Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¿Una gran estafa?

Por Borja Álvarez (Jita)

- ¿Es La Gran Estafa Americana una buena película?
- Sí, lo es.
- ¿Sus 10 nominaciones a los Oscar le hacen justicia?
- No, prometen más de lo que vemos.
- ¿Podía haber sido entonces mejor película?
- Pues sí. Veamos por qué.

Como era de esperar por parte de David O. Russell, el pilar de la película es el reparto. Una vez más todos los actores están notablemente dirigidos, lo que unido a su talento deja algunas actuaciones brillantes. En especial una Jennifer Lawrence interpretando -al más puro estilo choni- a la estrafalaria e histérica mujer de Christian Bale. Es precisamente éste, el otro miembro del reparto que sobresale. Con unos kilitos de más y un peculiar peinado cuaja una excelsa interpretación. Da igual la situación o con quién comparta escena, Bale tiene repertorio para todo. Sus gestos, su voz y su estado de ánimo cambian constantemente y siempre resulta muy convincente.

De Amy Adams hay que destacar dos cosas: su gran atractivo y su desconcertante doble juego en la historia. Notable para la pelirroja. Notable también para el guaperas de Bradley Cooper, que sigue avanzando un poquito más en su carrera y demuestra que es más versátil de lo que parecía. Algo parecido pasa con un interesante Jeremy Renner en su papel de político.

La puesta en escena es bastante resultona en cuanto a vestuario, música, peinados y decoración se refiere. Todo parece encajar en una historia de artimañas y engaños bien elaborada y en la que durante bastante tiempo me siento atrapado.

¿Qué falla entonces?

lagranestafaamericana2

Pues que bajo mi punto de vista, le falta algo de nervio y agilidad en el desarrollo de la trama. En los últimos 35 o 40 minutos la historia avanza lentamente y se hace un poco pesada. Yo hubiera recortado minutos en ese tramo. Una buena opción quizás hubiera sido dar más protagonismo al papel de De Niro; es justo después de su aparición cuando se nota un bajón de intensidad. También se echa en falta un par de escenas que suban el nivel, dos o tres grandes momentos por los que recordar la película. Y no, no me vale el beso entre las dos protagonistas.

El buen desenlace –no tan previsible esta vez-, el gran reparto y los minutos en los que me siento intrigado y enganchado a esta historia de corrupción me dejan un buen sabor de boca. Sin embargo, al mismo tiempo me quedo con la sensación de que podía haber sido una película más memorable. A O. Russell le ha faltado la “mala baba” de Scorsese, la eficacia narrativa de Spielberg o el gozoso entretenimiento de George Roy Hill en El Golpe. Aunque claro, hablar de esos tres, es hablar de palabras mayores.

En definitiva, con su estilo, (un buen guión y unos actores en la cima de sus carreras) el director neoyorquino ha conseguido una buena película. Una cinta que está por encima de las que vemos normalmente en las carteleras, pero a la que le faltan varias cosas para ser una gran película.

Comentarios

  1. Aralan

    No puedo más que decir que duré viéndola media hora y luego decidí que tenía 27 cosas mejores que hacer.
    Me alegro de que a alguien le haya gustado.
    Saludos.

  2. A mí me gustó pero le sobra un poco de metraje, le falta agilidad y diversión. En mi opinión -y en la de muchos- es una película correcta pero lejos de Oscar y de tanta nominación. Sólo el reparto y el vestuario merecen la nominación. Lo de los premios es lo menos, yo no esperaba más la verdad, a O.Russell ya se le sobrevaloró con “El lado bueno de las cosas” y con esta ha vuelto a pasar lo mismo.

    Leo que esta película es “divertida” y me acuerdo de “El Golpe” y no sé si reírme o echarme a llorar.

  3. Hoy se demuestra el daño que te pueden hacer tantas nominaciones. La película optaba a 10 Oscars y no se ha llevado ninguno, menudo varapalo.

    • Enrique Fdez. Lópiz

      En su momento escribí, y disculpad que me autocite, cosas como: “a mi modo de ver no es tan gran película como suele leerse en las elogiosas críticas de diferentes medios”; o, “Tanta paz como gloria; yo, por mi parte, no la volveré a ver, y mucho me temo que la olvidaré rápido: ¡le falta caligrafía y semántica cinematográfica!”: http://www.ojocritico.com/criticas/la-gran-estafa-americana-2/

Escribe un comentario