Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Una trama mediocre para un reparto bueno

Por Enrique Fernández Lópiz

La película Los hampones (1997) se sitúa en los años treinta en Nueva York. Un gánster negro, tras haber sido detenida su Jefa “La Reina”, se hace cargo de del negocio de las loterías de Harlem. El negocio prospera a pasos agigantados lo que provocará la rivalidad y la lucha a tiro limpio y asesinato tras asesinato, con otros gánsteres de raza blanca como Dutch Schultz y Lucky Luciano.

Sin duda se trata de un film dirigido con oficio por Bill Duke, si bien con un guión sin contrastes y un tanto predecible de Chris Bracanto. Estupenda música de Elmer Bernstein, una buena fotografía de Frank Tidy, amén de una excelente puesta en escena y buena ambientación de la época.

En lo que toca al reparto hay un elenco de estrellas de primera magnitud que hacen unas interpretaciones creíbles y muy profesionales. Así, Tim Roth, Laurence Fishburne, Vanessa L. Williams, Andy García, Cicely Tison, Chic McBride y otros cuyo trabajo queda conjuntado y trabado. Entre los actores y actrices quizá merezca la pena destacar la figura en el papel del “Holandés”, un mafioso violento y sádico, de Tim Roth; y la belleza y bien hacer de Vanessa Williams.

loshampones2

Sin embargo, a pesar del gran capital invertido en este film, fue un rotundo fracaso en taquilla. Presupuesto, grandes estrellas de la interpretación y otros, magnífica producción y, no obstante, un fiasco. Como ya he dicho, creo que tiene un guión sin “gancho” y una duración exagerada de 130 minutos; esto es lo que desde mi modo de ver explica este fracaso.

En definitiva, cuando se hace una película, y más aún con el dineral que cuesta, hay que elaborar y trabajar más y mejor el argumento, la historia, el guión de lo que se pretende contar. Y es que el dinero o las grandes estrellas no son sinónimo de buena película. Hay que aportar algo nuevo, y esta peli es más plana que creativa u original: sin guión no hay salvación.

A ratos resulta brillante, pero tiene demasiados bajones de intensidad a lo largo del metraje. Y hay algo que debo decir: creo que no aporta casi nada al género de gánsteres y mafiosos. La espiral de violencia, codicia y odio que refleja, ya ha sido sobradamente vista en muchas otras películas de esta índole.

A fin de cuentas, lo que ocurre es que Los hampones podría haber sido una película más interesante y novedosa, tanto por reparto como argumento. Sin embargo, resulta un tanto mediocre, aunque resultona en algunos aspectos. Así, lo que he dicho en estas líneas no obsta para que yo, particularmente, la recomiende. Es una cinta de gánsteres entretenida para quienes gustéis del género, y con momentos brillantes.

Escribe un comentario