Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Fruitvale station. Santo, santo

Por Vanessa Rodríguez

Fruitvale Station está basada en un hecho real ocurrido en EEUU. Durante la Nochevieja de 2009, Oscar Grant y sus amigos se involucran en una pelea con otros jóvenes en la estación de tren de Fruitvale. Esto desemboca en la llegada de la policía y en un disparo por la espalda que acaba con la vida de Oscar. ¿Parece que lo he contado todo?, ¿os he fastidiado la película? Lo dudo mucho, esto sólo es la sinopsis de la película y la película lo que nos cuenta es lo que hace Oscar horas antes del suceso.

La base de la que parte el guión es muy buena, porque la dureza de la policía de EE.UU. con los afroamericanos es algo que conocemos todos. El hecho de que Oscar con sólo 22 años muriera de esta forma, tan desafortunada, por un pequeño incidente es algo muy grave.

Lástima que el debut de Ryan Coogle en la dirección sea tan manipulador. Coogle convierte a Oscar en un santo sin venir a cuento. Nos enteramos de todas las cosas que ha hecho mal en su vida, pero resulta que horas antes de morir se vuelve un bendito. Lo único que le falta es dejarlo todo y dedicarse a la vida parroquial. Parece una exageración, pero os aseguro que no lo es.

Hay que hacer una mención especial a la “originalidad” del director al incluir en pantalla el detalle de los SMS que envía Oscar e incluso cuando llama a alguien… ¿Aporta algo esta información? Pues no, pero supongo que se pagaría por conseguir el efecto en pantalla y pensó en aprovecharlo una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…, así hasta aburrirnos a todos. Además hay escenas de vergüenza ajena por lo almibaradas que están (con la hija, con el perro desconocido, con la abuela, con la madre…) ¿Realmente era necesario?, ¿hay que ser un santo para que la gente se indigne por tu injusta muerte? La respuesta claramente es que no. Me da igual si Oscar robaba, o tomaba drogas, o era un padre lamentable…, me da igual porque no está bien que la policía mate a nadie por la espalda y sin motivo.

Escribe un comentario