Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El imperio de los sueños (Parte II)

Por Borja Álvarez “Jita”

En marzo de 1976 empezó el rodaje. Y los problemas.

Rodaron en el norte de África con un calor insoportable y con un guión en el que casi nadie creía. Los actores y el equipo se quejaban de las condiciones, salvo Alec Guinness, del que Harrison Ford guarda un recuerdo de profesionalidad admirable. Los problemas iban en aumento, había errores en los accesorios, fallos electrónicos y el plan de rodaje apenas se cumplía. Después de rodar en Túnez, el equipo fue a los estudios Elstree de Londres. Allí, tras tres meses de construcción les esperaban unos decorados fantásticos.

Pero los problemas no desaparecieron. El rodaje llevaba dos semanas de retraso y el equipo no estaba dispuesto a hacer horas extras. Algunos técnicos no creían en el proyecto, pensaban que era una película para niños y fue un factor que no ayudó precisamente.

Los actores congeniaron muy bien pero los diálogos les parecían complejos y algunos decorados o efectos les parecían ridículos. Esto les llevó a tomarse la película a broma en algunos momentos, lo que desesperaba a George Lucas, un director como confiesa Harrison Ford con “poca paciencia para trabajar con los actores”. Sin embargo la idea, la pasión y el deseo de Lucas en su idea les hizo no perder el norte de lo que estaba haciendo.

el-imperio-de-los-suenos2-2

Los costes del rodaje empezaron a subir, los directivos cada vez ponían más pegas en el guión o en detalles tan absurdos como que Chewbacca no llevara pantalones. El pánico cundió en la junta directiva de la FOX y obligó a Alan Ladd a poner fin a la película. Alan le dijo a Lucas: “La semana que viene tienes que acabar la película”.

Rodaron a toda velocidad, sirva como anécdota que Lucas tenía que desplazarse en bicicleta de un plató a otro. Para poder terminar a tiempo hicieron 3 unidades de rodaje. Con el rodaje terminado, la FOX quería estrenar la película en las navidades de 1976 pero fue imposible. Lucas totalmente agotado del rodaje, no pudo descansar y tuvo que pasar enseguida al montaje.

El primer montaje era horrible y Lucas tuvo que despedir al montador. Empezó de cero y contrató a Paul Hirsch y Richard Chew. Durante meses su mujer Marcia (que estaba montando New York, New York para Scorsese) también le ayudó. Los montadores vieron un material tradicional, en el que el ritmo de los actores determinaban los cortes, lo que restaba mucha emoción al film.

La película se promocionó para verano de 1977, aunque algunos no estaba seguros de que finalmente llegara a las pantallas.

el-imperio-de-los-suenos2-3 el-imperio-de-los-suenos2-4

Otro de los grandes problemas fueron los efectos. Crear efectos que nunca antes se habían hecho era todo un reto. Habían gastado la mitad del presupuesto y sólo tenían 4 planos que en palabras de Lucas no eran aceptables. En aquellos momentos ni siquiera sabían si las naves iban a funcionar. Lucas sintió una enorme presión encima. Empezó a sentir un fuerte dolor en el pecho y por miedo a un infarto, ingresó en un Hospital. Le diagnosticaron hipertensión y agotamiento. Lucas cogió las riendas de los efectos y abrió un departamento de producción en ILM al que acudía 2 veces a la semana. ILM tenía que terminar cientos de planos en 6 meses (el tiempo idóneo debía ser de 1 año). Trabajaron en las miniaturas y en los efectos ópticos y por fin la película empezaba tener forma.

Leer Parte III

Escribe un comentario