticamente cada exitazo que se da en el país, obtiene el consiguiente remake americano, generalmente de peor calidad y mejores medios.

Pero amigos, así es la vida…

K-Horror

El Terror coreano nos/me ha deparado unas gratísimas sorpresas en los últimos años, pasando a ser mi terror preferido, el que más busco y espero ansioso, hasta el punto de haberme apuntado a Korean Class, curso de coreano online. Ya ven, mi debilidad es mucho más que eso.

Es evidente que el horror japonés está de moda desde hace años pero habría que señalar que los coreanos pueden dar miedo, mucho miedo, también. De hecho el K-Horror, cuidadísimo, tanto técnica como argumentalmente es superior generalmente en los últimos tiempos al japonés en casi todos sus aspectos, pero sobre todo en la capacidad de provocar esa angustiosa sensación que tantísimo amamos. Es un cine que nos obsequia con momentos verdaderamente espeluznantes, giros inteligentes de la trama y genuinas emociones agridulces que a menudo faltan en el resto de películas de terror. Observamos patrones victorianos claustrofóbicos, tanto en ambientaciones oscuras y sombrías como en argumentos, obsesiones, ausencias y silencios nerviosos, a los que los personajes suelen hacer frente con los bastiones de la confianza y la esperanza. De entre los directores de terror coreanos podemos destacar a Eu Pho Jin-Gook, Bong Joon-ho, Kim Dong-bin, Park Ki-hyeong, Kim Ji-Woon, Kong Su-chang y mi admiradísimo Park Chan Wok.

Las películas de género en Corea no han sido nunca del gusto de su público. El terror y el thriller siempre ocupaban los últimos puestos del ranking de público. Pero las cosas están cambiando y en los últimos años cintas de intriga y terror han ocupado los primeros puestos tanto en la taquilla como en el box office de la cinematografía coreana, lo cual ha supuesto un revulsivo económico para las productoras y distribuidoras coreanas que han aumentado sus ventas internacionales exponencialmente a raíz de la participación de sus cintas en festivales internacionales, abriendo las puertas de la exportación. Y sí. Fuera de Corea, su terror también gusta, y mucho. Películas recientes como I saw the devil, The unjust, The man from nowhere, No mercy… se estrenaron en los cines de Corea, y gozaron de una exitosa carrera comercial y unas buenísimas críticas en la escena fílmica del mundo del cine.

horror4

Si nos paramos a pensarlo no es de extrañar el éxito repentino de las producciones coreanas de los últimos años. Tienen una estética cuidadísima hasta el más mínimo detalle. Sus efectos de producción y especiales son realmente brillantes y suelen tener un grado de respeto a los clásicos en sus bandas sonoras loable. Retratan cruda pero fielmente la actual sociedad coreana, aquejada de unos males extremos que sin embargo no nos son extraños en el resto del mundo. El auténtico terror para la sociedad coreana va más allá muchas veces esos fantasmas de larga cabellera y la mitología que envuelve gran parte de su cine y hay que buscarlo en la propia realidad. Los directores que surgieron en el Nuevo Cine Coreano, el de la década de los 90 comparten ese ambiente social, cultural y político en el que viven y lo envuelven de los elementos clásicos del cine de género.

Espíritus rencorosos, leyendas y tradiciones son usados para que la realidad en la que se desenvuelven sea aún más terrorífica. Plasman el mal, el rencor, la venganza y la crueldad humana en cada una de sus películas, por lo que además de realizar para mi gusto el mejor cine de terror del momento, sirven de reflejo de lo que allí sucede y tarde o temprano acabará sucediendo por estos lares. Son una advertencia profética que indudablemente resulta efectiva. Sirven como memoria histórica de una situación política tambaleante entre las dos Coreas, de crítica social y de retrato de los pormenores del comportamiento humano perturbado.

Como resultado de ese reflejo de la realidad, los escenarios donde el terror se desarrolla son también los polos opuestos por excelencia. En un país en el que la tasa de paro es bajísima, las diferencias sociales son sin embargo tremendas. Así, los decorados van desde los lujosos y sofisticados apartamentos de la clase más alta a los sótanos y cuartuchos en los que vive una gran parte de la sociedad coreana. Las víctimas sufren mientras que la policía se muestra muy poco profesional en ocasiones. Y por supuesto, destacable es también la ausencia del héroe hollywoodiense en estas producciones. Como seres humanos, condicionados, afectados y perturbados, los protagonistas muestran los más bajos instintos, la supervivencia y la venganza sin preocuparse demasiado del bien común.

Los coreanos son verdaderas esponjas. Se empapan de lo mejor que el resto de cine del mundo ofrece para fagocitarlo y presentándonoslo nuevamente como original. Así sus películas tienen el suspense de los grandes, de Hitchcock y Shyamalan, sus actrices se envuelven en los cortes de Dior y Valentino cuando se nos presentan como mujeres fatales. Sus monstruos digitales son aún más grandes, más voraces y terroríficos. Sus fantasmas empezaron teniendo larguísimas cabelleras de pelo negro cuidadosamente planchado y pieles pálidas azuladas como los japoneses. Ahora esos fantasmas han pasado por peluquería. La melena larga de pelo negro es tan habitual que apenas da miedo, y ellos, con una media melena hacen que sus nuevos fantasmas caminen resquebrajándose en un movimiento nuevo pero igual de aterrador. No salen del televisor ni hacen una llamada al móvil. Están presentes en el espacio, se desenvuelven perfectamente en un decorado creado para ellos y se manifiestan surgiendo del suelo, del fondo de un armario o detrás de una puerta. Vuelven clamando justicia y venganza, pero acabamos entendiéndolos perfectamente. Algo nos encoge el corazón para sentir a la par que el más intenso de los miedos una empatía imposible en otro cine.

Sus asesinos son crueles hasta el extremo. Ejemplifican la maldad humana llevada a un límite. Son enfermos o simplemente malos, lo que es aún más aterrador. Son el vecino de abajo, o el de el edificio de enfrente, el amigo de la niñez o el reciente compañero de trabajo. Y se organizan perfectamente para ofrecernos la dosis de gore necesaria, cuidada, deliciosa y perfecta.

horror5

Y aunque sus cintas son serias, muy serias, no están exentas de un sentido del humor fino y negrísimo. Muchas veces se ríen de ellos mismos, de su situación tras más de medio siglo de distanciamiento bélico con sus vecinos. Otras se ríen del espectador, pero sin llegar nunca a ofenderle. Eso, para su sentido extremo de la educación sería imperdonable.

Sus imágenes, aún retratando lo más horrible del dolor, la maldad y el sufrimiento son auténticas poesías visuales en muchas ocasiones.

Y vuelvo a sus bandas sonoras. Como disciplinados que son, muchos de los coreanos aprenden a tocar un instrumento con la tesón, dedicación y constancia que conlleva, y además son admiradores y degustadores de la música clásica como en Europa lo era una generación más remota. Ellos siguen teniendo vigente a Bach, a Vivaldi, a Boccherini. Incluyen temas casi sagrados en sus películas o crean composiciones originales que están a la altura y se convierten en las mejores bandas sonoras del siglo XXI. Miren si no lo que el inteligente, despiadado, brillante y magistral Chan- Wook Park hace en sus películas.

Los vivos conviven con los muertos muchas veces sin saber que éstos lo están, y cuando lo descubren suele ser demasiado tarde. Pero es que la muerte en Corea es bien distinta a en España.

Para empezar, los funerales son algo muy íntimo. Al cadáver sólo lo ven de cuerpo presente sus familiares más cercanos.

Cuando el momento de la muerte se acerca se lleva a la persona a la habitación principal para realizar el imjong, consistente en que esos familiares cercanos le toman de pies y manos esperando el momento de la muerte. Luego acontece el kobok, se lleva la mortaja a lo alto de la casa para llamar al espíritu recién salido del cuerpo, gritando el nombre del difunto. Entonces, para recibir a los tres emisarios de la muerte que vendrán a llevárselo se ponen tres cuencos de arroz en la entrada, tres pares de zapatos y dinero. La familia entonces se viste de paño blanco, el color del luto y comienzan los lamentos. Se lava y viste el cuerpo y se echan tres cucharadas de arroz no cocido en la boca del muerto, es la panbam, la última comida del difunto. Se le cortan las uñas de manos y pies y finalmente se coloca el cuerpo en el ataúd (ipkwan), que se cierra con clavijas de madera.

El funeral tradicional coreano posee diversos rituales que se van realizando desde el fallecimiento del individuo hasta el momento en que se lleva a cabo el entierro y que combina las tres religiones básicas de Corea: confucianismo, chamanismo y budismo.

En la ceremonia en sí del funeral, ya asisten los demás miembros, y cada persona que llega deposita un sobre especial con el dinero para la familia. Esto representa que la sociedad coreana ha sido siempre muy unida a la hora de ayudarse los unos a los otros, como parte de la responsabilidad comunal, por lo que cooperar en momentos tan difíciles como una muerte de un ser querido, no es algo fuera de lo normal. Las gentes que acuden, comen un poco con los familiares y se retiran a casa o se quedan con los familiares la noche entera.

Pero volvamos a las características del cine coreano.

Si hay una que puede resumir a las demás es la violencia y la brutalidad que supuran muchas de sus películas de terror. Pero es una violencia bien distinta a la del resto de países asiáticos. Por ejemplo, a diferencia de la violencia usada en las cada vez más habituales producciones de Hong Kong, en el cine coreano la violencia es lo único que no acaba siendo estilizada por norma. Su violencia es cruel, sucia, brutal e imprevisible, difícil de soportar incluso. No es ni simple ni simplista, no desencadena simplemente la acción, sino que recrea la introspección que los personajes harán al interior de sus propios sentimientos. Y una vez desatada, la cinta se transforma en una auténtica montaña rusa de sensaciones que descolocan al espectador y le hacen sentir aún más profundo. Esta es una de esas riquezas del cine coreano. Que aún siguiendo las reglas comerciales prefijadas, añaden una profunda reflexión sobre los perjuicios que acarrea la irracionalidad en el mundo. Tratando temas universales son extraordinariamente cercanos.

Una de las características propias del coreano que lo diferencian de cualquier otro cine, fundamentalmente del asiático es el tempo narrativo, mucho más cercano al occidental, influenciado por los clásicos americanos y los bombazos cinematográficos que ya hemos dicho que absorben como esponjas.

Y para acabar esta lista de características diremos que el cine coreano en general es experto en eso de combinar géneros que tantísimo se aprecia hoy en día en festivales internacionales. En cuanto al terror no es extraño verlo combinado con un claro componente romántico, melodramático, histórico y mitológico y sobre todo thriller. Porque el Thriller coreano es generalmente una buenísima muestra de cómo se entiende el horror, el terror como género en el país.

