Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Invitaciones cinéfilas 2013

Por Jose Luis Ferreirós

Atrás queda ya un año de magníficas glorias cinematográficas de una Europa cargada de encanto (La vida de Adele, La gran belleza, Nymphomaniac, La mejor oferta,…) o de aclamados triunfos del “mainstream” americano (desde Gravity hasta La gran estafa americana). Directores que emigraron y acertaron (Stoker, 12 años de esclavitud), rarezas que impresionaron (The congress, Her), típicos que deleitaron (Blue Jasmine, The grandmaster, A propósito de Llewyn Davis) y un sinfín de alternativas (Antes del anochecer, Prisioneros, The bling ring, Short term 12, Dallas buyers club) e interesantes “moderneces” (Rush, Pacific Rim, Don Jon, Juerga hasta el fin, Expediente Warren, Capitán Phillips,…) que llegaron y se acomodaron en la pura controversia.

Mas hoy os recomendaré 5 buenas propuestas para todo amante cinéfilo que se precie. Y espero que al menos acierte en alguna de ellas.

1. EL PASADO -Asghar Farhadi-

invitaciones02

Una familia casi perfecta

En Le passé Asghar Farhadi ha creado un genuino y profundo retrato sobre el melodrama familiar mediante una atmósfera absorbente. Sonará a Nader y Simin, una separación, puede, y te conmoverá tanto como ésta.

Continúa esa imborrable transición del cineasta por narrar los divergentes desvaríos de la gente desde un rol puramente arcaico y de escuela cinematográfica. Apreciar los numerosos encuadres formulistas, tratados con indudable delicadeza, es una ofrenda de gran cine. Un cine cuantiosamente agridulce con la capacidad de rebuscar la belleza de lo ordinario.

Tiene uno de los guiones mejor acabados de 2013. Crea un mundo inquietante a través de la voz humana, de conversaciones, sin necesaria o excesiva modulación musical. Y apenas logras notarlo. Su contenido te atrapa desde el primer minuto, todo fluye como espera en un gran film.

Terminas y desearías volver a verla. Sencillamente colosal.

2. CIRCLES -Srdan Golubovic-

invitaciones03

Trozos de vida

Una verdadera historia sobre el pasado, de como un hecho puede incidir en la vida de la gente. Te arrastra desde la desesperación, con olas de amargura y aflicción, cual profundo estudio de personajes y caracteres, de notables interpretaciones y guión sumamente cuidado.

Circles acierta como nunca por una exploración cuasi-documental en prólogo y epílogo, de corte explicativo e imparcial. Sublima luego una envoltura moral y ética dando a conocer ese futuro amargo y complejo dinamitado por evocación pretérita, de miradas hacia atrás y de nulas esperanzas vitales. El retrato es feroz pero pausado, a modo clásico y tempo calmoso. 

La fotografía se recrea no más de lo necesario y la narrativa recuerda a otros directores actuales como Thomas Vinterberg, Dennis Villeneuve, Jeff Nichols, Asghar Farhadi, etc., de gran proyección dramática tras esa languidez existencial y monótona a la que nos tienen acostumbrados.

Srdan Golubovic regala una pieza cinematográfica muy bien elaborada, generosa y emocionante. De cierto una de las sorpresas más sencillas y bonitas del año.

3. AIN’T THEM BODIES SAINTS -David Lowery-

 invitaciones04

Crimen y pasión

Lowery había intervenido anteriormente como coeditor de esa cinta de Shane Carruth (Upstream Color) estrenada en Sitges y Sundance a principios del año. El poder visual de Ain’t Them Bodies Saints bebe de fuentes anteriores y seguramente ese entendimiento con el film de Carruth esté implícito en esta ocasión. Un amor verdadero emana tras una fotografía que saca partido del medio natural. Mas no es lo único. Descolla además un complejo tempo narrativo que evoca a grandes directores del ahora independiente americano como Jeff Nichols, Derek Cianfrance o Richard Linklater.

Tras un comienzo meramente burocrático y expositivo se abre la sencilla realidad de un amor imposible controlado desde la distancia. Y cierto es que Mara y Affleck no cruzan miradas durante todo el film, únicamente en el sangriento prólogo y al final. Con todo el suspense estará garantizado. Se deberá en parte a un guión emotivo y a una interpretación magistral de una femme en estado de gracia.

Cual arma de doble filo esa influencia setentera de Malick durante todo el metraje. Evocar Malas tierras o Días del cielo será tan poco extraño como no emocionarte con el vigor dramático del film. Pero no importa demasiado, no existen comparaciones, ya que Lowery es sorprendentemente hábil en la exposición de la historia del mismo modo que lo es para obsequiar curiosidad por los protagonistas. Como buen director de actores les da la misma jurisdicción a los personajes y permite que cada uno pueda brillar.

Encontrar esa fina línea de belleza en un melodrama criminal gratifica tanto como perderte en el abismo temporal de Ain’t Them Bodies Saints. Se presenta como algo ya inventado, pero explora una maestra recopilación de reglas de rectitud, amor y terrores latentes en un respetable drama cuasi-doméstico. El final te hace pedazos.

4. LA ESPUMA DE LOS DÍAS -Michel Gondry-

Amor difícil

Nada tiene sentido en esta demencial obra alejada del mainstream. Un recorrido impresionante hacia la excentricidad que hace que rememores a Léos Carax y su Holy Motors del pasado año.

La espuma de los días es un triunfo del minimalismo, de la desmaterialización y de la precisión de los acabados escenarios cómicos. Logra divulgarse como una especie de propuesta estilística para hablar sobre el amor, el éxito y el fracaso, la enfermedad, la pesadez existencial, la pérdida, etc. Y el secreto sólo está en encontrar la gracia -no apto para todo espectador-, mas no siendo fácil, una vez hecho te encanta.

Es una obra inteligente, ambiciosa, donde el director reflexiona entre la felicidad y la frustración. La carga irónica se presenta como algo latente y esencial.

Sin falsas alabanzas la inconmensurable rareza de Gondry declama las verdades de un mundo tan real como utópico en el cual aflora un pesimismo de melancólico ensayo. Puede que no sea la mejor película para ver, pero es mayormente ingeniosa, poco aburrida y permanentemente divertida.

5. FRANCES HA -Noah Baumbach-

invitaciones05

Con cierto equilibrio y exageración

Mucho cine, e inesperado, en este sencillo retrato sobre el fracaso, desbordante en una graciosa bailarina con aires de despreocupación. Detrás de cada imagen, macanudamente preparada, emerge un impactante juicio sobre la sociedad y el recorrido de la gente. Se traspasan límites convencionales para hablar de la amistad y contagia en dosis llanamente humanas, patente en cada uno de los personajes.

Un deslumbrante ejercicio de diversión pulp donde se mezcla la locura y el arte con sumo cuidado, escoltado por una visión cuasi-nocturna que produce mayor profundidad a un argumento relativamente simplón. Algo tan fresco como victorioso aun a expensas de la existente inmadurez de Noah Baumbach. Un director que se refugia en los claro-oscuros para silenciar un guión no perfecto y posibles defectos narrativos. Pero consigue, sorprendentemente, un film equilibrado que sabe a gloria.

Es una auténtica celebración cinematográfica, deliciosa, tan loca como ostentosa. Tiene cualidades que no se apreciarán en un tráiler, regala sensaciones instantáneas e intensas y aunque produce cierta sensación de haberla visto antes, disecciona correctamente las aspiraciones de la clase media americana.

Escribe un comentario