Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Cine y la Industria en España

Por Jorge Hernández Pérez

Análisis del medio cinematográfico desde 2002 a 2013

Tal vez llega bastante tarde, pero quizás sea preferible antes que quedarse en el desconocimiento. El presente artículo no pretende hablar del cine en cuanto a arte, que es de lo que se supone que tratan la mayor parte de los textos aquí presentados. Crónicas, historias, críticas, análisis…No, en este caso hemos querido dar un paso más allá, por lo que vamos a tratar de profundizar en la medida de lo posible en el mundo del cine, sí, pero en este caso como una industria.

 Introducción

No es la primera vez que oigo por parte de trabajadores y docentes del medio cinematográfico que gran parte de los problemas que sufre el cine en nuestro país vienen debido al órgano del que depende, es decir, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Son bastantes las ocasiones en las que encuentro debates o discusiones en Internet en las que se argumenta que el cine debería pasar a formar parte del Ministerio de Industria, ya que, por muy artístico que se trate de considerar, debemos tener en cuenta que nos encontramos ante una especie de “arte” un tanto peculiar.

Pero, ¿Por qué es tan peculiar? En la modesta opinión del autor el cine no es un arte en sí, sino que engloba varios aspectos artísticos. El primero es el relato o narrativa, es decir, la historia que se cuenta o el guión que se escribe, aquello que tanto nos atrapa en una película por sus giros, personajes o dilemas. En segundo lugar encontramos la imagen, una fotografía en movimiento que al fin y al cabo lo que busca es crear una correcta y estilizada composición, como si de una pintura se tratase. Y por último la música, que aunque no parece tan importante en comparación a los otros dos aspectos, su carencia se nota y su expresividad se siente. La música cautiva, enamora y genera sentimientos en los espectadores.

Por ello y tras enumerar la primera característica de este arte tan peculiar no sabría discernir cuál de los tres puntos antes enumerados posee mayor relevancia, ya que tal vez sea un compendio de todos ellos. Eso sí, el segundo y más importante motivo por el que el cine (o en general el medio audiovisual) debe estudiarse con sumo cuidado es por el gran número de departamentos, personal y presupuesto necesario para llevarlo a cabo. Para escribir un libro no hace falta más que un ordenador, o para hacer una pieza musical un instrumento, y es cierto que en este punto es en el que surge el gran debate: Para hacer una película no hace falta gran presupuesto, pues con una cámara sirve. Mentira. Nada en el cine es gratis. Por muy low cost que sea la producción siempre habrá gasolina que pagar en desplazamientos, o comida para el rodaje, pero siempre habrá costes, que probablemente aumenten en consonancia al número de personas y días en que se lleve a cabo el proyecto. Lo que sí es cierto, es que en cierto modo el cine es un arte elitista.

Sobre este último punto debo decir que en España ha surgido un fenómeno, un auge por los grandes proyectos, comparable al fenómeno de la Nouvelle Vague en la Francia de los años 60’. Y es que a pesar de los grandes costes que suele generar el cine nos encontramos en un periodo en el que el digital permite crear proyectos de cortometrajes, series web o #littlesecretfilms  con reducido presupuesto; e incluso grandes largometrajes gracias al micro mecenazgo, prueba de ello son El Cosmonauta y Stockholm, enormes apuestas del cine español frente a la crisis. Por tanto, y después de haber enumerado las principales características del medio cinematográfico que lo diferencian del resto de artes, así como las circunstancias culturales  en nuestro país, vienen los datos.

cineindustriaespana2

Decíamos al inicio que llega tarde este artículo porque hasta que no concluya el presente año 2014 no tendremos datos del balance que se ha producido en cuanto a espectadores y recaudación en España. Sin embargo, con los datos oficiales obtenidos desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hasta el año 2013 trataremos de llevar a cabo un breve análisis sobre el cine en nuestro país desde el año 2002, con el objetivo de adquirir mayor conocimiento acerca de la situación del medio y su posible gran dependencia del Ministerio de Industria. La breve y puede que densa investigación tiene dos objetos de análisis. El primero es hacer un recorrido a través del año 2013, y el segundo es realizar un balance desde el año 2002 para observar qué ha cambiado y en qué medida. El objetivo es que, a través de la explicación de varias infografías, que esperemos sean claras y sin dificultad de comprensión por el tamaño de los datos, tratar de llevar a cabo una interpretación lo más objetiva y precisa posible basada en los datos oficiales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; así como del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales.

