Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Warcraft: el origen

Por Víctor Lozano

No es para nada la mejor película de fantasía ni la mejor del año, pero Warcraft: El origen cumple con las expectativas que yo quería encontrarme: buena dosis de entretenimiento en dos horas. Era de esperar que a la crítica especializada no le iba a gustar mucho esta adaptación por lo de siempre en estos últimos años, ya que tienen, por así decirlo, vetado el subgénero de “espadas y brujería” o “fantasía medieval“, exceptuando la hexalogía cinematográfica de Tolkien, o porque nunca han jugado a sus videojuegos.

Pero los “gamers” están contentos con esta esperada adaptación llevada a cabo por Universal y Legandary porque era algo que todo el mundo esperaba ver y que lleva muchos años desarrollándose, por no decir que Sam Raimi era el que estaba asignado como director antes de la llegada de Duncan Jones, pero abandonó el proyecto por algunos rifirrafes con la gente de Blizzard debido al descontento hacia el guión, ya que cuando llegó Raimi ya tenía la compañía de videojuegos el guión hecho y al director de la trilogía original de Spider-Man (2002-07) no le pareció muy bueno, por lo que él y otro guionista se encargaron de darle borrón y cuenta nueva apostando por algo más original respetando la estética del videojuego. Pero luego pasó lo que pasó, no llegaban ni a un acuerdo: Raimi se desligó del proyecto y sale del banquillo el hijo del añorado David Bowie: Duncan Jones, director de la genial Moon y la entretenida Código fuente.

Pues bien, la trama de Warcraft: El origen nos traslada al pacífico reino de Azeroth, un reino que está a punto de entrar en guerra contra la Horda, una legión de orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar. Así empieza una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y donde cada uno lucha por lo suyo.

warcraft-el-origen-2

En mi opinión como película de acción fantástica funciona bastante, puede que no haya pillado muchas referencias al juego porque no haya jugado en mi vida y las únicas que he pillado y me han impresionado hayan sido el diseño de los orcos que parecen idénticos a la fuente de inspiración, pero yo la he disfrutado con ese concepto: el de una película. En fin, lo mejor han sido todas esa brutales escenas de acción cargadas de unos efectos visuales (algo de abuso) que apenas desencajan de la trama y muy bien detalladas. En cuanto a la narrativa ha estado bien pero tienen alguna que otra laguna; el rápido prólogo que han metido del odio entre orcos y humanos o podía haber estirado un poco el origen de los primeros seres ya que apenas han mostrado nada y han pasado a un corte directo de Durotan (Toby Kebbell), el orco protagonista, o un preciso momento sin pies ni cabeza ocurrido en la batalla final. En cuanto a las actuaciones no han estado mal pero había algunas planas como las de Travis Fimmel (Vikings) y su Anduin Lothar, el guerrero líder del reino de Azeroth, o la del joven mago Khadgar interpretado por Ben Schnetzer (La ladrona de libros). Aquí la que ha echado más narices ha sido Paula Patton con su papel de Garona, guerrera letal y mestiza (medio orco y medio humana) cuyo personaje es el más interesante de todos y su presencia es fundamental para la trama. Admito que la he visto un parecido razonable con Gamora de Guardianes de la Galaxia por el cuerpo verde, la fiereza, el punto medio entre ambos bandos, el parecido de los nombres y que ambas han estado por actrices afroamericanas, en el caso de esta última por Zoe Saldana.

En conclusión, para no desviarse más del tema. Trama interesante, escenas de acción tremendas y una banda sonora propia del tema llevada a cabo por el más idóneo, Ramin Djawadi (encargado del magnífico tema de Juego de Tronos), Warcraft: el origen ha sido un perfecto punto de partida para dar inicio a una nueva saga fantástica debido a ese final que ha tenido, cosa que dudo yo que hagan debido al vapuleo de la crítica pero con la taquilla mundial puede que haya esperanza, por mí encantado de que las hagan y si no pues nada, ha sido bonito mientras duró.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario