Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Dragon Ball: Los 4 grandes villanos

Por Miguel Ávalos

Ha sido, es y será por siempre el mayor fenómeno de masas que los universos del Manga y del Anime han parido. Su éxito a lo largo y ancho del mundo ha sobrepasado toda frontera. Su nivel de audiencia tiene toda clase de adjetivos: abrumador, extraordinario, insultante, tremendo, etc., la lista es interminable. Hablamos de Dragon Ball naturalmente, una serie cuyos personajes son a día de hoy dioses en versión dibujo animado, tanto los que han acabado erigiéndose como principales como incluso los que lo eran en un comienzo para más tarde ser relegados a secundarios. Muy extraño es que uno de ellos sea nombrado y alguien conteste: «¿Y ese/esa quién es?». Muy raro que alguien pronuncie las palabras Kame Hame Ha y otro alguien diga: ¿eehh? Muy inusual que alguien mencione “fuerza vital” o “unidades” y la gente se quede con cara de pasmarote. Quien más y quien menos sabe qué idioma es ese, el idioma dragonbolero.

Y es que incontables hemos sido las personas que hemos disfrutado con las aventuras y las comilonas de Son Goku, con los caretos de Yamcha y Krilin, con la mala leche de Bulma y Chichi, con la perversión del maestro Mutenroshi, con las transformaciones de Oolong y Puar, con los sablazos de Yajirobe, con las técnicas de Chaoz y Ten Shin Han, con las vaciladas de Piccolo y Vegeta, con Son Gohan madurando y emulando a su padre, con la aparición estelar de Trunks, con las sorpresas de Son Goten, con las bobadas de Míster Satán y el valor de Videl. En mayor o menor medida todos los personajes femeninos y masculinos están ahí, habiéndose ganado un indiscutible hueco en nuestros corazones.

Sin embargo, tal y como se dice en Misión Imposible 2, la búsqueda de todo héroe debe comenzar por algo que un héroe requiere, un malvado. Detrás de todos aquellos personajes llamados héroes, protagonistas o principales, detrás de aquellos y aquellas que salvan el mundo, entre bastidores, se encuentran los personajes responsables de que estos héroes realicen sus grandes gestas e inscriban sus nombres en las leyendas: los villanos. En muchas series Anime siempre se escucha la misma frase: «¿Qué sería del mundo sin nuestro héroe/nuestros héroes?». Sin embargo, ahora yo pregunto: «¿Qué sería de los llamados héroes sin los llamados villanos?, ¿qué gestas harían?, ¿por qué y por quién/quiénes serían recordados?», pues seguramente ni por nada ni por nadie. Un héroe demuestra su potencial cuando un villano de igual o mayor poder amenaza a su mundo, a una galaxia e incluso a todo el universo. Afortunadamente en Dragon Ball estos personajes también se han ganado un hueco indiscutible en los corazones de las y los fans, pues sus macabras acciones son el detonante para que un héroe demuestre defender los ideales en los que cree y represente la justicia derrotándolo. Así ha sido y así será siempre en los Mangas y Animes que relaten esta clase de historias. Así es en Dragon Ball.

Es por esto que en este artículo, rindo mi particular homenaje a quienes en mi opinión son los 4 villanos más carismáticos y significativos de toda la serie, aquellos que no solamente han dado enormes quebraderos de cabeza a nuestros queridos y amados protagonistas, sino que han puesto de manifiesto su enorme crueldad y su ambición de querer apartar de su camino a todo cuanto se interponga en el mismo. Los 4 Jinetes del apocalipsis de Dragon Ball.

PICCOLO DAIMAOH

dragonball2

Cuando el planeta Namek sufrió un terrible cataclismo que aniquiló a casi toda la población, un namekiano llamado Katattsu envió a su hijo al Planeta Tierra para ponerle a salvo, al tiempo que le dejaba una nota prometiendo reunirse con él. Tras su largo viaje, el joven muchacho llegó a la Tierra aterrizando en las montañas de la región Yunzabit en donde esperó a su padre largo tiempo mientras vivía y entrenaba allí. Sin embargo, tras largos años de espera se hizo a la idea de que su padre no había tenido su suerte y abandonó la región para explorar y conocer el planeta. Queriendo evitar que la Tierra sufriese el mismo destino que su planeta de origen, el muchacho decidió convertirse en Dios y para ello llegó al templo de Kamisama. Sin embargo, durante su viaje por la tierra había descubierto que el mundo estaba infectado de gente malvada a la que no le importaba recurrir a actos terribles con tal de lograr sus objetivos. Estos acontecimientos provocaron que dentro de él surgiera una segunda personalidad completamente opuesta a la suya. Para deshacerse de ella creó una técnica que le permitía expulsar a su yo malvado de su interior. Así nació Piccolo Daimaoh, el Rey de los demonios.

Palabras textuales suyas, para este ser «no existe música más dulce que la agonía y el sufrimiento de los seres inocentes», su maldad hizo que se autoproclamara Rey de los demonios, engendrando criaturas maléficas que estaban a su servicio y sembrando el caos a diestro y siniestro. Sus siervos formaban el clan conocido como Mazoku (clan demonio) siendo Piccolo Daimaoh el soberano de dicho clan. El mundo estaba sumido en la ruina por este perverso ser, sin embargo, un grupo de guerreros encabezados por el legendario maestro de artes marciales Mutaito, fueron lo bastante valientes, o suicidas según se mire, como para hacer frente al Rey de los demonios. Los combates entre los luchadores de artes marciales y los siervos de Piccolo Daimaoh fueron encarnizados, perdiendo la vida la inmensa mayoría de ellos. Tan sólo quedaron en pie el propio Mutaito y sus dos discípulos más aventajados: Kame Sen´nin, también llamado Mutenroshi y Tsuru Sen´nin.

Finalmente, el propio Piccolo Daimaoh salió en persona a combatir. Su poder estaba por encima de las opciones de cualquiera de los tres luchadores presentes, ante lo cual Mutaito se vio obligado a emplear una técnica conocida como Mafuba que consistía en la creación de un tornado con el que confinó al Rey de los demonios en una olla para cocinar arroz. Sin embargo, esta técnica era de doble filo y pese a que el legendario maestro de artes marciales logró su propósito, perdió la vida en el proceso. Kame Sen´nin y Tsuru Sen´nin enterraron a su maestro dándole las honras fúnebres dignas y arrojaron al mar la olla en la que Piccolo Daimaoh estaba encerrado. El primero prosiguió con las artes marciales para usarlas en beneficio del bien común, sin embargo, el segundo sucumbió a la oscuridad al creer que ésta había sido más poderosa y usó sus conocimientos para razones personales y maléficas.

300 años después Piccolo Daimaoh fue liberado de su duradero encierro por el primer enemigo de Son Goku: Pilaf. De esta manera el Rey de los diablos inicia su segundo intento de conquistar el mundo y sumirlo en el terror y el caos. Temeroso de que alguien más pudiese conocer la técnica Mafuba y no queriendo tropezar dos veces con la misma piedra, Piccolo Daimaoh se dispone a eliminar a los grandes expertos de artes marciales de la actualidad, al tiempo que al enterarse de que existen las Bolas de Dragón decide reunirlas para pedir la eterna juventud. Para ambas misiones crea respectivamente a Tambourine y a Cymbal, sin embargo, éste último es destruido a primeras de cambio por Yajirobe y Tambourine, que estaba cumpliendo con éxito el mandato de su amo, es enviado a vengar a Cymbal. Son Goku, que había sido derrotado en su primer combate contra Tambourine, esta vez acaba con él. El Rey de los diablos interviene en persona y entabla combate contra Goku a quien reconoce como un rival digno pese a ser tan joven, sin embargo, finalmente sale triunfante apabullando a su adversario. Mutenroshi, teniendo las Bolas de Dragón consigo, atrae a Piccolo Daimaoh y lo enfrenta con la intención de usar la técnica de su maestro, pero su intento resulta un fracaso tras lo cual pierde la vida, pero con la esperanza de saber que Ten Shin Han y Son Goku tomarían su relevo.

Cuando Shenron fue convocado, Chaoz intentó pedirle que eliminase al Rey de los demonios, pero éste fue más ágil y eliminó al mejor amigo de Ten Shin Han, quien lo presenció todo. Finalmente, Piccolo Daimaoh obtuvo su deseo rejuveneciendo y matando al Dragón para evitar que otro usara las bolas mágicas con intenciones opuestas a las suyas. De esta manera el mundo parecía sumirse definitivamente en la ruina. Poco imaginaba el Rey de los demonios que sus planes se iban a desmoronar a partir de ahí. Ten Shin Han, que había aprendido la técnica Mafuba, entró en escena. Piccolo Daimaoh creó a un nuevo demonio llamado Drum para eliminarlo. El joven luchador de artes marciales demostró tener más nivel que su oponente, sin embargo, su verdadero objetivo era poder encontrar el momento clave para usar el Mafuba, cosa que logró, pero al igual que Mutenroshi no tuvo éxito, siendo salvado por la intervención de un renovado Son Goku. Drum lucha contra él, pero Goku lo destruye en un tiempo récord tras lo cual se inicia el combate que decidirá el destino del mundo entero: Goku vs Piccolo Daimaoh.

Durante la lucha quedó demostrada la superioridad de Goku sobre su rival, sin embargo, Piccolo Daimaoh usó a Ten Shin Han de escudo para evitar ser destruido. Son Goku no pudo atacarle y su oponente aprovechó para herirle de gravedad las dos piernas y un brazo. El Rey de los demonios creyéndose vencedor soltó a su rehén y se dispuso a acabar con su rival. ¡Craso error! Goku aún podía usar un brazo y lo empleó para concentrar todas sus fuerzas en un ataque definitivo que atravesó el estómago del Rey de los demonios, vengando así las muertes de Krilin, Mutenroshi y Chaoz. Piccolo Daimaoh expulsó un último huevo: su hijo Piccolo jr. Su última voluntad fue que le vengase y que demostrase que el poder de las tinieblas es el único que debe imperar sobre la faz del mundo. Finalmente murió.

Piccolo Daimaoh no vuelve a aparecer en ningún relleno de Dragon Ball, sin embargo, es evidente que fue condenado por el Juez Supremo Emma Daioh al Infierno, donde permaneció para el resto de la eternidad.

FREEZER

dragonball3

Freezer fue un temido tirano miembro de una raza espacial cuyo nombre es desconocido y emperador de un centenar de mundos cada uno de los cuales llevaba su nombre y también un número, supuestamente en el orden cronológico de su conquista. Aparte de él, entre los miembros de su raza estaban su hermano mayor Cooler que era emperador de 250 mundos y su padre King Cold soberano del imperio forjado por él y sus hijos y al cual dirigía desde las sombras. La crueldad de estos seres sólo era igualada por su envidiable fuerza vital, teniendo como objetivo extender sus dominios a lo largo y ancho del espacio, eliminando a todo ser que se opusiese a sus deseos y también a cualquier clan, estirpe o raza que pudiese ser una amenaza para ellos.

En algún momento concreto Freezer conoce a los Saiyajins, una raza de guerreras y guerreros de aspecto humano, pelo de punta y cola de simio capaces de transformarse en gorilas gigantes y de esta forma multiplicar por 10 su poder. Su planeta natal se llamaba Vegeta. Freezer estableció un pacto de alianza con esta raza que consistía en que los Saiyajins conquistaban planetas en su nombre y este a cambio les proporcionaba cápsulas espaciales con las que poder surcar rápidamente el espacio, amén de otros privilegios. No obstante, el recelo del tirano hacia esta raza era notable y por parte de los Saiyajins el sentimiento era mutuo.

Alrededor de esta raza circulaban dos leyendas:

1. Cada vez que combatían frente a un rival digno de sus habilidades e incluso superior y ya fuera saliendo triunfantes pero, sobre todo, regresando de las puertas de la muerte, la fuerza vital de estos guerreros aumentaba de manera espectacular.

2. Cada cierto tiempo aparece un guerrero de su raza que alcanza el estado conocido comúnmente como Super Saiyajin, un nivel que sobrepasa todo lo concebible.

Freezer no tardó demasiado en descubrir que la primera de estas leyendas era una verdad como un templo. Viendo que la población Saiyajin aumentaba, que cada vez nacían más guerreras y guerreros con un potencial innato a la altura de su Rey y su Príncipe pero, sobre todo, teniéndole pavor a la leyenda del Super Saiyajin, decidió cortar por lo sano. El tirano espacial destruyó el Planeta Vegeta no sin antes asesinar al Rey Vegeta. En este proceso perdió la vida Bardock, padre de Kakarotto (conocido como Son Goku en la Tierra) y último Saiyajin que hizo frente al tirano, quien creyó que sólo habían sobrevivido al desastre el Príncipe Vegeta, un guerrero medio llamado Nappa y Raditz, un guerrero menor y hermano mayor de Kakarotto. Poco imaginaba que al menos otros 5 Saiyajins habían sobrevivido: Son Goku, Turles, Paragus, Broly y el Príncipe Tarble. Menos aún que el primero de ellos se acabaría convirtiendo, nunca mejor expresado, en la peor de sus pesadillas.

Muchos años después, Freezer tuvo conocimiento de las Bolas de Dragón gracias a que escuchó por su Scouter las palabras de Vegeta en la Tierra sobre que existían 7 Bolas de Dragón en Namek aún más poderosas. Viendo que le había caído del cielo la posibilidad de obtener la vida eterna, no se lo pensó ni unos segundos y partió rápidamente hacia Namek en compañía de un gran número de soldados y de sus dos lugartenientes Dodoria y Zarbon. Al principio, las cosas le salieron a pedir de boca, obteniendo 5 bolas y mostrando sus crueles métodos, Zarbon eliminaba a uno o dos nameks como señal de aviso y Dodoria exterminaba a la inmensa mayoría. Sin embargo, como dicen en las bodas “a la quinta la vencida”, fue a partir del quinto poblado cuando los planes del tirano se fueron desmoronando paulatinamente. El jefe de dicho poblado, Moori, destruyó los Scouters de los soldados de Freezer antes de morir, Gohan y Krilin salvaron a Dende de sufrir el mismo destino que los suyos, esquivando incluso a Dodoria. Además, Vegeta se había revelado abiertamente contra él consiguiendo la bola de 4 estrellas, eliminando a Cui, Dodoria y Zarbon y robándole las 5 bolas que estaban en su nave espacial. Freezer se vio obligado a convocar a las Ginyu Tokusentai compuestas por Recoome, Burter, Jeice, Guldo y el propio Capitán Ginyu. Este último le trajo las 7 bolas y Freezer se dispuso a pedir su deseo, pero para ello había que saber la lengua namek. Freezer localizó el refugio del Saichoro y partió para obtener la información pertinente. Al llegar se encontró con Nail y su negativa, ni eliminando rápidamente a tres compañeros suyos que acudían como refuerzos el joven namek escupió palabra. A sabiendas de que al Saichoro le quedaba poca vida y de que su muerte no beneficiaba a la causa de los terrestres, Nail convenció a Freezer de alejarse y enfrentarse en combate. Pese a la valentía del namek la aplastante superioridad por parte de Freezer quedó patente. En realidad todo se trataba de una estratagema para que Dende pudiese llegar hasta Gohan y krilin y de esta manera invocar a Polunga para que los Guerreros Z fuesen resucitados. Cuando Freezer descubrió la treta ya era tarde pues dos deseos habían sido concedidos y acto seguido el Saichoro falleció con lo que Polunga desapareció y las Bolas se convirtieron en piedra.

