Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El tiempo pasará (Parte I)

Por Borja Álvarez “Jita”

Son innumerables las películas románticas que ha habido a lo largo de la historia, pero sin lugar a dudas El Apartamento y Casablanca son las dos referentes del género.

Casablanca nació como una película de encargo. Uno de esos trabajos que un productor encarga a un director y a un guionista, sin que estos estén muy convencidos de trabajar en ella. Sin embargo, como profesionales que son, suelen terminar haciéndolo. Para más inri, durante el rodaje los actores no creyeron en el proyecto y es sabido por todos que Humphrey Bogart e Ingrid Bergman no podían ni verse.

Bogart ya había participado en proyectos importantes como El árbol petrificado, Ángeles con caras sucias o Los violentos años veinte. Pero fue en 1941 con El último refugio –todo un peliculón del cine negro- cuando su carrera empezó a ascender. Por su parte la bellísima Ingrid Bergman, tras sus inicios en Suecia, empezó su carrera en Estados Unidos en 1939, rodando dos años después El extraño caso del Dr.Jekyll con el inolvidable Spencer Tracy.

casablanca1

Pese a que estaba un poco encasillado en el papel de gánster, Bogart empezaba a ser alguien en Hollywood. Bergman en cambio estaba dando sus primeros pasos. Fue Casablanca la que cambio sus vidas para siempre y les convirtió en iconos del romanticismo. Pocas veces una película ha catapultado al estrellato a dos actores de esa manera. A partir de entonces, la carrera de ambos siguió un ritmo vertiginoso, trabajando con los mejores directores del mundo y cosechando numerosos galardones.

Decía el gran Roger Ebert que Casablanca era “adorable” y que su éxito popular residía en que los personajes que salen en ella eran muy buenos. Decía que tenían gran corazón. Y en efecto es así.

Todos los personajes son una fachada en sí mismos. Empezando por Rick, un hombre amargado, cínico, y con el rencor quemándole por dentro por haber sido abandonado por la mujer de su vida. Se fue de París y llegó a Casablanca.

Y aprovecho este momento para recordar este magnífico dialogo:

- ¿Por qué viniste a África? 
- No se, quería un lugar con mar. 
- Pero si África es puro desierto. 
- Entonces debe ser que me informaron mal.

Su respuesta demuestra la desgana y la indiferencia de un hombre dolido. Una persona que reconoce que no corre riesgos por nadie y que pasa las noches ejerciendo de anfitrión en su café. Allí ameniza las veladas Sam y su mítico piano, posiblemente el personaje más entrañable y feliz que he visto en una película. Él es el gran amigo de Rick, le es fiel aunque la competencia le pague el doble. ¿Por qué? Porque le debe mucho y porque en el fondo sabe que Rick le necesita.

Luego tenemos al Capitán Louis Renault, otro personaje que no es lo que parece. Aparenta ser un policía duro e implacable con las leyes:

- Nunca has vendido ninguna visa de salida, por eso te permitimos estar abiertos.
- ¿No es por que te dejo ganar? –se refiere al juego-
- Por eso también.
- Te apuesto 20.000 a francos a que no será así
- Sólo 10.000. Soy corrupto pero pobre.

Bromas como esta y evidentemente el final, nos demuestra que no era tan duro.

casablanca2

Y por supuesto tenemos a Ilsa. Su primera aparición en la película es maravillosa. Una mujer entra en el club acompañado de un hombre, y basta con ver a Sam girar la cabeza y tocar el piano con el gesto contrariado para darnos cuenta de que la conoce. Ya intuimos que tiene algo que ver con Rick.

Poco después le dice que toque As time goes by. Este lo hace, Rick se acerca y le dice “Te dije que nunca tocaras esa canción”. Pero nosotros todo esto ya lo sabíamos. Sólo había que fijarse en frases como “Tócala por lo viejos tiempos” o en como Rick se paraliza al escucharla, tuerce el gesto y se acerca apresuradamente a regañarle. Son simple ejemplos de la primorosa dirección de la que hace gala Michael Curtiz.

Ilsa es una mujer hermosa, con un brillo en la mirada fuera de lo normal, es nostálgica, culta, tremendamente elegante como recuerda Rick:

“No es un día fácil de olvidar. Los alemanes iban vestidos de gris, tú de azul”.

Es la mujer que te cambia cuando la conoces y que lo vuelve hacer si te deja, una dama por la que quebrantas tus normas de no beber acompañado o invitar a los clientes. Esa mujer que sólo se presenta una vez en la vida y por la que un hombre es capaz de dejarse llevar. La actuación de Ingrid Bergman transmite todo eso y muchos más, es sencillamente insuperable. Como anécdota hay que destacar que la actriz durante el rodaje estaba obsesionada con saber con quien de los dos iba a acabar y le preguntaba al director:

“¿Yo a quién quiero de los dos?” 
A lo que Curtiz que no tenía muy claro el final en ese momento- le respondió:
“Tú pon cara de nada” 

Si revisan la escena en la que cantan la marsellesa averiguarán a quién ama de los dos.

En breve la segunda parte del reportaje

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Me ha encantado tu comentario sobre Casa Blanca, Bogart y la Bergman; iconos ya de un tiempo pasado. Enhorabuena, por si no lo sabes, me encuentras tambiém en esta misma página. Saludos

  2. Gracias compañero. Estaré atento a tus artículos.

    PD: No te pierdas la segunda parte del reportaje ;)

  3. Enrique Fdez. Lópiz

    La segunda parte está también muy buena.

    Yo hoy, en mi inspiración de domingo he recordado otro romance: Lost in Translation y la canción: Just Like Honey:

    https://www.youtube.com/watch?v=dPly3e12ca8

    Puedes ver mi crítica en:

    http://www.ojocritico.com/criticas/lost-in-translation-2/

  4. Muy diferente desde luego, pero otra gran canción y otro gran romance. Lo mejor que ha hecho -y que posiblemente haga- Sofia Coppola.

Escribe un comentario