Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Vergüenza ajena, Spring breakers

Por Borja Álvarez (Jita)

Si fuera mujer sentiría vergüenza por la imagen tan superficial que vende sobre ellas esta película.

Si fuera religioso sentiría vergüenza por que las palabras “Jesucristo” o “Amén” se escuchen en esta película.

Si fuera el padre o la madre de alguna de estas cuatro chicas sentiría vergüenza por verlas consumir drogas, hablar de una manera tan obscena, robar un restaurante, magrearse con veinte chicos o acabar en la cárcel en bikini.  Y todo, según ellas, por “diversión”.

Si fuera la abuela de Faith (una de las protagonistas) sentiría vergüenza porque mi nieta me engañara y se engañara así misma de esa manera. «Te encantaría este lugar» le llega a decir. ¡Oh sí!, ya lo creo, es el lugar ideal para una anciana. Al menos tiene la decencia de abandonar el viaje cuando la cosa no le gusta. Por cierto, Faith, significa fe. Un lumbreras el que puso el nombre.

Si fuera James Franco sentiría vergüenza por haber participado en esta película. Santo Dios, ¿en qué diablos estabas pensando James?.

Si fuera el dueño de Chevrolet o Lamborghini sentiría vergüenza porque uno de mis coches o el logotipo de la marca aparezcan en esta película.

Si fuera Al Pacino o Brian de Palma sentiría (y seguro que la sienten) vergüenza al escuchar la palabra “Scarface” en esta película.

Si yo fuera amigo de alguna de esas chicas, sentiría vergüenza por ver como una de ellas, tras recibir un disparo en el brazo, se vuelva sola a su casa en un autobús. Bueno, si realmente yo fuera amigo de esa chica, jamás dejaría que se fuera sola a su casa.

springbreakers2

He sentido mucha, pero que mucha vergüenza con los personajes de esta película. A eso se le llama, vergüenza ajena.

De verdad, no hay por dónde cogerla. El guión está tan vacío que no paran de repetirse palabras malsonantes o escenas repugnantes. Uno de los ejemplos es la escena en la que James Franco chupa una pistola como si se tratara de una felación.

Y si hay secuencias asquerosas, hay otras en las que la mera insinuación me da verdadera pena. Puede que existan jóvenes así, no lo niego, pero mostrarlo de una manera tan jovial me resulta deleznable.

Y para colmo, casi toda la cinta está grabada como si de un videoclip se tratara. Adornada con filtros de colores, planos de sol poniéndose en la playa y ambientada con música House. Y cuando crees que no puede ir a peor, te encuentras a James Franco tocando al piano una canción de Britney Spears. Francamente, me va a costar años olvidar algunas imágenes.

En fin, cuando un argumento pésimo lo recubres con un toque “cool”,  el resultado no puede ser otro que el de una bazofia hueca y moderna como esta. Los seguidores de Gandia Shore estarán encantados.

Spring Breakers forever” , “Spring Breakers never”.

Borja Álvarez

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sara Márquez

    De la trayectoria del director de esta película, solo me quedo con la genial primera escena de Kids.

  2. anonimo

    pelicula muy mala pero al menos en una parte salen ponies xD

  3. Maria

    Pense EXACTAMENTE lo mismo cuando acabé de ver la película, exactamente lo mismo. Por eso sigo sin entender, aunque haya gente que me haya intentado justificar porque está bien considerada, que esta sea para muchos críticos una de las mejores películas del año. Yo la es que directamente le daría el primer puesto, la mención de honor, pero a lo peor que se ha visto este año. Vergüenza ajena es, sin duda, la mejor definición posible para esto.

Escribe un comentario