Allí comenzó el verdadero terror. Un furioso Freezer se dispuso a matar a Gohan, Krilin y Vegeta. El Príncipe Saiyajin logró igualar en poder al tirano, pero eso fue visto y no visto. Freezer realizó su primera transformación superando de buen grado los poderes de sus oponentes, sólo Dende evitó que Krilin y Gohan perdiesen la vida. Únicamente con la llegada de Piccolo la tortilla pareció darse la vuelta. Ni aún así. Freezer se transformó por segunda vez propinándole una soberana paliza al namek que fue salvado por Son Gohan. El tirano no cesaba de sorprenderse por los poderes del muchacho, llegando a la brillante conclusión de que era un Saiyajin y recordándole a Raditz. Viendo que tanto los poderes de Son Gohan como los de Vegeta aumentaban cada vez más, decidió realizar su última transformación mostrando su verdadero aspecto el cual desconcertó a más de uno. Nada más lejos de la realidad el primero en comprobar su poder fue Dende que se convirtió en su primera víctima, pues había descubierto que era él quien curaba a los demás. Vegeta, que le había pedido a Krilin que lo dejase al borde de la muerte para ser curado por Dende y así aumentar enormemente su poder hasta convertirse, según sus cálculos, en Super Saiyajin, plantó cara al tirano. Cálculo erróneo. Freezer destrozó a Vegeta prácticamente sin esfuerzo alguno. Inmediatamente llegaría Goku algo que coincidió con el momento en que el tirano eliminó al Príncipe Saiyajin. Antes de morir, Vegeta reveló a Goku la verdadera historia sobre la destrucción de su planeta natal, así como de las muertes de los padres de ambos, el Rey Vegeta y Bardock. Enfurecido ante tal revelación y a sabiendas del sufrimiento de los nameks y de otros muchísimos seres, Son Goku juró acabar con Freezer.

Así empezó uno de los combates más espectaculares que este legendario Anime ha dado: Son Goku/Kakarotto vs Freezer. La lucha fue muy intensa siendo Goku literalmente vapuleado. El Kaioh Ken fue en vano y el Kame Hame ha a plena potencia sólo logró enfurecer a Freezer. Tan sólo un enorme Genkidama, fruto de la energía de Namek y de varios mundos cercanos, pareció acabar con su enemigo, sin embargo, Freezer sobrevivió para acto seguido dejar medio muerto a Piccolo y reventar en pedazos a un impotente Krilin. La rabia provocada por semejantes atrocidades, mención muy especial para la última, despertaron al legendario Super Saiyajin que dormía en Son Goku. A partir de aquí se cambiaron las tornas. Freezer atacó a Goku por activa y por pasiva sin lograr nada, ante el abrumador poder del Super Saiyajin decidió destruir Namek y mostrar el 100% de su poder, mientras tanto todos los que habían muerto a manos de Freezer y sus siervos fueron resucitados y, junto con quienes aún vivían, trasladados a la Tierra por Polunga. Sólo quedaron Freezer y Son Goku. El último round comenzó, sin embargo Freezer ya no estaba a la altura de su rival que se sintió satisfecho con el resultado y quiso abandonar Namek. Furioso Freezer atacó a Goku con una especie de Kienzan dirigido, no logrando nada atacó con un segundo y al final fue cortado en dos por su propia técnica. Invadido por el pánico pidió ayuda a Goku quien debido a su bondad y nobleza finalmente accedió. Sin embargo, Freezer uso la energía que le dio para atacarle de nuevo y Son Goku se vio obligado a rematarle para acto escapar de Namek. La derrota de Freezer era total.

O eso parecía, puesto que aún después de la explosión del planeta Namek flotaba moribundo por los restos y fue rescatado por su padre King Cold para más tarde, en uno de los planetas regidos por este último, ser curado y reconstruido a modo de cyborg. En esta versión era conocido como Mecha Freezer. Padre e hijo viajaron a la Tierra con la única intención de encontrar al Super Saiyajin Son Goku y destruirlo junto a su adorado mundo. El tirano espacial no contaba con un nuevo y definitivo percance: Trunks, el hijo de Vegeta y Bulma. A las sorpresas de que el joven conocía de sobra su nombre y también el nombre de Son Goku se sumó otra aterradora, Trunks era otro Super Saiyajin. Freezer atacó con dos rayos de energía y acto seguido con una Death Ball diez veces más potente que la que usó para destruir Namek. Sólo pospuso brevemente lo inevitable. Trunks cortó en dos a Freezer con su espada, acto seguido en pedazos y, finalmente, lo desintegró con un potente rayo de energía, borrando de la faz del universo al ser más cruel y maligno que jamás haya existido.

Tras su muerte Freezer fue enviado al Infierno por Emma Daioh, donde pasa el resto de la eternidad. El tirano espacial volvió a la acción en dos breves cameos. El primero en el relleno que relataba el torneo de artes marciales del otro mundo donde, junto con King Cold y Cell, lidera un intento para hacerse con el control del Infierno. El segundo en la película Fusión donde encabeza un gran ejercito de villanos. En ambas ocasiones es derrotado con suma facilidad por Paikuhan y Son Gohan respectivamente. Aparece también en la saga de Boo observando desde el Infierno a través de una gigantesca bola de cristal el combate que enfrenta a Son Goku y a Majin Boo, deseándole toda la suerte del mundo al segundo.

CELL

dragonball4

Célula fue la creación más poderosa y terrible que el Científico llamado Dr. Gero logró. Cuando el Ejército de la Cinta Roja conoció la ruina por obra y gracia de Son Goku, el Dr. Gero fue el único superviviente y prosiguió con sus investigaciones en un laboratorio subterráneo. A la mayor parte de sus Cyborgs los creó y programó para eliminar al causante del exterminio de la Cinta Roja, sin embargo, sus ambiciones iban muchísimo más allá de eso. El Dr. Gero ansiaba crear el arma definitiva que esparciera el miedo por el Universo entero. Fruto de esa loca ambición creó a Cell, un Bioandroide compuesto por las células de luchadores expertos de la talla de Son Goku, Yamcha, Chaoz, Ten Shin Han, Piccolo, Krilin, Son Gohan, Nappa, Vegeta, Freezer y King Cold.

Procedente de un futuro alternativo, Cell emergió del laboratorio poco después del asesinato del Dr. Gero a manos de C-17. La computadora le había informado de que a medida que absorbiera la energía vital de más y más seres humanos su poder se incrementaría, sin embargo, para lograr su llamada “forma perfecta” debía absorber al androide C-17 y a la androide C-18. De esta manera absorbió toda la energía que pudo, pero no halló ni rastro de los dos androides. Descubriendo que Trunks los había destruido y que el joven Saiyajin iba a viajar al pasado para comunicar la noticia, lo mató y ocupó su lugar. De esta manera viajó al presente volviendo a su estado inicial de insecto y reposando. 4 años más tarde surgió de nuevo y comenzó a absorber energías por doquier, siendo interceptado por Piccolo. En este primer combate no estaba a la altura, sin embargo, contaba con el factor sorpresa a su favor, pues Piccolo se sorprendió de que conociera su propia técnica Makankosappo y también el Kame Hame Ha, lo que le valió para cogerlo por sorpresa y absorberle la energía de uno de sus brazos. Creyéndose victorioso reveló quién era y que se proponía, sin saber que era una trampa del joven namek para hacerle hablar. Aun así y pese a que Krilin y Trunks acudieron, Cell logró escapar usando el Tayoken de Ten Shin Han y continuó absorbiendo seres humanos.

Poco después siente la energía de Piccolo y deduciendo que combate frente a los androides, se dirige rápidamente hacía la isla donde se encuentran. De esta forma interrumpe el combate del namek y C-17. Tras haber absorbido a centenas de miles de personas su poder sobrepasaba con creces al de ambos, derrotando a uno y a otro en un tiempo récord. Sólo la intervención de C-16, que en ese momento igualaba en fuerza vital al Bioandroide, pareció dar un giro al conflicto. Sin embargo, Cell fue tan paciente como listo y aprovechando un descuido por parte del personal artificial, absorbió a C-17 y evolucionó a su segunda forma, un nivel que superaba por mucho al de C-16, al que derribó con un sólo ataque. Ten Shin Han intervino en ese momento usando su Shin Ki Ko Hu para permitir a C-18  escapar junto con C-16. El luchador de tres ojos arriesgó su vida en esta acción heroica cayendo poco después al suelo sin fuerzas. Cell se dispuso a rematarlo, sin embargo, en ese momento apareció Son Goku usando el Shunkanido y rescató a Ten Shin Han y a Piccolo. Cell no se explicaba cómo Goku había logrado aparecer y desaparecer en cuestión de segundos, aunque poco le importaba en esos momentos, había una empresa mucho más importante.

Prosiguiendo su búsqueda llegó hasta las islas donde se encontraba C-18, en compañía de C-16, y comenzó a destruirlas. Sin embargo, fue interceptado por Vegeta y Trunks que habían entrenado en la sala del tiempo y el espíritu y superado el estado del Super Saiyajin. El primero de los dos tuvo en su mano acabar con él, sin embargo, su orgullo por medirse a un rival de envergadura permitió al Bioandroide absorber a C-18 y alcanzar la tan ansiada perfección, aumentando su poder de una manera espectacular. Incluso los namek sintieron a tanta distancia su maligna energía. Cell dejó inconsciente a Vegeta con tan sólo 3 golpes, tras lo cual Trunks pasó a la acción. Aunque parecía que el joven Saiyajin estaba a la altura de su rival, a la larga quedó patente la abismal diferencia que había a favor de Cell, quien viéndose decepcionado, pero a la par intrigado por comprobar el gran aumento de poder de ambos, decidió organizar un torneo de artes marciales concediendo 10 días a los Guerreros Z para que pudiesen progresar incluso más y, sobre todo, a sabiendas de que Son Goku estaba entrenando en ese momento. De este modo fue a los estudios de televisión para anunciar la organización del torneo, así como de las reglas del mismo, amenazando con destruir la tierra si resultaba ganador.

