Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Zinemaldia 2014: Güeros

Vanessa Rodríguez

Este año decidimos arriesgarnos y comprar la entrada para ver la película ganadora del “Premio de la Juventud” que otorga gente entre 18 y 25 años. En su momento fui parte de ese jurado y me apetecía recordar viejos tiempos, así que compramos la entrada sin saber qué película iríamos a ver y confiando plenamente en el criterio de ese jurado.

Cuando vimos que la película ganadora era Güeros me puse a temblar. El cine latinoamericano no es precisamente lo que más me gusta, por varios motivos, uno de ellos es que suelen rodar unos tremendos dramones y otra es que entre su peculiar forma de hablar y su, a veces, falta de vocalización complica mucho el visionado de la película. El caso es que viendo la nota media de esta película en varias webs pensé que quizás estábamos ante una de esas buenas películas que se ruedan por allí porque todos los años destacan varias películas.

gueros2

Güeros ha obtenido en San Sebastián el ya mencionado “Premio de la Juventud” y el “Premio Horizontes Latinos”. Además en el Festival de Berlín le han otorgado el premio a la mejor opera prima y en el Festival de Tribeca le han otorgado premio a la mejor fotografía y al mejor nuevo director.

Esta película ha sido rodada íntegramente en blanco y negro, los actores en la entrega bromeaban con que así disimulaban mejor su edad ya que excepto el niño, los demás sobrepasan la treintena. Lo cierto es que a mí me seguían pareciendo demasiado mayores para interpretar esos papeles de universitarios. La trama resulta de lo más simple, la madre de Fede lo envía a México DF a vivir con su hermano universitario porque ya no puede con el chaval. Allí Fede, lejos de encontrar la estabilidad que necesita, se encuentra con un hermano que tiene más problemas que resolver de los que puede tener él. Finalmente, deciden emprender una ruta para ir a ver al cantante favorito de su padre Epigmenio Cruz porque en prensa aparece que se está muriendo y los dos lo idolatran.

Está claro que estamos ante una nueva forma de hacer cine en México, que incluso se ríe de sí misma haciendo mención al hecho de ser rodada en blanco y negro y por ello ser considerada arte. Se nota la intención de innovar, de ser diferente y en cierto modo revolucionaria. El problema para mi es que no basta con ser original rodando o con unas buenas interpretaciones. Mi impresión es que no se trabajaron suficientemente el guión porque desbarranca mucho y apenas sucede nada durante todo el metraje. Además resultaba complicado entender lo que decían en algunas ocasiones y tener que estar leyendo los subtítulos en inglés es un poco penoso. A pesar de la cantidad de premios que han recibido y de la evidente emoción que tiene el equipo ante el éxito que están teniendo, yo no la recomendaría excepto para quien quiera verla como un ejercicio de masoquismo.

Escribe un comentario