Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La madre del director sí las conoce

Por Sergi monfort

Esto me sucedió realmente.
Como soy una persona muy dada a hablar de cine, en plan parlotear durante rato largo sobre la Stalker de Tarkovsky o sobre el frikismo tarantiniano, cada vez que conozco a alguien nuevo con quien comparto esta afinidad, es normal encontrarme conversando con él o ella hasta que se me acabe la saliva o se me cansen los dedos al teclear. El caso es que conocí a esta chica con quien intercambié online sacos de palabras de cinefilia.

Una vez, el cálido fluir de nuestra conversación se tornó en lo siguiente…

YO:- Pero seguro que no conoces Diamond Flash…
CHICA:- Sip. Es genial.
YO:- Cásate conmigo.

A fuerza de que decir públicamente que te gusta Diamond Flash (alternativa y original película de superhéroes de Carlos Vermut) puede hacer que parezcas un hipster (en caso de que, primera y principal, tengan la mínima idea de lo que estás ladrando), cuando descubres que el grupo de personas con quien puedes hablar sobre ciertos títulos ya no se limitan solamente a ti mismo y tu almohada (y esto pasa con cine, música, literatura, etc.), digamos que suena una campanita. Ah, en cuanto a esta chica, no. No me aceptó en matrimonio y, es más, hace ya muchas lunas que no ha vuelto a dirigirme la palabra

Páselo usted bien.

Total, que me puse a pensar en todas aquellas películas que habrán visto tres frikis y yo, todas esas cintas de las que, hasta ahora, no he podido hablar con nadie o casi, porque, sencillamente, ¿alguien mínimamente conectado con el mundo real sabe que existen? Pelis, en definitiva, que considero que merecen más acogida, ya sea por su temática, por la curiosidad de su realización, por nimios detalles que podrían y no las elevaron a filmes de culto, etc.

Así nace este artículo. Propongo analizar brevemente cinco de ellas por orden cronológico, a ver si os suenan. Si así es, sería un detallazo hacérmelo saber.

#1: JIGOKU (1960)
DIRECCIÓN: Nobuo Nakagawa
GUIÓN: Nobuo Nakagawa, Ichiro Miyagawa
PAÍS: Japón
DURACIÓN: 101 minutos

madre2

Entiendo que es posible que a algunos os suene esto del J-Horror. El terror puramente nipón (y a lo largo del tiempo, más genéricamente asiático) que normalmente toca temas psicológicos o sobrenaturales; fantasmas, apariciones… Si os digo The Ring, ya os deberíais hacer una idea, ¿verdad?

Nakagawa, el padre del terror japonés, hace más de cinco lustros que lanzó su mirada particular hacia la condena eterna y las torturas interminables del Infierno de una forma dantesca, gráfica y brutal. ¿A que suena bien?

Pues ni os voy a mentir ni lo que pretendo es vendérosla como una obra maestra: los dos primeros tercios son un coñazo como un sauce.

El protagonista sufre la culpabilidad de haber escapado de un accidente automovilístico con daños mortales, hecho que le atormentará durante toda la película, parece ser que de la manera más apática y aburrida que han podido.

Y eso está muy mal pensado, porque si te quedas dormido y quitas la película antes de tiempo… TE PIERDES lo que viene después, que no es que no sea moco de pavo; es que es espectacular.

Me da verdadera lástima que Jigoku no sea una película tan comentada, ya que estoy hablando de la visión del averno más terrorífica, con mejor uso de la  fotografía, de los colores en la oscuridad, del simbolismo (esas manos fantasmales en las tinieblas intentando escapar entre aullidos desesperados) que yo haya visto, presentada de la manera más lacerante, psicológica y sin descanso. Y eso se defiende solo. Que yo tampoco he visto muchos Infiernos en películas, eso también es verdad. Pero no descarto que tú mires el tercer acto de la película y te mees en los calzoncillos. O al menos, que estés de acuerdo conmigo.

#2: EL CASERO (THE LANDLORD) (1970)

DIRECCIÓN: Hal Ashby
GUIÓN: Bill Gunn
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 112 minutos

madre3

Si conoces ésta, estoy por darte un pin. Dato: del director de Harold and Maude. Niggers ain’t always coloured people. O lo que es lo mismo: “los negros (entendido como insulto racista) no son siempre personas de color“. Esta es una gloriosa frase de The Landlord, que nadie recordará.

Hoy en día, los dramas sociales acerca del racismo son como pastelitos de chocolate para la Academia. Les encantan. ¿Qué ocurre cuando, a principios de los setenta, sale una cinta reivindicativa, con estilo propio y -eso sí- comprensión interna algo jodidilla? Pues que pasan olímpicamente (está bien, nominaron a la actriz de reparto Lee Grant). Luego surgen los Spike Lees y se llevan toda la gloria. Basada en una novela de autora afro-americana (Kristin Hunter) y guionizada por otro afroamericano (Bill Gunn), ésta es la historia de un tipo rico que decide escapar de su familia y ejercer de casero (antes de que el término de gentrificación urbana tomara relevancia) y se enamora de una mujer de color de clase inferior. Fue estrenada con la intención de ser provocativa debido a la relación interracial que sostiene la película (especialmente por los tiempos que corrían), pero resultó ser un rotundo fracaso. Un rotundo y reivindicable fracaso. Sin embargo, hay quienes la denominan un clásico de culto.

#3: LOS CHICOS DE LA BANDA (THE BOYS IN THE BAND) (1970)

DIRECCIÓN: William Friedkin
GUIÓN: Matt Crowley
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 118 minutos

madre4

Sí, el mismo William Friedkin de Tu madre chupa pollas en el Infierno y el vómito verde. Ese William Friedkin.

Otra de temática social, esta vez la homosexualidad.

En años recientes, todos conocimos Brokeback Mountain y el impacto mediático que tuvo, gracias a su célebre y carismático dúo protagonista, su polifacético (y algo sobrevalorado) director y la atención que tuvo en los Óscars (JUSTAMENTE derrotada por la, en mi opinión, muy superior Crash).

En cuanto a la cinta de los vaqueros gays, la trataron y elevaron como si fuera la única película del mundo que hubiera hablado sobre las relaciones homosexuales en la Historia, o esa impresión me dio cuando viví en aquellos días. Antes de ver las pantallas, The Boys in the Band ya existía en Broadway. El escenario es la fiesta de cumpleaños de un hombre a la que asisten sus amigos, todos ellos homosexuales, más otro compañero supuestamente heterosexual (pero secretamente gay) que, dado un momento, empieza a proferir comentarios abiertamente homófobos. Llega un punto en que deciden enzarzarse en un sádico juego telefónico con el objetivo de sacar del armario a este último. Todos los participantes han de llamar a viejos amores inconfesables y declarar su amor. Esto provoca dos cosas: consecuencias nefastas y una tensión muy bien dirigida en todo momento por Friedkin. Tan sólo por la puesta en escena, el tema tratado de manera tan inusual y el avance de los personajes, creo que más de uno debería rescatar del polvo esta vieja gloria.

#4: HUMAN TRAFFIC (1999)

DIRECCIÓN: Justin Kerrigan
GUIÓN: Justin Kerrigan
PAÍS: Reino Unido
DURACIÓN: 99 minutos

madre5

No ha confundir con Tráfico humano, el telefilm de Sutherland que les encanta poner a los pesados de Antena 3. En vez de eso, piensa en Trainspotting y acertarás. Poco tiene que ver ésta con la magistral obra cumbre del inglés Danny Boyle, la todavía invicta comedia dramática sobre los jóvenes yonquis de Edimburgo. No obstante, es una moderna (al menos en el sentido de los últimos años de la década de los noventa) y alocada celebración de ser joven y una impresionantemente acertada captura…. del salir de discotequeo, las drogas, las frustraciones sexuales, las conversaciones sin sentido, el efecto del éxtasis, la música, la fiesta, el ritmo, el éxito, el fracaso, la experiencia total de la noche y, finalmente, el pegajoso y difícil ritual de la resaca… Vamos, que si has salido de fiesta alguna vez, deberías sentir una mínima empatía por las experiencias de estos personajillos. (Aunque sí es verdad que tenga recursos visuales y simbólicos un poco de mercadillo). Con muy poca gente he llegado a hablar de esta película con la que tan identificado me he sentido. Y os dejo con una de sus inolvidables frases: “Take me to a place, where the drugas are free, the clubs have no gravity, and every shag guarantees an orgasm! Two orgasms!” (Llévame a un lugar donde las drogas son gratis, donde los clubes no tienen gravedad, y donde cada polvo garantiza un orgasmo… ¡¡dos orgasmos!!)

#5: BLANCANIEVES (BRANCA DE NEVE) (2000)

DIRECCIÓN: Joao César Monteiro
GUIÓN: Joao César Monteiro
PAÍS: Portugal
DURACIÓN: 75 minutos

Os he mentido desde el principio respecto a esta película. Sí que he hablado largamente sobre ella con uno de mis amigos, pero fue en un contexto muy gracioso. Ante todo, antes de que sigáis leyendo: si no os suena el director ni esta versión (jaja, versión, he dicho…) del cuento de la Blancanieves, NO BUSQUÉIS nada sobre ella. No investiguéis la sinopsis, no comprobéis en San Google por qué muchas personas no la consideran cine. Esto fue exactamente lo que le ordené al amigo a quien le recomendé la ‘Branca de Neve’ de Monteiro, y los resultados fueron muy, muy, MUUUUUY divertidos (para mí).

Todavía se me escapa una risa al rememorar la reacción del pobre infeliz (saludos, Luciano). Es, con diferencia, la película más curiosa de todas las cinco… aunque eso no significa que sea la mejor (depende de lo hipster que te sientas el día que te sientes a verla y te cagues en mis muertos por recomendártela). Tan sólo puedo revelaros unas cositas. Uno es que sí tiene que ver con Blancanieves. Dos es -pero fijo- que muchos ni siquiera la considerarán técnicamente una película. Tres es que, si crees en un determinado que tu pantalla va mal, estás en un error. La película es así, y más de uno se va a quedar con cara de idiota. Cuatro es que… poneos la maldita película (aseguraos de que es la versión portuguesa del año 2000 y de Monteiro), vedla entera… pero…

Buff…

Ahora mismo agradezco que los correos electrónicos y los comentarios de blogs no puedan contener bombas.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sara Márquez

    La verdad, no conocía ninguna de las películas que citas pero me apuntaré alguna para ver si estoy de acuerdo contigo o no. De todas formas, buen artículo, ameno sobre todo.

  2. Pepe lo que sea

    El artículo provoca morbo por saber si tu opinión sobre estas películas justifican el apoyo a la soledad materna en defensa de su prole.

  3. María Rosa Ferrer

    El artículo es muy bueno. Las películas… Las buscare y ya te diré.

  4. el rey lagarto

    Acabo de descubrir tu blog. Simplemente: Gracias.

Escribe un comentario