Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El imperio de los sueños (Parte III)

Por Borja Álvarez “Jita”

Más tarde llegó el trabajo con el sonido. El diseñador Ben Burtt llevó la película a otra dimensión, otorgando sonidos diferentes para cada personaje. Para Chewbacca trabajó con animales, con R2D2 grabó su propia voz imitando el lenguaje de los niños, la respiración de Darth Vader se grabó con un pequeño micrófono dentro de un regulador de una botella de aire.

Otro reto era encontrar la voz de Darth Vader, ya que a Lucas no le gustaba la voz de David Prowse. Lucas quería una voz con un timbre más oscuro. Optaron por la voz de James Earl Jones, quien desveló que se llegó a rumorear con la opción de Orson Welles. Opción que quedaría descartada porque su voz resultaba demasiado conocida.

Y por supuesto faltaba la música. Lucas contó con el compositor John Williams. Williams ya había ganado el Oscar por Tiburón y entendió lo que Lucas quería. Todo debía girar sobre mundos que no habíamos visto, pero debía haber un carácter afectivo. Con Leia se usó una melodía romántica, en los combates una música bélica y con Darth Vader una música grandilocuente. Williams dirigió la Orquesta sinfónica de Londres y en 12 días logró una de las melodías más inolvidables de la historia del cine. Cuando Lucas la escuchó superó todas sus expectativas, quedó absolutamente maravillado. La elección de esta música también suponía un riesgo para Lucas. Recordemos que era una época en la que la música de disco invadía todo a su paso.

Con la película terminada se contó con Charles Lippincott para las tareas de marketing. Era un hombre que tenía mucho contacto con los fans de la ciencia ficción, fans que eran clave para el devenir de la película.

La película se estrenó solo en 37 salas. Nadie la quería proyectar. En aquellas semanas se iba a estrenar una película muy esperada llamada El otro lado de la medianoche. Una película basada en un best seller y que el público esperaba con ganas. Para poder exhibir dicha película, las salas estaban obligadas a exhibir Star Wars.

25 de mayo de 1977, el día que cambió todo

La película empieza con la entrada del Destructor estelar blanco. Los miembros del equipo que estaban en la proyección quedaron estupefactos con lo que acababan de ver, no pudieron despegarse del asiento y durante la proyección hubo gritos y aplausos. Al finalizar el público se puso en pie para aplaudir. Alan Ladd cuenta que jamas había visto algo igual y que no volvió a verlo de nuevo.

el-imperio-suenos3-2

Pese a que tan solo se estrenó en 37 salas, la película fue capaz de batir 36 records. Empezaba el fenómeno.

Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford se convirtieron en súper estrellas de la noche a la mañana. A las 3 semanas las acciones de la FOX se duplicaron. El dinero entraba a espuertas. Un dato lo dice todo: El mayor beneficio que había logrado la FOX en un año era de 37 millones de dólares. El año de Star Wars la FOX logró 79 millones. El impacto cultural fue imparable. El fenómeno llegó a todas las partes del mundo y los personajes en apenas unos meses estamparon sus huellas en el mítico Teatro Chino dónde les esperaban miles de personas.

Comenzó también el merchandising. Al principio apenas había productos. Hasta tal punto era la locura que en las navidades de 1977 se vendieron cajas vacías de Star Wars. Unas cajas con unas fantásticas ilustraciones de la película en las que dentro se encontraba un certificado que ponía “Consigue este juguete en marzo”.

el-imperio-suenos3-3

Las caras de los actores empezaban a aparecer en las cajas de cereales, en los muñecos Pez, se hicieron juegos de mesas, comics, muñecos, maquetas, todo lo imaginable…

La película obtuvo 10 nominaciones a los Oscar, logrando 7 estatuillas y se convirtió en la película más taquillera de la historia. A partir de ahí llegaron las inevitables secuelas y Star Wars pasó a ser un icono del siglo XX.

Hay quienes piensan que Lucas no supo salir de ese universo y su carrera quedó un poco estancada. Puede que haya cierta razón en esas palabras, pero hablar así de alguien que ha creado Star wars e Indiana Jones (por no hablar de su enorme aportación tecnológica a la industria) resulta cuanto menos irrespetuoso. Otros le acusaron por vender Lucasfilm a Disney y en unas recientes declaraciones asegura que se arrepiente de dicha venta. Sin embargo Lucas se comprometió a dar la mitad de su fortuna a la caridad en el proyecto liderado por Bill Gates y Warren Buffett llamado The Giving Pledge. Si los 4050 millones de dólares sirven para que mucha gente pueda vivir mejor, alabada sea la venta.

George Lucas fue un hombre que luchó por su sueño, que lucho además por hacerlo como él quería. Un sueño en el que nadie confiaba y del que hizo el mayor fenómeno fan que se ha conocido. Creó una forma de hacer cine y reinventó el género de las aventuras dando vida a un universo y a unos personajes mágicos.

Todo, absolutamente todo nace en la confianza en uno mismo. A George Lucas nadie pudo apartarle de su visión y de su sueño. Estoy lejos de ser fan de la saga, me gusta por supuesto, pero podríamos decir que no es mi cine. Star Wars tiene otro significado para mí:

CREER

Leer Parte II

Escribe un comentario