¿Hacia dónde se dirige el terror coreano en estos momentos?

La nueva ola noir

El terror coreano no puede encontrarse en mejor momento de salud. A mediados de estrenarse el siglo XXI hubo una proliferación clara del cine de gangsters en las que se incluía el componente melodramático que antes reseñábamos. Pero en los últimos años hay un regreso a los orígenes, a las películas definidas, al terror puro y al cine violento y cruel con algunas de las mejores cintas de todos los tiempos. Thriller y terror siguen avanzando juntos cogidos de la mano en producciones que ya no son desdeñadas en su país, sino que copan los primeros puestos en las listas y reciben premios y galardones allá por donde van, reflejando argumentos duros, muy crueles, donde no se pasa por alto el uso de la violencia física sin dejar de tratar temas actuales terribles como el hikikomori, esa tendencia adolescente terrible, el suicidio adolescente, el mal como parte de la naturaleza humana, alejándose en cierto modo del tipismo fílmico occidental.

horror6

Por otra parte, Hollywood lógicamente no ha dejado escapar la creatividad, originalidad, potencia y genialidad de estas películas coreanas y ya no sólo se han encargado de realizar los consabidos remakes sino que se han llevado a dos de los mejores directores coreanos de todos los tiempos, Park Chan-wook, y Kim Ji-woon a trabajar en América. El primero ha estrenado Stoker, una obra maestra a la altura de sus producciones coreanas que luego analizaré, resucitando a una Nicole Kidman que muchos creían víctima permanente de la inexpresividad del bótox, en una película oscura, siniestra, perturbadora y francamente, perfecta. Kim Ji-woon, director de Akmareul boattda, I saw the Devil, una de mis pelis de miedo-intriga coreana favorita, ha ido por otros derroteros en USA, rodando El último desafío con nada más y nada menos que Arnold Schwarzenegger y Eduardo Noriega, una trepidante action movie que pese a ser bastante decente nada tiene que ver con sus pelis coreanas que se encuentran entre las favoritas de cualquier amante del K-Horror.

Pero las noticias, los avances, las previsiones, nos son del todo favorables. Esta nueva ola de terror crece imparable, desafiando las taquillas mundiales y los cimientos de un género que poco a poco, con la paciencia que les caracteriza, han ido derrumbando, y en los próximos meses nos llegará una buena lista de películas coreanas que esperemos sigan siendo igual de originales, aterradoras y desmoralizadoras como para seguir constituyendo mi terror predilecto.

Uno de los más carismáticos directores coreanos, director de la que para mí es la mejor película que trata el espinoso tema del alzheimer, Shi, Poesía, Lee Chang-dong, y que a su vez fue Ministro de Cultura coreano es más que optimista en cuanto al estado del cine en su país. Ojala.

Listado de películas de K-Horror imprescindibles

De entre la extensísima lista de cintas de género destacaré las que para mi gusto son imprescindibles, añadiendo finalmente algunas de mis críticas a las que son mis preferidas o considero destacables como ejemplos del tema que nos ocupa: A tale of two sisters, Acacia, A.P.T, Arang, Cello, Cinderella, Dead friend, Death bell, Dollmaster, Evil Twin, Face, Gabal, Hansel y Gretel, Into de mirror, Loner, Memento mori, Muoi, Nightmare, Phone, The record, The red shoes, Red eye, Say yes, Sorum, Someone behind you, Suddenly at midnight, Tell me something, The host, Three, Three extremes, To sir with love, The uninvited, Voice… La lista podía ser interminable, y de hecho no he incluido muchas de mis preferidas que a continuación paso a comentar porque rozan la línea del thriller más allá del terror exclusivo, así que quede esta lista previa como las cintas representativas del K-Horror en su estado más puro.

Mis películas preferidas

Para comenzar tengo que reconocer que mi película favorita de todos los tiempos, géneros, países y directores es sin duda alguna Sympathy for Lady Vengeance, obra maestra del 2005 de Park Chan-wook como parte de su trilogía de la venganza que ahora comentaré.

1) HELPLESS:RETRATO DE UNA SOCIEDAD ENFERMA

Hace poco leí que los coreanos tienen el sistema académico más eficiente del mundo. Era un artículo que ponía en evidencia dicho sistema, que aboca a la juventud del país a una auto exigencia extrema que hace que a la par de esos brillantes resultados Corea tenga también el índice de suicidios juveniles más elevado del mundo. Con una situación política a punto de estallar de una vez por todas y una economía en alza conforman además una sociedad cuanto menos enferma en la que se abrazan machismo, cristianismo extremo, preponderancia de las apariencias y mucha hipocresía. Aún así hacen, con diferencia, un cine de calidad que me encanta. Helpless es una película extraña. La historia no acaba de engancharme en ningún momento, ni en los que se pretende mayor intriga, quizás porque muestra el exceso de formulismo y papeleo que subyace a todo. Técnicamente es impecable, con una fotografía insuperable, una banda sonora estupenda y unas interpretaciones logradísimas, pero más que un thriller me ha parecido un dramón. La situación en la que se queda un pobre veterinario cuando a consecuencia de la solicitud de una tarjeta de crédito-ojo al dato-su futura esposa desaparece borrando sus huellas movida por la vergüenza, es una papeleta tremenda. Fotos de boda un mes antes del evento, padres más preocupados por el qué dirán que por la felicidad de sus hijos, el divorcio visto como una lacra social y el crimen como recurso económico acaban de poner la nota trágica a una trama de misterio que como ya he dicho no ha acabado de engancharme pero que no es en absoluto desdeñable, siendo de hecho una de las mejores películas del 2013.

horror7

Lo mejor: Pues eso, que es un cine de calidad innegable. La protagonista hace una de las interpretaciones más brillantes que recuerdo.
Lo peor: El terror que podría provocar.

2)GHASTLY

A veces las diferencias culturales, los referentes del terror en distintos lugares y tradiciones hacen que el espectador, o no empatice con la historia, o directamente se canse de los mismos recursos, más que explotados sobre todo por el terror japonés.

En el caso de Corea no es otra cosa lo que sucede, las referencias, los rituales, las maldiciones, nos son totalmente ajenas, pero o bien por la manera de hacer las cosas que tienen por esos lares, o bien porque directamente nos explican esos referentes de mejor manera, al menos en Ghastly, la cosa funciona, y el terror se universaliza, o casi.

Con momentos de tensión asegurada, viniendo de donde viene, se convierte en una peli muy a tener en cuenta para todo aquel fan del género aún no hastiado del ojo semirasgado.

Lo mejor: No podía ser de otra forma, su actriz principal, impresionante. Banda sonora acorde.
Lo peor: Los cabos sueltos que deja, por su falta de pretensiones.

3)WHITE, THE MELODY OF THE CURSE: MALDITA CANCIÓN

Una más que notable muestra de la salud del cine coreano de género. En este caso, el terror para adolescentes disfrutable por completo por todo tipo de frikazos y fans del terror entre los que me encuentro.

La historia de un estudio maldito, incendiado tras el debut de un grupo con una canción, White, que vuelve a funcionar con idéntico resultado en un grupete de chicas, preciosas, cómo no, que rescatan el dichoso temita. Las Pink Dolls van cayendo una tras otra en una cinta con sustos terroríficos y tensión casi constante.

Lo mejor: Asusta, de verdad.
Lo peor: Algún asuntito recurrente ya en el género.

4)BEDEVILLED

Dramón coreano sobre la vida en la rural isla de Moo-do, a la que regresa una chica de Seúl cuya familia murió allí. Se reencuentra con su amiga de la infancia que es tratada poco menos que como un perro por todos los habitantes cabrones de la dichosa isla. Hasta que una desgracia acaba de descolocarla y empieza su venganza… Con un tempo maravilloso, fotografía y banda sonora excepcionales como ya acostumbra el cine de Corea, la peli es un mazazo a la felicidad y lleva inevitablemente a la reflexión social.

horror8

Lo mejor: Ambas protagonistas.
Lo peor: Algunos la tacharán de lenta.

MARAVILLOSA.

5)THIRST, EL VAMPIRO REDENTOR

Como no podía ser de otra manera, termino de ver la última película de mi adorado cada vez más Park Chan-Wook y siento como si estuviera dedicada en especial a mí mismo. Todo lo que hace, y cómo lo hace, me engorda el ego de espectador y siento que está creado para que lo vea, para que lo disfrute y lo sufra. Y eso es algo que sólo me pasa con el coreano, al que siempre que puedo reivindico como el mejor director del panorama actual, con una versatilidad creadora propia de un genio renacentista y agotadora hasta el extremo.

Thirst es algo así como un ejercicio de distanciamiento de su cine anterior y una muestra de la capacidad madura que ha adquirido con los años para hacer lo que le sale de los mismísimos sin importarle en absoluto crítica o público. Y cuando lo hace, en ese momento, es en el que deslumbra y refulge, en el que cautiva y emociona, y sí, embriaga y emborracha con esa profusión de barroquismos que le caracterizan.

La historia de un sacerdote que se entrega a la ciencia para experimentar una vacuna y sobrevive a la enfermedad que estudian gracias a una transfusión de sangre vampírica y que desata sus más bajos-o altos-instintos, personificados en la mujer de un imbécil absoluto, sirve al coreano para mostrarnos las primeras escenas sexuales que rueda (un auténtico shock encontrarse a Song Kangho en pleno acto amatorio) y seguir profundizando en su mayor obsesión,  a Justicia como concepto equilibrador del bien y del mal.

Es cierto que a ratos puede volverse un pelín monótona, pero el final, descenso de montaña rusa colosal, se encuentra entre lo mejor (y es difícil, porque todo lo hace bien) de la filmografía, maravillosa, real, magistral y absolutamente propia, de mi director favorito.

La banda sonora, como acostumbra, una maravilla. La fotografía y puesta en escena, de lo mejor del cine reciente, y las interpretaciones, enormes, a caballo entre el drama y la comedia, entre el terror y lo poético.

Un acierto en sí misma. Eso sí, no esperen la típica película de terror al uso con vampiros de colmillo afilado.

Ojo a la poesía de descalzarse para salir huyendo de la realidad que nos oprime.

7)DEATH BELL. SLASHER METAFÓRICO

Como fan apasionado, enamorado y obsesivo que soy del cine coreano he de reconocer que esperaba muchísimo más de esta película que por cosas del azar he tardado cuatro años en ver.

Visualmente notable, lo que no es cosa nueva, peca de tener un guión demasiado tramposo, con giro de géneros incluido y unas interpretaciones no del todo satisfactorias.

Aún así, como metáfora de un sistema educativo realmente criminal y exageradamente autoexigente la peli tiene su aquél y se deja ver perfectamente. Y se disfruta mucho, mucho como ejemplo de eso que llevamos todo el artículo llamando K-Horror.

Lo mejor: La profesora Choi. Algún toque de humor negro.
Lo peor: El principio pesadilla-bajada de regla absurda.

8)HANYOLA DONCELLA. Amigos, estamos ante una película de… ¡¡¡¡1960!!!!!

Cuenta la manida historia de un triángulo amoroso entre un casi anciano profesor de piano en principio puritano y conservador, su esposa aparentemente ideal y la extraña, obsesiva y entregada sirvienta de la casa. En 2010, el director surcoreano Lim Sang-soo realizó un remake con Jeon Doyeon y Lee Jeong-jae en los papeles principales. Para Scorsese es el mejor clásico de terror surcoreano.

horror9

9)CELLO

Nuevo ejemplo del terror coreano de fantasmas de cabelleras recortadas, en Cello, la historia gira alrededor de una profesora suplente que empieza a experimentar extrañas sensaciones paranormales que parecen guardar relación con una alumna a la que suspendió en armonía, o canto coral, o alguna de esas asignaturas “marías” que la carrera tiene.

Sobriamente dirigida e interpretada, sin aspavientos ni ridiculeces innecesarias y como era de esperar con una banda sonora preciosa donde destaca una suite de Bach, la peli acaba de manera sorprendente y dejando todos los cabos más que bien atados.
Un lujo.

Lo mejor: Terror comedido y atmósfera espectacular.
Lo peor: Extrañamente la protagonista. Y eso que no hay actriz coreana que no me vuelva loco.

10)INTO THE MIRROR

Todo lo que alcanzamos a contemplar, a vislumbrar a través de un espejo cualquiera es en cierto modo un reflejo del mundo que nos rodea, pero no es una copia de éste, sino otra dimensión en la que las cosas que suceden pueden ocurrir también en este otro lado. Con esta premisa terrorífica la película no se centra sólo en proporcionar una buena cantidad de sustos, que también, sino que aborda temas complejos y sirve de crítica social muy eficazmente. El comienzo nos introduce en un mundo paranormal, donde nuestros reflejos nos asesinan, nos llevan al suicidio, para poco después entroncar con el thriller en un estado más puro que se vuelve a tornar paranormal para delimitar bien ambos terrenos. Alexandre Aja hizo años después su remake americano, más efectista y menos terrorífico. Y eso que es el protagonista de Mis terrores preferidos (II)…

11)A.P.T LA VENTANA INDISCRETA VERSIÓN K-HORROR

Perfecto ejemplo del terror de Corea del Sur. Componente fantasmagórico, crítica social a la situación actual del país, en las que la soledad se impone en una generación como única salida a un trabajo que lo acapara todo en la parte personal de la vida humana, magníficos efectos visuales y sonoros y un componente de intriga unido al fantasmagórico que completa la trama argumental, bastante normalita y poco original, pero perfectamente ejecutada.

Una ejecutiva escaparatista tiene un trágico suceso volviendo a casa, una chica se suicida e intenta que ella lo haga también. Desde entonces observa que cada noche a las 9:56 las luces del edificio de enfrente parpadean y se apagan justo en la casa en la que se produce un suicidio inexplicable.

Ayudada por el policía encargado, una vecina adolescente y una chica en silla de ruedas cuyos padres fallecieron en accidente de tráfico investiga la historia hasta el punto de convertirse en actriz principal de la misma.

Crítica al Hikikomori, la enfermedad oriental del auto-reclusión, a la maldad humana encubierta de buena vecindad y cómo no, venganza, tema recurrente en la brillante cinematografía del país.

Lo mejor: La chica paralítica.
Lo peor: Mucho cliché.

Aún así, es muy definitoria de una de las tres corrientes del terror coreano.

12)THE HOST MONSTRUOS A LO COREANO

The Host era una apuesta no del todo sencilla. Competiría con producciones recientes como Godzilla, King Kong, Monstruoso… Usando los grandes efectos especiales de última generación de forma un tanto recatada y modesta a la par que deslumbrante pero concediendo más importancia al componente humano, la niña perdida, la búsqueda por sus familiares…. Y vuelve a jugar con los géneros cambiantes teniendo el terror de fondo, desde la primera aparición del monstruo hasta el final, logrando lo pretendido con creces: mantener en vilo al espectador hasta el último segundo, le gustasen o no antes de entrar a verla las pelis de monstruos.

Ni que decir tiene que fue un bombazo, que se vendió en todo el mundo y que dio a conocer el terror coreano a gran parte de los espectadores.

Alabada sea.

horror10

13)TELL ME SOMETHING

Muestra del thriller surgido a finales de los 90 y que tantísimos buenos momentos nos ha hecho pasar, Dime Algo parte de un claro referente, Seven, captando todo lo sucio y violento de aquel filme para adaptarlo a una sociedad, la coreana, en plena crisis política.

Los policías aquí no son héroes tipo Hollywood, sino seres humanos con sus vicios y pecados ocultos.

Interesante porque va dando pistas difíciles de encajar y nos acaba sorprendiendo guardándose un buen as en la manga.

Un asesino asola Corea dejando bolsas de basura llenas de partes de diferentes cadáveres.

Tras la tercera bolsa logran identificar a uno de ellos y contactar con la chica que aparecía en su ficha de contacto. Cuando le enseñan las otras dos fotos descubre que los tres habían sido novios suyos y se da cuenta de que el asesino está mucho más cerca de lo que podía pensar.

Una de las grandes, no tanto por su desarrollo como por su innovación, que abrió puerta a un buen puñado de directores.

Lo mejor: Las bolsas de basura… Evidentemente…
Lo peor: Con los años pierde… Pero Seven también pierde, aunque vale, es verdad, bastante menos.

14)SPIDER FOREST. O EL THRILLER ADULTO, TERRORÍFICO Y CONCIENZUDO

Nuevamente basándose en una leyenda atávica coreana, según la cual los espíritus de personas olvidadas se convierten en arañas que moran en un bosque hasta que son recordadas por alguien, nos llegó este thriller coreano complejo, adulto y de esos que acabas de ver con el corazón encogido en un puño.

La vida amorosa de Min no es lo que se dice un camino de rosas. Su primera mujer muere en un accidente aéreo y su novia aparece muerta en una cabaña con su jefe.

Ahora Min tiene que recordar, tiene que descifrar las pistas que su memoria doliente ha olvidado para descubrir lo que realmente pasó, por muy desagradable que para él sea.

Película adulta, con contenido sexual explícito y preciosista, que técnicamente vuelve a ser prácticamente perfecta. Actor y actrices guapas, guión tramposo y retorcido, romanticismo muerto y decadente y un nuevo exitazo del cine coreano.

¡Bravo!

15)LA TRILOGÍA DE LA VENGANZA

El nombre del genio de Park Chan-wook ni debe ni puede obviarse al hablar del cine de género.

Alabado allá por donde pisa se ha erigido como uno de los directores más personales del mundo global del cine actual. Sus películas arrasan en crítica y público unánimes y con esta trilogía de la venganza se dio a conocer a todo el mundo, pese haber rodado ya obras tan sugerentes como Joint

Security Area, Sympathy for Mr. Vengeance, OldBoy y Sympathy for Lady Vengeance que nos muestran tres formas diferentes de concebir la venganza, desde la locura, desde la violencia y como redención. Son todas obras maestras, preciosistas, cuidadas en todos sus aspectos y verdaderamente admirables.

horror11

Y aunque no forma parte de su trilogía de la venganza, y a pesar de que ya dije que la última de las tres es mi película favorita, haré una reseña de la que para mí es la muestra de terror más extraña del director, la de la preciosa SOY UN CYBORG.

Más que hacer una crítica a Soy un cyborg, el MARAVILLOSO cambio de registro y temática de mi adorado Park Chan-Wook, director a descubrir y reivindicar en todos y cada uno de sus planos, debería hacer una pseudocrítica al resto de críticas que he leído sobre la película, o al menos a gran parte de ellas.

El lirismo pastoril y bucólico que impregna cada momento de Soy un cyborg no sólo está justificado, sino que sirven al director como plasmación de un ejercicio de estilo personal y abrumador por distinto y sorprendente. Así, lejos del resto de sus películas, en las que usa habitualmente el mismo lirismo visual como referencia y punto de apoyo meramente, en esta le sirve de fundamento para contar una historia bellísima de por sí, pero que por el hecho de estar contada como lo está, lo es aún más. La recreación brillante de las emociones, sentimientos y dislocaciones de los mismos de su protagonista femenina, una Lim Soo-jung prometedora y su plasmación visual son, como poco, deliciosas y apabullantes a partes iguales, en contraste con la visión casi periférica del protagonista masculino, que desde la distancia que da la cordura es el verdadero narrador de la historia.

He leído comparaciones, en cierto modo justificables, con sobre todo otras dos películas, Alguien voló sobre el nido del cuco y con Amelie, con las que, a mi juicio, Soy un cyborg comparte más bien poco. Escenario y poesía visual.

La claustrofobia de un escenario agobiante como un psiquiátrico se convierte en este caso en una experiencia mágica y amable a la par que terrorífica.

La sensación pastelera que otro director transmitiría contando este mismo cuento se transforma en una expresión, subjetiva, de acuerdo, pero como personal, única y propia que es, asombrosa por ajustada e idónea.

Para mi gusto, estamos ante la historia de amor más hermosa, esperanzadora y grande jamás llevada a la pantalla.

Junto con Simpathy for Lady Vengueance, mi película preferida, también de Park Chan-Wook, la mejor cinta oriental, y en realidad global, de todos los tiempos.

Lo mejor: Suda poesía y crudeza en equilibrio por todos sus poros. Mi escena favorita, en el spoiler.
Lo peor: Absolutamente nada. Fotografía, guión, interpretaciones, música… ASOMBROSAS.

Nunca he visto- y mira que he visto cine- una escena más tierna y romántica, que exprese de mejor manera un sentimiento tan profundo como el AMOR, así, con mayúsculas, que aquella en la que el protagonista dibuja una abertura en la espalda de su amada, una vez desistido en su afán por que se alimente, para convencerla de que se recarga su energía y lograr así que sobreviva. Espeluznante.
Carne de gallina.

Asombroso también el momento en que Ella-Cyborg dispara a bocajarro convertida en máquina de matar al personal del hospital. Acción con toque violento a lo subjetivismo mágico.
PERFECTA.

16)MEMORIES OF MURDER

Una de las películas imprescindibles para comprender la unión entre terror y thriller coreano. Nos narra soberbiamente, de manera realista y muy contundente la historia de dos policías muy distintos que investigan los crímenes cometidos por un asesino en serie en la sociedad coreana de los años 80 aún bajo la huella de la dictadura militar. Es sin duda una de esas pelis que te dejan hecho polvo al resolverse. Realista y contundente. Con un final inmejorable pasó a ser la película más vista por el público coreano en su estreno, arrasando en festivales y carteleras a su paso. Funciona perfectamente como thriller, pero aún mejor como película de terror y drama-crítica político-social, mostrando el contraste de ambos policías, sus métodos y su ética profesional, a la vez que nos presenta a un asesino sencillamente inmejorable.

horror12

17)THE CHASER. SIN MIRAMIENTOS

Aquellos que me conocen ya saben de mi debilidad absoluta por el cine coreano. No es una muestra de snobismo ni mucho menos, ya que es el único cine “de calidad” que devoro, y leerán pocas críticas mías de delicatessen iraníes, pakistaníes, etc… Pues bien, The Chaser es, por así decirlo, la culminación del buen hacer cinematográfico coreano, llegando a desbancar en mi favoritismo a Wook y su trilogía de la venganza.

El director, sin ningún miramiento y consciente de cómo tiene que contar lo que quiere contar nos ofrece una lección magistral de cine del bueno en donde la tensión y la ternura se cogen de la mano camino del terror por lo real.

Unas interpretaciones de las que quitan el hipo y un final sin concesiones que supone un puñetazo directo al estómago, un martillazo al parietal derecho, hacen que la peli sea redonda, redonda.

Los americanos, listos ellos y con toda la pasta del mundo, ya están haciendo un remake, miedo me da…

Lo mejor: Es perfecta, asombrosa, obligatoria.
Lo peor: Estrenada en Sitges hace tres años y sin distribución. ¿ Por qué cualquier truñada americana llega a nuestras salas y obras maestras como la que nos ocupa no?
Misterios de la economía asquerosa. La pela es la pela.

18)I SAW THE DEVIL la mejor peli del 2010

A pesar de que la audiencia coreana quedó demasiado perturbada con la violencia extrema y sin miramientos que ofrece el último film de Kim Ji-woon, al que se sometió a una triste censura recortando determinadas escenas, esta película es el ejemplo perfecto de hacia dónde se encamina el terror y el thriller coreano, en la búsqueda psicológica de las raíces del mal humano y sus límites.

Estamos ante una historia de venganza atípica y sin miramientos, rodada con un ritmo que crece y decrece durante la cinta, angustiando aún más al espectador, que se ve envuelto en una espiral de dolor, crueldad, perversión y terror, con una técnica como siempre impecable, una banda sonora y una fotografía absolutamente premiables y un sentido coherente, sincero y objetivo de la narración, sin concesiones ni miramientos.

19)BLIND

Noona está haciendo las prácticas de policía cuando un día decide saltarse las normas para rescatar a su hermano de los bajos fondos del hip-hop (?) con la desgracia de que sufren un accidente en el que él muere y ella queda ciega. Tres años después acude a solicitar la reincorporación al puesto, que lógicamente le es denegada, no por ser ciega, sino por haber incumplido órdenes en su momento. Aún así, su vida se entrecruza como testigo de un accidente posterior a un secuestro y la trama empieza a hacerse más y más retorcida, muy al estilo coreano que tantísimo nos gusta, sin llegar a hacer de la peli el peliculón que cabría esperar pero desde luego, digna de visionado obligado. Por momentos quiere resultar demasiado dramática, con la protagonista encabezonada en su autosuficiencia por encima de la discapacidad, pero los momentos sensoriales en los que el director quiere expresar lo que la chica siente, huele, oye y toca, a pesar de abusivos en su uso son bastante interesantes. El contrapunto que pone el adolescente rebelde, testigo también del atropello ofrece bastante juego, al igual que el personaje del detective, como la mayoría de polis coreanos, entre lerdo y encantador.

Mención aparte merece el guiño musical a nuestra cultura, con el asesino escuchando a Julio Iglesias. Y el Peugeot como coche extranjero de lujo…

Lo mejor: Lo bien que se mueven en este género los coreanos.
Lo peor: Ahn Sang-hoon peca como en Arang de la trampa facilona para resolver la maraña que entreteje sin darse cuenta. Pero se le perdona.

Recomendable sin duda para todo aquel que disfrute de una trama bien construida con la intriga justa y emociones y buenos sentimientos a tutiplén… Qué narices, que se merece un 10 en todo.

horror13

20)CHILDREN. EL NIÑO DE LA CAPA ROJA

Qué bueno es el cine coreano de intriga… No me canso de decirlo.

Navegando en terrenos farragosos de telefilme de sobremesa, con el consabido “basado en hechos reales” el director nos ofrece una lección de cómo hacer las cosas decentemente, sin entrar en amarillismos y encogiendo el corazón del espectador.

Una película obligatoria para cualquier persona con buen gusto.

Lo mejor: La señora Kim, madre de Jung Hoo, portento interpretativo de principio a fin. La música, preciosa.
Lo peor: La nota de intriga no es necesaria. Que las leyes funcionen de manera vergonzosa aquí y allá.

