Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Escenas inolvidables, escenas eternas

Por Lourdes Lueiro

Hay ciertas escenas de películas que pasarán a la historia o pasaron ya por varias razones, algunas por lo hermosas que son, otras por que te ponen los pelos de punta cada vez que las visualizas, algunas porque conllevan nostalgia o por lo simpático de su situación…pero lo que es seguro es que están en la mente de todos y cada uno de nosotros y que serán inolvidables, perdurarán en la memoria de los amantes del cine siempre, aunque alguna vez ni siquiera sepamos muy bien el porqué.

Hoy os quiero recordar o enseñar esas escenas que son para mi imborrables, eternas… las más hermosas o impactantes que me vienen siempre a la mente.

Comenzamos…

Escena del baile de Dirty dancing: ¿Quién no recuerda el baile final que se marcaron Patrick Swayze y Jennifer Grey? Supongo que a todos os vendrá a la mente el tórrido baile sonando de fondo la preciosa Time of my life, esta película estrenada en 1987 quizás no sea catalogada como ”buena”, pero sí es de esas películas eternas aunque no sepas muy bien la razón, los dos protagonistas destilaban una química brutal en pantalla, y esta historia de amor gustó, gustó mucho. Es una de esas escenas que siempre vienen a mi cabeza, que vi ”tropecientas mil veces” (y alguna más), y que me sigue emocionando y encantando, seguro que a más de uno o una os pasará lo mismo.

escenas2

Escena del baile final de Grease: Parece que esto va de bailes (no va a ser el caso, no os asustéis); otra escena recordada por todos es la protagonizada por Olivia Newton-John y John Travolta en el film musical de 1978. Muchas escenas de la película son recordadas pero la que más sin duda es en la que cantan y bailan You’re the one that i want tras el cambio radical de la dulce Sandy; una película que marcó una época, que generación tras generación siguen viendo y disfrutando, y es que John Travolta para muchos siempre será Danny Zuko.

El dedal de El paciente inglés: Una de las escenas, para mí, más bellas de la historia del cine es la protagonizada por el guapísimo Ralph Fiennes y Kristin Scott Thomas, ésa en la que Almàzy lleva en brazos a una Katherine moribunda, con una banda sonora soberbia que hace que se te erice la piel, y sea quizás el resumen perfecto de la película en palabras, esas palabras que a veces son tan claras:

«Llevas el dedal»
«Claro idiota, siempre lo he llevado porque, siempre te he querido»

Final sorpresa de Sospechosos habituales: Una de las escenas más impactantes y sorprendentes que recuerdo, con un bestial Kevin Spacey (uno de los actores más fructíferos y brillantes de Hollywood) interpretando al tullido y aparentemente inofensivo Verbal Kint, que finalmente resulta ser el malo malísimo Kaizer Sozé, dejándonos a todos con la boca abierta.

«El mejor truco realizado por el diablo fue convencer al mundo de que no existía. Y así…desaparece».

La escena de las bicicletas de E.T.: Un film muy conocido por todos, que la mayoría veríamos unas cuantas veces, una obra maestra de Steven Spilberg estrenada en 1982 que aún hoy sigue dando que hablar. Esta escena que hoy quiero rememorar es quizás la más especial y reconocida del film, cargada de nostalgia, y con una banda sonora fabulosa de esas que llegan al corazón, ¿quien no se acuerda de ElliotE.T. y sus amigos sobrevolando el pueblo en bicicleta?.

escenas3

Final romántico de Oficial y caballero: Para muchos una pastelada, para otros la confirmación de que los sueños pueden cumplirse, y de que sí, se puede ser feliz; un final de película de esos que me quedaron muy marcados, no porque sea mi película favorita (aunque reconozco que me encanta), pero es que ¿a quién no le gusta un final feliz de vez en cuando? ¿quién no recuerda a ese maravilloso Richard Gere llegando a la fábrica y cogiendo en brazos a la afortunada Debra Winger mientras suena de fondo la melodía de Up where we belong?