Año 2013

El pasado año 2013 dejó más de 78 millones de espectadores, lo cual parece una cifra elevada pero tal vez no lo sea tanto en comparación al resto de años, que analizaremos en la segunda parte ya que en esta primera observaremos lo ocurrido únicamente en el año 2011. Decir tiene que, de estos 78 millones de espectadores, 11 millones entraron en salas en las que se proyectaba cine español, incluyendo aquí las coproducciones con otros países. En este primer gráfico podemos observar el público en salas españolas en cada mes del año:

De esta forma, el color azul representa el cine español, y el magenta el compendio de todo el cine extranjero, destacando aquí que en el presente año se han proyectado películas de un total de veinticinco nacionalidades. Por otra parte, en color negro se ofrece la suma de los colores azul y magenta, es decir, el total de espectadores. Si se echa un vistazo rápido a la tabla  en su conjunto se puede observar cómo se produce un notable descenso de 15 millones entre enero y febrero, que tal vez podría ser ocasionado por el periodo post navideño, aunque es cierto que los espectadores de cine español aumentan en 3 millones durante este periodo, debido quizás a la época de los Goya y sus estrenos. Conforme pasan los meses puede observarse que desde enero a abril el número de espectadores varía bastante, hasta que se mantiene en un número bastante bajo durante los meses de abril, mayo y junio. En este periodo el cine español también aumenta aunque muy ligeramente respecto al descenso del total. Sin embargo, en el verano se produce un elevadísimo aumento del cine extranjero, a la vez que un drástico descenso del cine español. Si se observa con detenimiento, tanto la línea negra que representa el total se une a la magenta que representa el cine extranjero, por lo que casi el total de espectadores se decantó en el verano de 2013 por cine producido fuera de España. Tal vez este fenómeno sea ocasionado por la llegada de las vacaciones y el gran número de estrenos de cine de animación, superhéroes, cine juvenil en general y comedias románticas. Bien es cierto que con esta gráfica tal vez no es tan sencillo discernir hacia qué películas se dirigen los espectadores para que en este periodo se produzca este cambio, pero con la siguiente infografía se puede observar la tendencia y llevar a cabo una comparación.

Esta gráfica es algo más complicada de entender, aunque una vez que se consigue observar la tendencia creemos que puede ser bastante visual para el lector. En este caso la tabla se encuentra estructurada por una especie de puzzle, en el que las piezas tienen un tamaño en relación a la recaudación recibida. También es necesario destacar que esta recaudación posee un orden descendente, ya que va desde arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha. La infografía se encuentra dividida en tres partes que procederemos a analizar a continuación.

 

En la primera parte encontramos las producciones íntegramente nacionales, en la que se pueden observar cuatro filmes dominantes con cuatro y cinco millones de euros de recaudación frente a otros cinco largometrajes que abarcan desde los tres al millón de euros. Cabe destacar que estos datos son solo a nivel nacional, y decimos esto porque Los Amantes Pasajeros, así como otras coproducciones españolas que comentaremos a continuación han obtenido distribución en otros países, sobre todo de Latinoamérica, y cuyos datos no se incluyen en este análisis ya que el objetivo es analizar la tendencia del público en España.

 

cineindustriaespana3

 

Después de haber observado esta primera parte de la gráfica pasamos a las coproducciones, aspecto en el que hay que tener sumo cuidado. En este caso el Ministerio de Educación considera coproducción a una película desde que esta ha recibido cualquier tipo de presupuesto español. En el caso de esta tabla encontramos A Todo Gas 6, con algunas escenas rodadas en las Islas Canarias con una muy pequeña parte de presupuesto español; y Mamá, película producida por Guillermo del Toro y que cuenta también con una fracción de presupuesto nacional. Las que sí merecen especial atención son las restantes películas que se encuentran en el puzzle, ya que de las cuatro, tres de ellas son una coproducción hispano argentina, que por lo general, y queda demostrado en esta tabla, ofrecen muy buen recibimiento tanto por la crítica como por el público. Todo apunta a que este año podría ocurrir algo parecido con Relatos Salvajes, producida por los hermanos Almodóvar; o Betibú, protagonizada por José Coronado y Alberto Ammann.

