Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Actores camaleónicos

Por Adrián Pena

Ellos son la cara famosa de Hollywood que se oculta bajo capas de maquillaje o interpretando a personajes de lo más variopinto, consiguiendo con su interpretación que el protagonista se convierta en mito.

Hablar de actores camaleónicos es hablar sin duda de Johnny Depp, el camaleón del cine por excelencia, el que nos viene primero a la cabeza. Un actor que, de la mano de su amigo y director Tim Burton, más veces ha cambiado de apariencia en la gran pantalla. Junto a su estrafalario amigo, le hemos visto enternecer al público con unas cuchillas en la mano, encarnar al peor director de la historia del cine Ed Wood, reencarnar a Willy Wonka en el remake de la fábrica de chocolate más famosa, afeitar de más con su cuchilla afilada en Sweeney Todd (siendo esta su primera nominación al Óscar bajo las ordenes de Burton), acercarse a nosotros mediante el 3D interpretando al sombrerero más famoso y loco de los cuentos, y el año pasado siendo uno de los vampiros menos “malos” del cine. Pero Tim Burton no ha sido el único que ha explotado esa faceta de las mil caras de Johnny, Terry Gilliam, a finales de los 90, le montó en un descapotable rojo junto a Benicio del Toro camino a Las Vegas en su farmacia ilegal móvil con calva postiza incluida, en una de las películas más controvertidas del ex Monty Python. Más familiar y mítico es el personaje que nos mostró por primera vez en 2003 Gore Verbinski, sin duda el personaje por el que siempre será recordado por la mayoría del público, y el que mejores momentos nos ha dejado (nominación al Óscar incluida), y no sólo una vez, cuatro, a la espera de una quinta entrega, una leyenda del cine el personaje de Sparrow, ¡y pensar que la primera opción de la productora fue Robert de Niro! ¡Menos mal! Ahora, y junto al mismo director, nos espera una de las superproducciones del año en la que interpretará al indio que acompañará a El llanero solitario. Suyos son también el personaje de John Dillinger en Enemigos públicos o la aclamadísima actuación que dejó la interpretación del escritor de Peter Pan en Descubriendo nunca jamás (que también le supuso nominación al Óscar).

actorescamaleonicos2

Hablar de Johnny Depp y Tim Burton es hablar sin duda también de Helena Bonham-Carter, amiga del primero y mujer del segundo, esta actriz es la versión femenina del actor que interpreta a Jack Sparrow, ella es la secundaria por excelencia de las películas de su marido, y al igual que su compañero ella también sabe lidiar con personajes de lo más variopinto. Bajo las ordenes de su esposo la hemos visto bajo capas de pelo y maquillaje con aspecto de mono en el remake de El planeta de los simios; acompañar al diabólico barbero de la calle Fleet con unas pintas similares a las de Sweeney Todd; encarnar a la bruja tuerta de Big Fish y a la reina de corazones sesuda de Alicia en el país de las maravillas, y psicoanalizar al vampiro de Dark shadows. Pero también la hemos visto fuera de la filmografía de Burton, ha sido una de los peores enemigos de Harry Potter y sus amigos, o la fémina odiada y querida de El club de la lucha (gran papel), ha participado en la propuesta musical de Tom Hooper en Los miserables, incluso ha sido la reina que ayudó que un rey perdiera su miedo escénico en lo que supuso uno de sus mejores papeles (El discurso del rey). Helena Bonham-Carter muestra ser una de las actrices más versátiles, que sin hacer mucho ruido muestra un abanico de múltiples colores.

actorescamaleonicos3

Tras ellos dos hablaré de los que creo es uno de los actores más importantes de la historia del cine, Daniel Day-Lewis. Un actorazo, digno de estudio en las escuelas de interpretación. Un actor que siempre realiza actuaciones sólidas y soberbias, prácticamente todo lo que escoge es nominación segura, y no es de extrañar, es actor del método y prepara sus papeles a conciencia sin importarle los meses o los años que le tenga que dedicar. El actor inglés, de nacionalidad irlandesa, se dio a conocer postrado en una silla de ruedas bajo las órdenes de Jim Sheridan, siendo esta una actuación impecable. Repitiendo con el director irlandés, cuatro años más tarde, sería encarcelado en El nombre del padre, la cual supuso su segunda nominación al Óscar tras el conseguido con Mi pie izquierdo. Entre estas dos películas nos encontramos a Daniel Day-Lewis interpretando a El último mohicano bajo las órdenes de Michael Mann, una película épica y que el paso de los años la ha convertido en mito del cine. Las buenas actuaciones dan lugar a buenos contratos, y qué mejor contrato para un actor que trabajar con un gran director, más aun si tienes la ambición interpretativa de Day-Lewis, tras darse a conocer en Hollywood, el primer gran director que quiso trabajar con él fue el aclamado Martin Scorsese, primeramente en La edad de la inocencia, y años más tarde en la carta de “amor” del italo-americano a la ciudad que le vio nacer, en Gangs of New York, interpretando al despiadado carnicero Bill, y mostrando que Nueva York se forjó con sudor y sangre. Tras ésta (que le supuso su tercera nominación al Óscar) vino Pozos de ambición de la mano del perfeccionista Paul Thomas Anderson, con el que nos contaría el despegue de uno de los magnates del petróleo más sanguinario, un texano con métodos muy poco ortodoxos y uno de los finales más violentos del cine, este papel supuso su cuarta nominación y segundo Óscar. Tras esto, el actor cambió totalmente de registro y se sumergió en el mundo del musical, Nine, de la mano de Rob Marshall y rodeado de mujeres (Judi Dench, Sophia Loren, Penélope Cruz, Nicole Kidman, Marion Cotillard y Kate Hudson), película que no alcanzó el éxito esperado que en su día si logró Chicago (del mismo director). Tras ello, su siguiente trabajo fue con el gran Spielberg, y de la mano de éste nos ha brindado una de las actuaciones del año, y probablemente de todos los tiempos, Lincoln no es ni mucho menos una obra maestra del cine, pero la actuación de su protagonista es simplemente para quitarse el sombrero. Mirando hacia atrás no nos queda más que admirar el currículum de este pedazo de actor, apenas una veintena de películas, cinco nominaciones al Óscar y tres de ellos conseguidos, inigualable.

actorescamaleonicos4

Si antes hablaba del pedazo de actor que es Daniel Day-Lewis, voy a hacer lo mismo de su compañera femenina Meryl Streep, y empezará al revés. 17 nominaciones al Óscar (¡guau!) y tres de ellos conseguidos. Su repertorio es muy variado y entre su extenso currículum nos encontramos también con actuaciones camaleónicas. Su último Óscar se lo llevó, tras 30 años sin ganarlo, por interpretar a la Dama de hierro, la recientemente fallecida Margaret Tatcher, en la que para muchos es su mejor interpretación. Unos años antes y girando 180 grados, interpretó a una estricta monja en La duda, película recordada también por la grandes actuaciones de Phillip Seymour Hoffman, Amy Adams y Viola Davis. En 2006, en El diablo viste de Prada interpretó, bajo una nube de pelo blanco, a una de las jefas más duras en una comedia poco convencional. Eso en cuanto a actuaciones camaleónicas, porque el tema da para más sin duda, pero quien empieza a hablar de las actuaciones de la Streep puede no terminar nunca.

Brad Pitt no podía faltar en esta lista tampoco, qué sería del cine sin sus personajes tan escabrosos. Al “guapo” de Brad le hemos visto bajo mil y un rostros, aunque reconozcamos más ese don al bueno de Johnny Depp. Al igual que a éste, le hemos visto encarnar a un vampiro, pero en la gama más dramática del tema, en Entrevista con el vampiro, donde rivaliza con Tom Cruise. Le hemos visto con melena al viento, indomable y enamorando al sector femenino en Leyendas de pasión, una de las historias románticas del cine por excelencia. Le hemos visto delirar junto a Bruce Willis en la película de culto 12 monos. Hemos escalado cordilleras para pasar junto a él 7 años en el Tíbet. Ya más recientemente (2004) le hemos visto librar las batallas épicas de Troya encarnando a Aquiles; bajo las órdenes de Tarantino en el papel de un peculiar teniente judío caza nazis; o contándonos esa oda a la vida, que supuso verle rejuvenecer, en la preciosa El curioso caso de Benjamín Button, bajo las órdenes de David Fincher. Pero sin duda sus dos mejores papeles fueron, desde mi punto de vista, como secundario. Primeramente en el año 1999, en la genial El club de la lucha, siendo la mitad complementaria de Edward Norton, y un año después en la delirante Snatch, interpretando a un gitano boxeador que hace las delicias del público. Un grande.

actorescamaleonicos5

En esta lista también nos encontramos con un actor que en los últimos años se ha convertido en uno de mis favoritos, Robert Downey Jr. Y no es difícil saber por qué, basta con ver sus filmes para darse cuenta que aporta al público lo que necesita en cada momento, sabe divertir y hacer reír de mil y una formas, eso sí, con un trabajo siempre sólido. Tal vez no sea el más camaleónico de la lista, pero si uno de los más amoldables. Robert empezó a forjar su nombre en el año 1992 de la mano de Richard Attenborough, en el biopic Chaplin (nominación al Óscar incluida), en la que yo creo que es una de las interpretaciones más difíciles de la historia del cine. Tras unos años de ires y venires y problemas con la justicia, encontró la redención y una segunda oportunidad en ese mundo, había vuelto al show con las pilas cargadas y el espíritu de divertir. De la mano de Ben Stiller nos dejó a un personaje peculiar y divertidísimo en la delirante Tropic Thunder, en la que interpreta a un actor del método capaz de pigmentarse la piel con tal de sacar su papel adelante. Tras esto, vinieron sus dos mejores personajes, si Johnny Depp tiene al capitán Sparrow, éste tiene al Sherlock Holmes de Guy Ritchie y a Tony Stark, personajes con los que definitivamente conquistó al espectador, dándonos un agradable espectáculo cada vez que los encarna. Un diamante en bruto que una vez explotó y que volvió con más fuerza, es uno de los actores de los que podríamos decir que todavía no ha tocado techo.

actorescamaleonicos6

No podía faltar en la lista un secundario de lujo como Gary Oldman. Él y sólo él ha encarnado al vampiro más importante de la historia, sólo él ha tenido el privilegio de ser Drácula de la mano de Coppola y enseñarnos la novela como nunca la habíamos imaginado. Tras eso vinieron papeles como el de proxeneta rastafari de Amor a quemarropa, el de villano intergaláctico de El quinto elemento, secundarios de relevancia en la saga de Harry Potter o El Caballero Oscuro o, el papel que le valió la primera y última nominación al Óscar, El topo.

Robert de Niro también se suma a esta lista, el icónico actor nos ha brindado siempre buenas actuaciones, especialmente en sus inicios. Sólo él podría encarnar a Don Vito Corleone y hacernos olvidar al gran Marlon Brando, con Óscar incluido. Sólo el se podía asociar con Martin Scorsese para darnos al taxista más desequilibrado del cine y dejarnos en la memoria el monólogo delante del espejo por excelencia y una de las crestas más reconocibles. Sólo él era capaz de volver a Vietnam con esas barbas e intentar rescatar a Christopher Walken del maquiavélico juego de la ruleta rusa y solamente dos años más tarde volver a ganar el Óscar por encarnar al boxeador más desequilibrado de la pantalla. Solamente él podía irse de misionero tras traficar con esclavos y tan sólo un año más tarde interpretar a Al Capone. Él y sólo él fue capaz de interpretar en apenas un año a un mafioso, a un enfermo mental y un exconvicto que nos dejó aquel “¿Abogado?”. Si a Gary Oldman le debemos Drácula, a De Niro le debemos Frankenstein, porque él y sólo él nos podía dejar tan buenos momentos de cine.

actorescamaleonicos7

Cómo no, no se podría construir esta lista sin estos dos fabulosos actores, Edward Norton y Kevin Spacey. El primero nos ha descubierto Las dos caras de la verdad (brillante), nos ha transmitido el asco y la redención como ninguno en American History X, o ha sido la mitad perfecta de Brad Pitt en el desequilibrio de El club de la lucha, a pesar de dejarnos también cintas peores como El increíble Hulk. El segundo ha encarnado al padre “ejemplar” de la familia “ejemplar” de American Beauty, ha sido el sospechoso habitual más brillante, el asesino en serie de los 7 pecados capitales de Se7en, el “extraterrestre” más humano en K-Pax o el Lex Luthor más tedioso que nos dejó el Superman de Bryan Singer.

No podía faltar en esta lista el producto nacional, y del bueno. Quién iba a ser sino Javier Bardem. El actor español por excelencia, el más internacional, con permiso de Antonio Banderas, y el que más grandes premios internacionales recoge, junto a su querida Penélope Cruz. Bardem ha logrado muchas cosas, consiguió divertirnos con su cameo en Torrente, una primera nominación al Óscar por Antes que anochezca, o el reconocimiento internacional, al más puro estilo de Daniel Day-Lewis, postrado en una cama en Mar adentro. Él ha sido el primer y único español en conseguir un Óscar por el papel del perturbado de No es país para viejos, transmitiendo auténtico pavor y estremeciendo al público. Él ha sido el mejor villano de la saga de Bond, ha sido el único a la altura del mejor agente 007, con permiso de Sean Connery, dotando a la última entrega de mayor energía con la presencia de su ambiguo personaje. Por no hablar del adelanto del nuevo trabajo de Ridley Scott donde nuestro actor lleva una apariencia muy peculiar, muy buena pinta tiene El consejero con Brad Pitt y Michael Fassbender.

actorescamaleonicos8

Otros actores como Charlize Theron (por Monster), Benicio del Toro (por El hombre lobo, Ché o Salvajes), Christian Bale (por El Caballero Oscuro, American psycho, The fighter), Tom Hardy (por El Caballero Oscuro, Bronson o Warrior) o Helen Mirren (por La deuda, Red o The Queen) merecen una mención aparte y reconocimiento como actores polifacéticos.

Comentarios

  1. Lourdes Lueiro

    Soberbia crítica Adrian, un placer leerte; estoy de acuerdo con absolutamente todo lo que dices!! fantásticos todos y cada uno de los actores que mencionas, la mayoría son de mis favoritos sin ningún tipo de duda.

  2. Iván

    Yo añadiría al infravalorado Ben Foster.

  3. Adrian Pena

    Gracias por los comentarios. El artículo sobre Johnny Depp me sirvió de inspiración.

    En cuanto a lo de Ben Foster, lo habría añadido en el último párrafo, como a muchos otros, pero creí más trascendentes los que nombré con anterioridad.

Escribe un comentario