Mystic River «¡Está mi hija ahí!»: La escena más triste, difícil, amarga y terrible de la lista, y una de las más intensas y duras de la historia del cine, con un Sean Penn que debería dar clases de interpretación a muchos, perfección pura destila el film, y esta escena no iba a ser menos (este es el instante en el que Jimmy (Penn) descubre que su hija está muerta), sólo sé que cada vez que la veo se me llenan los ojos de lágrimas y se me pone un nudo en el estómago, pocas escenas existirán que puedan llegar a la altura de esta, inmensa, obra como no, del gran Eastwood.

Tiroteo final de Leyendas de pasión: La familia tira, a pesar de todos los problemas que existan; eso nos demuestra finalmente este soberbio film, protagonizado por unos grandiosos Anthony HopkinsBrad Pitt y Aidan Quinn, en uno de los finales más hermosos y tremendos que puedan existir, un padre que da la vida por un hijo, un hijo que hace lo propio por su padre y un hermano que, a pesar de todas las diferencias posibles, mataría por su familia: inolvidable.

La danza de hielo de Eduardo Manostijeras: Una escena emblemática donde las haya que seguro que a todos os vendrá enseguida a la memoria, Edward (Johnny Depp) esculpe un ángel de hielo mientras una preciosa Kim (Winona Ryder) baila bajo las virutas que caen, que realmente parecen nieve; magia pura desprende el film de principio a fin, magia que se ve reflejada claramente en esta escena, que no sería lo mismo sin la magistral banda sonora de Danny Elfman.

escenas4

TITANIC: «Si tú saltas, yo salto» o el encuentro final bajo el reloj, os dejo escoger, más que nada porque yo no sé con cual de las dos escenas quedarme, las dos me cortan la respiración. Aunque toda la película es sencillamente perfecta (muy a pesar de sus detractores), estas dos escenas son para mí los puntos álgidos del film de James Cameron, la primera, en la que Rose decide subirse al bote ante la atenta mirada de Jack, para finalmente saltar de nuevo al barco maldito y poner de nuevo su vida en peligro por pasar los últimos minutos al lado del amor de su vida; la segunda, la ultimísima, en la que Jack Rose vuelven a encontrarse de nuevo bajo el reloj, para poder vivir así su amor de una vez, bajo los aplausos de todos aquellos que perecieron en el mar.

El diario de Noa: El momentazo de la barca o la decisión final, otra escena que os dejo escoger a vosotros, a mí me resulta imposible; la escena de la canoa es la más emblemática del film, la que todo el mundo recuerda, ésa en la que su historia de amor sigue adelante ya que nunca se terminó; pero la más decisiva es esa otra en la que Allie vuelve, mientras Noah está en la cama. Se oye el sonido del coche pitar, Noah corre al balcón y ve a Allie con las maletas confirmando su decisión, preciosa.

Las compras de Pretty Woman: ¿Quién no se acuerda de una guapísima Julia Roberts comprando sin parar mientras sonaba la emblemática canción de Roy Orbison? Una película que a buen seguro todos veríais más de una vez (sobretodo por la insistencia de las cadenas de televisión).

La traducción de La vida es bella: Otro momento duro donde los haya, pero que seguro que los que visteis la película os reiríais mucho con esta magnífica escena, en la que Guido traduce lo que dice el nazi, sin saber alemán para que su hijo no se entere de nada y piense que todo se trata de un juego en el que hay que conseguir puntos, emotiva y enternecedora.

Escena final (y bestial) de Seven: Esa en la que (lógicamente) estalla la ira…ésa en la que vence John Doe (Kevin Spacey), esa en la que Mills (Pitt) descubre el asesinato de su esposa y no puede evitar apretar el gatillo (todos creo que lo haríamos), esa en la que culmina la tremenda obra maestra de David Fincher.

Final de ensueño de Cadena perpetua: Uno de los finales más hermosos de la historia del cine, un final feliz en el que los sueños se cumplen, una historia de amistad profunda y verdadera que termina mejor que bien, cuando los dos amigos se reúnen después de todo la tempestad, en Zihuatanejo.

