Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Y creímos que podía ser mejor

Por Antonio Clemente

Como dirían en Krypton, “La S de Esperanza es lo último que se pierde”. Y esa S fue la que nos dio alas para creer que tras la desastrosa adaptación del famoso hijo de Krypton a cargo de Bryan Synger en 2006 y bajo la omnipresente y todopoderosa mano del señor Nolan estaríamos ante, posiblemente, la mejor adaptación a la gran pantalla del personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster allá por 1938. Que ilusos fuimos.

Y lo cierto es que Man of Steel (2013) tenía todo para convertirse en lo que no ha acabado siendo, una gran película que nos hiciera olvidar de una vez por todas el clásico de Donner. Un film desigual, que puede resultar incluso entretenido y que para disfrutarlo debemos de desconectar por completo con todo lo que antes hemos visto.

Con un comienzo algo soso y titubeante, mostrándonos con todo esplendor el planeta Krypton en una visión mezcla perfecta de Pandora con algún toque Disney, Zack Snyder comienza a desatar todo su “poder” visual para no parar de mover la cámara, utilizar unos ridículos zooms y abusar de  los planos cortos en las escenas de acción con el fin de marearnos hasta la saciedad y sacarnos de la película.

A medida que avanza el film comenzamos a notar cierta, aunque escasa, mejoría. Un ritmo algo más lento ideal para presentarnos a los personajes y un aprovechado pero repetitivo uso del flashback para contar la historia de Clark Kent, sus misterios, su tragedia y sus pensamientos. En este punto es en el que podemos encontrar algún retazo de la mano Nolan, desde mi punto de vista, muy alejado de la profundidad de la que suele dotar a los personajes de su cine.

Pero llegados al punto álgido de conocer el verdadero deber de Superman, a Snyder le posee el espíritu del hermano más chungo de Michael Bay y decide destrozar todo así porque así en un desproporcionado y exagerado ejercicio de violencia gratuita que primero acaba con la simpática Smallville para más tarde hacer lo propio con la mítica Metrópolis.

Abuso excesivo del CGI, que en ocasiones canta bastante, un guión con ciertas lagunas en su trama y un score donde el bueno de Zimmer hace lo posible por desvincular al héroe con la gran fanfarria orquestada por el maestro John Williams, no hacen sino desilusionar al fan clásico, como yo, que volvía a creer de nuevo en la magia de que un hombre podía volar.

manofsteel2

Aún así no todo van a ser tortas con la mano abierta y es que la película de Snyder al menos intenta de forma positiva hacernos olvidar la versión de 2006 y plantar de una forma coherente y positiva la semilla de una nueva saga para disfrute del personal.

Y eso es El Hombre de acero, no hay más, una película hija de su tiempo, de nuestro tiempo, que a nuestros hijos quizás les encante pero que a los padres clasicotes como un servidor poco o nada les ha sorprendido.

Y ¿Sabéis cual es la diferencia abismal entre la de 1978 y ésta? Pues que la de Donner no me canso de verla y la de Snyder solo de pensar en volver a visionarla me da una pereza de las buenas.

@elminicritico

Comentarios

  1. Zander

    En total desacuerdo con la crítica. Si la adaptación de Bryan Singer fue tan despropósito como dicen algunos, criticar ‘El hombre de acero’ sí que es algo puramente gratuito. Ya no se sabe ni lo que se pide. El prólogo de la película ya de por sí no tiene nada que envidiarle a ‘Avatar’ en cuanto a aspecto visual y técnica. Y el resto de la película funciona de igual manera que ‘Batman Begins’, a modo de flash-backs que reconducen el argumento de la misma. El ritmo, pues, es acertado y correcto. Y criticar las escenas de acción de la película es ridículo, estamos hablando de Superman, y se está enfrentando a un rival de su misma categoría. Por lógica va a haber catástrofe.

    • Antonio Clemente

      Amigo Zander, la crítica constructiva nunca será gratuita. La critica de algo sin haberlo visto si es gratuito. El prologo no debe envidiar a Avatar, de acuerdo, el problema es que Avatar ya lo recreo hace cuatro años. Poco original quizás. A Superman no le sienta bien el estilo Nolan que tanto bien hizo a Batman, son heroes diferentes, con codigos de conducta diferentes, por lo que a uno bien le hace un favor a otro lo desgracia. “Man of Steel” no tiene alma, es impersonal y en cuanto a la destrucción y catastrofe…Superman, si tan buena persona eres vete a pelear a un desierto, seguro que allí no destrozas treinta millones de hogares. Saludos.

Escribe un comentario