Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hasta siempre Paul Walker, te echaremos de menos

Por Lourdes Lueiro

Hace casi ya seis décadas… y “casi” se repite la tremenda y trágica historia… Joven, guapísimo, rubísimo y con gran éxito, acostumbrado a vivir apresuradamente; su vida se detiene a bordo de un coche demasiado caro y además iba demasiado rápido. Un 30 de septiembre de 1955 se trunca la vida y la carrera de un jovencísimo James Dean al volante de su “Maldito bastardo” como había bautizado a su Porsche, en la localidad californiana de Cholame, a más o menos dos horas en coche de Santa Clarita, donde la tarde del 30 de noviembre de 2013 perdía la vida Paul Walker a los 40 años, que iba de acompañante en otro Porsche (que por cierto era suyo, y llegó a ostentar el título de deportivo más rápido) en el que regresaba de un acto benéfico donde los fondos recaudados serían para las víctimas del tifón de Filipinas.

El mundo del cine le llora. Yo no podía dejar pasar la oportunidad de homenajearle de alguna forma, y qué mejor manera de hacerlo que dedicándole unas palabras y mostrando un poco más de él a quien poco le conocía; porque sencillamente se lo merece, por intentar hacer de este mundo uno un poco mejor, gracias a todas las causas humanitarias a las que estaba ligado, porque me trasmitía buen rollo y alegría, gracias a su maravillosa sonrisa; tenía fama además de “buen tío” o eso decían todos los que le conocían o los que le trataron por poco que fuese; y porque al fin y al cabo esto es una web sobre cine y él se quedará siempre en la mente de todos los que le disfrutamos en sus películas, sus eternos y brillantes ojos azules forman ya parte de nuestra memoria cinematográfica.

paulwalker2

Paul Walker (12 de septiembre de 1973) comienza su carrera participando en series de televisión y en películas con poco nombre, o por así decirlo, poco conocidas, y así poco a poco se va abriendo camino en la industria del séptimo arte. En 1998 forma parte del elenco de Pleasantville acompañando a Reese Witherspoon y Tobey Maguire en una película de lo más interesante y con nominaciones al Oscar incluidas; los años siguientes se dedicaría a hacer cine comercial, de entretenimiento, con películas como Alguien como tú o Juego de campeones. Pero no sería hasta el año 2001 cuando saltaría por fin a la fama, gracias a su personaje más conocido y por el que podemos ya considerarle una leyenda, Brian O’Conner (un policía infiltrado en el mundo de las carreras ilegales; de hecho he leído muchos comentarios, unos más acertados que otros, en los que tachan su muerte como una terrible ironía del destino) en la primera película de la saga de acción The fast and the furious, conocida en nuestro país como A todo gas, junto a nombres de la talla de Vin Diesel, The Rock o Michelle Rodriguez; a partir de ahí Walker sería una cara conocida en Hollywood, su caché ascendería y empezarían a lloverle ofertas, participaría en 5 de las 6 películas de la famosísima saga; la séptima se estaba empezando a rodar cuando un trágico accidente provocó su prematura muerte, dicen que esta séptima entrega será un homenaje a él, esperemos que así sea porque no es para menos.

Es también en el 2001 cuando interpreta a Lewis Thomas en la película de terror Nunca juegues con extraños, una de mis favoritas de su carrera, donde emprende un peligrosísimo viaje junta a Leelee Sobieski; llegarían después títulos como Noel con Penélope Cruz como compañera de reparto, la comercial Inmersión letal con la guapa Jessica Alba o el thriller La prueba del crimen, otro de sus mejores trabajos, junto a Vera Farmiga. En el 2006 llega a su vida (y a las nuestras) una preciosísima producción de Disney, una de sus películas más recordadas y entrañables, Bajo cero, basada en un hecho real, que nos narra la historia sucedida en la base de una expedición científica en la Antártida, un film muy triste pero emocionante. En ese mismo año participaría (en un pequeño rol) en otra de sus mejores películas, Banderas de nuestros padres dirigida por el gran Eastwood (uno de los mayores ídolos del actor) y protagonizada por otro rubio, Ryan Philliphe; el film se centra en la batalla de Iwo Jima. Bobby Z (protagonista y productor), El proyecto Lazarus, o la trepidante Takers, entre otras, completarían su amplia filmografía. Walker nos deja además post mortem la película Hours junto a Génesis Rodríguez, que tenía previsto su estreno este 13 de diciembre.

Pero este guapísimo actor tenía vida más allá de la interpretación, una vida muy intensa y bondadosa que no muchos conocen. Walker era un amante de la velocidad y de los coches, al igual que su personaje Brian O’Conner (de ahí que se sintiese tan atraído por la saga y no le importase lo más mínimo llegar a encasillarse), incluso llegó a participar en varias carreras como profesional. Era también un gran deportista, una de sus grandes pasiones era el surf, como buen californiano, y el judo era otro de sus hobbies. Otro dato a destacar era su gran corazón solidario reflejado en las múltiples causas humanitarias que apoyaba, colaboraba activamente con Haití después del terremoto que arrasó la zona en 2011 y era cofundador de la organización Reach Out Worldwide, una ONG que brinda ayuda en casos de emergencia.

Así era Paul Walker, que se definía a sí mismo como “un hombre de aire libre, adicto al océano y yonqui de la adrenalina”, un californiano de pura cepa, como diríamos por aquí,  alto, guapo, rubio y con los ojos tan azules como el mar, él era todo un prototipo de tío bueno, de hombre ideal, que además de físico tenía todos los adjetivos positivos que se deben tener, simpatía, sencillez, encanto, naturalidad, inteligencia, humildad… rasgos no muy comunes en una estrella de su calibre.

Walker deja el cine un poquito más cojo, deja a sus fans en estado de shock todavía, sin poder creérnoslo, y a su familia y amigos desolados, pero lo que es peor, deja a su niña de 15 años, por la que vivía y por la que rechazó tantas ofertas y oportunidades; de todos modos, para nosotros, los cinéfilos, seguirá viviendo en sus películas, en sus personajes, como tantos otros que desgraciadamente también se fueron, seguirá sonriendo, seguirá siempre desprendiendo ese atractivo innato que poseía, ese feeling ante la cámara, y seguirá comiéndose la vida “a todo gas”.

Os dejo con una frase que salió de su propia boca y que hoy más que nunca es recordada por el trasfondo de sus palabras: «Si algún día la velocidad me mata, no lloréis por mí, porque yo estaré sonriendo.»

¡Hasta siempre, Paul Walker!

Comentarios

  1. Víctor Lozano

    He disfrutado leyendo el precioso homenaje que le has hecho a Paul Walker, uno de los actores más conocidos del cine moderno. Vale que no era tan grande como muchos intérpretes que han salido ahora, pero se esforzaba en conseguirlo; a mí de hecho me molaba su forma de actuar en algunas películas que hizo al margen de la rentable saga automovilística…Bajo Cero, por ejemplo. ¡Un saludo!

    • Lourdes lueiro

      Gracias Víctor, coincido con tus palabras una a una, no sé si es que no era tan grande o que aún no le había llegado su gran oportunidad…nunca lo sabremos…no estoy tampoco comparándolo con nadie, y por supuesto ni con James Dean, solo es que sus muertes en algo se parecen…Creo que se merece un homenaje y unas palabras e intenté hacerlo de la mejor forma posible, esta página es dedicada al cine y él de alguna forma es parte de él. Estos días leí muchísimos comentarios unos respetuosos y otros no tanto, y creo que no es el momento de desprestigiar a nadie y menos con una muerte tan prematura y de semejantes características, como bien dices tú, a lo mejor no era tan grande como otras estrellas, pero y que? Tal vez no quería serlo…yo creo que era lo suficientemente grande como profesional y como persona como para tenerle el mayor de los respetos, a mi era un tío que me trasmitía un montón de cosas buenas. Gracias de nuevo Víctor!

  2. Javier Fernández López

    Yo siempre recordaré su papel en ‘Pleasantville’, os la recomiendo si no la habéis visto. Es una película preciosa. Claramente Paul Walker no era un gran actor, simplemente un actor normal sin destacar, pero el mérito de este hombre es haber logrado una gran cantidad de seguidores siendo así. ‘Bajo cero’ posiblemente sea la mejor película de su carrera, apartando la saga ‘A todo gas’, de la cual siempre diré que él era el mejor personaje (y no lo digo ahora porque haya muerto, es que siempre he pensado así).

    Su muerte ha sido un shock para muchos. No obstante, y ya en frío, si en Universal Pictures fuesen inteligentes le daría un giro a ‘A todo gas 7′ para despedir la saga y hacerle un homenaje al actor. Aviso de spoiler, los que hayan visto la película sabrán que Jason Statham inicia una venganza personal contra Toreto y sus amigos. Brian O’Conner podría ser otro de los mal parados, aportando más dramatismo a la película, homenajeando tanto al actor como al personaje con un entierro digno (en el que podrían aparecer a base de cameos amigos del actor e incluso familia si están dispuestos). Ya entonces se iniciaría lo que todos sabemos que va a ser una gran película de acción, con un final homenaje parecido al vídeo que ha lanzado Universal y que dejo aquí:

    http://www.youtube.com/watch?v=FrsfaLktfjg

    Un placer leer el artículo Lourdes. Yo me quedé de piedra al enterarme. Esperemos no ver más cosas así, aunque parece inevitable. Un saludo a todos.

    • Lourdes lueiro

      Gracias Javier, no he visto Pleasantville, pero la veré. No digo que sea un actorazo (aunque a mi me encantaba), pero bueno quizá tampoco tuvo la oportunidad, aún así, en la historia del cine tiene su hueco sea como Brian O’Conner o como cualquier otro personaje; yo también me quedé de piedra al enterarme!

Escribe un comentario