Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Héroes caídos (Parte 3)

Por Miguel Ávalos

BOROMIR DE GONDOR

Película: El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo

Actor: Sean Bean

Ocupación: Gran Capitán de los ejercitos de Gondor

heroescaidos3_2

Boromir fue el primogénito del Senescal de Gondor Denethor II y hermano mayor de Faramir. Su madre Finduilas murió cuando apenas tenía Boromir 10 años de edad. Criado para ser un guerrero de suma importancia y a la vez para ser el heredero de su padre como Senescal, Boromir destacó muy pronto por su gran fortaleza y capacidad de liderazgo, cualidades que había heredado de su padre, quien se sentía orgulloso de él dándole todo el crédito existente y dejando en muy segundo plano a Faramir. Sin embargo a medida que pasaban los años la unión entre los dos hermanos no hacía sino aumentar, recelando cada vez más de su padre, pues al contrario que él Boromir si reconocía las virtudes de su hermano pequeño. Boromir portaba el conocido y prestigioso Cuerno de Gondor en señal y representación de su reino y hogar.

En el año 3018 de la Tercera Edad del Sol y la Luna, el Señor Oscuro Sauron de Mordor envió a un gran contingente de orcos y trolls comandado por su lugarteniente número uno, el Rey Brujo de Angmar también conocido como el Señor de los Nazgul, con la intención de destruir Gondor. Tras fracasar las fuerzas de Faramir en la defensa de Osgiliath, las fuerzas del Rey Brujo tomaron la ciudad dejándola en ruinas. Afortunadamente Boromir condujo una gran ofensiva que hizo retroceder a las fuerzas de Mordor, recuperando así la ciudad. La celebración de esta victoria duró poco, pues Elrond de Rivendel convocó un concilio secreto y Boromir fué quien acudió en representación de Gondor.

Al llegar a Rivendel Boromir participó en el concilio, conociendo a quienes serían sus compañeros en la más grande travesía que pudo imaginar. Incluidos Frodo Bolsón, el Hobbit que tomó valientemente la decisión de llevar el Anillo único hasta Mordor con la intención de destruirlo y Aragorn II, hijo de Arathorn II y heredero al trono de Gondor como Rey. Aunque Boromir en un principio recelaba de Aragorn, pudo comprobar muy pronto su gran honor y en el fondo sabía que la salvación de Gondor habitaba en el hecho de que el Rey regresara a su trono después de siglos y siglos. En el Concilio se forma la llamada Compañía de Anillo, compuesta por el propio Boromir, el mago Gandalf, el dunedain Aragorn, el elfo Legolas, el enano Gimbli y cuatro hobbits, Frodo, Sam, Merry y Pippin.

Como miembro de la recién nombrada Compañía del Anillo y habiendo jurado proteger a Frodo, emprendió el viaje que les debía conducir a él y a sus nuevos camaradas hasta Mordor. Sin embargo había un revés reciente. Influenciado por Sauron, Saruman el Blanco se había vuelto malvado y se convirtió en un grave obstáculo para la compañía. Impidió que tomasen el paso del sur y también el paso de Caradhras. Ante esta situación la compañía se vió forzada a atravesar las Minas de Moria. En la sala donde se encontraba la tumba de Balin, la Cámara de Mazarbul, fueron atacados por una hueste de orcos y un troll de las cavernas, demostrando Boromir sus excelentes habilidades como guerrero al eliminar a un buen número de orcos. Acto seguido se vieron asaltados nada menos que por un Balrog. Gandalf lo enfrentó y ambos desaparecieron en la profunda oscuridad de Moria. Boromir agarró a un Frodo desesperado y lo escoltó fuera de las minas. La compañía tuvo que afrontar el que Gandalf ya no estuviera entre ellos y Aragorn asumió el liderazgo de la misma. De este modo se encaminaron hacia los bosques del reino de Lothlórien.

Después de su llegada fueron capturados por la guardia dirigida por Haldir, pero Aragorn logró convencer al elfo de que les dejasen pasar. De este modo llegaron hasta Caras Galadon capital y corazón de Lothlorien, conociendo a su soberano el caballero Celeborn y a su soberana la dama de la luz Galadriel. Boromir pudo oir en su interior la voz de Galadriel alentándolo a que conservase la esperanza incluso en los tiempos que corrían y que su hogar aun podía salvarse. Sin embargo el gran capitán de Gondor andaba muy escaso de fe. Tras reposar esa noche el grupo fue obsequiado con presentes valiosos por cortesía de la dama Galadriel, incluidas capas del reino. El presente para Boromir fué un cinturon de oro. Poco después partieron hacia Parth Galen por consejo de Celeborn, quien les avisó de que unos extraños orcos que soportaban la luz del día, andaban tras ellos.

Lo que pocos advertían es que desde el principio de la travesía, una maligna obsesión se estaba apoderando paulatinamente de Boromir. Influenciado por el Anillo Único, el fornido hombre pensaba que utilizándolo como arma, se podía cambiar el curso de la guerra, sin reparar en que el anillo solo respondía frente a Sauron. Al llegar a Amon Hen, no se pudo resistir más e intentó convencer a Frodo de que le entregase el anillo para defender a su pueblo. El hobbit trató de convencerle de que no era él mismo quien hablaba, pero Boromir respondió tratando de arrebatarselo por la fuerza. Por suerte Frodo fue más hábil y poniéndose el anillo se hizo invisible para eludirlo. Boromir volvió en si y se disculpó con el hobbit, pero no había tiempo para escenas sentimentales. Los orcos que les seguían la pista resultaron ser los Uruk-Hai pertenecientes a Saruman y atacaron a la compañía. Boromir acudió en auxilio de Merry y Pippin enfrentandose a un gran número de estos brutales orcos. Almenos veinte fueron eliminados por él en un acto digno de perdurar en la historia. Boromir uso el Cuerno de Gondor para alertar a sus compañeros. Sin embargo uno de los líderes de los Uruk-Hai, Lurtz, lo abatió lanzándole varias flechas. Aragorn eliminó a Lurtz y acudió en ayuda de Boromir, pero era demasiado tarde. Boromir en su último aliento pidió perdón por haber tratado de arrebatarle el anillo a Frodo, Aragorn le dijo que había luchado con dignidad y conservado su honor, jurándole a la vez que haría cuanto pudiera por Gondor, reconociéndolo al fin como su reino. Lo último que Boromir pronunció fue digno de un gran hombre “Te habría seguido mi hermano….mi capitán….mi rey” Boromir de Gondor cayó con legendario honor.

THÉODEN DE ROHAN

Películas: El Señor de los Anillos: Las Dos Torres
El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey
Actor: Bernard Hill
Ocupación: Rey de Rohan

heroescaidos3_3

Theoden fué el decimoséptimo Rey de Rohan, reino situado en la zona occidental de la Tierra Media cuya capital es Edoras, donde se encuentra Meduseld el Castillo de Oro del Rey. Fue el segundo de los cinco vástagos y único varón del Rey Thengel y su esposa la Reina Morwen de Lossarnach. Theoden estuvo muy unido a su hermana pequeña Théodwyn que sería la madre de Éomer y Éowyn. En el año 2980 de la Tercera Edad del Sol y la Luna, tras la muerte de su padre, Theoden es coronado Rey. Su esposa fue Elfhild con quien tendría un hijo, Theodred. Entre las posesiones más apreciadas del Señor de la Marca se encontraba un hermoso corcel perteneciente a la raza de los Meara llamado Sombragris, que Gandalf usó para cabalgar largas distancias en más de una ocasión.

El Rey Theoden tuvo que soportar tiempos oscuros durante su reinado, conociendo la paz durante breve tiempo. Su hermana Théodwyn perdió a su esposo Éomund al ser este descuartizado por los orcos y Théodwyn sucumbió al dolor y falleció. Theoden tuvo que cuidar a su sobrino Éomer y a su sobrina Eowyn como si de su hijo e hija se tratasen. Años más tarde su fiel criado Grima Lengua de Serpiente fué comprado por Saruman, conviertiéndose en el mayor confidente del ambicioso mago. Entre ambos envenenaron la mente del Rey con astutas palabras hasta que ni siquiera se pudo alzar de su trono, aparentando ser un anciano muy consumido por los años, demacrado y enfermo. Además su hijo y heredero al trono Théodred fué herido de muerte en la Batalla de los Vados del Isen, no puediendo recuperarse y muriendo finalmente.

Afortunadamente Gandalf el Blanco, junto con Aragorn, Legolas y Gimbli, llegó hasta Meduseld y liberó a Theoden de las ataduras de Saruman. Con las fuerzas renovadas el Rey expulso a Grima de Rohan, celebró el funeral de su hijo con las honras dignas y después de una intensa deliberación decidió evacuar Edoras a sabiendas de las intenciones de Saruman y conducir a su pueblo al Abismo de Helm, fortaleza que ya salvó en el pasado a los habitantes de Rohan. Durante el viaje fueron asaltados por los huargos de Isengard enviados por Saruman. Theoden le confió a Éowyn guiar a su pueblo durante el resto de la travesía, mientras él y sus jinetes se ocupaban de los huargos y los orcos. Aunque perdieron a muchos hombres finalmente se impusieron y quienes quedaron lograron llegar al Abismo de Helm.

Finalmente comenzó la Batalla de Cuernavilla entre las fuerzas de Theoden y las tropas de Saruman. Al lado del Rey combatían Aragorn, Legolas, Gimbli y Gamelin uno de los hombres de más confianza del Rey. La batalla fué cruenta sino lo siguiente, produciéndose numerosas bajas en ambos bandos, derribando Aragorn, Legolas y Gimbli a muchos adversarios y compitiendo estos dos últimos para ver quien lograba más blancos que quien. En la primera ofensiva muchos efectivos de Saruman fueron abatidos, sin embargo todo cambio cuando el fuego de Orthanc logró abrir brecha en el muro. El enemigo entró y comenzó a hacer retroceder a las fuerzas del Rey hasta atravesar el portón. Todo parecía perdido y la derrota segura, pero las palabras de Aragorn motivaron a Theoden y su sequito, Gimbli hizo resonar el Cuerno de Helm una última vez y el coraje guerrero de Theoden despertó. Gritando “A ellos Eorlingas” el Rey se avalanzó al galope contra sus enemigos. Tras él iban Gamelin, el resto de la guardia personal de su majestad, Aragorn y Legolas. Theoden eliminó a un gran número de invasores gracias a sus artes guerreras y su fiel caballo Crinblanca. Finalmente Gandalf y Éomer entraron en escena y con un contingente de miles de hombres cargaron contra las tropas de Saruman obteniendo la victoria final. Tras esto hubo una celebración en Edoras donde también se honró a los caidos en la batalla.

Sin embargo se había ganado una batalla y a un enemigo, pero ni la guerra ni al mayor enemigo de todos. Sauron sabía que Aragorn se había dado a conocer y que la voluntad de los Hombres seguía intacta. Lo último que quería era ver a los reinos de la Tierra Media luchando contra él bajo un solo estandarte. Por tanto y con mayor furia que nunca ordenó el ataque a Minas Tirith, principal ciudad de Gondor. El ataque fué tan devastador que finalmente Gondor pidió auxilio y Rohan respondió. Theoden ordeno convocar a los Rohirrim dando tres días a Éomer, Gamelin y a otro gran hombre de su confianza como Grimbold, para alistar a cuantos pudiesen. Llegado el tercer día cabalgaron a toda velocidad hasta Gondor. Al llegar vieron de frente las incontables huestes de Sauron que, comandadas por el Rey Brujo, asediaban sin cesar Minas Tirith habiendo tomado los primeros niveles. Theoden organizó estrategicamente a sus tropas y después motivó de manera sin igual a los suyos.

“Avanzad sin temor a la oscuridad, luchad, luchad Jinetes de Theoden, caerán las lanzas, se quebrarán los escudos, pero aun restará la espada, rojo será el día hasta el nacer del sol. Cabalgad, galopad, cabalgad hasta la desolación y el fin del mundo. Muerte, muerte, muerte, muerte”

Los Jinetes de Rohan cargaron contra el enemigo y es imposible determinar con exactitud cuantos orcos cayeron. Tal fue la embestida que el Rey Brujo convocó a la batalla a una hueste de hombres Haradrim del Sur montados en olifantes. Ni aun así cedieron los Eorlingas que, pese a sufrir bajas, fueron poco a poco ganándoles terreno. Theoden tuvo una participación legendaria en esta batalla desde su comienzo. La llamada Batalla de los Campos del Pelennor, quizás la más cruenta de toda la Tercera Edad del Sol y la Luna. El Rey eliminó a un número desconocido de rivales y a lomos de Crinblanca lideró a los suyos como corresponde a un gran miembro de la casa de Edoras. Sin embargo el propio Rey Brujo intervino en la batalla montado en su ave infernal y atacando al Rey, que fue derribado y a continuación aplastado por su propio caballo, encontrando de esta manera la muerte. Al finalizar la batalla le fueron dadas las honras fúnebres merecidas y su nombre permanece escrito en las páginas de la historia de la Tierra Media.

MIFUNE

Películas: Matrix Reloaded
Matrix Revolutions
Actor: Nathaniel Lees
Ocupación: Capitán de los ejercitos de Zion

heroescaidos3_4

Mifune fue el Capitán de las fuerzas de Zion, la última ciudad libre de la tierra y único lugar que les quedaba a las máquinas por conquistar. Su superior directo era el Comandante Jason Lock. Como Capitán de los ejércitos de la ciudad, Mifune dirigía personalmente en batalla tanto a la infantería como a las unidades APU, que eran robots sofisticados con armamentos capaces de alcanzar muchos blancos a la vez, montando frecuentemente Mifune en uno de ellos. Nunca acabó el programa de instrucción, pero era el ejemplo vivo de que un certificado no decide si eres apto para combatir. Bajo el liderazgo de Mifune las fuerzas de Zion contuvieron y rechazaron muchos ataques de las máquinas, logrando importantes victorias.

Nacido y criado en Zion, destacó muy pronto por su destreza, severidad, mando, pero también por ser honorable, reconociéndolo sus soldados como el mejor Capitán posible. No está claro hasta que punto Mifune creía o no creía en la profecía del elegido, pero lo que estaba fuera de toda duda es que sentía un enorme respeto y admiración hacia Morfeo, incluso a sabiendas de la enemistad que había entre este y su superior el Comandante Lock.

El momento tan temido y rumoreado en Zion llegó. Desde su propia ciudad, las máquinas prepararon una hueste tan inmensa de centinelas para tomar Zion, que los ejércitos de la ciudad humana tuvieron que reclutar a voluntarios y voluntarias. Por orden del Comandante Lock, Mifune se puso manos a la obra. En el trancurso de dicha tarea, el jóven Kid fue reclutado. Mifune y el muchacho se conocieron de mala manera. cuando Kid llevaba un cargamento de armas tropezó y cayó, derribando el cargamento con él. Mifune al ver esto le reprendió e intuyendo que era menor de edad, le pregunto a Kid que años tenía. Aunque en un principió mintió sin éxito, Kid acabó confesando que tenía 16 años, tras lo cual se ganó otra reprimenda del Capitán. Sin embargo las siguientes palabras del muchacho acabaron convenciendo a Mifune, que en el fondo veía en él un potencial oculto. El Capitán observó de cerca sus progresos y acabó nombrándolo su propio cargador de munición.

La batalla más encarnizada de Zion dió comienzo sucediéndose las bajas en uno y otro bando a velocidad alarmante. La infantería de Mifune logró derribar la máquina excavadora y las APU contenían las ofensivas de los centinelas. Sin embargo esa situación duró poco. El cañón principal de las defensas de Zión fue destruido, gran parte de la infantería eliminada y los centinelas fueron ganando cada vez más terreno derribando a la inmensa mayoría de las APU, quedando solo 13 en pie. Entre ellas la manejada por Mifune que resistía heroicamente. El número de centinelas que derribó es desconocido en el mejor de los sentidos. hasta que se le acabó la munición y reclamó la regarga. Kid salió a toda pastilla y gracias a su Capitán evitó ser alcanzado por varios centinelas. Tras alguna dificultad consiguió recargar la munición de la APU de Mifune y este se lanzó de nuevo al ataque eliminando a otro buen número de enemigos, pero la ofensiva centinela era tan feroz que finalmente el propio Mifune fue alcanzado recibiendo graves heridas en el rostro. Con sus últimas energías alentó a Kid de que cortara los contrapesos de las puertas de la cuidad para que la Hammer pudiese entrar, pues el pulso electromagnético de la nave eliminaría de un plumazo a todas las máquinas restantes. Kid le confesó entonces que no acabó el programa de instrucción a lo que Mifune respondió diciendo “Yo tampoco” muriendo finalmente. En ese momento quedó claro que Mifune vió en Kid un futuro Capitán de Zion. Al finalizar la guerra y cumplirse la profecía del elegido, Mifune recibió unas honras fúnebres dignas del legendario Capitán que fue, es y será por siempre.

Héroes Caídos (Parte 2)

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario