Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Historias de Guerra

Por Fran Ocaña

Después del estreno de la última película de Mel Gibson, Hasta el último hombre, una cosa parece quedar bastante clara: el cine bélico gusta tanto a público como a crítica. No es un género que esté a la vanguardia de la actualidad, pero si una obra aparece en cartel es bien recibida. Ha pasado ahora y ya pasó hace dos años con Corazones de acero. El problema es que de forma repetitiva el escenario vuelve a ser el mismo: Primera y Segunda Guerra Mundial y Guerra de Vietnam. Si este género normalmente cumple con lo esperado en lo que a efectos de producción se refiere, ¿por qué no contar lo acontecido en otras batallas?

Por desgracia, conflictos bélicos los hubo ayer, los hay hoy y los habrá mañana en todas las partes del planeta; y dichos conflictos forman parte de la historia de la humanidad. El cine, en algunos casos, sirve de medio (obviando documentales) para conocer esa historia. De forma paradójica, este rico género en material, muestra un porcentaje bastante pequeño cuando lo narrado se produce en un contexto histórico real.

Por eso yo hoy voy a intentar dar un repaso a algunas de aquellas películas que sí recordaron otras guerras que también existieron y que algunos desconocen.

1898. Los últimos de Filipinas (2016):   Vamos a empezar con otro de los títulos más recientes en nuestras carteleras, aunque se trate de una película que probablemente no tendrá mucha trascendencia fuera de nuestras fronteras. Una superproducción nacional, con un siempre efectivo Luis Tosar como cabeza de cartel, que optará a 9 premios Goya en la próxima edición. El caso, debido a la actualidad, os será más familiar.

Narra los acontecimientos acaecidos durante el “Sitio de Baler”, a finales del S.XIX, con una duración de casi un año, en una isla filipina en la que un destacamento español fue sitiado por revolucionarios nacionales, mientras se firmaba el tratado de paz entre Estados Unidos y España, por el cual Filipinas dejaba de ser colonia española. Existe una versión homónima anterior (1945), bastante menos conocida, pero que, gracias a la actual, ha ganado fama. No hay remake que por bien no venga.

historias-de-guerra-2

Braveheart (1995):   El mejor ejemplo de que el cine puede llegar a ser un vehículo perfecto para conocer la historia. Si bien el contexto histórico en la película dista mucho de lo que ocurrió en realidad, la fama que alcanzó el largometraje de Mel Gibson nos puso a todos en conocimiento las guerras de Independencia escocesas que se llevaron a cabo a finales del S.XIII y la primera mitad del S.XIV. Y, por supuesto, nos descubrió a un tal William Wallace.

historias-de-guerra-3

El último rey de Escocia (2006):   A pesar de no mostrar la guerra a la que abocó a su país contra Tanzania (que realmente es lo que tocaría ahora), ni tampoco la masacre contra su propio pueblo de una forma contundente (casi mejor), sí es de agradecer la sublime y oscarizada caracterización de Forest Whitaker como Idi Amin, presidente ugandés en la década de los 70, uno de los peores dictadores de la historia de África y al que se acusó hasta de practicar el canibalismo.

historias-de-guerra-4

El viento que agita la cebada (2006):   Todos conocemos el compromiso de Ken Loach con la difusión de la cruda realidad social en miles de ciudades del planeta, pero no sólo en eso es el director más expuesto. También se trata del cineasta que más inquietud ha mostrado por los conflictos armados más actuales. El viento que agita la cebada es la primera de sus aportaciones a la lista.

La historia de dos hermanos irlandeses que luchan juntos en la Guerra de Independencia Irlandesa en 1920, para, poco después, combatir en bandos distintos en la posterior Guerra Civil de su país. La película se llevó la Palma de Oro en Cannes.

historias-de-guerra-5

Salvador (1986):   Antes de realizar su trilogía sobre Vietnam (Platoon, Nacido el 4 de julio y El cielo y la tierra), un primerizo Oliver Stone intentó acercarnos la, por aquel entonces, contemporánea Guerra Civil de El Salvador. Un digno trabajo del señor Stone, basado en hechos reales, con un gran James Woods (nominado al Óscar) y con un “pero”1 importante del que luego hablaremos.

historias-de-guerra-6

En tierra de sangre y miel (2011):   El romance entre un chico serbio y una chica bosnia musulmana antes y durante la guerra de los Balcanes fue la carta de presentación de Angelina Jolie como directora de cine. Brutal y maniquea, pero comprometida.

Fernando León de Aranoa también se interesó  por los Balcanes más recientemente con Un día perfecto (2015), aunque su trabajo no llega ni a tomar partido ni a profundizar en el tema.

historias-de-guerra-7

Los gritos del silencio (1984):   Otra ópera prima, en este caso del británico Roland Joffé. La guerra civil de Camboya (1967 – 1975) narrada a través de un corresponsal de guerra norteamericano y su guía nativo. El médico camboyano Haing S. Ngor, intérprete para la ocasión, se llevó el Óscar al mejor actor de reparto. El “pero”1 mencionado un poco más arriba también se puede añadir a buena parte de esta película.

historias-de-guerra-8

55 días en Pekín (1963) / El Yang-tse en llamas (1966):   Dos largometrajes (largos sobre todo) clásicos de la misma época que narran diferentes conflictos en la China de principios del S.XX.

La influencia foránea en todos los aspectos sociales y económicos del país originó el “levantamiento de los Bóxers” ocurrido durante 1900 y 1901. En la ficción, fueron Davin Niven y Charlton Heston los que sufrieron la rebelión durante, obviamente, 55 días.

La segunda película transcurre varios años después, en 1926, justo antes del inicio de la Guerra Civil China. Esta vez fue Steve McQueen el que se vio inmerso en el conflicto y fue nominado al Óscar por ello.

historias-de-guerra-9

Diamante de sangre (2006) / Lágrimas del sol (2003):   Las más comerciales, no por ello malas películas, o por lo menos igual de importantes que las demás para la causa.

En la primera hablamos de una vía para el lucimiento de Leonardo Dicaprio, de una cinta de acción al más puro estilo hollywoodiense y de que además no se ahonda mucho en el tema en cuestión; sin embargo, hay que admitir que Edward Zwick mostró muchas de las atrocidades (amputaciones y el uso de niños como soldados) ocurridas durante la Guerra Civil de Sierra Leona en la última década del S.XX.

La segunda históricamente ofrece bastantes dudas, pues no está muy claro si trata sobre la guerra civil de Nigeria a finales de los 60, o por el contrario se trata de una guerra civil ficticia ocurrida en la actualidad. El caso es que, cruda y violenta, ayuda a conocer un poco más toda la historia, tantas veces ignorada y relegada, del continente africano. Con el mayor de los “peros”1, eso sí.

historias-de-guerra-10

La batalla de Argel (1966):   Seguramente la película más importante sobre colonialismo. El director italiano Gillo Pontecorvo rodó de forma “semidocumental” la lucha entre el Frente de Liberación Nacional de Argelia y los franceses durante la Guerra de Independencia de Argelia a mitades del siglo pasado. En nuestro país estuvo censurada hasta la muerte de Franco.

historias-de-guerra-11

En tierra hostil (2008):   Por desgracia, la guerra de Irak sí que es bien conocida por todos, ya sea por la coetaneidad, por Saddam Husein o por las armas de destrucción masiva que aún están por encontrar…  Kathryn Bigelow supo dejar a un lado los motivos para mostrarnos la barbarie de aquella guerra. En tierra hostil se alzó con el Óscar a la mejor película y la señorita Kathryn con el de mejor directora, siendo la primera mujer de la historia en conseguirlo.

Debido a que se trata casi de la guerra más actual, otras películas han tocado el tema en más de una ocasión: algunas para fervor patriótico estadounidense más que para otra cosa (El francotirador), otras como recinto para el desarrollo de pura acción (Green Zone) y otras para mostrar el horror que produce la guerra en todo ser humano (En el valle de Elah).

historias-de-guerra-12

Black Hawk derribado (2001):   Basada en un hecho verídico, en octubre de 1993 una tropa de élite estadounidense es enviada a Somalia en aparente misión de paz, ya que el objetivo real es apresar a un caudillo somalí para poner fin a la guerra civil, pero las cosas no siempre salen como una planea. Dicha guerra, por cierto, perdura en la actualidad.

historias-de-guerra-13

La canción de Carla (1996):   La Revolución sandinista de Nicaragua que duró toda la década de los 80 y que acabó con la dictadura imperante, supone la segunda contribución de Ken Loach a la nómina, que no la última.

historias-de-guerra-14

El año que vivimos peligrosamente (1982):   Una pareja con química (Mel Gibson y Sigourney Weaver) y una estupenda secundaria (Linda Hunt) protagonizan esta aventura en la Yakarta de 1965, mientras se perpetraba un golpe de estado contra Sukarno, presidente corrompido que tan solo 15 años atrás era venerado por todos al conseguir la independencia de Indonesia. Murieron en la revuelta alrededor de un millón de personas.

historias-de-guerra-15

Hotel Rwanda (2004):   Durante la guerra civil, o más bien durante el genocidio de Ruanda, ejecutado por los hutus contra los tutsis en 1994, Don Cheadle (hutu) utilizó su hotel como refugio para miles de personas de ambas etnias. Tanto él como su esposa en la ficción (Sophie Okonedo) fueron nominados al Óscar. Está basada en una historia real.

historias-de-guerra-16

Por quién doblan las campanas (1943) / Tierra y libertad (1995):   A nivel nacional hay decenas de películas importantes sobre la Guerra Civil (¡Ay, Carmela!, Soldados de Salamina, Las 13 rosas, El laberinto del fauno, etc…), pero éstas son las más relevantes a nivel internacional, la segunda de ellas posiblemente la más significativa de todas.

Por quién doblan las campanas, basada en la obra de Ernest Hemingway (que había sido corresponsal de guerra en España), cuenta con Ingrid Bergman y Gary Cooper como grandes protagonistas, llegando a ser la historia de amor casi más importante que la propia trama. Aun así, es la película más longeva de la lista y la distinción de Hollywood hacia nuestro conflicto, así que tiene nuestro respeto. “Pero”1

Con Tierra y libertad cerramos la aportación de Ken Loach a la lista. Si se había interesado por la mayoría de las guerras del S.XX, era evidente que la Guerra Civil Española también tendría cabida en su filmografía. Alabada por crítica y público en general, Loach una vez más acertó al trasladar a la pantalla un conflicto armado y los actos de todos aquellos que están inmersos en él.

historias-de-guerra-17

Das Boot. El submarino (1981):   La excepción. Sí, se trata de la Segunda Guerra Mundial pero la incluyo en la lista porque es una rareza grandiosa. Las estrellas son… los alemanes. Wolfgang Petersen sorprendió gratamente con esta claustrofóbica historia a bordo de un submarino en la que el bando protagonista es lo de menos.

historias-de-guerra-18

Missing (Desaparecido) (1982) / Estado de sitio (1973):   Si la denuncia social es terreno de Loach, digamos que la parcela de Costa-Gavras es la denuncia política. Otro comprometido realizador que, por supuesto, tiene su hueco en la lista de forma merecida con dos obras que desnudan las dictaduras sudamericanas de la segunda mitad del siglo pasado.

El golpe de Estado en Chile en 1973 consumado por Pinochet y el régimen totalitario de Uruguay a finales de los 60 y principios de los 70 son los dos temas a tratar respectivamente. A destacar un estupendo Jack Lemmon en la primera y un solvente Yves Montand en la segunda. Por cierto, no vayáis a confundirla con el Estado de sitio (1998) ultrapatriótico de Bruce Willis y Denzel Washington.

historias-de-guerra-19

5 días de guerra (2011):   La película no es nada del otro mundo (a lo que hay que añadir el “pero”1 correspondiente), no obstante muestra uno de los hechos contemporáneos más trágicos. Y no por la guerra en sí, que es igual de triste que cualquier otra, sino porque en los tiempos que corren, con la proliferación de la información a la orden del día, nadie se enteró o nadie se quiso enterar de lo ocurrido debido a que todo el mundo estaba pendiente de los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) que se celebraron paralelamente. Hablamos de la denominada “Guerra de Osetia del Sur”, entre Georgia y Rusia, que duró menos de dos semanas, pero que igualmente supuso un gran desastre humano.

historias-de-guerra-20

El acorazado Potemkin (1925):   Para finalizar, una de las películas más importantes, no sólo del género sino de la historia del séptimo arte. El acorazado Potemkin significó una nueva manera de hacer cine, Eisenstein prosiguió con la evolución que ya iniciara en su momento Griffith, con movimientos de cámara y montaje nunca antes realizados. Aunque eso es otro cantar y de ello siempre se podrá hablar, pero en otro momento. En lo que aquí respecta, señalar que la película, situada en 1905, narra el histórico motín de los marineros de un barco ruso al negarse a comer carne podrida. El inicio de una sublevación que años más tarde desembocaría en la Revolución Rusa.

historias-de-guerra-21

1   Supongo que para algunos ha sido fácil de descifrar. Para el resto, aquí lo tenéis. El gran “pero” de estas películas es el punto de vista desde el que se muestran todos los conflictos, y es que ese punto de vista siempre viene desde el lado norteamericano. El protagonista esencial nunca suele ser un nativo, nunca se ve la perspectiva de alguien que lo vive en primera persona. Aunque está claro que de ese modo sería difícil siempre mostrar una historia completamente imparcial y objetiva. De todas formas, esa perspectiva estadounidense también hay que agradecerla y mucho, al fin y al cabo se trata de películas norteamericanas, por lo tanto realizadas mayormente para el público norteamericano, pero gracias a ello, a su cine tan comercial, logra llegar a las pantallas de todo el planeta y, en consecuencia, dar conocimiento de ello, que es lo importante.

Espero que la lista haya sido de vuestro agrado. Hasta la próxima…

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Magnífico y sucinto pero sustancioso repaso a películas bélicas estupendas, referidas a Guerras diferentes a las tradicionales en el cine: I y II Gran Guerra o Vietnam. Además, las he visto casi todas -algunas comentadas aquí por mí- y coincido en los comentarios que hace Ocaña ¡Felicitaciones!

Escribe un comentario