 

cineindustriaespana4

 

Por último y después de tener una panorámica del cine español y sus coproducciones pasaremos a analizar la tercera tabla, en la que se encuentran las películas con mayores ingresos en el año 2013, independientemente de su nacionalidad. Como se puede observar, la gran tendencia del cine comercial coincide con lo mencionado previamente, es decir, largometrajes de animación como son Los Croods, Gru 2, Mi villano favorito o Los Pitufos 2; cine juvenil y de superhéroes como El Llanero Solitario, Los Juegos del Hambre o Thor; o comedias románticas como Ahora me ves. Esta tabla podría tal vez vislumbrar el notable descenso de los espectadores de cine español en verano, ya que la mayor parte de estos largometrajes se estrenaron en dicho periodo.

 

cineindustriaespana5

 

Sin embargo, de este último puzzle es necesario destacar dos aspectos que tal vez pasen desapercibidos. Por una parte es necesario comparar esta tabla con las dos anteriores, ya que si en la primera gráfica Zipi y Zape se encontraba en el primer puesto, en este compendio la encontramos la última en el puesto veinticinco, y no observamos coproducciones españolas hasta el puesto doce con A Todo Gas 6. El segundo aspecto con el que nos encontramos son los dos largometrajes estrenados hasta la fecha de El Hobbit, cuyos datos no son reales debido a que la primera parte solo reúne los ingresos de enero de 2013 pero no de diciembre del año anterior, así como la segunda parte no incluye los datos de enero de 2014 ya que aún no se han publicado. Después de este análisis acerca de las películas más visionadas, es necesario establecer una relación a partir de las dos infografías ya mostradas, sumada a la que viene a continuación, ya que el número de espectadores a lo largo del año debe entenderse en relación al número de largometrajes estrenados por cada nacionalidad, como veremos a continuación.

Como se puede observar en estas dos gráficas, Estados Unidos acapara la mayor parte del mercado cinematográfico, no solo en espectadores con 54 millones, sino también en cuanto a estrenos ya que casi duplica en número a los estrenos españoles. Cabe destacar que esta  gráfica se encuentra incompleta, ya que solamente encontramos las nueve nacionalidades con mayor número de espectadores y estrenos; y de las 25 nacionalidades del año 2013, estas 9 ocupan casi 77 de los 78 millones de espectadores en España. Es relevante también el caso de Nueva Zelanda, ya que con tan solo 3 estrenos en el año en comparación al resto de países ha conseguido gran número de espectadores. Esto es debido al fenómeno de El Hobbit, previamente mencionado, cuya recaudación en España ha sido enorme y cuyos datos habría que completar con el anterior y posterior ejercicio, recaudación con la que se espera que ocurra algo parecido en la tercera parte. Por último, y tras analizar y comparar estas tres infografías sobre el año 2013 esperamos se pueda vislumbrar algo mejor la tendencia de los espectadores durante el pasado año, así como los géneros preferidos y su público objetivo o las épocas del año en las que más espectadores encontramos en las salas comerciales de nuestro país.

 

cineindustriaespana6

 

Evolución años 2002 – 2013

 

Después de haber llevado a cabo el análisis del cine en nuestro país en el año 2013, procederemos a continuación a estudiar lo acontecido en la industria del cine español en el periodo que abarca desde 2002 hasta 2013, ejercicio para el cual trataremos de relacionar en la medida de lo posible las siguientes tres gráficas, para así obtener un espectro lo más amplio posible del medio cinematográfico.

Esta primera gráfica trata de ofrecer una visión general de los espectadores en las salas españolas y cuyos datos se encuentran reflejados en millones de espectadores. De esta forma, la primera línea de color magenta refleja el número de espectadores que acuden a ver cine español (en donde se incluyen las coproducciones), a lo largo de estos once años. Se puede observar un descenso cada vez más acentuado, alcanzando su peor momento en el año 2013, ya que se pasa de los diecinueve a los once millones de espectadores desde el año 2002. Por otra parte, en la siguiente gráfica encontramos el total de espectadores en salas comerciales españolas, independientemente de la nacionalidad del largometraje que se proyecte. Se observa aquí una tendencia bastante preocupante, ya que también se trata de una línea descendente que pasa desde los 140 millones de espectadores en 2002 a 78 millones, casi la mitad, en el año 2013.

