Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Balance sobre Marvel

Por Javier Fernández López

A pocos días del estreno taquillero más importante del año, qué mejor que hacer balance de lo que tenemos hasta ahora del Universo Cinematográfico Marvel, siempre desde la mera opinión de un espectador más. Los Vengadores 2: La era de Ultron promete ser un bombazo, ¿pero podrá ofrecer lo prometido? Quizá una manera de saberlo sea ver lo que tenemos hasta ahora…

Aciertos

-Grandes actores, grandes héroes. El grupo de protagonistas que lideran las películas de Marvel está más que consolidado. Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Samuel L. Jackson… el lado bueno de Marvel está asegurado con una calidad de interpretación excelente.

-Aplauso por saber introducir a Thor en este universo. Porque puede que Thor sea un vengador en los comics, pero en la pantalla grande y en live-action, muchos no sabían cómo iba a encajar un personaje con tal ambientación y estilo en un universo que gira en torno a las películas de Iron Man, al menos en lo referente a la propuesta visual. Por supuesto, si hay que aplaudir a alguien, es a Kenneth Branagh.

-Un tono acertado. Si algo está claro es que el UCM no se parece para nada a la trilogía de Christopher Nolan sobre Batman, y es que este grupo de superhéroes no necesita un tono tan oscuro. Al contrario, presenta un tono más desenfadado y cómico que la gente agradece al hacer más amenas las películas y a su vez más fáciles de visionar. Por otro lado, el tono escogido hace de estas películas un entretenimiento más familiar, aunque las próximas secuelas podrían dar un giro sobre esto.

-Las gemas del infinito, una subtrama interesante. Poco a poco cada película del UCM ha servido a modo de presentación de una amenaza mayor, más allá de las historias propias de cada película. Y esto es por las gemas del infinito, que guardan relación con la ya anunciada Los Vengadores 3: La guerra del infinito.

-Apostar por lo desconocido. La gran mayoría mentiríamos si dijésemos que conocíamos los comics sobre Guardianes de la Galaxia. Marvel sorprendió a muchos con este anuncio, y lo cierto es que personalmente la considero la mejor película hasta la fecha. Un conjunto de actores peculiar (posiblemente la única consolidada como estrella era Zoe Saldana) nos ofreció una aventura frenética y divertida, con una gran banda sonora. Un space-opera de gran nivel.

-La recuperación del trepamuros. Marvel ha conseguido finalmente recuperar a Spiderman, por lo que ya no habrá problema para incorporarlo a la fase 3 del UCM. Un logro para ellos después de haber conseguido un acuerdo con Sony Pictures.

-Un gran manejo del calendario. Si bien estamos saturados de películas sobre adaptaciones de comics, en lo referente al UCM, Marvel está haciendo un buen trabajo por su parte, ya que únicamente estrenan dos películas al año como máximo. Todo empezó en 2008 con Iron Man, y en 2009 ni siquiera se estrenaron películas.

losvengadores2_2

Fracasos

-Grandes héroes, pésimos villanos. Con la excepción de Loki, cuyo trabajo de Tom Hiddleston es una genialidad, todo lo demás mostrado hasta la fecha deja bastante que desear. Todos los villanos mostrados en la trilogía de Iron Man muestran un interés nulo, y lo del Mandarín fue un chiste de mal gusto por parte del estudio. Cráneo Rojo, el gran villano del Capitán América, está absolutamente desperdiciado en la cinta de presentación, mientras que, por su parte, Malekith es tan interesante en la trama de Thor: El mundo oscuro como un cielo sin estrellas. Ronan en Guardianes de la Galaxia es otro que no sabemos muy bien por qué es así de malo (en todos los sentidos), y la excusa de leerse los comics no vale, si un personaje necesita de elementos extras para ser bueno, mal camino llevamos. Y conste que Loki se libra a partir de Los Vengadores, porque si fuese por su aparición en Thor, la primera película monográfica, tampoco se libraría. Con esto, se puede ver claramente que Marvel construye muy bien a sus héroes, pero no deja muy bien a las némesis de estos.

-La dirección de Josh Whedon. Sin quitarle méritos por querer levantar este proyecto junto con otros muchos, lo cierto es que Josh Whedon, como director, deja bastante que desear, tal y como se muestra en Los Vengadores. La película puede ser muy entretenida, porque lo es y mucho, pero como ejercicio de un cineasta, no es más que un suficiente. Whedon no se arriesga en ningún plano, no muestra síntomas de saber poner un sello personal al manejo de la cámara, no hay visión en lo que hace. En lo referente a dirección, esta película la podría haber dirigido cualquiera, y eso en una macroproducción así es un fracaso en toda regla.

-With películas puente, no party. Lo peor de ir al cine a ver una película de Marvel es salir con la sensación de que todo lo que has visto no sirve para nada en esa historia que quieren contar, que de esos 90 o 100 minutos sólo son importante 5, pequeños detalles que sirven para anunciarte algo de ese gran final que llegará dentro de unos años, lo cual crea interés por seguir viéndolas, por supuesto, pero al mismo tiempo le quita al espectador las ganas de seguir pagando. Sucede en la segunda película monográfica de Thor, al igual que en Capitán América: Soldado de Invierno.

-Lo pones ahí, pero no lo aprovechas. Esto es por algo muy concreto, y es que si me sugieres en un cierto momento una posible disputa romántica en Thor: El mundo oscuro cuando los personajes de Natalie Portman y Jaimie Alexander se miran, qué menos que jugar un poco con esto para sacarle partido, porque lo cierto es que es algo que debería ser importante dentro de la historia de Thor.

-Escenas post-créditos, una mala práctica. Ni siquiera The Amazing Spiderman lo tiene, ni El hombre de acero, porque poner escenas de este tipo después de los créditos, y en muchas ocasiones llegando a ser una auténtica tontería, no debería ser una práctica habitual. Y que conste que cuando son escenas como aquella en la que veíamos al grupo de Vengadores comiendo en un restaurante de comida rápida no hay problema, pero eso de medio anunciar el siguiente proyecto y justificar así la “inter-conexión” entre todas las películas es una auténtica chapuza. Y la escena post-créditos de Guardianes de la Galaxia es un mal chiste.

losvengadores2_3

Problemas

-¿Nos contarán algún día lo que sucedió realmente con Edward Norton?

-¿Por qué se fue Terrence Howard? El actor que sería Máquina de Guerra en las películas de Iron Man abandonó después de la primera película. A parte de ese rumor que corre por Hollywood acerca de unas palabras del director ejecutivo de Marvel Ike Perlmutter en las que, supuestamente, decía que el cambio no se notaría porque los dos actores son negros, Terrence Howard tiene además una espina clavada debido a esto:

“Firmamos para tres películas. Una cierta cantidad para la primera, otra para la segunda y para la tercera… Me abordaron para hablar de la segunda y me dijeron: Te pagaremos la octava parte de lo que habíamos firmado, ya que la segunda se hará contigo o sin ti’. Instantes después llamé a mi amigo [Robert Downey Jr.], a quien le conseguí el trabajo en la primera [película], y no me devolvió la llamada hasta pasados tres meses”.

Si es cierto o no, quizá no se sepa nunca, pero queda a juicio de los espectadores al menos.

-El imperio de Tony Stark: Porque lo de Robert Downey Jr. no termina ahí, bien conocida es la noticia de que ante el estreno de Los Vengadores, el elenco principal no veía justo que todos cobrasen mucho menos que el actor enfundado en una armadura. Tanto es así que durante algunas semanas peligró el reparto de la película, e incluso Ike Perlmutter, según publicó Variety, exigió que Iron Man desapareciese de todos los proyectos de Marvel debido a los costes que suponía tener a Robert Downey Jr. trabajando con ellos.

