Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Una comedia fresca

Por Enrique Fernández Lópiz

La gran familia española es una comedia fresca, sin prejuicios, natural y con notas de humor ocurrentes. Se trata de una atípica familia de cinco hermanos, con un padre moribundo y una frustrada boda, justo el día que la selección española de fútbol ganaba la copa del mundo de fútbol en Suráfrica.

La dirección y el guión de Daniel Sánchez Arévalo, tomando como punto de partida la celebérrima película de 1954 Siete novias para siete hermanos, es ocurrente y original. La película demuestra que el cuidado y estilo de Sánchez Arévalo, unido a una coloración de personajes encantadoramente complejos, han servido para que esta la comedia española sea una de las más entretenidas en mucho tiempo.

granfamiliaespanola2

La cinta carece de prejuicios y se convierte en un claro ejemplo de un tipo de cine libre de complejos, un cine atrevido y moderno pero sin caer en la horterada. Y resulta tanto mejor este film cuanto más intimista. La gran familia, acaba contagiando su espíritu popular y ese acontecimiento que es ya parte de nuestra memoria colectiva, esto es: el momento de ese gol de Hiniesta que nos dejó pasmados y con cara de no saber si reír o llorar en la final del mundial de fútbol surafricano.

Y acuerdo plenamente con las palabras de Carlos Boyero cuando apunta que: Es divertida, inteligente, tiene personalidad [...] me cuesta entrar en ella. Pero luego me lo paso muy bien. [...] Daniel Sánchez Arévalo tiene un oído privilegiado para reproducir el lenguaje de la gente joven.

Dicho esto, querría añadir que la película me resulta desigual a lo largo de su metraje, con momentos más acertados y otros realmente mediocres, escenas divertidas y otras de bochorno, y clichés que a veces toman asiento con facilidad en el guión junto a los chistes manidos y un “buenrollismo” que sobra.

Pero a pesar de estas irregularidades, lo más notorio de esta película es su naturalidad, como decía antes, su juventud y la enorme distancia de aquella otra película sobre otra Gran familia, de Palacios y Salvia en 1964, que a pesar de ser graciosa, cordial y tener su mérito (los entrañables Alberto Closas, Amparo Soler Leal, Pepe Isbert o López Vázquez) pertenece ya a otra España muy diferente a la que ganó el mundial de fútbol en 2010. La España de esta película, salvo por sus lamentables políticos, ya no es casposa, ni de postguerra, ni tan cateta. Eso es lo que significa para mí esta película, que habla de una nueva era, de un país que aparte de sus dificultades tiene ya otra visión del mundo. No es la gran comedia que desearíamos, pero merece que la veáis.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=VIioUAXM_yg.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario