Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Las aventuras del cineasta James Cameron

Por Javier Fernández López

En un mundo donde lo más importante es que tu película no quede olvidada y no sea un fracaso, James Cameron se levanta para decirnos que él tiene las claves del éxito. Es posiblemente uno de los directores más regulares de la industria, pues en sus trabajos no hay “bajones” por decirlo de alguna manera. Sus películas tienen algo en común: buscan la grandeza, lo trascendental. Cameron se muestra como un especialista de los efectos especiales, alguien que con cada película se renueva, ya sea con alguna técnica de animación digital o recientemente el uso del 3D. Cabe decir que no siempre es el primero en usar esas tecnologías para filmar, pero sí suele ser el primero en usarlas correctamente, tanto que su última película, Avatar, sigue siendo la que mejor uso hace del 3D en el cine. Ello justifica que directores como Peter Jackson o Michael Bay acudan a él como supervisor para la filmación en 3D. También lo hemos visto produciendo películas últimamente como Resident Evil: Ultratumba.

Comenzó con Piraña 2 y a partir de ahí se inició una excelente carrera fílmica hasta tocar el éxito y el oro. Amante de la ciencia-ficción, nos trajo en 1984 la película Terminator, convertida ya en un clásico del género. Es curioso que después de que James Cameron hiciese ésta y su secuela se haya convertido en una figura importante dentro del ámbito de la ciencia en lo referente a viajes en el tiempo. Aunque lo cierto es que al director lo que le apasiona de verdad es el mundo acuático, los océanos y el mundo submarino. Tanto es así que en 1989 llevó a los cines Abyss, una cinta de ciencia-ficción protagonizada por Ed Harris (La roca) y en donde los sucesos tienen lugar debajo del mar.

James Cameron además tiene dos puntos clave. Cada vez que saca una película, no sólo está escrita por él mismo sino que además suele ser en su momento de estreno la película más cara de la historia. Porque ya lo dijo Leonardo DiCaprio en Titanic gritando al horizonte: “Soy el rey del mundo”. Seguramente son muchos los que piensan que esa frase se le atribuye más a James Cameron que a DiCaprio.

Todo un genio de los efectos especiales, sacó Terminator y maravilló al público, siendo la película en el fondo una humilde película slasher, la ya manida historia en la que un determinado asesino persigue a alguien durante toda la película. Sin embargo, y como ya se ha mencionado, sus películas suelen tener ese tono trascendental que ciertos espectadores buscan, por lo que sus películas no quedan olvidadas. Terminator al final era una película puramente filosófica, donde los protagonistas luchaban no contra el asesino que veían, su enemigo ni siquiera existía como tal todavía, el programa informático Skynet. De esta manera, la película no sólo resulta un frenético entretenimiento, sino una genialidad que muy pocas películas alcanzan.

jamescameron3

En 1986 y 1991 James Cameron llevó a la gran pantalla respectivamente Aliens: el regreso y Terminator 2: El juicio final. Dos secuelas, dos maravillas. La primera era la secuela del clásico de Ridley Scott Alien, el octavo pasajero. Cameron enriqueció un universo fílmico entero introduciendo elementos culturales y simbólicos a una saga que comenzaría a convertirse por entonces en una franquicia. Por otro lado, Terminator 2 es a día de hoy la secuela por excelencia. ¿Se puede hacer una secuela de mejor forma? Y déjenme decir, por favor, que la doble introducción de la película con los créditos iniciales es de una magnitud impresionante, pura filosofía que se movía junto a la banda sonora de Brad Fiedel. Una puesta en escena sensacional para la que sigue siendo la mejor película de James Cameron con diferencia.

En 1994, estrenó Mentiras arriesgadas (True Lies en la versión original), protagonizada por Arnold Schwarzenegger, que ya había trabajado con Cameron protagonizando las películas de Terminator, y Jamie Lee Curtis (Halloween). ¿Sería arriesgado decir que es una de las mejores películas de acción-comedia que se han hecho? La película funcionaba con un ritmo tan bueno que cualquiera se queda pegado a la pantalla. Cameron realizaba con esta cinta una parodia al cine de espías como 007. Tanto Arnold Schwarzenegger como Jamie Lee Curtis realizarían dos de sus mejores papeles en toda su carrera (Curtis ganó el globo de oro por su papel), y James Cameron se asentaría aún más como uno de los directores más ingeniosos y polivalentes del cine.

jamescameron2

Pero es en 1997 cuando el director canadiense se quita una espinita que tenía en el corazón, llevando a los cines su obra magna: Titanic. Ganadora de 11 premios Óscar, la película resulta ser tan buena que parece a cierto público le indigna, pero la realidad es que es una de las mejores películas románticas de la historia, una genialidad en cuanto a ambientación y técnica en el uso de efectos especiales, unos diálogos deliciosos y unas imágenes bellas y eternas. De esta manera, Titanic se presentaba como la gran película de la década. Criticada por ser demasiado lenta o muy empalagosa, toda crítica negativa queda en humo cuando se disfruta del verdadero mensaje que posee la película, una historia de ambición en la que el hombre quiere estar por encima de sus posibilidades, una historia de amor donde una mujer se enamora no sólo de un hombre, sino también de aquello que le rodea, la libertad de no saber qué hará mañana, a dónde irá o qué le deparará la vida.

Después de Titanic, James Cameron estaba más que consagrado y consiguió el estatus de director genio. Se despediría del cine durante muchos años, hasta que algo llamó la atención al gran director. Cameron tenía en manos varios proyectos, e incluso estuvo detrás de dirigir una película de Spiderman. También adquirió los derechos del manga Alita: Ángel de combate y creó la serie Dark Angel en el año 2000. En 1994, él había escrito el guión de su más reciente proyecto, Avatar, pero no quiso llevarla a cabo debido a que veía la tecnología de la época insuficiente para poder filmarla. Pero la trilogía El señor de los anillos animó al director canadiense finalmente a rodarlas cuando vio la tecnología usada para recrear al famoso personaje Gollum.

Dubitativo entre rodar la adaptación de Alita: Ángel de combate o Avatar, eligió la segunda y pospondría el otro proyecto para el futuro (recientemente confirmado que empezará a trabajar en ello después de terminar la tercera entrega de Avatar).

Con un presupuesto de más de 200 millones de dólares, con un reparto un tanto novedoso donde se encontraba la experimentada Sigourney Weaver, con la mayor tecnología a su alcance y con una historia no muy original pero sí sólida, James Cameron hizo realidad su sueño de recrear un mundo ficticio de la forma más viva posible. La diferencia entre realidad y digital apenas era notoria. El 3D, sensacional. La banda sonora de James Horner, pura épica. Rápidamente, Avatar se convirtió en la película más taquillera de la historia, rozando casi los 3000 millones de dólares de recaudación en todo el mundo, superándose Cameron a sí mismo con su Titanic, que antes se había convertido también en la más taquillera. Criticada por falta de originalidad y por parecerse a otras obras como Pocahontas, Bailando con lobos o Ferngully, James Cameron no negó que se inspiró en algunas películas para escribir Avatar, si bien su guión fue escrito un año antes de que se estrenara Pocahontas, de Disney.

La historia de un futuro donde la vida en la Tierra se ha convertido en una odisea por las condiciones del ambiente, en la que un joven exmarine parapléjico se ve involucrado en un proyecto científico a causas del destino. Al llegar a una de lunas del planeta Polifemo, Pandora, tomará el cuerpo de un avatar para convertirse en uno más de los habitantes del lugar. Poco a poco se irá dando cuenta de que lo hacen los humanos allí es precisamente lo mismo que hizo que la Tierra se convirtiese en un absoluto infierno.

Así pues, esto es Jame Cameron, un talento en cuanto a técnica, espectáculo y entretenimiento, con guiones que funcionan aunque a veces algunos no los consideren demasiado profundos. En los próximos años veremos las secuelas de Avatar, y luego la adaptación de Alita: Ángel de combate. Tenemos James Cameron para rato. Además, está trabajando en una nueva forma de filmar en 3D la captura de movimiento bajo el agua. Puede que a algunos no les guste el cine de Cameron, pero es innegable que con él, el mundo del cine progresa.

Comentarios

  1. Sara Márquez

    Adoro a Cameron y no precisamente por Titanic. Me gustaba más cuando la acción era su principal característica…pero él no hace cine de acción o de ciencia-ficción, eso es una consecuencia: persigue y consigue hacer CINE de ese que cada vez es más difícil encontrar.

  2. Áralan Aidir

    Excelente crítica, Javier.
    Y completamente de acuerdo en todo.
    Enhorabuena. Un saludo.

  3. Javier Fernández López

    Muchas gracias por los comentarios!

    Quizá, en mi opinión por supuesto, James Cameron sea el director más sólido en cuanto a trabajos realizados, si bien te tiene que gustar su cine. En muchas conversaciones me han llegado a decir que no gusta el cine trascendental de Cameron, y eso es precisamente lo que me gusta de él, que hay tracendencia en sus películas, y cuando se aparta del género para hacer algo como ‘Mentiras arriesgadas’ igualmente le sale algo genial. Estoy deseando ver las secuelas de ‘Avatar’ por el simple hecho de que las dos únicas secuelas que ha dirigido son magníficas.

    Saludos!

  4. Antonio Clemente

    Gran crítica, si señor. Lo que no estoy del todo de acuerdo es cuando comentas que no tiene bajones en su filmo, para mi tanto Abyss, Mentiras arriesgadas y sobre todo Avatar, son tres pequeños pinchazos un pelin egolatras. Son buenas peliculas pero demasiado pretenciosas.

  5. Benjamín Obiang Loeri

    Terminator II. Esa película es un trozo de mi vida. Grandísimo artículo.

  6. Adrian Pena

    Lo malo de James Cameron es que tarda muchos años entre proyecto y proyecto. Lo bueno eso mismo, que el tiempo que dedica a cada proyecto es para que el resultado sea épico. No está entre mis directores favoritos, pero es indudable que es un visionario y un midas del cine.

  7. Javier Fernández López

    Al menos ya parece que se va poniendo las pilas, con dos secuelas de ‘Avatar’ que se estrenarán de forma seguida con un año de margen, y con el estreno de ‘Battle Angel’ dos o tres años después.

Escribe un comentario