-Nadie quiso hacerse cargo del hormiguero. Son muchos los directores y actores que Marvel ha buscado para llevar adelante este proyecto ya innecesario a nivel argumental (lo que tenía que hacer Ant-Man lo va a hacer Tony Stark), y es que ni siquiera los primeros avances muestran síntomas de ser una buena película o de tener un mínimo interés comercial. Eso sí, Marvel ha sido inteligente en colocar la cinta después del estreno de Los Vengadores 2: La era de Ultron, porque quizá así recoja un poco el tirón y logre unos números decentes en la taquilla. A priori, será un fracaso comercial en toda regla.

-Campañas agresivas. Con esto hago referencia a la campaña que nació desde las altas esferas de Marvel, con Kevin Feige como mano ejecutora. Y es que en un mundo coherente lo que se ha hecho contra Sony y la licencia de Spiderman es ilegal. Es innegable que Marvel ha alimentado la mala recepción que ha tenido la última aventura del hombre araña, dinamitándola con declaraciones dañinas. Ojo, en Sony no hay inocentes después de que ellos mismos dañaran su propia película en la fase de post-producción como dijo el propio Andrew Garfield, quien no volverá a ser Spiderman (a menos que Marvel nos dé una sorpresa).

-Spiderman, un juguete en tiempos de guerra. Que Marvel haya recuperado a Spiderman es algo positivo para los que querían verlo junto al grupo de Vengadores, además de que volverá a tener otra película monográfica, pero una cosa tiene que quedar clara: es insultante que a día de hoy sucedan cosas tales como dejar a los seguidores de las últimas aventuras del trepamuras a medias sin cerrar el hilo argumental que había creado Marc Webb. Más insultante puede ser el hecho de que ahora Spiderman sea un simple componente emocional sin más peso en las películas que ser alguien que recorre edificios de un sitio a otro. Fans de los comics, una pregunta: ¿Qué tiene de increíble y espectacular ser Spiderman en un universo donde existen personajes como Thor, Thanos, Bruja Escarlata…?

Esperanzas en Los Vengadores 2: La era de Ultron

losvengadores2_4

Más allá de todas las polémicas, lo importante al fin y al cabo es ver el resultado final de lo que están haciendo. ¿Qué puede esperar uno de la siguiente película de Marvel? Como mínimo, lo que me están prometiendo en los  avances:

  • El gran villano que esperábamos. Ultron se presente como un claro referente, por lo que hemos podido ver, de la filosofía latente en escritores como Asimov y en películas como Terminator. Es una IA creada para defender el mundo, pero termina siendo la némesis principal de la historia, una amenaza para todo lo que signifique ser humano. El primer avance, además, nos ofreció una clara referencia al clásico Pinocho (incluso con la canción en la que Pinocho nos decía que podía moverse sin hilos siendo un ser libre). Por ende, Ultron tiene que ser un villano sólido y poderoso, un auténtico monstruo que represente el terror.
  • Dramatismo. A estas alturas, ni mucho menos puede haber un tono desenfadado. Por supuesto, debe haber hueco para los momentos cómicos y la ironía, pero desde luego es el momento en el que los protagonistas se enfrenten a un auténtico mal y haya verdaderos sacrificios, no sólo alguna muerte puntual.
  • Coherencia en el guión. De acuerdo, uno no pide algo perfecto, pero que no suceda lo de Los Vengadores. Es decir, en un momento Thor lanza sus rayos contra el portal para que no pase nadie y, efectivamente, no pasa nadie, para luego verlo minutos después dando martillazos como un loco. ¿No sería mejor hacer eso de soltar rayos en plan destroyer? Digo yo, la vida de mucha gente está en juego para que te pongas ahora a lucirte con tus artes de lucha. Y luego un hecho importante y del que incluso se ha realizado alguna parodia. En el momento en el que Thor llega a la Tierra y se lleva a su hermano, para minutos después pelearse con Iron Man y Capitán América, ¿por qué no intenta huir Loki, el maestro del engaño? ¿Nadie se da cuenta de que se está dejando atrapar? ¿Por qué no lo lleva Thor directamente a donde puede controlarlo de verdad, a Asgard?
It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario