Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Metamorfosis artística Vol. II (AKA Actores olvidados)

Por Fran Ocaña

Los hay que cambiaron los registros a mejor y los hay que sufrieron ese cambio sin desearlo. La segunda parte de esta metamorfosis artística es la antítesis de la primera entrega. En este caso, el número de aquellos que iniciaron con buen pie su carrera para después hundirse en los infiernos cinematográficos de manera incompresible (la mayoría de las veces), es mayor por desgracia (o no). Vamos con buena parte de ellos y ellas…

Val Kilmer:   Difícilmente podríamos señalar con rotundidad cual es el caso más flagrante de todos (bueno… o tal vez sí, ya lo desvelaré más adelante), pero el pobre Val estaría en los puestos cabeceros sin lugar a dudas. Tenía todo para triunfar: era guapo, joven y no lo hacía nada mal (Jim Morrison estaría orgulloso de su alter ego en The Doors ). Pero sus Kiss Kiss Bang Bang, Alejandro Magno, Batman Forever, Top Secret, Heat, Willow, El Santo, Top Gun,… son ya cosa del pasado. En cambio, su presente muestra otra cosa bien distinta. Unos diez años ya, más o menos, inmerso completamente en productos para videoclub o televisión. A esto le unimos un sobrepeso espectacular en los últimos tiempos, su fama de arrogante y un posible cáncer de garganta, unos cuantos factores que hacen dudar de una pronta recuperación para la causa. Aunque sabéis lo que os digo, por lo que a mí respecta no hay problema amigo Val, tu Jim Morrison y tu Doc Holliday en Tombstone siempre estarán ahí. Yo nunca te olvidaré.

metamorfosis-artis-2-2

Sharon Stone:   Poco vamos a descubrir de ella ya, Instinto básico (1992) la convirtió instantáneamente en el mayor mito erótico del momento en Hollywood para dar inicio a una gran carrera en la industria que tuvo en Casino, unos años después, el mejor ejemplo de que era algo más que una cara bonita. Sin embargo, como a tantos otros, el cambio de siglo no le vino nada bien y entre peli del montón y peli del montón se le ocurrió la maravillosa idea de rememorar tiempos pasados, lógicamente tiempos cojonudos, y repetir el papel de Catherine Tramell en la secuela de Instinto básico. Y claro, a partir de ahí…

metamorfosis-artis-2-3

Adrien Brody:   ¿Quién se lo iba a decir a Adrien Brody después de El pianista? O más adelante, tras El bosque o King Kong. Pero aunque no se lo fuera a imaginar, o por lo menos tan pronto, así es, el pantano en el que se está metiendo últimamente este hombre es, madre mía, de aupa. Entre Manolete, el universo Predator y los últimos títulos de serie B va camino de la tumba laboral cuando apenas ha iniciado la cuarentena. La parte buena es que sigue habiendo destellos de vez en cuando por el camino (El gran hotel Budapest), así que venga, démosle un voto y sigamos confiando en él.

metamorfosis-artis-2-4

Mira Sorvino:   Algunas estrellas parecen sufrir una maldición después de conseguir un Óscar de la Academia. Mira Sorvino se lleva la palma sobradamente. Casi debutando en 1995 a las órdenes de Woody Allen, Poderosa Afrodita le permitió alzarse con el de mejor actriz de reparto. Lo que debería haber sido toda una presentación de facultades con el tiempo sólo se ha convertido en un recuerdo grato del pasado. Y es que Mira no para de realizar films para televisión o de muy bajo nivel actualmente.

metamorfosis-artis-2-5

Gerard Depardieu:   Es triste hacer un ejercicio de memoria rápido de sus últimos años y que solamente nos venga a la cabeza “Obélix” o ahondando un poco más, un pequeño papel como “malo” en La vida de Pi. También es cierto que lleva ya muchos años centrado artísticamente en su país natal, pero igualmente sin brillantez alguna. Y más cierto todavía es que no ha parado en ningún momento, acumula más de 100 títulos ya a sus espaldas, lo que nos hace cuestionarnos si “Cyrano” ya está un poco de vuelta de todo y le trae sin cuidado que película realizar con tal de poder alimentar su, cada vez más, exuberante cuerpo.

metamorfosis-artis-2-6

Uma Thurman:   Cada vez que un nuevo trabajo de Quentin Tarantino ve la luz, una estrella es liberada del ostracismo. Véase a John Travolta en Pulp Fiction, David Carradine en Kill Bill, Don Johnson en Django desencadenado o Jennifer Jason Leigh en la reciente Los odiosos ocho. Lo que no imaginaría él, es que enviaría a ese mismo ostracismo a otros que gozaban de enorme popularidad cuando trabajaron con él. Bueno, a otros no, a una sola, la señorita Uma Thurman. Entre Mia Wallace y Beatrix Kiddo (y antes también), todo era perfecto, o por lo menos correcto (Las amistades peligrosas, Beautiful Girls, Gattaca, Los miserables, Acordes y desacuerdos), pero fue desenfundarse su característico chándal amarillo y transformarse de pronto en Mi super ex-novia o Una mamá en apuros, entre muchas otras desgracias. Habla con Quentin Uma, no hay ostracismo que él no pueda desostracismar.

metamorfosis-artis-2-7

Christian Slater:   Sus numerosos problemas con el alcohol y las drogas junto a sus pequeñas diferencias con la justicia, le han sumido en un vaivén continuo y persistente durante ya muchos años de auténtica bazofia cinematográfica. Entre lo más destacado están las inigualables Alone in the dark y El hombre sin sombra 2. Solamente Lars Von Trier (éste es otro al que le encanta resucitar viejas glorias) ha intentado ayudar a su reinserción artística (al igual que, curiosamente, a Uma Thurman) con su Nymphomaniac.

metamorfosis-artis-2-8

Charles Bronson:   Suele ser costumbre recordar al pobre Charles Bronson por los últimos papeles de su carrera, algo que es bastante injusto debido a que antaño formó parte en el cartel de varias de las películas clásicas por antonomasia del género western y bélico: Los siete magníficos, La gran evasión, Doce del patíbulo o Hasta que llegó su hora. Entre otros largometrajes de bajo presupuesto, su fama final, se debe a la saga Death Wish, en la que interpretaba a Paul Kersey, el “justiciero de la ciudad”. Mucha venganza y mucha cara de palo.

metamorfosis-artis-2-9

Meg Ryan:   Meg Ryan podría ser la representación de todas aquellas actrices ochenteras y noventeras que en la actualidad lo tienen verdaderamente difícil para triunfar o ya siquiera continuar con un estatus medio en el género. Muchas optaron por retirarse pronto o reducir bastante su trabajo (Melanie Griffith, Geena Davis, Holly Hunter, Madeleine Stowe…) y otras, como Meg, intentan buscarse las habichuelas como pueden. Se podría decir que ellas tienen una buena excusa, es cierto; el machismo que reina en Hollywood demanda, cada vez más, chicas jóvenes y atractivas, aunque sus dotes para la interpretación sean escasas (no siempre). Por lo tanto, poco hueco queda ya para las mujeres que han pasado los 40 y sobre todo los 50. De hecho, existe un documental realizado por la actriz Rosanna Arquette titulado Buscando a Debra Winger que trata el tema en cuestión, por si os interesa.

metamorfosis-artis-2-10

El caso es que, fuere como fuere, la actriz rubia por excelencia de la década de los 90, desde la entrada del nuevo siglo ha caído en picado película a película hasta 2009. Desde entonces, un largo parón hasta el año pasado, cuando decidió cambiar de registro y pasar de delante a detrás de las cámaras. Esa primera película como directora, Ithaca, aún está por llegar a nuestro país. Mucha suerte para ella en su, esperemos, nueva y no esporádica faceta.

Kevin Costner:   Sin llegar a una hecatombe total, algo que pudo llegar a ocurrir por su mala elección como productor en varias ocasiones que casi le lleva a la bancarrota, el camino de Kevin Costner desde finales del siglo pasado hasta ahora ha sido decepcionante. Algunos títulos conocidos entre la multitud, pero sin llegar nunca a tener un brillo destacado. A ver si hay suerte y la resurrección para la causa como padre de Superman (ahora tan de moda) en El hombre de acero establece un antes y un después en su carrera.

metamorfosis-artis-2-11

Elisabeth Shue:   No es que fuera una maravilla y tampoco gozaba de una fama equiparable a la mayoría de los demás componentes de la lista, pero Elisabeth Shue, hermana mayor de Andrew Shue, aquel guaperas de Melrose Place, sí tuvo una época allá por la segunda mitad de la década de los 90 en que su rostro se hizo muy común entre las grandes estrellas. Fue gracias a Desmontando a Harry, de Woody Allen, El Santo, El hombre sin sombra y sobre todo Leaving Las Vegas, que le valió una nominación al Óscar. También puede presumir de ser partícipe años antes, en dos sagas clave del cine ochentero, Karate Kid y Regreso al futuro. Pero fue iniciarse el nuevo siglo (otra más) y pasito a pasito ir bajando el nivel hasta llegar a la cúspide en 2010 con Piraña 3D. Pero no todo es malo, ya tocó fondo con esos pececitos hace 6 años, así que todo lo que venga será en aumento sin duda alguna.

metamorfosis-artis-2-12

Mickey Rourke:   La verdadera metamorfosis de Mickey, pasados los años, ha sido física. En cuanto a su lado cinematográfico hay que destacar su papelón en The Wrestler (2008), con Bafta y Globo de Oro incluido, además de la nominación al Óscar. Pero ni ese papel, ni Sin City, pueden solapar el trayecto funesto que lleva recorrido durante mucho tiempo.

metamorfosis-artis-2-13

Juliette Lewis:   La verdad es que seguir el ritmo que se impuso en los inicios es completamente impensable e imposible. Antes de cumplir 25 años Juliette ya había protagonizado, atentos: El cabo del miedo, Asesinos natos, Kalifornia, Maridos y mujeres, ¿A quién ama Gilbert Grape?, Diario de un rebelde, Días extraños, La fuerza del cariño II y Abierto hasta el amanecer. Ahora tampoco es que haya vivido un desplome total pero no realiza un título importante (salvo Agosto) desde hace años. Su banda de rock, también le quita tiempo, dicho sea de paso.

metamorfosis-artis-2-14

Eddie Murphy:   A medida que pasa el tiempo, y el bueno de Eddie sigue su pacto con el diablo (no envejece nada el ‘jodío’), su carrera en cambio constituye su particular cuadro de Dorian Gray, porque lleva camino de, antes o después, tener fecha de caducidad por desgracia. Imagine, Mil palabras o Atrapado en un pirado son algunas de sus últimas películas, que ya no es que hagan más o menos gracia, es que ya pasan desapercibidas para el mundo. Aunque el tío tiene talento, como ya demostró en Dreamgirls con una nominación al Óscar y un Globo de Oro como mejor actor de reparto. Eso sí, como superdetective molaba más.

metamorfosis-artis-2-15

Daryl Hannah:   Otra belleza más de los 80 (Blade Runner, Un, dos, tres… Splash, Wall Street, Two Much) que en la actualidad deambula como puede por nuestras pantallas. Quizá sea el caso más grave de entre todas ellas, pues es la que más ha seguido en activo desde entonces, pero a qué nivel, pobrecilla. Tarantino hizo lo que pudo ofreciéndole el papel de Elle Driver en Kill Bill, pero no hay manera, la chica no levanta cabeza.

metamorfosis-artis-2-16

Renée Zellweger:   Renée ha sido una de las más coherentes visto los acontecimientos. Después de convertirse en una estrella con mayúsculas, optando a la estatuilla tres años consecutivos por tres papeles completamente diferentes: El diario de Bridget Jones, Chicago y Cold Mountain (por esta última por fin se la llevó); y tras rodar Cinderella Man (2005), su carrera se estancó durante los cinco años siguientes y ha optado por un retiro de seis años con el que esperamos haya recuperado fuerzas suficientes para volver a lo más alto. ¿Quién sabe si con la nueva entrega de Bridget Jones este mismo año? No obstante, una cosa sí está clara, de una manera u otra, cambio radical vamos a notar seguro; encarnar a Bridget siempre había provocado alteraciones continuas en su peso, pero esta vez ha ido un poco más lejos. En estos últimos años de retiro espiritual ha aprovechado para pasar por el quirófano en más de una ocasión, tanto es así, que aquella bonita cara ya no parece la suya.

metamorfosis-artis-2-17

Christopher Lambert:   Vamos con la excepción de la lista. Y no porque su carrera no haya dado un vuelco negativo, sino simplemente porque toda su vida artística ha sido negativa, no hay metamorfosis a tratar. Pero bueno, ya que posee en sus inicios algunos títulos interesantes (Greystoke, El siciliano y Los inmortales) vamos a incluirle en el ajo, aunque solamente sea por recomendar bienintencionadamente, entre su prolífico currículum, sus Mortal Kombat, el pack Fortaleza infernal  1 y 2, Beowulf y por supuesto, Druidas. ¡Disfrutadlas!

metamorfosis-artis-2-18

Whoopi Goldberg:   Debutó con El color púrpura, tocó la gloria con Ghost, se puso el hábito de monja y… adiós. Ahora que lo pienso, salvando las distancias, tiene una cierta similitud a Christopher Lambert. Sus verdaderos grandes trabajos fueron al inicio de su carrera para poco después, entre hábitos y demás, ya centrarse en comedias básicas; y ahí se quedó. A sus 60 años es otra de las actrices olvidadas de Hollywood.

metamorfosis-artis-2-19

Hayden Christensen:   Ojito con Anakin que va camino de igualar a su hijo en la ficción, Luke Skywalker (Mark Hamill), es decir, protagonizar Star Wars y “sansacabó”. Y lo peor de todo es que, visto lo visto, tal vez sea hasta mejor. La de bodrios infumables que se ha marcado desde que abandonó el universo de George Lucas. Jumper (2008) es lo único que logró algo de popularidad. Espabila chico que sólo tienes 35 años.

metamorfosis-artis-2-20

Nicolas Cage:   Pues sí, parece que sí se puede afirmar con rotundidad cuál es el caso más flagrante de todos.

Sí señor, el dios entre dioses en este apartado. Tal es su descenso a los infiernos que muchos necesitan, como si de una droga se tratara, seguir disfrutando con un bol gigante de palomitas de sus continuas atrocidades fílmicas, que por otra parte no parecen tener fin. Y aunque muchos lo ignoréis, este señor tiene en su casa, entre otros galardones, un Óscar de Hollywood y un Globo de Oro, y bien merecidos, por su papel de alcohólico terminal en Leaving Las Vegas. Y tampoco se puede hablar de una grata excepción en el currículo, tiene muchas películas buenas y entretenidas y otras cuantas actuaciones dignas de mención (Snake eyes, Adaptation, Asesinato en 8 mm, La roca, Arizona Baby, Birdy, Red Rock West, El señor de la guerra,etc). Por eso, nadie sabe exactamente el porqué y tampoco nadie lo entiende muy bien; ni es muy mayor, ni está fuera de forma, ni tampoco ha sido mal intérprete siempre. Sus problemas financieros son el único clavo al que podría agarrarse aunque no sé yo muy bien hasta que punto podría justificar su vagación continua en los últimos, y ya no tan últimos, años. Pero bueno, aquí hay que ver el vaso medio lleno (como siempre), y en el caso de Nicky si no podemos recuperarle pues por lo menos disfrutemos de su nueva etapa a lo bestia, como ya dije con Sylvester, una peli buena siempre se disfruta, pero una mala, oh sí, una mala, la puedes gozar el triple.

metamorfosis-artis-2-21

Para una futura revisión, yo deseo (llamadme malo si queréis), grandes, geniales y abundantes actores y actrices candidatos a engrosar una nueva lista. Pensadlo, debe ser así, que si no nos quedamos sin telefilms y la serie B, y eso sí que no, ¡eh!, por ahí no paso.

Os dejo, me voy a ver Kickboxer 4.

Comentarios

  1. Lisi

    Por suerte Christian Slater ha vuelto a la gloria que su talento se merece gracias a un gran papel en la serie “Mr., Robot” que le valió varios premios, entre ellos un Globo de Oro. En julio se estrena la segunda temporada.

  2. Fran Ky

    Me lo apunto, habrá que verle entonces. Y si no… siempre me quedará “Amor a quemarropa”.

Escribe un comentario