Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Metamorfosis artística

Por Fran Ocaña

Sylvester Stallone declaró hace poco tiempo que se arrepentía de no haber sido más versátil durante su carrera cinematográfica. A punto de cumplir los 70 no sabemos muy bien si lo ha logrado al menos un poquito, pero su Globo de Oro como mejor actor secundario y posterior nominación al Óscar (aunque esta vez sin galardón) por Creed seguro que ha enardecido esa pasión por conseguirlo. Y ya sabemos como reza el dicho, nunca es tarde si la dicha es buena. Así que, mucha suerte Syl.

No obstante, su caso como podréis imaginar (alguno que otro ya habrá pasado por vuestra mente), no es tan raro. Muchos otros encauzaron antes su trayectoria artística, unos mejorando gratamente sus dotes interpretativas y otros simplemente seleccionando con un mínimo de rigor sus papeles a interpretar. Vamos con algunos de ellos…

Sylvester Stallone: Ya que ha servido como prólogo e inspiración para esta nueva lista, habrá que hacer mención a este caballero casi desconocido para el mundo entero.

Atrás, muy atrás, queda ya aquel momento en el que su presentación al mundo del espectáculo como “Rocky Balboa” le supuso una candidatura al Óscar como mejor intérprete1, y en consecuencia un ilusionante futuro en la industria (su guión también fue finalista). Sin embargo, como ya sabéis, su carrera dio un giro inesperado a la par que su rostro se iba llenando de botox que dificultaban atrozmente sus interpretaciones. A pesar de todo, hay que ser justos, no todo su currículum es malvado, sobre todo aquellos primeros títulos que hoy son los menos recordados (Halcones de la noche, La cocina del infierno, F.I.S.T. o ya más adelante, Cop Land) a los que hay que añadir evidentemente sus Rocky y Acorralado. Pero claro, todo hay que decirlo, la parte penosa es mayor (Asesinos, Juez Dredd, El especialista, Yo, el halcón, Get Carter, D-Tox, su fallida incursión en la comedia, las secuelas de sus personajes mitificados, etc, etc, y etc). Personalmente, creo que el instante en el que vio la luz y reflexionó sobre su penitencia artística fue tras rodar Daylight (1996). La pseudolacrimógena escena en la que se ve obligado a abandonar a un policía a su suerte dadas las nulas posibilidades de salvación es hasta la fecha su momento álgido interpretativo. De verdad, si aún no habéis degustado dicho largometraje, tenéis mi más sincera recomendación. Al fin y al cabo, admitámoslo, fuera hipocresías, Sylvester se arrepiente de no haber sido mejor actor, pero nosotros no, imaginaos que nos quedamos sin Tango y Cash, Demolition Man o Máximo riesgo. No hay más que decir, sus películas son necesarias, para bien o para mal. No, perdón, para bien solamente, pues una película mala también se disfruta, ya lo creo que sí.

metamorfosis-2

Tom Hanks: El caso de Tom Hanks es algo peculiar. Hoy en día verle protagonizar una comedia sin pretensión alguna probablemente dejaría perplejo a cualquiera. ¿Quién lo iba a imaginar 30 años antes? A mitades de los 80 y principios de los 90 las hubo de todos los colores, buenas, malas, regulares, clásicas, olvidadas,… Dos sabuesos despistados, Joe contra el volcán, Esta casa es una ruina, Ellas dan el golpe, Despedida de soltero, No matarás… al vecino, El hombre con un zapato rojo y Socios y sabuesos son algunas de ellas, sin olvidarnos de las dos que más fama le otorgaron, Big y Un, dos, tres… Splash.

Pero llegó 1993, un punto de inflexión total en su carrera. Protagonizó Algo para recordar y Philadelphia, que le permitió recoger su primer Óscar como mejor actor. El año siguiente se alzó con el segundo gracias a Forrest Gump (es junto a Spencer Tracy el único actor que ha conseguido la estatuilla de manera consecutiva), y todo lo demás pues ya lo conocéis (Náufrago, Capitán Phillips, Apollo 13, La milla verde, El código Da Vinci, Salvar al soldado Ryan, Camino a la perdición, Atrápame si puedes y muchas más). Toda una eminencia en Hollywood. Eso sí, toda eminencia tiene un pasado, el suyo básicamente como comediante.

metamorfosis-3

Kim BasingerDurante años, muchas modelos han derivado su carrera hacia Hollywood, lo que, por unas cosas o por otras, no siempre sale bien. Normalmente suele ser por dotes interpretativas, por la falta de ellas quiero decir. Kim Basinger no es que sea el mejor ejemplo, pero echando la vista atrás podemos tener dudas. Sus inicios son claros, su cuerpo le permitió ser “chica Bond” en Nunca digas nunca jamás y protagonizar la erótica y sensual Nueve semanas y media. Después, varias comedietas alocadas junto a Bruce Willis (Cita a ciegas), Dan Aykroyd (Mi novia es una extraterrestre) o Mike Myers (El mundo de Wayne 2), y algún thriller para su lucimiento acompañada de atractivos rostros de la época, Análisis final con Richard Gere y Extremadamente peligrosa con Val Kilmer.

Fue pasados los 40 cuando maduró sus personajes, no podemos hablar de una de las mejores, pero sí de un cambio plausible que ella misma agradeció. La bendición, Soñé con África y 8 Millas corroboraron su mejoría. Unos años antes, con su papel en L.A. Confidential (1997), ganó dos cosas: el Óscar como mejor actriz de reparto y el respeto de la crítica.

metamorfosis-4

Doris Day: Algo parecido al caso del mundo de la moda es el universo musical, y éste mucho más acentuado. Pocos son los norteamericanos que gozan de enorme popularidad gracias a su voz que no prueban después suerte en Hollywood. Muchos de manera esporádica y otros para quedarse definitivamente. Y aunque haya más casos, el porcentaje de ejemplos positivos viene a ser semejante.

Doris Day, en la década de los 40, fue una de las primeras en compaginar ambos campos. Su inicial imagen virginal fue criticada por muchos, y tal vez tuvieran razón porque se encasilló demasiado en la comedia y el musical (evidentemente), pero con el tiempo consiguió prestigio interpretativo. Después de 20 años de carrera en Hollywood, Doris rellenó su currículum con, entre otras cosas, una famosa “trilogía” junto a Rock Hudson (Confidencias de medianoche, Pijama para dos y No me mandes flores), una designación “Chica-Hitchcock” (El hombre que sabía demasiado) y con seis nominaciones como mejor actriz, una en Hollywood por la citada Confidencias de medianoche y cinco a los Globos de Oro. Por lo que parece, esa imagen inocente la supo manejar bastante bien.

Por cierto, sigue viva, 93 añitos. Y hace seis incluso lanzó un último disco.

metamorfosis-5

Will Smith: Desde que dio el salto de la pantalla pequeña (El príncipe de Bel-Air) a la grande, la mayoría de sus películas han obtenido gran éxito y a día de hoy es alguien muy respetado en Hollywood. Un respeto que se ha ganado merecidamente con el tiempo, y no es que fuera mal actor o eligiera mal sus papeles, pero sí que es cierto que en sus inicios su rol era muy similar en cada uno de sus trabajos (actor con chispa en cintas de acción aligeradas con dosis de humor). Tenía que dar un paso más… y lo dio. Ali supuso su consagración definitiva y En busca de la felicidad ratificó su buen hacer. Ambas películas le ofrecieron una candidatura al Óscar como mejor actor principal, antes de que los boicoteara, claro está.

metamorfosis-6

Salma Hayek: Quizá sea algo injusto incluirla en la lista (es decir, la excepción de siempre) porque tampoco es que Salma Hayek haya enderezado mucho su trayectoria, ni tampoco prosperado en sus actuaciones; lo suyo más bien fue un chispazo en el camino, pero ¡qué chispazo! Su atormentada y convincente Frida Kahlo significó toda una sorpresa agradable como actriz que desembocó en numerosas nominaciones a diferentes premios, Óscar incluido. También fue candidata al Goya por La chispa de la vida.

metamorfosis-7

Steve Carell: Y si Salma es la excepción, Steve viene a ser la incógnita. Es pronto para saber si su carrera va a sufrir una transformación tan provechosa (e impresionante) como la que nos ofreció en Foxcatcher, sin embargo ya ha dado el primer paso, y el segundo (La gran apuesta), por lo tanto un huequito para él también en la lista. Y porque yo confío en él, ¡qué co…!

metamorfosis-8

Michael Keaton: Michael Keaton iba camino de convertirse en uno de tantos y tantos actores que han tenido unos inicios prometedores para poco a poco y sin darnos cuenta ir pisando terreno cada vez más fangoso hasta casi desaparecer de la faz de la tierra (de este tipo de gente ya hablaremos en el “contraartículo”). Sin embargo, ha resurgido de sus cenizas en los últimos tiempos, ya cumplidos más de 60 años, con su impecable Birdman y la actual mejor película en Hollywood, Spotlight. Antes, mucho antes, ya destacó con sus Batman, Mucho ruido y pocas nueces, Bitelchús, De repente, un extraño, The Paper o Jackie Brown. Y entre las actuales y las antiguas… mejor ni mencionarlo, un limbo de 20 años.

metamorfosis-9

Bradley Cooper: Completo experto en comedias de desenfreno (Resacón sólo es una de tantas), la vida de Bradley Cooper en los últimos años ha dado un giro cinematográficamente hablando digno de reseñar (y alabar). Todo comenzó en 2012 de la mano del director David O. Russell, cuando protagonizó El lado bueno de las cosas y un año más tarde La gran estafa americana. Después, ya a las órdenes de Clint Eastwood, interpretó a El francotirador. Consecuencia: candidato al Óscar tres veces consecutivas.

metamorfosis-10

Reese WithersponEn la cuerda floja fue un completo asombro para todos. Unanimidad para toda la crítica mundial que le permitió alzarse con multitud de premios, entre ellos el Óscar. Y puede que no debiera ser sorprendente, pero después de arrasar incomprensiblemente la taquilla estadounidense en 2001, quitarse la etiqueta de rubia (pija) muy legal tenía pinta de ser bastante complicado. El año pasado también fue candidata por Alma salvaje.

metamorfosis-11

George Clooney: Llegar a la cúspide en el mundo de la interpretación a veces cuesta mucho, algunos tienen que sumergirse en los submundos de la serie B (o más) para poder abrirse camino. Ejemplo máximo es el afortunado George Clooney. Afortunado por dos razones: primero porque parece que sus inicios en el séptimo arte han sido borrados del mapa, sólo los muy amantes de dicho arte y sobre todo los muy “frikis” conocen sus orígenes. Y segundo porque teniendo esos orígenes es increíble ver hasta dónde ha podido a llegar. Una suerte que también hay que decirlo, hay que buscarla.

Vamos a contar su historia al revés para poder concluir con sus apoteósicas raíces. Un Óscar como mejor actor de reparto por Syriana, tres nominaciones más como actor principal, finalista también como director y guionista; y 12 candidaturas (de las que salió vencedor en tres ocasiones) en los Globos de Oro son la hoja de servicio actual de una de las mayores celebridades del planeta. Abierto hasta el amanecer (1995), junto a la serie Urgencias, fue el film que le abrió las puertas de Hollywood. A partir de ese momento el tío lo intentaba y se esforzaba pero la verdad es que tenía muy mal ojo para elegir proyectos (Batman y Robin, El pacificador, Un día inolvidable, Un romance peligroso), pero bueno el chico insistió e insistió y al final llegó a lo que todos sabemos (Buenas noches y buena suerte, Michael Clayton, Gravity, Ocean’s Eleven, Up in the air y sus colaboraciones con los Coen).

Pues bien, olvidadlo todo, y sumergíos si podéis en su nacimiento cinematográfico en forma de trilogía de terror: Grizzly II, Terror en el instituto y El retorno de los tomates asesinos.

metamorfosis-12

Sandra Bullock: Actriz rentable donde las haya, varios años ha sido la mejor pagada en la industria. No importa que haya “ganado” dos Razzies (los anti-Óscar) de cinco nominaciones. Pero por supuesto, Sandra también cosecha muchos triunfos agradables gracias a que en los últimos años ha demostrado que se puede desenvolver perfectamente fuera de las comedias románticas. Lo hizo muy bien en Crash y poco después recibió el Óscar por Un sueño posible. Gravity es uno de los últimos trabajos en los que destacó y que nuevamente le valió una nominación en Hollywood.

Además es la primera en hacer autocrítica y reírse de sí misma, pues el Razzie por Loca obsesión fue a recogerlo en persona con mucha dignidad.

metamorfosis-13

Alfredo Landa: Como ya demostró después, realmente culpa suya no era. Tampoco tenían culpa José Luis López Vázquez, José Sacristán, ni muchos otros de la misma época.  Más bien fue el periodo que vivió nuestro cine durante los últimos años del franquismo y los primeros de la transición, en los que el precisamente denominado “landismo” imperaba en nuestras salas. Ese “landismo” consistía en comedias de enredo con tintes eróticos con la imagen del macho ibérico como protagonista principal. Don Alfredo dio nombre a este movimiento cinematográfico (del que dijo estar muy orgulloso) con numerosos títulos durante la década de los 70, hasta que en 1977 una película de Juan Antonio Bardem cambió su vida para siempre. El puente fue el reinicio de su espléndida carrera. Después, era de esperar, llegaron grandes interpretaciones (El Crack, El río que nos lleva, Canción de cuna,…) y numerosos premios entre los que destacan el de mejor actor en Cannes por Los Santos Inocentes (compartido con Paco Rabal) y dos Goyas gracias a El bosque animado y La marrana.

