Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un paso atrás para Disney

Por Javier Fernández López

Decepcionante producto el que Walt Disney Pictures nos trae este año. Parece que la compañía, que tan buenos pasos estaba dando con Enredados, Rompe Ralph y Frozen, se ha olvidado la magia y las genialidades en el cajón, porque Big Hero 6 es una cinta de un nivel bastante flojo en comparativa a las otras películas mencionadas. Quizá sea porque este año ha sido un absoluto disfrute del género de la animación gracias a obras como La LEGO película o, sin duda alguna la más brillante del año, Cómo entrenar a tu dragón 2. Porque la historia de Hiro y Baymax carece de profundidad argumental, de solidez en sus ideas, dejándose llevar por el espectáculo tan colorido y cada vez más efectivo que proponen las tecnologías actuales.

En realidad, es de agradecerle a Disney, al menos, su apuesta por introducir un cortometraje antes de cada película, porque a veces sucede que te encuentras ante una auténtica joya. Fue el caso de Día y Noche, El paraguas azul y sobre todo Paperman. Para Big Hero 6, nos traen un cortometraje de lo más cálido y emotivo, llamado Buenas migas, la historia de un perro y su afán por comer cualquier cosa que no sea comida vegetariana. Premisa sencilla, pero todo cargado de magia y brillantez.

Ahora, y aviso de posibles spoilers, intentaré ofrecer mi más sincera opinión sobre una película que me ha decepcionado enormemente. En primer lugar, porque uno espera más de una producción en la que han estado los equipos que nos trajeron Frozen y Rompe Ralph, y en segundo lugar porque se trataba de una colaboración muy peculiar entre Disney y Marvel Studios. Comienza bien la película, cogiendo puntos conforme avanza, aunque sin llegar a nada preciso del todo. Pero uno espera que siga el espectáculo, porque lo estás pasando bien viendo el despliegue de efectos con los minirobots o conociendo a Hiro, el único personaje que hasta el momento está resultando interesante. Luego, como es lógico en un producto Disney, tiene que pasar algo malo. Pero todo sucede demasiado rápido y apenas da tiempo al drama, lo cual viene a confirmar que la película está hecha para un producto mucho más infantil del acostumbrado. Se va desarrollando la cinta entre baches y finalmente nos encontramos con el villano de la función. Sorpresa, premio para Disney por haber conseguido que Sombra, el villano de El origen de los guardianes, parezca uno de los mejores villanos de la historia del cine –que no era mal villano, ojo–, porque estamos ante uno de los peores villanos que uno puede encontrarse, sin interés alguno para el espectador. En los estudios Disney parece que se dieron cuenta, y con mucho calzador intentan colarte un trasfondo para el villano, un motivo por el que de vez en cuando se pasea por la ciudad colocando cosas de un sitio a otro. Pero si bien podemos entender el dolor que siente Hiro, no podemos empatizar por el dolor que siente el villano de la función si no me profundizas en la pérdida que sufre éste.

bighero6_2

Luego, por arte de magia, la escena más chocante de la película es el cambio de prioridad de Hiro cuando ve un vídeo de su hermano. De acuerdo, al verlo has recordado que nunca hay que darse por vencido, pero… ¿resulta que sin más perdonas la vida a aquél que te arrebató lo más importante de la tuya? Porque en un momento quieres matarlo, y ahí la película va cogiendo fuerza, y en otro decides simplemente detenerle e incluso ayudarle. Que nadie se equivoque, el esquema es correcto, pero no las formas de llevarlo a cabo, es decir, el giro que da la película aquí tiene una construcción tan sólida como el guión de Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal.

Ya en los últimos minutos la obra se convierte en un tedioso cúmulo de errores que van haciendo cada vez más floja la película. Ves a los protagonistas pasándolo mal, y de pronto Hiro les dice eso de mirar las cosas con otro enfoque y ¡ZAS!, ahora todos son capaces de enfrentarse el todopoderoso villano con popularidad cero.

Sobre Baymax, el gran héroe de la película, pues realmente es lo mejor de la película, pero tampoco es ese gran personaje secundario que uno puede esperar en una cinta de animación, porque podría hacerse un artículo bastante extenso sobre esto y Baymax posiblemente no entraría en el top 10, quizá ni siquiera en el top 20. Tampoco pecaré de hipocresía, pues debo admitir que el personaje tiene sus grandes momentos, pero 4 o 5 minutos magníficos no son suficiente para una cinta de 108 minutos.

¿Qué más se puede decir? Pues que los amigos de Hiro tampoco aportan demasiado al conjunto. ¿Lo más destacable? Pues Henry Jackman y su banda sonora, además del tema de la película: Immortals, interpretado por Fall Out Boy (en España podemos escuchar en los créditos finales la versión de Sweet California).

En conclusión, Big Hero 6 es una película que disfrutarán los más pequeños, pero no es una genialidad, ni algo espléndido ni brillante. Sólo es un espectáculo de luces con un guión escrito en una semana –o quizá menos– y sin apenas profundidad, apenas algo que llevarse al recuerdo. ¿Lo mejor? Los pocos momentos buenos de Baymax, los efectos y la música. ¿Lo peor? Todo lo demás.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario