Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Héroes caídos (Parte 1)

Por Miguel Ávalos

Son tan importantes como esos personajes llamados “protagonistas” De alguna manera nos sentimos identificados con ellos debido al gran ejemplo de carisma, honor e incluso orgullo que representan. Amigos/rivales de los personajes principales, siempre quienes más y quienes menos, llevan un peso esencial en la trama de la que forman parte y sus acciones son muy recordadas. Algunos han dejado tal vez más huella que otros, eso siempre depende de cada generación y persona, sin embargo es indudable que todos y cada uno de ellos han logrado ganarse un hueco en las grandes historias de aventuras.

Es por ello que en este artículo rindo un homenaje a aquellos personajes tan valientes, aguerridos y diestros como los que son protagonistas y que han dado sus vidas en una muestra de valor intachable.

Espero que lo disfrutéis.

AIRK
Película: Willow
Actor: Gavan O´Herlihy
Ocupación: Líder de los cruzados del reino de Galladoorn

heroescaidos2

Airk fue un gran guerrero procedente del reino de Galladoorn y último gran líder de su ejército durante la época oscura de la reina Bavmorda. Aunque no se especifica en ningún momento, es obvio que a muy temprana edad demostró sobresalientes aptitudes para convertirse en un guerrero versado en el arte del combate. Se desconoce quien lo adiestró, si algún miembro de su familia o amigo de esta, sin embargo huelga decir que fue alguien con un gran manejo de las armas que se fijó en él desde un principio. Con el paso del tiempo Airk se convirtió en un guerrero muy valioso y con gran sentido del honor. En algún momento de su vida conoció a otro guerrero de destreza formidable llamado Madmartigan. Si bien Airk consideraba a Madmartigan alguien con muy escaso sentido del deber, ni ello impidió que se forjaran una amistad/rivalidad, pues en sus adentros sabía que la destreza de Madmartigan superaba incluso la suya y tenía la esperanza de que algún día este llegase a madurar.

Finalmente Airk ascendió a líder del ejército de Galladoorn, teniendo que afrontar la terrible situación de que las tropas de Nockmaar, pertenecientes a la reina Bavmorda y lideradas por su brazo diestro el General Kael, arrasasen y destruyesen por completo su querido reino. Negándose a la derrota, reunió una hueste de 1000 hombres, cientos de caballos y varias carretas de provisiones, partiendo hacia una nueva batalla. Durante el camino Airk y su ejército se encontraron con un Madmartigan enjaulado, dos Nelwyns llamados Willow y Meegosh y a una niña humana recién nacida llamada Elora. Poco imaginaba en ese momento la importancia de este grupo. Tras una breve conversación, Airk se negó a liberar a Madmartigan abandonándolo a su suerte. Tras ello él y sus hombres se enfrentaron al ejército Nockmaar de nuevo, solo para ser masacrados por segunda vez. Airk escapo y se refugió en un pequeño pueblo de la región nevada. Días después se volvió a encontrar con Madmartigan, Willow y Elora, descubriendo al fin la importancia de la niña. Aunque parecía que Airk había perdido la voluntad de luchar, la fe inquebrantable de Willow y Madmartigan le hizo recobrar sus fuerzas, reuniendo a otra gran hueste de cruzados, acudiendo raudo al reino de Tir Asleen para apoyar tan noble causa y obteniendo su primera victoria sobre el ejército Nockmaar. Pese a ello, el General Kael logró escapar llevándose a Elora consigo.

Decididos a rescatarla los cruzados partieron hacia Nockmaar. Al liderazgo de Airk se sumaron Madmartigan y la guerrera Sorsha que conocía a la perfección las entradas y salidas del castillo. Sin embargo Bavmorda entró en escena burlándose de Airk y los suyos para acto seguido convertirlos en cerdos. Todo parecía perdido, pero el gran potencial mágico que dormitaba dentro de Willow empezó a florecer para devolver a la hechicera Fin Raziel a su estado humano y que así ella pudiese deshacer el encantamiento de Bavmorda. Tras una deliberación en la que estaba en juego el futuro de todo el continente, las palabras de Fin Raziel devolvieron el optimismo al ejército y gracias al plan de Willow, Airk y los demás pudieron asaltar Nockmaar, transportando Airk a Willow en su caballo. La última batalla dió comienzo y Airk demostró su destreza eliminando a muchos soldados Nockmaar. Hasta que se encontró cara a cara con el General Kael, dando comienzo un brutal duelo en el que el líder de los cruzados mostró si cabe más valor que nunca. Sin embargo el General Kael era el más ágil y fuerte de los dos y paulatinamente hizo retroceder a Airk. Hasta embestirlo, estrellarlo contra un muro, derribarlo de un fuerte puñetazo y dejándolo practicamente KO. Airk ya no estaba en condiciones de luchar y aun así saco de su bota izquierda una daga, pero Kael la agarro con mucha más fuerza y se la clavó en el estómago. Airk escupio a su casco de calavera en señal de querer decirle “escoria” a lo que un enfurecido Kael respondió con la estocada definitiva y pateando el cuerpo de Airk en señal de desprecio. Un horrorizado Madmartigan acudió en auxilio de su amigo, pero ya era tarde. Airk sonrió a Madmartigan y le dedico sus últimas palabras “Gana por mi” tras lo cual murió. Después la batalla Airk recibió en Tir Asleen las honras fúnebres merecidas, siendo recordado para siempre.

RUFIO
Película: Hook
Actor: Dante Basco
Ocupación: Líder de los niños perdidos de Nunca Jamás

heroescaidos3

Rufio fue un niño perdido habitante del país de Nunca Jamás y líder del resto de niños perdidos en ausencia de Peter Pan. Se caracterizaba por llevar chaleco y pantalones azul marinos, zapatos rojos y una cresta punk de color roja. Su sentido del orgullo era muy alto y su manejo de la espada era sencillamente envidiable. Hay altas probabilidades de que fuese adiestrado por el propio Peter Pan. En caso de no ser así, su maestro/maestra fue alguien con un conocimiento de la esgrima abrumador. Rufio compartio muchas aventuras al lado de Peter Pan y el resto de niños perdidos, sin embargo en un momento dado, Peter Pan se marchó a Londres y no volvió. Viendo que no regresaba, Rufio asumió el liderazgo de los niños perdidos y se adjudicó la espada dorada de Peter Pan. Exteriormente consideraba a Peter Pan un traidor por haber abandonado Nunca Jamás y dando a entender al resto que ya no hacía ninguna falta, sin embargo interiormente añoraba a su gran amigo y al espíritu que les infundía. La reputación de Rufio era tan respetada por amigos y aliados como temida por enemigos, habiendo muchas opciones de que eliminase en combate a piratas infames de renombre. Incluso que mantuviese almenos un duelo contra el mismísimo Hook y que acabase en tablas.

Pasaron los años y las aventuras en Nunca Jamás se sucedían con la misma frecuencia y tradición. Hasta que a oidos de los niños perdidos llegó una noticia cuanto menos extraña. El Capitán Garfio había ido en persona a Londres y había secuestrado a un niño y una niña. Más tarde se encontraron con la sorpresa de que un hombre con ropajes extraños, gafas y en un bajo estado de forma para la inmensa mayoría, se había colado en su territorio. La sorpresa se duplicó al ver que Campanilla era quien lo había traido hasta ellos y finalmente se hizo inmensa cuando uno de los niños perdidos, Pockets, confirmo su identidad. Peter Pan. Esto provocó una división de opiniones entre los niños perdidos, estando la mayoría de parte de Rufio, quien exteriormente se mostraba reacio ante la idea de que semejante individuo fuese realmente Peter Pan, pero ni siquiera él pudo evitar dar un breve paso hacia delante cuando Pockets le identificó como tal. Finalmente Rufio y los suyos aceptaron entrenar al supuesto Peter Pan durante tres días. En el transcurso de dicho entrenamiento Rufio no cesaba de fastidiarlo, ya fuese arrojándole objetos como bolas de nieve o chinchándolo a base de insultos. Incluso en la primera cena que compartió con ellos después de tanto, Rufio no cesaba de retarlo a un duelo de insultos del que irónicamente salió perdedor. Hasta le arrojó un coco en plena cara que Peter partió en dos con una espada. No obstante la intención de Rufio, aunque aparentase lo contrario, era ayudar a Peter a recobrar su identidad.

Finalmente Peter Pan se reencontró consigo mismo gracias a su pensamiento alegre y Rufio le entrego su espada de oro en reconocimiento a ello y al hecho de que siempre fue el verdadero líder de los niños perdidos. Tras lo cual celebraron todos juntos su regreso. A la mañana siguiente la batalla definitiva contra el Capitán Garfio dió comienzo. A pesar de que había vuelto, Rufio sabía que Peter ahora tenía hijos y que su prioridad era recatarlos, con lo cual queriendo ganar tiempo para su amigo, se aproximó hacia Hook con la intención de retarlo. Así fue como empezó uno de los duelos más espectaculares que el país de Nunca Jamás contempló y en el que ambos contendientes demostraron porque eran dignos de ser considerados maestros de la esgrima. En el transcurso del mismo Hook desarmó a Rufio con su garfio, pero el niño perdido de la cresta roja efectuó un movimiento increíble evitando la estocada de su adversario y recuperando su espada. En el segundo asalto Rufio realizó una combinación muy ágil de movimientos y colocó su espada encima de la de Hook, teniendo la oportunidad de derrotarlo. Sin embargo Rufio se burló de su rival con la expresión “Frio frio Garfito es mío” ¡Craso error! Garfio efectuo un movimiento elegantísimo con la espada, Rufio hizo lo propio, las dos espadas colisionaron, pero Garfio fue el más rápido de los dos y con su siguiente estocada atravesó el corazón de su oponente ante un Peter Pan que desató su furia. Las últimas palabras de Rufio fueron dedicadas a su amigo ” ¿Sabes que me gustaría?……tener un padre…..como tu” Después de tan bella frase cerró los ojos para siempre. Tras la derrota de Garfio y la marcha de Peter Pan, los niños perdidos le dan las honras fúnebres merecidas.

KYLE REESE
Película: The Terminator
Actor: Michael Biehn
Ocupación: Sargento del batallón nº132 al mando de John Connor

heroescaidos4

Kyle Reese fue un sargento del batallón número 132 de Perry que lucho al servicio de John Connor durante la guerra contra las máquinas. El virus más terrible conocido llamado Skynet descubrió su potencial y a raiz de ello todo cambió. Las máquinas empezaron a volverse autosuficientes. Controladas por Skynet, decidieron el destino de la humanidad en un microsegundo. La exterminación. Fue así como se produjo el llamado Juicio final, en el que Skynet lanzó por todo el planeta las mismas bombas que el ser humano había creado para defenderse. 3000 millones de vidas se apagaron en ese oscuro día para la raza humana, sin contar el resto de especies del planeta. Quienes quedaron fueron esclavizados para trabajar día y noche cargando cadáveres y en otras actividades.

Afortunadamente quedaban seres humanos libres y entre ellos, hubo un hombre que enseñó a los demás cómo enfrentarse a las máquinas, cambiando el curso de los acontecimientos. Su nombre era John Connor. Con el paso del tiempo Connor fue reclutando a más hombres y mujeres a su causa. De entre quienes luchaban ciegamente de su parte, hubo un soldado de su más digna confianza. Kyle Reese. Nacido en 2002 y criado entre las ruinas del mundo, Kyle lucho de 2021 a 2027 en el batallón nº132 de Perry y posteriormente gracias a sus hazañas, entre las que destacan las ofensivas en los estados de Oregón y Nuevo México, fue asginado como protector personal de John Connor de 2027 a 2029. La confianza entre ellos creció hasta que cierto día John Connor le dió a Kyle una foto. Al principio Kyle no entendía el significado de esto, pero poco a poco, casi sin darse cuenta, empezó a enamorarse de la mujer que aparecía en ella, Sarah Connor, madre y mentora de John.

En el año 2029, la guerra pareció llegar a su fin. La pantalla de defensa de Skynet fue destruida y el virus aniquilado. Sin embargo Skynet se reservó un terrible as bajo la manga. Tenía un equipo de desplazamiento que utilizó para mandar a uno de sus cyborgs modelo 101 conocidos comunmente como los Terminator, al año 1984 y así eliminar a John Connor antes de nacer. Kyle no se lo penso ni un minuto para ofrecerse voluntario y ser enviado a ese mismo año. Habiendo logrado dicho objetivo, procedió a la busqueda de Sarah Connor y a sabiendas de que, no solo iba a ser difícil identificar al propio Terminator, sino también acabar con él mediante las armas de dicha época. Por suerte Kyle no era un soldado cualquiera y logró encontrar a Sarah, ponerla a salvo, neutralizar temporalmente y esquivar al Terminator. Poco después relata a Sarah todos los hechos acerca de ella, el juicio final, la guerra y su hijo John. Aunque reacia al principio, Sarah poco a poco va creyendo en Kyle, amen de comprobar con sus propios ojos lo que el Terminator podía hacer y resistir. No obstante la pareja tuvo que soportar el duro y a la vez lógico revés de que Kyle fuese capturado por la Policía y le tachasen de chiflado al contarles este su historia. Todo cambió cuando el Terminator apareció y asesinó a 17 policías. Kyle y Sarah tuvieron que volver a eludirlo.

Poco después, en un Motel llamado Tiki situado a las afueras de la cuidad, Kyle le revela a Sarah la verdad “Atravesé el tiempo por tí Sarah, te quiero” Kyle y Sarah tuvierón aquella noche una relación que daría lugar al nacimiento de John Connor nueve meses más tarde. Sin embargo el Terminator había asesinado a la madre de Sarah y había descubierto donde estaba escondida la pareja y procedió a su busqueda y exterminio. En la persecución que tuvo lugar, Kyle fue herido y Sarah lo escoltó hasta una fabrica automatizada, activando Kyle dichas máquinas para ralentizar al Terminator. Desafortunadamente este era también listo y emboscó a la pareja. Kyle hizo huir a Sarah y se enfrento al Terminator sin éxito, siendo derribado con dos duros golpes y quedando malherido. A pesar de ello, en un acto heroico, logró introducir en el cuerpo metálico del Terminator una de las bombas que él y Sarah habían preparado con anterioridad, dejando a la máquina exterminadora casi inutilizada. Sin embargo la explosión también le alcanzo a él, provocándole la muerte. Poco después el Terminator es destruido definitivamente por Sarah Connor. Kyle Reese muere cumpliendo su misión con todos los honores propios de un soldado.

Escribe un comentario