Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Y además, Jackass

Por Manuel G. Mata

- Juan Ignacio, queremos hacer un programa de televisión que se llame Todo el mundo quiere ser como Ignatius Farray pero todavía no sabemos si vas a participar en él. El programa de televisión será una mezcla entre El club de la comedia y Jackass.
- ¿El programa de televisión donde la gente se autolesiona a sí misma voluntariamente y pierde toda su dignidad?
- Sí, y además, Jackass.

Ese es uno de los sketches que más gracia me hizo de uno de los monólogos del gran Ignatius Farray. Tal vez escuchar concretamente éste me hizo recordar aquellos zappings de televisión en el que salían unos tipos bastante colgados haciendo todo tipo de cabronadas y judiadas, tanto a sus compañeros como a ellos mismos, así que decidí ver la peli, para echarme unas risas o bien llevarme las manos a la cabeza diciendo: ¿Pero esto es cine? Me han pasado las dos cosas.

Está claro que la película hay que verla como lo que es, un programa de hora y media de duración en el que las cabronadas procuran ser más sofisticadas y extremas, el que busque una fotografía primordial, unos travellings que derrochen poesía o una tensión narrativa digna de elogio se equivoca de film, Jackass es lo que es, una marranada en toda regla cuya finalidad es entretener a los fans de Johnny Knoxville, Steve-O, Chris Pontius, Bam Margera o Dave England, entre otros.

jackass2

Nunca he sido seguidor de este programa, lo he visto en algunos zappings y me he tragado algún que otro capítulo, aunque prefiero un maratón de Jackass antes que tragarme diez minutos de cualquier programa de corazón, qué queréis que os diga. Me he reído con algunas bromas (la del campo de golf y la bocina es una putada pero es genial, el disparo a Knoxville, la maquinilla de afeitar, entre otras), otras me han parecido una broma de mal gusto (concretamente la que más la primera, la del alquiler de coche), otras me han dado asco (el helado de lima es lo peor) y otras me han parecido una locura totalmente innecesaria (la de los cocodrilos me parece una manera tonta de jugarse la vida). Tal vez ese es uno de los grandes fallos del la cinta como tal, al haber una recopilación de “gags” (por llamarlos de alguna manera) se les da más importancia a algunos que son más peligrosos pero menos divertidos (cocodrilos o tiburones ballena, por ejemplo) y otros grandiosos pasan desapercibidos, como el de la cama elástica y el ventilador (el mejor de todos sin duda). Otro gran fallo que le veo a la cinta, es el abuso de los fundidos a negro, está claro que son un gran recurso para marcar las transiciones, al ser una especie de película “documental” y al no definir un tiempo y un espacio concretos, su uso está más que justificado, pero llega un momento en el que se hacen cansinos, aunque repito, la cinta no pretende ser otra cosa que una recopilación de putadas.

No tiene unas grandes interpretaciones, a pesar de que todos se interpretan a sí mismos, y no cuenta con un guión prodigioso, pero la cinta es lo que es y no se le puede reprochar nada. Lo mejor de lo mejor: La banda sonora, es cojonuda.

Comentarios

  1. Adrián

    Gamberra y con el único fin de divertir.
    A mi me han hecho pasar más de un buen momento de risas, especialmente cuando tenía 16.
    Puede que sean vulgares, pero es lo que pretenden.
    Hay sketches muy brillantes y otros carentes de cualquier gracia, pero son inigualables en lo suyo.

Escribe un comentario