Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cine quinqui

Por Fran Ocaña

El cine español ha pasado por varias etapas durante toda su historia, una de ellas se inició a finales de los 70 y continuó durante prácticamente toda la década de los 80. Se trata del cine quinqui, un cine que artísticamente no era ninguna maravilla, de hecho como séptimo arte en sí su calidad era muy cuestionable la mayoría de las veces (que no siempre), pero que debido a unas curiosas características muy marcadas típicas del género consiguió una fama más que sorprendente. Por lo tanto, a día de hoy se puede decir que su verdadero valor es más bien cultural y social.

El cine quinqui narraba las peripecias de ladronzuelos y chorizos (casi siempre) juveniles y casi siempre también en forma de “biopic”, puesto que la mayoría de las veces se trataba de la adaptación a la gran pantalla de la vida de algún famoso maleante de la época; y las mencionadas características y peculiaridades que poseía eran, salvo alguna que otra excepción, las mismas la mayoría de las veces: normalmente el personaje principal era precisamente interpretado por algún delincuente habitual, a veces incluso interpretándose a sí mismo, o en su defecto eran actores no profesionales los que protagonizaban la historia. Los barrios marginales y sus argots lingüísticos, el mundo de la droga y la amistad son otras de las señas de identidad del género, mostrando con ello muchas veces una gran crítica social. Y la última de las particularidades fueron los robos y las persecuciones en coche entre malos y buenos (aunque nunca se sabía muy bien quienes eran unos y quienes otros).

Ahora vamos con la lista, en este caso dividida en dos partes, primero los títulos clásicos e importantes y después los actores y actrices claves del género.

Perros callejeros (trilogía): Película esencial en la historia del cine quinqui, pues supone en 1977 el inicio de dicha categoría. La historia es un poco rara, “El Torete” la protagonizó manteniendo su nombre, pero en realidad es la biografía de “El Vaquilla“. En la segunda entrega el enredo se aclara bastante. Robos a base del tirón en coches con su correspondiente huida por las calles de Barcelona es la máxima de la cinta.

cinequinqui2

Yo, el Vaquilla: El director José Antonio de la Loma quiso más, y volvió al tema de “El Vaquilla” por una cuarta vez ya en 1985, aunque esta vez sí, fue el verdadero “Vaquilla” el que narra a modo de flashback la historia de toda su vida. El Torete” también aparece en la película aunque interpretando un pequeño papel.

cinequinqui3

El pico / El pico 2: Obviando la segunda parte, posiblemente El pico (1983) sea, como película, la mejor del género quinqui. Realizada en Bilbao y protagonizada por José Luis Manzano (el actor no profesional más destacado de la época), relata la amistad entre el hijo de un comandante de la Guardia Civil y el hijo de un dirigente político abertzale, y de como poco a poco y sin darse cuenta entran en el pozo sin fondo del mundo de la heroína.

cinequinqui4

El Lute: Camina o revienta / El Lute II: Mañana seré libre: La vida del famoso merchero durante su época de prófugo, condenado a dos años de prisión por robar tres gallinas, y poco después a cadena perpetua tras un atraco a una joyería en el que murió el vigilante, fue llevada al cine por Vicente Aranda e interpretada de manera efectiva por Imanol Arias acompañado en la primera de las películas por Victoria Abril. En este caso sí que fueron actores profesionales (y de renombre) los cabezas de cartel, consiguiendo ambos el premio a mejor actor y mejor actriz en San Sebastián.

cinequinqui5

Los placeres ocultos / El diputado / La mujer del ministro: Ninguna de las tres pertenece completamente al género en cuestión porque se abordan otros temas en los que se hace quizá más hincapié, como son la homosexualidad y sobre todo la política; pero las tres tienen como personaje principal a un “quinqui” en toda regla, bajo el que gira una historia de la cual ni siquiera se está dando cuenta. Eloy de la Iglesia dirigió las tres películas cuando el género aún no había tomado cuerpo.

cinequinqui6

Barcelona Sur / Perras callejeras: La aportación 100% femenina a la lista. Ambas películas se desarrollan en Barcelona y ambas son protagonizadas por chicas que no tuvieron más remedio que delinquir para salir adelante, “Gumer” y Charo es la pareja protagonista en Barcelona Sur (1981), y Sole, Berta y Crista lo son en Perras callejeras (1985) (una de las peores películas del género por cierto).

cinequinqui7

27 horas: En este caso, los protagonistas adolescentes no son delincuentes al uso, pero su dependencia de la heroína es total y muestra un mundo trágico en un húmedo San Sebastián. Montxo Armendáriz dirigió a Maribel Verdú en uno de sus primeros papeles importantes y la película consiguió la Concha de Plata en el precisamente festival de San Sebastián en 1986.

cinequinqui8

Chocolate / La patria de ‘El Rata’ / Maravillas: Después del boom que supusieron las pioneras películas de los directores De la Loma y De la Iglesia, estos tres títulos (todos de 1980) fueron los primeros proyectos en salir a la palestra realizados por otros directores, y bastante diferentes entre ellos (dentro de la similitud temática). Dos amigos que planean traer hachís de Marruecos para hacer dinero fácil, un delincuente marioneta de altos cargos y una adolescente con un padre en paro que le roba dinero, son respectivamente los argumentos de las tres películas.

cinequinqui9

Todos me llaman ‘Gato’ / Coto de caza / Tres días de libertadEl tema se puso tan de moda durante los 80 que aparecieron películas a patadas (aunque hoy algunas difíciles de encontrar). El problema era que si ya de por sí los títulos importantes tenían muy poca calidad, mejor ni imaginarse lo cutre que podían ser algunas de las que se rodaron después aprovechando el tirón. Y entre ellas están estas tres, sobre todo la última, que fue un intento de relanzar el género por José Antonio de la Loma ya en la década de los 90 y que más bien fue una forma desastrosa de cerrar una etapa.

cinequinqui10

7 vírgenes / Volando voyY aunque el ciclo terminara al iniciarse la década de los 90, 7 vírgenes (2005) y Volando voy (2006) se engloban en el género al compartir muchas de las características originales. La primera transcurre en Sevilla durante el permiso especial de un chaval que cumple condena en un reformatorio para acudir a la boda de su hermano junto a su mejor amigo; y la segunda es la biografía de “El Pera”, un increíble niño madrileño que en la década de los 80, con tan solo once años, ya era capaz de conducir con destreza todo tipo de vehículos.

cinequinqui11

Los violadores del amanecer: La película más desagradable de todo el repertorio sin lugar a dudas. Normalmente los protagonistas de todas las películas del género consiguen una complicidad con el espectador porque suelen demostrar sensibilidad y sentimientos a pesar de las circunstancias o al menos se justifica de algún modo su mundo de delincuencia. Pues bien, aquí eso no va a pasar, más bien todo lo contrario. Cuatro chavales, junto con la hermana de uno de ellos, se dedicarán a robar y a violar a cualquier chica que se cruce en su camino.

cinequinqui12

Deprisa, deprisa: Hasta el propio Carlos Saura puso su granito de arena en la materia, algo que realmente no es de extrañar porque fue él quien sentó las bases para crear el movimiento posterior con su ópera prima Los golfos (1959). En Deprisa, deprisa (1981) optó por la fórmula que ya habían realizado antes De la Loma y De la Iglesia, contratar a actores no profesionales y además delincuentes ocasionales. Y le funcionó, es una de las más creíbles de la hornada y ganó el Oso de oro como mejor película en el festival de Berlín.

cinequinqui13

Matar al Nani: Uno de los episodios más confusos relativo a los delincuentes ochenteros. “El Nani” desapareció en extrañas circunstancias después de ser detenido e interrogado por la policía en 1983. Desde entonces varias hipótesis se han barajado, aunque la mayoría de ellas apuntan a que fue la misma policía quien acabó con su vida. La película narra su historia y también especula con el tema.

cinequinqui14

Colegas: Historia rodada en Madrid en 1982 con el aborto como tema principal y protagonizada por una pareja, dos hermanos y dos íntimos amigos. Haced cuentas porque todo eso se lleva a cabo con solamente un trío protagonista formado por Antonio y Rosario Flores y José Luis Manzano. Como dato curioso destacar que mantuvieron sus verdaderos nombres en la ficción.

