Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El declive de un genio

Por Javier Morales

Antes de nada he de confesar que como manchego de pro que me considero, cualquier inclusión del tipismo manchego en el cine me encanta. Me hace volver a mi tierra. A esos campos llanos multicolores y esas berenjenas de Almagro. A esas vecinas con bolillos en los hermosos patios encalados de blanco. Por tanto, debo declararme fan de parte del cine de Almodóvar. Del de sus orígenes, por cañero y alternativo, por atrevido y osado. Del más refinado drama con sentido del humor genial, La flor de mi secreto, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Átame, Hable con ellaY Volver, sobre todo, de Volver… La cúspide. Lo manchego. Penélope Raimunda. Una de las películas más emocionantes que he visto en toda mi vida.

Pero lo que aquí analizo son las tres últimas “películas” de mi compatriota. Tres películas carentes de originalidad y capacidad resolutiva. Tres bodrios, vamos…

Los amantes pasajeros. El bodrio definitivo

declivegenio2

Lo último de mi endiosado patriota huele como esas latas de tomate frito abandonadas al fondo del frigorífico con la diferencia de que provoca aún mayor repulsión que tirar el contenido por el váter. Con una crítica perfecta que recomiendo encarecidamente, la de barak_ohne_schatten, que no tiene desperdicio, no me atrevo a añadir mucho más. Simplemente que la devoción férrea e inmutable de muchos y el odio exacerbado de otros confluirán de manera más irracional que nunca con esta peli. Con diferencia el peor Almodóvar. Y eso, después de Los abrazos rotos y el corto obsceno con la Machi ya es decir mucho. Patético el momento cameo, que funciona a lo Torrente.

Lo mejor: El hecho de que suscite paranoias como que es una metáfora del momento de crisis actual. 
Lo peor: Que grandísimas estrellazas digan que sí a todo lo que el director en proceso de “mujerviejunación” propone. Su peli “más homosexual” me resulta absolutamente homófoba y conjunto de clichés baratos.

La piel que habito. Un pinchazo, pero no del todo

Picueto salí del cine. Acudí como cada estreno almodovariano con unas ganas inmensas de ver si mi compadre manchego vuelve a enamorarme con su cine. Pero nada. Desde Volver este hombre ha perdido la cabeza, el sentido autocrítico del ridículo y se deja envolver por un halo místico de hermosura formal que oculta un guión bochornoso y, en general, mal interpretado.

Si la complicación de forma ya había supuesto un grave problema en anteriores películas del manchego, recordemos lo perfectamente enrevesado de La mala educación y lo complejo y metacinematográfico de Los abrazos rotos, cuyos resultados finales dejaban mucho que desear, en La piel que habito ya es de risión y vergüenza ajena.

declivegenio3

La sobriedad de una puesta en escena formalista y esteta, preciosista y minuciosa no logra ni un solo segundo tapar, camuflar o al menos hacer que uno se distraiga de un guión que roza lo patético.
Da la sensación de que para dirigir algo así uno debe tomarse seis vodkas seguidos, subir a una montaña rusa y verse tres o cuatro películas de Lynch, de las más chungas, alternándolas con cualquier cutre culebrón de cadena privada sábado tarde. La vomitona, la pesadilla y el efecto barco pirata entre sábanas mojadas son lo que más se asemejan a esta cinta, absolutamente desquiciada y sin el más mínimo sentido del humor.

Lo mejor: Para mi sorpresa, Elena Anaya, a la que no soporto, o soportaba. Preciosa, correctísima y defendiendo inmejorablemente lo indefendible.
Lo peor: Banderas haciendo de Peter Coyote haciendo de Banderas. Un guión de lo peor.

Cualquier amante de la estética característica del director podrá estar al borde del éxtasis, con una fotografía maravillosa, unos planos geniales, una música a ratos hermosísima y algunos de los mejores primeros planos que Pedro ha rodado.

Marisa Paredes con lentillas azules y rubio a lo Belén Rueda viejuna tiene alguna de las frases más locas desde la hora chanante, rollo:
-«Mi tigriñooooo.»
-«Estaba totalmente carbonizada pero con un hilo de vida»
-«Mi hijo… Es mi hijo…»
El susodicho tigre nada tiene que ver con el niño de Entre tinieblas, ojalá… Es lo peor de la peli, malísimamente interpretado por un Roberto Álamo lisérgico.

Los abrazos rotos. El origen del declive

Amo el cine de Pedro Almodóvar. Odio el cine de Pedro Almodóvar.

En esta dicotomía se resume lo que el cine de mi compatriota me hace sentir. Amor y odio, últimamente a partes iguales. Me parece mentira que el autor de, para mi gusto, las dos mejores películas españolas de todos los tiempos, Volver y Mujeres…, nos dé una de cal y una de arena constantemente y nos cuele ahora su película más cara y “personal”, un batiburrillo de todo a cien de sus obsesiones y fijaciones, de sus éxitos y fracasos, fotografiado, musicado e interpretado en su mayor parte como siempre, estupendamente, pero carente de cualquiera de las virtudes que el manchego explota cuando las explota y vacía en casi la totalidad de su metraje que, por primera vez, se me ha hecho cansino, casi eterno…

Esa falsa estructura a lo matrioshka fílmica, con historia dentro de la historia y personaje dentro del personaje, que ya cansaba y aburría en otros de sus intentos, como La mala educación, aquí no sólo aburre y hastía, sino que decepciona y mucho.

declivegenio4

Las estridencias abundan a modo de cameos a lo Torrente, con personajes innecesarios y que evidencian la vacuidad de la cinta y los retortijones a modo de flashback no convencen y despistan. Todo un fracaso.

Si algo destaca sobremanera en la película es la interpretación de Penélope, mucho menos magistral que en Volver, pero igual de seductora e hipnótica, por lo que la cinta pierde enteros cada vez que sale de plano, si bien el resto del casting es en su mayoría acertado, en especial Homar y Portillo, con excepciones horrendas, como es el caso del buen actor José Luis Gómez, en este caso espantoso.

Y ahora bien, si hay algo horrible, decepcionante, absurdo y avergonzante en Los abrazos rotos es el autohomenaje contínuo, el ejercicio de onanismo cinematográfico a modo de Narciso que hace Almodóvar y que desgraciadamente le llevará al mismo fin, ahogarse en el fondo del río de la crítica consecuente y el público exigente.

La explotación del humor fresco, inteligente e irrepetible de Mujeres al borde de un ataque de nervios a modo de (nuevamente) autohomenaje en Chicas y maletas, es poco menos que decepcionante. Casi tanto como el espantoso cortometraje que surgió de ese homenaje.
En resumidas cuentas, la película en manos de cualquier otro director merecería al menos un 6, pero en manos de un maestro, de un genio, aunque sea a ratos, no pasa del 1.

Lo mejor: Penélope Cruz envuelta en fotografía admirable y con música correcta de fondo.
Lo peor: El amor propio exagerado del manchego universal. Y José Luis Gómez.

Y dicho ésto, me niego a hablar de ese espantoso spin off soez, burdo, barato y de vergüenza ajena que es La concejala antropófaga.

Lo dicho, la genialidad tiene un punto álgido y extremo de muy, muy, muy difícil retorno.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Lourdes Lueiro

    Me encató tu crítica Javier, lo primero decirte que no soy muy fan del cine de Almodóvar, no me gusta nada su forma de pensar (o al menos como lo enfoca todo en sus películas), me parece que se mete mucho en camisas de once varas, que si siempre un transexual (con todo el respeto del mundo eh), lo mismo con los gays (también con el mayor de los respetos, que tengo amigos), que si sexo gratuíto por todos lados sin venir a cuento, en fin… que creo que se pasa de ”moderno” , y que nuestra sociedad no lo es tanto (al menos la mía, vaya); de las pocas películas suyas que vi, si que me parecieron interesantísimas Todo sobre mi madre y Volver, sobretodo Volver, buenas películas podría decir incluso, pero que no llegan a más por sus meteduras de pata constante, nunca entenderé que logra con tanto sexo, de verdad que no (hay una escena en Volver que me da repelus y que no viene a cuento, pero para nada). De las obras que hablas en tu crítica, la única que no vi fue Los abrazos rotos, asi que de ella no puedo hablar, pero si puedo poner a parir Los amantes pasajeros, que es de lo peor que vi en mi vida, de hecho a punto estuvo de darme un ”chungo” cuando la vi…que horror, descocada completamente, sin sentido, no sé ni como a Almodóvar le dio la cabeza para semejante truño, ni como Penélope Cruz, Antonio de La Torre o Raúl Arévalo (a los que considero buenos actores) se prestaron para ”interpretar” ”eso”, ni tampoco como Hugo Silva o Blanca Suárez si quieren tener un prestigio se sumaron al elenco, en fin…Sobre La piel que habito pues tengo que decir que fue un film que me dio que pensar, y que me pareció al menos interesante, con una trama desconcertante pero correcta, pero con errores tan grandes que hacen que la crítica la tache de mediocre, el primero, otra vez el sexo gratuíto, luego el personaje del ”tigre” (o lo que dios quiera que fuese), y la Marisa Paredes, ambos un horror, y un sin sentido, y luego que no sé lo que le pasó a Banderas, que me suele gustar, y lo odié profundamente en el film, eso que creo que no era un mal personaje, pero él estuvo patético. Sobre Penélope decir que no me gustaba nada hasta que la vi en Vicky Cristina Barcelona, ahí me quité el sombrero con ella, como un personaje tan secundario como Maria Elena levantó ella sola la película, y la hizo, al menos, llevadera, por que el resto es infumable; pero sobretodo me encantó en Volver a nacer, esta sencillamente soberbia (además la película es preciosa). Después de este rollo que solté. decirte que enhorabuena por tu crítica!!

  2. Iñigo

    Yo de Almodóvar solo he visto “Átame”, “Volver” y “La piel que habito”; como veís he visto muy poco de él. Aún así, tiene un punto de ingenio en su obra que es envidiable, aunque sin darte cuenta se puede cometer algún exceso o hay algún detalle que no es del agrado del espectador medio. “La piel que habito” es una mezcla interesante de cine negro y de terror, con ese elemento de ciencia-ficción que resulta cojonudo (el desarrollo de una piel sintética); eso sí, lo del hombre-tigre estaba totalmente fuera de lugar. Cuando salió por primera vez me dije: “¿Pero que coj…? ¿Esto es otra película o qué?”.

    Es un tipo muy creativo y que sabe mucho de cine, ha visto más que todos nosotros. Pero algo hay en su manera de hacer cine ya no cuadra en la España actual. Aún así, los grandes maestros tienen sus ciclos, y a ver si Pedro lo supera.

  3. JESUS PALACIO

    Nunca he sido muy fan de tu compatriota pero es verdad que sus últimos trabajos apestan… Esperemos que su vuelta al dramón de 2014 nos convenza un poco más…
    Como siempre, tu crítica,impecable
    GRACIAS

Escribe un comentario