 

cineindustriaespana7

 

Quizás sería relevante destacar que a pesar de la crisis económica, el número de espectadores  que se deciden por el cine español no se ha visto reducido en todos los años, ya que encontramos una subida en el año 2009, 2011 y 2012; aunque también se observa una fuerte caída en el último año. Tal vez estos datos permitan aventurar que, a pesar del descenso constante en el número de espectadores, no se ha visto tan directamente relacionado con el cine español, y la próxima gráfica puede vislumbrar un poco más sobre esto que comentamos.

Esta última gráfica, y personalmente la más sorprendente, refleja las películas estrenadas a lo largo de los once años correspondientes. En la primera línea color verde puede observarse el descenso total de los estrenos en nuestro país. Sin embargo, desde que comienza la crisis puede uno darse cuenta de que en lugar de disminuir ha conseguido aumentar, es decir, que se ha estrenado un cine más variado en salas comerciales desde el año 2009. Pero la gráfica parece más sorprendente en su segunda línea, que refleja, de ese total color verde, el número de películas españolas estrenadas. Lo cierto e interesante es que a pesar de la crisis, que también ha afectado duramente al audiovisual, se han mantenido los estrenos, y en 2013 encontrábamos un aumento en 62 películas con respecto al año anterior.

Conclusión

Después de tanta gráfica y un parlamento que esperamos no haya sido tan denso, el objetivo es que el lector lleve a cabo las interpretaciones libremente tras los datos ofrecidos. Lo que sí nos gustaría comentar son los aspectos más relevantes a modo de conclusión del texto:

  • El cine extranjero, en especial películas de animación, de superhéroes y juveniles en general, ocuparon casi la totalidad del mercado en los meses de verano del año 2013
  • Se observa el buen funcionamiento de las coproducciones entre España y Argentina
  • La película con presupuesto íntegramente español que más ha recaudado se encuentra en la 25º posición en el total
  • De las veinticinco nacionalidades que han estrenado sus películas en España, las nueve más importantes acaparan 77 de los 78 millones de espectadores.
  • Por cada tres películas estrenadas con nacionalidad estadounidense, se estrena una con nacionalidad española
  • Desde el año 2002 hasta el 2013 el público cinematográfico se ha visto reducido a la mitad. Sin embargo, los estrenos de cine español apenas han disminuido.

Por parte del autor, poco más que decir. Simplemente esperar que los datos del año 2014 sean mejores que los anteriores ejercicios y que el cine en España, ya sea como arte o como industria, alcance una mayor hegemonía y consiga atraer cada vez a más gente. Pedir disculpas si el ensayo ha aburrido o ha resultado denso, y esperamos poder obtener mejores resultados para nuestro cine.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Jaro

    Muy buen análisis Jorge, me encantan estos análisis que incluyen datos. ¡Que currazo!!!! Enhorabuena.

  2. Javi Marrero

    Hola Jorge, en primer lugar felicidades por el curro que te has pegado. Se nota que el gran trabajo realizado para dotar de legitimidad al artículo a base de datos reales, números palpables y cifras significativas sobre la industria del cine en España. En ese apartado no puedo hacer otra cosa que aplaudirte.

    Sin embargo, veo que has hecho una conclusión algo apresurada, tal vez simplemente por el hecho de querer que los lectores saquen sus propias conclusiones a través de las gráficas aportadas y un pequeño colofón final realizado por ti. Parece que, tras soltar lastre con la enorme cantidad de datos que manejas has preferido dejar la reflexión final en manos del lector, y he echado de menos que dieses un giro a la intencionalidad del artículo. Más sabiendo cómo amas el cine, y especialmente el cine español, de primera mano.

    Aun así, te vuelvo a felicitar por el trabajo y no pretendo criticar negativamente tu artículo. Es buenísimo. Tan solo quería comunicarte una de mis sensaciones al terminar de leerlo. Un saludo, sigue así.

    PD: Nos vemos el sábado para echarnos un cine ;)

Escribe un comentario