La escena del hacha de El resplandor: ¿Quién no recuerda a un Jack Nicholson fuera de sí destrozando una puerta con un hacha mientras amenaza a su mujer (yo también la amenazaría si su voz en castellano fuese la real)? Una escena magistral, con un Nicholson soberbio y tremendamente realista que genera una buena dosis de pánico, una de las mejores escenas de terror de la historia.

escenas5

La libertad de Braveheart: Otra escena mítica donde las haya,«¡Hijos de Escocia!, Soy William Wallace», ¿quién no se acuerda de esta escena, con Mel Gibson y compañía con las caras pintadas de blanco y azul? «Puede que nos quiten la vida, ¡Pero jamás nos quitarán la libertad!», esta es la frase más conocida por todos de esta emblemática película dirigida, producida y protagonizada por el genial Mel Gibson.

El twist de Pulp function: Un peliculón como el de Quentin Tarantino tenía que aparecer en esta lista, y sin duda me quedo con esta escena en la que el bailarín Travolta y la pirada Thurman hacían de las suyas sobre el escenario bailando ”a su manera” el You never can tell de Chuck Berry. Aún me pregunto como pudieron conseguir en trofeo, y es que quizás fueron los únicos participantes de este peculiar concurso.

La matanza de American history X: La secuencia más violenta de la lista, y probablemente una de las más violentas de la historia del cine, un Edward Norton perfecto, sublime, interpreta a Derek Vinyard, un neonazi cargado de odio en honor a su fallecido padre; en esta escena Norton mata a un hombre (eso sí, le estaba intentando robar el coche) por el simple hecho de ser negro (con darle un escarmiento y llamar a la policía hubiese bastado), la forma en la que se produce la muerte es completamente espeluznante, con su hermano pequeño presente; segundos más tarde llega la policía para detenerlo, impactante escena, en la que Norton nos regala su mejor interpretación hasta la fecha (y eso que tiene muchas y muy buenas).

escenas6

El último baile de Casper: He aquí mi mayor pecado inconfesable, uno de mis ”placeres culpables”, una película quizás para niños, con unos jovencísimos Christina Ricci Devon Sawa interpretando a Kat y a Casper, una película poco trascendente en cuanto a buenas interpretaciones, y en cuanto a trama en sí, pero seguro que muchos de vosotros la habéis visto, y recordáis aquel momento en el que sonando la preciosa Remember me this way vemos por primera vez el rostro ”real” de Casper, mientras baila con Kat y ésta descubre gracias a la memorable frase «te quedas conmigo» que está bailando con su gran amigo Casper, confieso que me encanta esta escena y me transporta un poco a cuando era niña.

Desde luego hay muchas más escenas memorables, estas 20 son para mí, quizás, las más emblemáticas, las que casi todos tenemos en mente, pero desde luego recuerdo algunas otras muy significativas, pero con menos reconocimiento. Tal vez, me apasiona, por ejemplo, la escena del coche de Jeux de enfants en la que Julian nos regala su monólogo, el final ”feliz” de Sleepers en el que Shakes nos revela el destino de cada uno de sus amigos, el desenlace tan sumamente triste de Un paseo para recordar en el que Landon recuerda a Jamie, el macabro descubrimiento de Ricardo Darín en El secreto de sus ojos cuando se encuentra con el castigo al que Pablo Rago somete al asesino de su mujer y las durísimas palabras de Éste «Por favor, dígale que aunque sea me hable». Me encanta también la escena de El club de la lucha en la que Brad Pitt nos desvela las reglas de dicho club, el tierno y duro colofón de Un mundo perfecto de Eastwood, protagonizada por Kevin Costner, en la que se nos muestra el fortísimo lazo de unión entre Butch y el niño, o el maravilloso monólogo en forma de carta, interpretado por Leire(Najwa Nimri) en la española Piedras…y así podría seguir, porque son muchas las secuencias importantes a lo largo de mi vida, seguro que cada uno de vosotros tendréis las vuestras, y ojalá que alguna coincida con las ya mencionadas.

Comentarios

  1. Javier Fernández López

    Parece mentira que no haya comentarios en este artículo. Me ha encantado Lourdes!

    Yo voy a añadir el final de ‘Cara a cara’, con John Travolta y Nicolas Cage. Travolta llega al final a casa. Su mujer lo está esperando, lo ve y sabe perfectamente que es él, que ha vuelto su marido. Después de el emotivo beso y el abrazo con ella y su hija, éste les pide un favor, que cuiden juntos a un niño, el hijo de su enemigo. Me encantó eso.

    Un saludo y enhorabuena por el artículo.

  2. Lourdes Lueiro

    Muchisimas gracias Javier, agradezco un montón tu comentario, la verdad es que me costó un poco hacer este artículo, porque hay muchas escenas que me encantaron a lo largo de la historia, pero creo que estas son finalmente las que más me impactaron; desde luego me acuerdo de la escena que mencionas y si, podría estar en la lista, ¿ porque no ?, un saludo y mil gracias

  3. Adrián

    Yo ya lo leí hace unas semanas y me encantó. Gran trabajo como siempre Lourdes.

  4. JAVIER

    Lourdes, lo primero felicitarte no sólo por éste, sino por todos los artículos y críticas que haces en Ojocrítico. Lo segundo, agradecerte tu amabilidad y delicadeza al contestar los post del resto, cosa que a mí me resulta dificilísimo. Por muy resuelto que sea en la vida para muchas cosas siempre tiendo a pensar que mis opiniones, cabezonas y férreas son equivocadas pero mías!!!, y me da muchísima vergüenza escribir “personalmente” en un post. No dejo de ser un ciberpaleto más enamorado de los tiempos de Cuéntame que un Otaku internetero.
    Pero la sensación de amabilidad, respeto, educación, cordialidad y buen rollo que siempre me provoca leer tus comentarios me ha llevado a -por fín- contestarte. Compartimos además un amor por muchas películas que a pesar de mi radical tendencia al cine oscuro, es una de las magias del cine.
    Quiro felicitarte además y especialmente por tu crítica de “El secreto de sus ojos”, una de mis pelis preferidas de todos los tiempos y que veo que ha provocado en tí sensaciones tan parecidas a las mías. Enhorabuena y gracias por todo lo que escribes, siempre es un placer leerte.
    Sin más, un fuerte abrazo de tu compi de página!
    Javier Morales

    • lourdes lueiro

      Javier, un millón de gracias por tus palabras!! de verdas que si, que me sacaste una enorme sonrisa con tu comentario. La verdad es que entiendo que cada uno tiene su opinión pero con todo el respeto yo doi la mía, por qué no?? el cine, como todo, despierta opiniones contrarias, y mi criterio, como el tuyo, es cabezota pero bueno como dices, intento hacerlo con educación, a todos no puedo contesyar, porque por lo menos me gusta saber de lo que hablo, aunque pueda estar equivocada, y evidentemente no vi todas, ni mucho menos, las pelis de las que aqui se hablan. Me alegro que tengamos tantas películas en común, siempre es un placer compartir con alguien que tiene gustos similares, sobretodo en cuanto a cine se refiere que despierta tantas pasiones y tantos sentimientos. Respecto al El secreto de tus ojos, para mi es una de las más grandes obras maestras que se han hecho nunca. Un saludo y muuuchas gracias por contestar, se agradece tanto…animate en más ocasiones, que desde luego tus opiniones son igual de válidas y mágicas que las del resto!!

      • Lourdes lueiro

        Perdona por las faltas de ortografía de mi comentario anterior, pero es que lo escribí con el móvil, y escribe realmente mal ;(

  5. Javi

    Descubro tu sitio y estoy enganchado…
    Comparto tu opinión con algunas de las escenas que describes (la de E.T. y la de La vida es bella)
    También hay otras: La escena de American Beauty donde caen los petalos sobre Mena Suvari, en El señor de los anillos: el retorno del rey cuando todos se inclinan ante los Hobbits, la escena donde canta la Diva Plavalaguna en el Quinto Elemento, cuando Adrian Brody es descubierto por el oficial aleman en la impresionante El pianista… y algunas otras

    • Lourdes lueiro

      Un millón de gracias Javi, todos tenemos guardadas en la memoria escenas de esas imposibles de olvidar, como digo siempre no están todas, sería imposible, pero si, tal vez, las más especiales para mi. Un saludo!

Escribe un comentario