Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Michael Bay, un director explosivo

Por Javier Fernández López

Explosivo y espectacular son las dos formas más sencillas de describir a Michael Bay, un director con un gran número de detractores a su espalda. En nuestras listas de directores favoritos no suele estar este hombre, porque sus películas caen en el tópico más insultante del cine actualmente: «sólo son efectos especiales». Sin embargo, es algo ciertamente injusto. No se equivoquen, sus películas tampoco son joyas del cine. Pero de vez en cuando se ha sacado algo de la manga que ha sorprendido a los espectadores, algo que le convierte en un director destacado, tanto que se ha llegado a rodear de genios como Steven Spielberg o James Cameron.

Si dices «Bay» escucharás a lo lejos una gran explosión, porque eso es Michael Bay, puro espectáculo de fuegos artificiales y acción. En sus películas, la cámara siempre está en movimiento. Adora que sus películas tengan un ritmo acelerado, pero no por ello rechazará las imágenes a cámara lenta o ralentizadas. En sus proyectos, también entran en juego el uso de estrategias militares, tecnología de última generación, diseños conceptuales… elementos que convierten sus películas en auténticas obras maestras en cuanto a factura técnica.

En 1995 lanzó su primera película, después de haber realizado algunos comerciales y videoclips. Cabe decir que también es la más humilde, una sencilla película policial protagonizada por Will Smith (Men in Black) y Martin Lawrence (Esta abuela es un peligro). Dos aspirantes a estrellas de cine que se coronaron gracias a una cinta que unía acción y comedia. Dos policías rebeldes sería el inicio de una carrera explosiva, en la que Bay tendría que ir sorteando con granadas las crueles palabras de la crítica especializada.

bay2

El destino, sin embargo, puede ser curioso. Porque posiblemente el grado de esas críticas se deba a que su segunda película es una joya del cine de acción. Así es, su mejor obra, La roca, una genialidad tanto en argumento, puesta en escena, actuaciones y ambiciones. Michael Bay nos regaló uno de los mejores villanos del cine, encarnado por un sobresaliente Ed Harris (El show de Truman) que mostró el lado injusto de la guerra. Protagonizada por Nicolas Cage (Family Man) y Sean Connery (Los intocables de Elliot Ness), la película jugaría con el público mostrándose como una pseudo-secuela de las películas de 007. Conforme avanza el metraje, crece el frenetismo de una cinta ideal para cualquier sesión de tarde o noche acompañado de unos amigos. Porque esta película crea, además, conversación y debate.

Pero con La roca Michael Bay comenzaría a caer en ciertos tópicos, quizá el más sonado el hecho de que siempre haya en sus películas una chica que lo pasa mal detrás de la acción, o metida en medio del conflicto aunque siempre acabe salvada. Es una opción u otra, pero en su filmografía no falta ese detalle.

Dos años antes de despedir el milenio, no podía faltar una película que tratara temas apocalípticos sobre el fin del mundo. Bay, en 1998, dirigió Armageddon, una película sobre unos hombres que viajan al espacio para destruir un asteroide que amenaza con destruir la Tierra. Bruce Willis (El sexto sentido), Ben Affleck (The Town) y Liv Tyler (El increíble Hulk) protagonizaban una cinta frenética y divertida donde unos salvajes amantes de la adrenalina son llevados a explotar una gran roca. Una genialidad acompañada del tema I don’t Want to Miss a Thing de la banda Aerosmith (cuyo cantante es Steven Tyler, padre de Liv Tyler). Criticada por la falta de rigor científico, un servidor aquí tiene que defender la película con el mismo argumento que Jurassic Park, y es que el cine no necesita ser real, ni mucho menos, para maravillar al público.

En 2001 vendría el momento más problemático para su carrera. Titanic había impresionado, maravillado y enamorado. La historia de una desgracia real contada a partir de un romance conmovió al mundo entero. ¿Por qué no hacer lo mismo con Pearl Harbor? El presupuesto era escandaloso. Affleck volvía a ponerse a las órdenes de Michael Bay, y se sumaban Josh Harnett (Sin City) y la preciosa Kate Beckinsale (Underworld), más un puñado de actores jóvenes y otros veteranos. Siendo realistas, la película no puede criticarse de patriota o propaganda estadounidense, porque eso es totalmente justo. Es un hecho importante para esa nación y tienen el derecho a verlo desde su perspectiva. Pero como película, resultaba ser algo “cursi”, permítanme decir. Por supuesto, la escena del ataque a Pearl Harbor es magnífica (faltaría más dado el presupuesto). Está llena de acción, dureza, dramatismo y espectáculo, esa escena merece pasar a la historia. Por lo demás, Bay quedaría denominado como un director simple que sabe manejar muy bien los fuegos artificiales pero que no sabe aportar profundidad a lo que graba la cámara.

Después llegarían Dos policías rebeldes 2 y La isla. La primera superó con creces la cinta original, todo un éxito en Europa (en la taquilla norteamericana no tuvo muy buena aceptación), y la segunda se quedó a medio gas, no por la propia película, sino porque Bay ya se había ganado el tópico de que sus películas son sólo efectos especiales. Cierto es que lo hay, pero La isla también es una excelente película de ciencia-ficción, presentada con una buena fotografía y con planos sensacionales, más una frenética puesta en escena. Lástima los compases finales, que empeoraban el apartado argumental ofreciendo una caótica película de acción sin más. Por un lado, excelente. Por otro, regular.

bay3

Pero antes de irme a la trilogía Transformers, déjenme destacar una anécdota. Hace unos años, Christopher Nolan, director ya consagrado, dijo en una entrevista que le gustaba el cine de Michael Bay, que lo disfrutaba. De pronto, un servidor vio en la mayoría de foros de esa noticia un sinfín de comentarios criticando a Nolan, porque cómo podía gustarle a él, a un director que hace cine tan profundo, un “cine tan superficial que sólo son efectos especiales”. De pronto, uno veía cómo el propio Nolan era repudiado o rechazado, como si dijeran «cómo te puede gustar eso, no sabes de cine». Sin más comentarios, juzguen ustedes mismos.

Para finalizar el artículo, mencionaré por supuesto la saga Transformers, producida por Steven Spielberg, y que ya está a punto de llegar a su cuarta entrega. Éxito de recaudación, no se puede negar que es una saga más que rentable. Tampoco se puede criticar lo cuidado que está el apartado técnico. El nivel visual de unos coches que se convierten en robots gigantes es realmente impresionante. La segunda entrega posiblemente es la más floja. Los propios actores afirmaron que la película era demasiado mala, y un servidor lo confirma: no vean Transformers 2. Sin embargo, la primera y segunda entrega sí merecen al menos un visionado. Con la tercera parte, Michael Bay se uniría a James Cameron para el uso del 3D.

En lo que refiere a la producción, Bay es famoso por producir películas de corte gore, como La matanza de Texas, los remakes de Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street, y alguna que otra cinta más.

En conclusión, es uno de los directores más criticados. Por otra parte, también tiene un buen número de fans a su espalda. Sea de la manera que sea, Bay ha ido sorteando todas las críticas y sigue vivo. Recientemente ha dirigido Dolor y dinero, protagonizada por Mark Wahlberg (The fighter) y Dwayne Johnson (A todo gas 5), volviendo quizá un poco a los orígenes con lo que fue Dos policías rebeldes por lo que a estilo se refiere. A mí, sinceramente, si me sigue regalando escenas tan frenéticas no me importa que se quede unos años más. Y si de vez en cuando le sale alguna joya como La roca, pues mejor que mejor.

bayvideo1

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Irene Pardo

    La crítica de la época consideraba a Hitchock una como hacen ahora con Michael Bay. ¿Pasará lo mismo con él dentro de 30 años? No me importa mucho, yo YA disfruto con sus películas. Me ha encantado lees esto. Gracias.

  2. Adrian Pena

    Buena crítica, debo decir que Bay no está entre mis directores favoritos pero hay que reconocer que en su filmografía hay buenas películas, como Pearl Harbor, La Roca, La isla o Dos policías rebeldes. Pero también es cierto que el sólito ha podido cargarse una saga como Transformers que empezó bastante bien y tuvo unas secuelas muy flojas. O películas bien llevadas como Dos policías rebeldes 2, que me encanta hasta que llega el acto final, donde se deja llevar por la emoción y lo llena todo de explosiones. Talento tiene y sentido del espectáculo y de los efectos digitales también, pero debería contenerse algo más en ciertos momentos.

  3. Javier Fernández López

    Gracias por los comentarios!!

    Por cierto, perdonad un error del artículo, donde pongo que Transformers 2 no la recomiendo y sí la primera y segunda entrega. Quería decir que recomiendo la primera y tercera entrega.

    Yo pienso lo mismo de Bay en cuanto que debería contenerse un poco en ciertas escenas, como en ‘La isla’, que la parte de la persecuión en la ciudad a veces resulta un desmadre.

    Saludos!

  4. Miguel Ávalos

    Saludos Javier
    Lo primero permíteme felicitarte por este artículo, se nota que eres fan de Bay y cuando se es fan de alguien/algo se logran artículos con personalidad y firma propia, como en este caso creo que has logrado tu.
    Lo segundo decirte que, tal y como has dicho, es cierto que Michael Bay reune un buen número de fans. Hay gente que disfruta con sus películas, en gustos no hay nada escrito, y no, ser seguidor suyo no implica “No saber de Cine” Para nada. Es una preferencia y se acabó.

    Hechas estas pertinentes aclaraciones debo decirte que, aunque tu opinión y tu artículo son muy dignos de ser respetados, discrepo por completo de ello. Creo que hay varias maneras de llevar a buen puerto una película de acción y no creo que sea necesario tanta cantidad de explosión, mamporros etc para encumbrar a este género. La Acción es muy importante en el Cine, eso es una verdad como un templo, pero hay directores que la han plasmado en la gran pantalla con mucha más sutileza que Michael Bay y lo han hecho conservando lo artístico, algo que en mi opinión este director no hace y si lo intenta pues creo que se ha quedado por el camino siempre.
    La Isla(ya comentamos sobre esta peli) es para mi su mejor film y sin embargo lo estropeó por culpa precisamente de su propio sello, pudiendo haber conseguido un pedazo de peliculón. Pese a todo ni siquiera ello es motivo para negarle a La Isla sus apartados positivos. Sin embargo si dirige una película que aspire a tener un gran apartado artístico, creo sinceramente que es un error.

    Ahora bien, cuestión aparte, quizás, sea la Saga Transformers, la cual ni he visto ni pienso ver, pero los Transformers son personajes de “Acción” al igual que también lo son Las Tortugas Ninja, película que si quiero ver porque son iconos de mi más tierna infancia. Si Teenage Mutant Ninja Turtles es una peli de acción, divertida, dinámica y con un guión correcto, Michael Bay no debería ser criticado porque en películas como estas puede moverse como pez en el agua. Otra cosa es que el guión, nucleo de todo metraje, sea un esperpento.

    En definitiva Michael Bay me parece un director que tiene un estilo demasiado ruidoso y por consiguiente creo que hay muchos directores que hacen las cosas mejor que él. Algunos mucho mejor.

    Concluyo deciéndote Javier que, una cosa es haber expuesto mi opinión libremente y sin malicia alguna, pero otra muy distinta es negarte el hecho de mereces la enhorabuena por tu artículo, pues tal como he escrito antes, cuando uno es fan de algo y escribe sobre ello, logra artículos que merecen la pena
    ¡Un saludo!

Escribe un comentario