Todo un macho… y actorazo ibérico.

metamorfosis-14

Jim Carrey: Cierto es que ya no se le ve mucho por la pantalla grande, pero la fama que gozó como humorista durante la última década del siglo pasado es muy difícil de igualar. Sus películas (Ace Ventura, La máscara, Dos tontos muy tontos, Un loco a domicilio, Mentiroso compulsivo,…) eran inversamente proporcionales para público y crítica. A los primeros les encantaba y los segundos corrían ríos de tinta en su contra. Sin embargo, Jim demostró a todos de una forma aplastante que podía ser un actor muy versátil y no sólo un comediante de gags y muecas cuando protagonizó El show de Truman primero, y Man on the Moon y ¡Olvídate de mí! más tarde. Las dos primeras le valieron un Globo de Oro como mejor actor.

Se te echa de menos amigo, vuelve pronto.

metamorfosis-15

Matthew McConaughey: Como no podía ser de otra forma, cerramos el listado con uno de los actores más de moda en la actualidad y por supuesto con la persona que probablemente haya dado el giro de 180 grados más asombroso y a su vez más apreciado por todos en el mundo del espectáculo. Cuanto talento acumulado y nosotros sin saberlo, que bien guardado lo tenía el muchacho. Ha sabido sacarlo a la luz en el momento adecuado, eso es así, porque el cine también es cuestión de momentos y circunstancias, y ahora mismo, en este momento, su estado de forma es majestuoso.

Su carrera ha sido una auténtica montaña rusa desde que aterrizó en el séptimo arte en 1994 con el esperpéntico remake de La matanza de Texas. Un desastre de comienzo que no evitó, casi sin hacer ruido, que protagonizase Lone Star, Tiempo de matar, Amistad, Contact, Ed Tv, U-571 y Vidas contadas. Todas ellas, sin ser obras maestras tenían cierto valor, lo que podría hacer entrever en un principio que su debut sólo fuera un tropiezo inmaduro. Pero no, no fue así, su trayectoria volvió a enfilar la cuesta abajo incomprensiblemente en la primera década del siglo cuando ya había conseguido hacerse un buen hueco entre las grandes estrellas. De forma inesperada se involucró en bobas comedias románticas con un caché… bueno sin caché directamente, Planes de boda, Cómo perder a un chico en diez días, Novia por contrato, Como locos… a por el oro y Los fantasmas de mis ex-novias, además de otros proyectos de medio pelo como Sáhara, El imperio del fuego o Apostando al límite.

Sin embargo, su atracción de feria volvió a elevarse a partir de 2011 con tres títulos no muy conocidos que asimismo en nuestro país tardaron bastante en estrenarse, (de hecho lo hicieron gracias al tirón comercial del que gozó Matthew un par de años después), Killer Joe, El inocente y Mud. Su capacidad interpretativa fue en aumento y ya en 2013 y 2014 alcanzó la cúspide definitiva con sus impecables trabajos en Dallas Buyers Club primero (con Óscar incluido como ya sabéis), y la miniserie True Detective e Interstellar, un año después.

Se ha ganado a pulso un sitio entre los actuales genios del celuloide, y es que Matthew, el “new” Matthew, es la hostia.

metamorfosis-16

Esta lista siempre tendrá una parte buena, y es que cualquiera, aunque nunca te lo esperes, puede tener un hueco en un futuro más o menos cercano. ¿Quién sabe si Jean Claude, Arnold, Chuck, Madonna, Owen,…? Y no os riáis. Tiempo al tiempo.

Sí, Sylvester ha estado nominado en Hollywood, aunque algunos no lo creáis. Y sí, también escribe guiones, y algunos como el de Rocky nada mal escritos. Y también dirige ¡eh!, por si alguno tampoco lo sabía.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Estupendo, felicitaciones.

  2. Toni Ruiz

    Enhorabuena por tu riguroso y ameno análisis. Yo también incluiría a Penélope Cruz, pero esto ya es algo más subjetivo. Aunque en 1998 ganó el Goya, a mí siempre me pareció muy mediocre como actriz, y sin embargo en pocos años encadenó ‘No te muevas’ (2004), ‘Volver’ (2006), ‘Vicky Cristina Barcelona’ (2008) y ‘Nine’ (2009). Sigo sin ser muy fan de ella, pero admito que ha crecido como actriz y que ha tenido más tino a la hora de escoger papeles.
    Me ha encantado leer tu análisis.

  3. Sancho P.

    Me encantan este tipo de artículos alejados de las clásicas críticas de películas. Mi enhorabuena al autor.

Escribe un comentario