cinequinqui15

De tripas corazónJosé Luis Fernández Eguía “Pirri” es otro mito de este cine, a pesar de aparecer siempre como secundario en cada trama. La única película que contó con él como principal protagonista es esta De tripas corazón (1985), que consiste en un drama romántico entre un abogado, su novia y el delincuente de buen corazón al que acaba de salvar de prisión, con un Madrid en pleno agosto como telón de fondo.

cinequinqui16

Navajeros / La estanquera de Vallecas: Para finalizar, dos títulos emblemáticos, ambos de Eloy de la Iglesia, su primer gran triunfo en la modalidad y su última incursión en el género.

En la pionera Navajeros (1980), la primera película que protagonizó José Luis Manzano (aún ni siquiera tenía 18 años y estaba tan verde todavía el chaval que su voz tuvo que ser doblada), dio vida a “El Jaro”, un famoso delincuente madrileño que perpetró todo tipo de robos y delitos a pesar de su corta trayectoria, ya que murió asesinado cuando tenía 16 años.

Y en la última aportación del director vasco al cine quinqui, en 1987, en la que adaptó la obra de teatro homónima, Emma Penella fue la estanquera del barrio madrileño, acompañada de una jovencita Maribel Verdú, y José Luis Manzano y José Luis Gómez los pobres diablos que intentan asaltar su establecimiento.

cinequinqui17

Lo dicho, con el malogrado “Jaro” y el barrio de Vallecas ponemos punto y final a la lista de títulos quinquis. Espero que no hayáis echado ninguno en falta, que haberlos los puede haber, pero los que quedan más o menos tocan otra temática de forma más marcada que “lo quinqui” como pudieran ser Fanny “Pelopaja”, ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o incluso Makinavaja, entre muchos otros.

Ahora  la segunda parte, vamos con los actores míticos y no tan míticos del género.

José Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia:   Antes de nada, es obligado recordar a los dos directores quinquis por excelencia, el primero barcelonés y el segundo guipuzcoano. Nunca aparecerán entre los mejores realizadores de la historia de nuestro país porque no lo son, pero su importancia es mayúscula durante la época de la transición. Ambos (sobre todo Eloy) fueron transgresores y valientes en un momento muy difícil, abordaron temas completamente tabús por aquel entonces como la política, la homosexualidad, la desigualdad social o la corrupción tanto policial como empresarial a gran escala. Los dos fallecieron en la primera década del Siglo XXI.

En cuanto al género que hoy nos toca De la Loma dirigió: Perros callejeros (1977), Perros callejeros II: Busca y captura (1979), Los últimos golpes de El Torete (1980), Nunca en horas de clase (1978), Yo, el Vaquilla (1985), Perras callejeras (1985) y Tres días de libertad (1995).

De la Iglesia realizó: Los placeres ocultos (1977), El diputado (1978), Miedo a salir de noche (1980), Navajeros (1980), La mujer del ministro (1981), Colegas (1982), El pico (1983), El pico 2 (1984) y La estanquera de Vallecas (1987).

Los dos, a su vez, descubrieron a intérpretes no profesionales esenciales en el género que descubriremos a continuación.

cinequinqui18

Ángel Fernández Franco, “El Torete”: El primer “no” actor en convertirse en una estrella cinematográfica. Era un delincuente juvenil catalán al que De la Loma concedió el papel protagonista de la primera (y a su vez una de las más importantes) película del género quinqui, Perros Callejeros. Protagonizó  la trilogía completa que la componía, primero dando vida a “El Vaquilla” y en las dos siguientes ya interpretándose a sí mismo. También apareció en Yo, el Vaquilla como abogado del famoso bandolero. Murió con 31 años víctima del Sida.

cinequinqui19

Juan José Moreno Cuena, “El Vaquilla”: No pudo protagonizar Perros callejeros debido a que cumplía condena por esos tiempos, pero años después sí que se autobiografió a sí mismo en la ya nombrada Yo, el Vaquilla, que fue su única aportación al cine. “El Torete” (al que conocía) y él tenían muchas cosas en común, los dos eran de Barcelona, rateros adolescentes, muy famosos en su época y ambos adictos a la heroína. “El Vaquilla” también contrajo el Sida y murió de cirrosis con 42 años.

