Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Así se rodó la carrera de cuádrigas de Ben-Hur

Por Borja Álvarez “Jita”

Hay tres películas con 11 Oscars. Ben‐Hur (1959), que ganó 11 Oscars de 12 nominaciones. Titanic (1997), que cosechó 11 premios de 14 nominaciones. Y el El Señor de los Anillos: El Retorno del rey (2003), que hizo pleno con 11 premios de 11 nominaciones. En El retorno del rey podríamos destacar varias escenas visualmente muy potentes y heroicas. De Titanic hablaríamos de las espectaculares secuencias en las que el barco se hunde. Sin embargo, la carrera de cuadrigas de Ben‐Hur es más especial.

La película contó con un presupuesto de 15 millones de dólares (el mayor presupuesto para una película hasta entonces) y todavía hoy se la considera una de las escenas más espectaculares jamás filmada.

La escena fue dirigida Andrew Marton y Yakima Canutt, y uno de los ayudantes de dirección fue Sergio Leone. Para recrear la arena del circo se inspiraron en un circo histórico de Jerusalén y construyeron en Cinecittà el mayor decorado que se había construido nunca (73.000 m2) con un coste de 1.000.000$ de la época.

benhur2

Tallar el óvalo en una cantera les llevó a los trabajadores más de un año. Para las tribunas se emplearon más de 400 kilómetros de tubos de metal. Para la construcción de la pista se necesitaron más de 36.000 toneladas de arena que fueron traídas de las playas cercanas del Mediterráneo.

La logística fue un trabajo impresionante. Para que se hagan una idea, la planificación de la carrera duró casi un año. Se compraron 78 caballos de Yugoslavia y Sicilia, los cuales requerían varios entrenadores, un veterinario y más de 20 cuidadores. Se construyeron 18 carros romanos, cada uno con un peso de 410 kilos. Debido a la peligrosidad de la escena se construyó también una enfermería que contaba con 20 camas, dos médicos y dos enfermeras.

Charlton Heston y Stephen Boyd tuvieron que aprender a conducir las cuadrigas. Heston que era un experimentado jinete, le dedicaba tres horas al día y aprendió rápidamente. Sin embargo a Boyd le llevó más de cuatro semanas el aprendizaje. Finalmente y tras varios retrasos la escena comenzó a rodarse.

Se contrataron a 7.000 extras para animar desde las gradas y aunque la grabación total de la escena duró 5 semanas (repartidas a lo largo de tres meses), algunos días se necesitaron menos extras y se llegaron a producir altercados en las puertas del plató por miles de trabajadores rechazados (en aquellos años la situación económica en Italia no era buena).

benhur3

Para algunas escenas se llegó a utilizar dinamita con el fin de mostrar las ruedas de los carros y el efecto de los ejes astillados por el ataque del carro de Messala. Se usaron varias lentes de 70mm para filmar la carrera. Las cámaras se montaron en un coche italiano que debía seguir a los caballos de cerca, sin embargo la aceleración de los caballos era demasiado rápida para el vehículo y la productora tuvo que traer un deportivo americano mucho más potente. Se rodó tal cantidad de material, que la mayor parte de lo filmado no sería utilizado en el film, dándose un ratio de material filmado e imágenes utilizadas de 263 a 1. Un auténtico disparate. Tras tres meses de rodaje se habían recorrido 320 kilómetros de carreras y se habían destrozado dos de las lentes de 70mm con un precio de 100.000$ cada una.

Al director William Wyler se le mostró un primer corte de la escena. Cuando Wyler lo vio, comentó que era uno de los mayores logros cinematográficos que había visto en su vida.

Hay varias leyendas urbanas. Uno de los mitos más conocidos es que uno de los dobles de las escenas de acción murió durante el rodaje, pero no hay oficialmente ningún informe que lo demuestre. Se cree que este mito puede provenir de la versión original de Ben‐Hur de 1925, en la que varios dobles resultaron heridos y es posible que alguno muriese.

Otros de los dos mitos es que se puede ver un Ferrari rojo en un momento de la carrera o que Heston llevaba un reloj de pulsera. Ambas han sido desmentidas y a día de hoy no hay ninguna imagen que lo pruebe.

Ben‐Hur es una película única. Fue un trabajo artesanal majestuoso y la citada escena un trabajo titánico para muchísimas personas. No en vano en el año 2004 la National Registry Film la eligió para ser conservada en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos como uno de los legados de la humanidad.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Celeste

    Maravilloso artículo. Es increíble la escena hasta viéndola hoy y pensando en la diferencia de medios de aquel entonces con las de ahora… pufff

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    Estupendo y curioso documento el tuyo. Recuerdo como si las estuviera viendo, esas escenas de cuadrigas con el malvado Mesala y sus mortales cuchillas en las ruedas. Te felicito.

Escribe un comentario