Llego el día del torneo y tras los numeritos de Caroni, Piroshki y Míster Satán le llegó el turno a Son Goku. La lucha fue encarnizada e igualada, mostrando ambos sus habilidades y técnicas, sin embargo, a la larga se demostró que Cell era muy superior a Goku. Muy consciente de ello, el Saiyajin se declaró vencido y decretó que Son Gohan ocuparía su lugar, iniciándose el combate que lo decidiría todo. Al principio el Bioandroide superaba Gohan en todo, sin embargo, fue el propio joven quien reveló a Cell el verdadero motivo por el que su padre había dejado el destino de la Tierra en sus manos y es que cada vez que Gohan se enfurecía su fuerza vital sobrepasaba todo límite, habiendo alcanzado un poder muy superior al de su padre. Nada más lejos de la realidad a Cell se le iluminaron los ojos y deseoso de luchar con un rival digno de él, no cesó de provocar a Gohan para que liberase su poder oculto. Para ello engendró a sus hijos, los Cell Jr., que tenían el suficiente potencial como para retar incluso a Vegeta y Trunks en plena forma. Ni aun así logró que Gohan se enfadara. Todo cambió cuando Míster Satán lanzó la cabeza de C-16 al lugar donde ambos se encontraban. El conmovedor discurso del androide, unido a la manera tan cruel que Cell empleó para eliminarlo definitivamente, hizo que finalmente Son Gohan estallase de furia transformándose en Super Saiyajin 2 o Híper Guerrero. Vuelta a la tortilla. Cell no pudo causarle el menor daño a Gohan, ni siquiera usando por vez primera su máximo poder. El Bioandroide fue derribado con sólo dos golpes, el Makankosappo y el Kame Hame Ha a plena potencia fueron inútiles y finalmente un certero golpe en el estómago provocó que Cell expulsase a C-18 perdiendo así su tan querida forma perfecta. Loco de rabia se infló como un enorme globo para autodestruirse, sin embargo, el sacrificio de Son Goku evitó que la tierra fuese destruida.

Para sorpresa de todos incluido él mismo, Cell consiguió regenerarse gracias a su órgano central almacenado en su cabeza y lo hizo con su forma perfecta pese a no tener a C-18 dentro de él, aumentando su poder de manera abrumadora hasta el punto de alcanzar el estado de Super Saiyajin 2 y asimilando el Shunkanido de Son Goku, que usó para volver a la Tierra. Nada más regresar eliminó a Trunks y relató los anteriores sucesos. Vegeta enloqueció al ver morir a su propio hijo y le atacó con todo su poder, pero fue derribado de un sólo golpe y salvado de morir por la intervención de Gohan. Harto de juegos se dispuso a acabar con la tierra mediante un Kame Hame Ha lo suficientemente potente como para hacer desparecer el Sistema Solar. Sin embargo Gohan, alentado por Goku desde el más allá, respondió. Cell llevaba ventaja y ni siquiera las intervenciónes de Yamcha, Krilin, Ten Shin Han y Piccolo solventaron nada. El Bioandroide se dispuso a rematar la faena, sin embargo, en última instancia Vegeta intervino de nuevo aturdiéndolo brevemente con un Big Bang Attack, momento en el que al fin Son Gohan liberó todo su poder, acabando de una vez y para siempre con el enemigo más terrible conocido en toda la serie hasta la fecha.

Tras su muerte, Cell fue condenado al Infierno por Emma Daioh para el resto de la eternidad. Allí se juntó con King Cold y Freezer para, entre los tres, liderar un intento de hacerse con el control del Infierno, pero fue vencido fácilmente por Paikuhan. Aparece de nuevo en la Saga de Boo observando desde el Infierno a través de una enorme bola de cristal, el combate que enfrenta a Son Goku contra Majin Boo. Al igual que Freezer, Cell desea que Majin Boo gane el combate, sin embargo, por otro lado, el Bioandroide verde no puede evitar sentir celos hacia este, dado que nunca imaginó que podía existir un ser maligno mucho más poderoso que él.

MAJIN BOO

dragonball5

Hace millones de años un poderoso Brujo llamado Bibidi perteneciente a un clan conocido como Majin, creó a un ser maléfico y destructivo de aspecto enano y flacucho a quien puso por nombre Majin Boo y con el que pretendió sembrar la destrucción en todo el Universo. Majin Boo no conocía el significado de las palabras bondad, compasión y piedad. Era la perfecta personificación del caos. Incontables mundos fueron arrasados, el Universo se sumió en la desesperación y el monstruo no podía ser detenido del todo ni por su propio creador. Temeroso de que pudiese acabar con él, Bibidi aprendió un conjuro para encerrar a Majin Boo en una esfera, siempre que lo considerase preciso. Al mismo tiempo, los 5 Kaio Shin decidieron intervenir. El Kaio Shin del Norte fue derrotado con suma facilidad, lo mismo le pasó a la Kaio Shin del Oeste. Acto seguido entró en acción el Kaio Shin del Sur cuya fuerza vital superaba a la de sus camaradas, pero al final también cayó debido a que fue absorbido por Majin Boo, lo que hizo que el monstruo se transformase en una versión hiperanabolizada de sí mismo. Finalmente, el Kaio Shin del Este, que era el más joven de todos, lo enfrentó, sin embargo no era rival para él. Sólo la intervención del Dai Kaio Shin le salvó de seguir la senda de sus hermanos y hermana. Dai Kaio Shin plantó cara valientemente a Majin Boo, pero el intento fue fútil y acabó siendo absorbido. Fruto de ello Majin Boo se convirtió en una criatura rechoncha con mentalidad de niño, pero con una fuerza vital casi igual de inmensa. No obstante, Bibidi lo encerró finalmente para evitar que escapara a su control. Esta circunstancia fue aprovechada por el Kaio Shin del Este para destruir al Brujo y de este modo impedir su salida de la esfera. Durante millones de años la esfera quedo totalmente olvidada y lo que una vez fue la mayor amenaza del Universo entero desterrada de las mentes de todo ser viviente en el plano mortal.

Sin embargo Kaio Shin del Este, junto con su ayudante Kibito, siempre estuvo vigilante por si alguien era lo bastante malvado y loco como para liberar al monstruo de su encierro y fruto de sus investigaciones descubrieron el peor de los secretos de Bibidi. Tenía un hijo llamado Babidi que había heredado los poderes, la ambición y maldad de su padre. Babidi escogió la Tierra con la intención de ocultarse de Kaio Shin y reunir la energía necesaria para liberar a Majin Boo de su encierro. Cosa que finalmente logró. El Boo rechoncho salió de nuevo y Babidi consiguió ponerlo a sus órdenes bajo la amenaza de encerrarlo de nuevo. Fruto de esto la criatura cometió acto ruin tras acto ruin: dejó al borde de la muerte a Son Gohan y a Kaio Shin, convirtió en galleta a Dábura para acto seguido comérselo, provocó que Vegeta se sacrificara inútilmente en un intento de destruirlo y colocó en serios apuros a Son Goku en Super Saiyajin 3 o Mega Guerrero. Finalmente, asesinó al propio Babidi a quien aborrecía, para más tarde vagar a diestro y siniestro por la Tierra destruyendo ciudades y pueblos a la vez que convirtiendo a los seres humanos en chocolate y en otros manjares similares para comérselos. Amén de propinar una buena tunda a Gotenks.

Inesperadamente fue Míster Satán quien le enseñó a distinguir lo bueno de lo malo, cosa que le hizo ganarse la amistad de un ser superior y de paso la admiración de Piccolo. Por desgracia las tornas volvieron a cambiar a favor del mal cuando dos desalmados hirieron de gravedad a Bree, un perro al que Boo y Satán encontraron, adoptaron y que fue curado por el primero. La parte malévola de Boo fue liberada, creando a un Boo muy alto y flacucho, pero con más poder que el gordo. Boo rechoncho nada pudo hacer para evitar ser convertido en chocolate, tragado por el Boo flaco y que naciera otro Boo mucho más parecido al original, sólo que mucho más alto y con mucha más personalidad. Este Boo asesinó a casi todos los humanos que aún quedaban y a la mayor parte de quienes se encontraban en el templo Kamisama. Gotenks no pudo frenarlo ni cuando lucharon en la sala del tiempo y el espíritu ni cuando luchó como Super Saiyajin 3, debido a que el tiempo de fusión se agotó.

Inmediatamente llegó Son Gohan, que había sido entrenado por Ro Kaio Shin y había adquirido un nivel parecido e incluso algo mayor al del Super Saiyajin 3 y gracias a ello pudo ponerle en jaque. A partir de aquí Majin Boo se dedicó a usar su astucia para poder absorber a los luchadores y aumentar de gran manera su fuerza vital. A causa de ello fueron absorbidos Gotenks, Piccolo y Son Gohan. Un Son Goku resucitado y un Vegeta enviado de nuevo a la Tierra por Emma Daioh y Uranai Baba se fusionaron dando origen a Vegetto, quien se introdujo dentro de su cuerpo para rescatar a sus amigos absorbidos. Esta acción hizo que finalmente Majin Boo retornara a su aspecto original y verdadero.

Enfurecido por la humillación que Vegetto le había infligido y por las provocaciones de Son Goku y Vegeta, Majin Boo destruyó la Tierra. Acto seguido otros varios planetas hasta llegar nada menos que al mundo de Dai Kaioh en el más allá, dejándolo patas arriba y derrotando sin despeinarse a Yamcha, Krilin, Olibu y Paikuhan. Finalmente, se presentó en el Planeta Kaio Shin en donde se libraría la batalla definitiva por el Universo. Una batalla contemplada tanto por parte de aliados como por parte de antiguos enemigos. Son Goku en Super Saiyajin 3 fue el primero en luchar frente a él, pero en los dos rounds fue derrotado. Vegeta ganó tiempo en dos ocasiones para que Goku recobrase sus fuerzas y en ambas fue vapuleado. Un Míster Satán que se creía soñando fue el siguiente en intervenir y mire usted por dónde “a la tercera la vencida”, pues su participación salvo a Vegeta al tiempo que provocó que Majin Boo expulsara al Boo gordo. Ambos Boos iniciaron un combate brutal en el que, a pesar de que ambos estaban a otro nivel, Majin Boo demostró ser el más poderoso de los dos. Vegeta aprovechó este último combate para mandar usar las Bolas de Dragón de Namek. De este modo la Tierra revivió y las víctimas de Majin Boo fueron resucitadas. Con ello el Príncipe Saiyajin puso en marcha su plan: hacer que Goku formase un Genkidama con toda la energía de los/las terrestres. Pese a que Majin Boo se dio cuenta de ello e incluso usó a Vegeta de rehén, finalmente, y gracias a las intervenciones de Boo gordo, Míster Satán y el propio Vegeta, Son Goku lanzó el Genkidama acabando así con Majin Boo definitivamente.

Antes de eso Son Goku pidió que Majin Boo se reencarnara en un ser benigno de la Tierra para que así pudiese luchar contra él en su reencuentro, pues se había quedado gratamente impresionado con las capacidades de este último enemigo. De ahí que Majin Boo no sea condenado al Infierno. Un servidor también añade que en realidad la fuerza vital de Majin Boo es incalculable y, en consecuencia, incluso el propio Infierno se vería en serio peligro con un habitante de ese calibre.

Comentarios

  1. Javier Fernández López

    Yo añadiría a Baby, el gran villano de Dragon Ball GT. Las motivaciones de ese villano siempre me parecieron las más justificadas de toda la serie. Es malo, pero tiene un motivación para serlo: venganza contra aquellos que destruyeron su raza y su planeta.

    En torno al personaje de Freezer, siempre lo vi como el villano principal de Dragon Ball Z. También porque su familia tiene varias aparaciones en la serie (OVA’s incluidas). Sin embargo, la serie ‘Z’ siempre tuvo, para mí, un error que solventaron con ese remake llamado ‘Kai’, y es que quitaron toda la morralla, por así decirlo. Había demasiados capítulos con mucha mirada y mucha espera y poco combate. Por ello me pareció que ‘GT’ tenía más ritmo. La serie original con Goku de pequeño jamás me gustó, pero por el simple hecho de que empecé con ‘Z’, y el contenido me pareció tan distinto que no me atrajo para nada.

    Gran artículo, un gusto leerlo. Saludos!

  2. Miguel Ávalos

    Hola Javier, muchas gracias por tu comentario. A mi si te soy sincero Dragon Ball GT no la considero de la serie como tal, más bien me parece una especie de Spin Off fallido por parte de la TOEI ANIMATION, por eso no he añadido a ningun villano de ahí. La serie de Toriyama es desde el primer capítulo de Goku pequeño hasta que este de adulto se va volando con Ub. En cuanto a lo que comentas de rellenos es verdad que hay capítulos provistos de muy poco ritmo y eso se tenía que haber tenido en cuenta y el torneo del otro mundo fue la excusa perfecta para meter en un mismo saco a Freezer y a Cell. En lo de la parte de la serie de Goku pequeño y el GT, me paso lo contrario que a ti, los capítulos de Goku niño me gustaron mucho, pero Dragon Ball GT no me gusta nada. Sin embargo en gustos no hay nada escrito. Muchas gracias de nuevo y un cordial saludo.

  3. Javier Fernández López

    ‘GT’ creo que tenía la intención de dar un final más trascendente a la serie. Que el villano final fuese Boo daba a la serie cierto aire de superficialidad. Como villano, ‘Freezer’ era más completo y tenía un contexto más interesante. Boo simplemente era invencible. Si bien el recurso de convertirlo en Uub me pareció genial, el final se quedaba un poco flojo por la presentación. ‘GT’ por su parte, quizá comete el error de magnificarlo todo, haciendo de Goku finalmente un dios. Pero el argumento de las bolas de dragón y su excesivo uso me pareció bastante interesante, aunque nunca me agradó del todo Goku en SSJ de nivel 4 (le quitaba esa importancia que adquirió Gohan en estado místico).

    Lo último que he visto de ‘Dragon Ball’ es la OVA de Bardock en la que viaja al pasado. Si bien la intención era darle por fin a la serie una explicación coherente del SSJ legendario, me ha parecido ridícula la puesta en escena, siendo Bardock el punto clave de la historia de ‘Dragon Ball’ a mi parecer. Lástima la poca pertinencia que adquiere en la serie y el villano que le han puesto en esa OVA. Con Bardock hubiese pedido algo más de acción y seriedad.

    Y una reflexión personal: ‘Dragon Ball’ tiene las bases y las premisas perfectas para crear una serie fílmica espectacular, pero parece que ningún estudio está por la labor y no saben hacer guiones decentes. Con los 100 millones que costó ‘Dragon Ball Evolution’ se podría haber hecho una mejor película. Habiendo visto ‘El hombre de acero’ y sus escenas de acción, ¿de verdad nadie se plantea hacer una película sobre Goku?

    De nuevo un saludo!

  4. Miguel Ávalos

    Hola de nuevo Javier. En lo de Freezer y Majin Boo totalmente de acuerdo contigo. Majin Boo es un ejemplo muy bueno en cuanto a villano caótico, pero en cuestion de carisma no puede medirse con Freezer, quien me parece el villano mas despiadado que he visto en mi vida.

    En cuanto a lo de Bardock a mi la película me entretuvo, aunque se dejaron dos cosas por aclarar a mi parecer: 1ra si Bardock es realmente el Super Saiyajin que aparece por primera vez. 2da ¿que estaba haciendo en el pasado si se supone que muere? ¿se le concedio ese día que se les concede a todos los que mueren para volver al plano mortal? en fin que usar a Bardock como protagonista no esta nada mal, pero esos puntos permanecen oscuros.

    En cuanto a lo de hacer una peli en el cine, a mi la verdad es que con los dibujos tengo más que suficiente, pero si algun día hacen una que le haga justicia por supuesto que iría de cabeza a verla. Otra cosa en la que coincido contigo es que El Hombre de Acero es un film en el que tendrían que fijarse para hacer una peli notable o una serie de personas basada en Dragon Ball.

    Muchas gracias de nuevo por comentar y un saludo.

  5. Miguel Ávalos

    https://www.youtube.com/watch?v=dUDoVDDRO_0

    GRANDIOSO, MIL GRACIAS A LOS GENIOS QUE HAN CREADO ESTA CANCIÓN
    ¡¡FREEZER FREEZER FREEZER FREEZER!!

Escribe un comentario