cinequinqui20

José Luis Manzano: Posiblemente el actor no profesional más importante de aquella etapa. Descubierto por Eloy de la Iglesia siendo un chaval casi analfabeto, debutó en Navajeros dando vida a “El Jaro” cuando todavía no era mayor de edad. La película resultó un éxito y le abrió las puertas del cine español, pero su carrera no tuvo proyección alguna y quedó ligada completamente a la de Eloy de la Iglesia. Protagonizó Colegas, El pico, El pico 2 y La estanquera de Vallecas antes de morir por sobredosis de heroína cuando contaba con algo menos de 30 años. La única película que rodó sin Eloy de la Iglesia a los mandos fue Barcelona Sur.

cinequinqui21

Andrea Albani y Sonia Martínez: El lado trágico femenino. Andrea Albani (o Lali Espinet), actriz catalana cuyos inicios fueron en el cine erótico, se hizo un hueco en el mundo quinqui gracias a su “Betty” en las dos partes de El pico. Murió diez años después a consecuencia del Sida con 33 años.

El caso de Sonia fue mucho más popular debido a que la actriz a principios de los 80 se convirtió en un rostro televisivo muy común, presentando programas como 3,2,1… contacto o Dabadabadá. Su aportación al cine quinqui se resume en una sola película, Perras callejeras. Una vez más, heroína y Sida fueron los motivos de su muerte a los 30 años.

cinequinqui22

Marta Molins y Teresa Gímenez: Muchos de los actores de la época, no sé sabe muy bien el porqué, pero fueron borrados de la faz de la tierra poco después, en algunos casos es más que complicado conseguir información sobre ellos, y en el caso de las mujeres pues la historia se acentúa más, pocas son tan recordadas como ellos. Marta y Teresa fueron las que más se prodigaron en el género, apareciendo ambas en tres películas, si bien Teresa con algo más de protagonismo, pero seguirles la pista después es algo ya más difícil. Marta (también catalana), debutó con dos películas de Bigas Luna, Bilbao (1978) y Caniche (1979), para ya después aparecer en Navajeros, protagonizar Barcelona Sur y formar parte del cartel de El pico.

Teresa Giménez fue la actriz principal en Perros callejeros 2: Busca y captura, Yo, el Vaquilla y Perras callejeras. Antes de eso había sido vedette y cantante.

En la actualidad poco se sabe de ellas, pero eso tiene su lado bueno, por lo menos así sabemos que seguramente no acabaron de forma dramática como la mayoría.

cinequinqui23

Antonio Flores: Tampoco era profesional en el campo, pero su fama le permitió rodar varias películas, aunque en lo que respecta al universo quinqui, tan solo protagonizó Colegas. Su final, todos lo conocemos, sobredosis de alcohol y medicamentos apenas dos semanas después de la muerte de su madre. Tenía 33 años.

cinequinqui24

José Manuel Cervino y Enrique San Francisco: A menudo, a la hora de rememorar el cine quinqui, se es muy injusto con algunos intérpretes consagrados. Normalmente se recuerda a los “actores” malogrados y la mayoría de las veces nos olvidamos completamente de actores profesionales que ofrecieron mucho al género. Cervino y San Francisco formaron parte del elenco principal en multitud de títulos de la época y con ello aportaron una experiencia y una calidad artística que nunca venía mal. Hay muchos más casos similares, como el de Simón Andreu, Frank Braña o Alfred Lucchetti, por ejemplo, pero quizá estos dos fueron los más representativos.

El diputado, Navajeros, Maravillas, La mujer del ministro, Colegas y las dos primeras  partes de El pico y El Lute componen el arsenal quinqui de José Manuel Cervino. En 2007 consiguió el Goya como mejor actor de reparto por Las 13 rosas.

Enrique San Francisco tampoco se queda atrás con cinco títulos en su haber, precisamente las mismas que su compañero a excepción de El diputado y El Lute. Es uno de los pocos de la era que consiguió dejar atrás el mundo de la heroína.

cinequinqui25

Ángel Pardo: Ni todos eran ajenos a la profesión, ni los restantes tenían porque ser actores ya consagrados. Algunos estaban empezando en el mundo del espectáculo y el género quinqui sirvió para iniciar e impulsar su carrera. Dejando a un lado a la genial Maribel Verdú, con sus 27 horas y La estanquera de Vallecas siendo casi una niña, y a la “Maravillas” de Cristina Marcos mucho antes de protagonizar Todos los hombres sois iguales, éste fue el caso principalmente de Ángel Pardo, conocido ya más adelante, entre otras cosas, por sus papeles en las series Farmacia de guardia y Hospital Central. La segunda parte de El Lute, El diputado y Los placeres ocultos rellenan su currículum quinqui, e incluso La Corea (1976) se podría incluir entre esas películas, ya que resulta en parte un preámbulo de lo que traerían años venideros. Además dobló la voz a José Luis Manzano en la primera de sus películas, Navajeros.

cinequinqui26

Pedro Nieva Parola: Secundario clásico del mundo quinqui. Eloy de la Iglesia le otorgó cuatro papeles de nivel menor pero que a su vez resultan muy importantes en Colegas, El pico, El pico 2 y La estanquera de Vallecas. Cuando finalizó la década de los 80 nunca más se supo de él.

cinequinqui27

Bernard Seray, Manuel de Benito, Daniel Medrán y César Sánchez: El cuarteto protagonista al completo de Los violadores del amanecer (1978) repitió en más de una ocasión en el género, aunque solamente a Bernard Seray le reportó algo de fama su papel del “Vaquilla” (un “Vaquilla” rubio por cierto) en la segunda y tercera entrega de Perros callejeros.

Manuel de Benito fue el principal protagonista de Chocolate y apareció en la segunda parte de El Lute.

Yo, el Vaquilla, El Lute, Tres días de libertad y las “semi-quinquis” Fanny Pelopaja y ¡Puta miseria! son las aportaciones de Daniel Medrán.

Y por último, César Sánchez acompañó al “Torete” en las dos primeras entregas de la ya archirrepetida Perros callejeros.

cinequinqui28

Danilo Mattei y Frédéric Deban: Muchos fueron los casos de actores que fueron protagonistas principales de un solo título quinqui y después se los tragó la tierra. Hay unos cuantos, pero nos quedamos con Danilo y Frédéric para internacionalizar la lista un poquito. El primero era italiano y el segundo francés, y pequeñas carreras en sus respectivos países fueron lo que cosecharon. Aquí protagonizaron La patria de ‘El Rata’ y Matar al Nani, respectivamente.

cinequinqui29

Carlos Tristancho: La historia de este señor no difiere mucho del resto de exponentes del género. Como actor no ha tenido una carrera muy meritoria, papeles en Si te dicen que caí, Pepi, Luci y Bom…, La vaquilla o La quinta del porro y La batalla de porro rellenan su currículo. Como quinqui fue el protagonista de Todos me llaman ‘Gato’  y después apareció en El Lute: Camina o revienta, pero a finales de los 90 desaparece completamente del mundo del espectáculo. Lo que le diferencia del resto es que él mantiene algo de fama tras las cámaras debido al mundo rosa, ya que fue el marido durante más de 25 años de Lucía Dominguín, hermana de Miguel Bosé.

cinequinqui30

Berta Cabré y Susana Sentís: Si hay poca información sobre las chicas enumeradas hasta ahora, estas dos se llevan la palma. Berta (que también empezó en el cine erótico), fue la protagonista femenina en la última de las películas de Perros callejeros, para después tener pequeños papeles en Barcelona Sur y Fanny “Pelopaja”. Susana es la última “perra callejera” de la lista, y de la que menos noticias se puede ofrecer. Aunque tiene un dato muy curioso, protagonizó junto a Jackie Chan Los supercamorristas (1984), un film de Hong Kong rodado en Barcelona. Por lo demás, poco más podemos contar artísticamente de ambas.

cinequinqui31

José Antonio Valdelomar, Jesús Arias Aranzueque, Berta Socuéllamos y José María Hervás Roldán: Todos ellos elegidos por Carlos Saura en un casting de actores no profesionales para su película Deprisa, Deprisa, incluyendo a una quinta en discordia, María del Mar Serrano, que tiene un papel menor y de la que no se sabe absolutamente nada desde entonces. Los cuatro tuvieron un paso efímero por el cine, siendo esta película su única participación en el mundillo, aunque Jesús Arias apareció en una obra más, El bosque animado (1987). En cuanto a sus vidas privadas están ligadas por parejas. José Antonio y Jesús eran madrileños, delincuentes habituales, adictos a la heroína y tuvieron un final similar, el primero falleció a los 34 años víctima de una sobredosis de “caballo” y el segundo con 31 a consecuencia del Sida. De hecho, durante el rodaje de Deprisa, Deprisa se acusó a Carlos Saura de pagar a sus actores con drogas, pero el problema realmente era que tenían el “mono” y si no había drogas pues boicoteaban la grabación y se iban por donde habían venido.

La otra pareja, Berta y José María, fueron precisamente eso, pareja, después del rodaje. Ambos iniciaron una relación y se desvincularon de la profesión para siempre. Berta consiguió con ello convertirse en todo un mito. Su gran papel de “Ángela” le distinguió como una de las musas quinquis por excelencia.

cinequinqui32

José Luis Fernández Eguia, “El Pirri”: Y nos despedimos con Don “Pirri”. Si José Luis Manzano fue el rostro más visible y conocido de lo quinqui, sin lugar a dudas “Pirri” fue el actor más carismático de la época, con un desparpajo brutal delante de las cámaras. Además fue el más precoz para lo bueno y para lo malo, fue el que empezó antes su andadura cinematográfica debutando con 14 años en Navajeros y lamentablemente también fue el más joven en morir con apenas 22 años tras una (como no) sobredosis de heroína.

Al actor madrileño, también delincuente ocasional (el enésimo de la colección), hay que añadirle otro récord más, éste más agradable: es el actor con mayor repertorio en el género con un total de ocho películas, desgraciadamente como secundario en la mayoría de ellas. La nombrada Navajeros, Maravillas, La mujer del ministro, Colegas, El Pico 2, La reina del mate, La estanquera de Vallecas y De tripas corazón (la única como protagonista principal) son su legado al cine quinqui.

cinequinqui33

En resumen, una época muy conocida por todos los amantes del cine nacional, pero poco agraciada para aquellos que la hicieron posible. La maldición del cine quinqui la podríamos denominar, o mueres joven o te volatilizas (como Sean Connery en La roca) sin dejar el más mínimo rastro. En cualquier caso, nosotros se lo agradecemos, allá donde quiera que estén.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. antonio

    Este tema me a tocado mucho el Corazon,ya que,conoci a juan jose moreno cuenca,x desgracia?x suerte?no lo se,en esa epoca la heroina hizo furor en las calles x hizo mucho daño a amigos que yano estan entre nosotros,el vaquilla era una gran persona,un gran amigo,y en cuatre camins la roca ,salimos de fiesta,no tomaba nada,ni tan siquiera alcohol,hay fue cuando verdaderamente fue el mismo,sin drogas ni ataduras,en un permiso se descarrio y no lo volvi a ver,lo cogieron en mi barrio,santa coloma de gramanet,BCN,y ya no salio mas que en una caja de madera,descansa en paz Juanjo.

  2. Patricia Robles

    ¡Ole Fran que pedazo artículo!!!!!! No sabía que ese tipo de cine había dado tantas películas. ¿Alguna recomendación?

  3. Fran ky

    Ufff, buena pregunta. Casi te diría antes cuales son las peores, aunque claro pa gustos los colores ya se sabe. De los clásicos clásicos, el pico deprisa, deprisa para mí son las mejores. Después maravillas y 27 horas son bastante entretenidas. Y a mí particularmente la patria del rata me gustó, pero las cosas como son, buena peli no es. De todas formas donde esté una que salga el pirri… era un jefazo.

Escribe un comentario