Esta lista queda excesivamente corta y seccionada si al menos no nombro dos de mis películas preferidas de los últimos años, The man from Nowhere y The Yellow Sea, auténticas obras maestras en su género. Tampoco algunas de las que este 2013 nos ha regalado como New World, Psycho-metry o The Berlin File, absolutamente impecables.

Pero no trato de recomendar sólo mis cintas preferidas, sino de mostrar lo que podría ser una selección representativa de éste que ya saben, es mi cine de terror favorito, seguido del francés y del australiano.

Pero eso ya es otra historia…

Comentarios

  1. María Teresa Sanchez

    Muy interesante.
    Mi felicitación.

    • RAÚL

      Un fantástico articulo. Enhorabuena.

  2. Sara Márquez

    No conozco mucho de este cine, pero has provocado mi curiosidad. Excelente artículo, Javier.

  3. JESUS PALACIO ROLLÁN

    No se puede resumir mejor el extenso tirón del cine coreano de terror.
    Enhorabuena de nuevo, espero leer pronto más cosas tuyas.
    FELICIDADES.
    Un saludo

  4. Javi

    PERFECTO!!!!
    Muchas gracias

  5. Mr. Canvil

    Gracias por esta lección sobre terror. Enhorabuena.

  6. JUAN RAMÓN

    ESTUPENDO ARTÍCULO Y MUY BIEN DOCUMENTADO.
    ESPERO LA SEGUNDA PARTE.
    FELICIDADES Y MUCHAS GRACIAS.

  7. Evita

    No soy muy fan de este género y he visto bastante poco cine coreano, aunque sí mucho japonés, pero me han entrado unas ganas locas tras leer su artículo esta tarde… Nuevamente mi mas sentida enhorabuena

  8. Iñigo

    Definitivamente, el siglo XXI pertenece a los dragones asiáticos. Que Dios nos coja confesados a los occidentales, porque no podremos hacer nada contra ellos.

  9. Ines

    Muy bueno, vaya lista de títulos que tengo para ver! gracias

  10. Daniel

    Es el artículo más completo y bueno que he leído últimamente sobre este gran y magnifico género.

  11. Julián Camacho

    Magnífico , interesante , bien documentado y muy bien resumido . Estoy prácticamente de acuerdo con todas las exposiciones del autor del articulo que además me servirá en el futuro para tener una guía de películas , sobre todo de terror oriental .

  12. Toni Ruiz

    Me he quedado boquiabierto con tu profusión de detalles. Enhorabuena. Definitivamente me hago fan tuyo. Realmente el cine surcoreano es de una potencia y una originalidad que nos deja en pañales a los españoles y a nuestra tan cacareada defensa del cine patrio. No conozco todos los títulos que mencionas, pero me ha encantado recordar los que sí he visto, y comparto tu admiración por Park Chan-Wook y Lee Chang-Dong (además de “Poetry”, me pareció hermosísima “Secret Sunshine” y su actriz, Jeon Do-yeon).
    Enhorabuena de nuevo. Flipante artículo.

  13. Atilano

    Me ha parecido muy interesante el artículo, muy bien escrito, espero que siga escribiendo más.

  14. lorenzo yagüe

    Javier, Estoy de acuerdo en que es buen recurso, en este caso del cine coreano del sur, incorporar a la mujer como actora protagonista en las películas de terror. Lo cotidiano, lo inesperado, la sencillo, lo inocente es buen caldo de cultivo de donde sacar miedo. Porque miedo no debe dar pensar el día en que niños, ancianos, enfermos, mujeres o cualquier otro grupo oprimido y olvidado levante la cabeza, tome en la mano un simple palo y diga ¡aquí estamos¡

  15. BELÉN

    Fascinante. Un cine desconocido casi para mí que tendré muy en cuenta a partir de ahora.
    Eres un crack!!!!
    Felicidades, y muy buena la página

  16. Félix

    GENIAL!!!
    ME DEJAS SIN PALABRAS
    FABULOSO ARTICULO

  17. FF.C.A:

    ENHORABUENA!MIS FELICITACIONES

  18. Anate

    GENIAL ARTÍCULO, MUCHAS FELICIDADES

  19. López de Lerma

    Fantástico artículo, , la pasión que transmites resulta contagiosa a pesar de no ser el de terror, un género muy popular, dan ganas de verlas todas.

  20. LUCHI

    Mi desconocimiento del tema no me impide ver lo bueno que es tu artículo, felicidades

  21. Sergio

    Magnífico y muy completo e incisivo
    Mi más sentida enhorabuena

  22. Eve

    He seguido alguna de tus recomendaciones y… ¡Me encanta este cine coreano de terror!
    Gracias por descubrírmelo
    Felicidades

  23. Yomi

    No sabía que hubiera tantas películas coreanas de terror, aunque no está la única que he visto llamada “2 Hermanas”. Intentaré buscar alguna de estas películas, por los comentarios que he leído parecen tener muy buena pinta.

    Muy buen post.

  24. Comparto tu afición,en general por el oriental,enhorabuena

  25. cristina

    Sin palabras, sencillamente genial

  26. LUCHI

    Ayer vi por fín I saw the devil.
    Gracias por una recomendación perfecta. He visto poquísimo oriental pero seguiré viendo todas las que recomiendas.
    Como ya te dije, perfecto!
    Felicitaciones

  27. Martin

    Amigo mio si se me permite y como amante del cine asiático (aunque más del japones) este articulo es toda una mina de buen cine, buen gusto el tuyo de verdad.

Escribe un comentario