Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un hombre del tiempo con problemas muy humanos y un padre sabio

Por Enrique Fernández Lópiz

En la historia de El hombre del tiempo, se cuenta la vida de un popular locutor de televisión que presenta el tiempo cada día en una cadena local de TV, David Spritz (Nicolas Cage). Es un personaje popular al que trasladan de Chicago a Nueva York, viendo que su vida conyugal y paterno-filial se desmorona. Así y todo, tiene un padre experimentado (Michael Caine), que le va dando consejos y marcando un rumbo a seguir, para que su existencia no se derrumbe. Entre otras, le previene que la vida exige el camino más largo para ser verdadera, y no los atajos o las fórmulas sencillas. Su padre le dice: ¿Te das cuenta que siempre lo más difícil y más correcto suelen ser la misma cosa? […] Lo fácil no tiene cabida en la vida de adulto. Para conseguir cualquier cosa de valor tienes que renunciar a algo.” Grandes consejos de padre, ya habrían querido muchos tenerlos según ese dicho que responde al refrán: “Del viejo, el consejo”.

El director Gore Verbinski lleva a cabo una obra que no creo que merezca tan mala opinión como leo. Por empezar, siendo una película americana, evita el colorido artificial y los grandes edificios, para plantear una historia como todas, a ras del suelo y con su tinte dramático. Verbisnki sabe rodar un film sombrío pero eficaz en su planteamiento.

El guión de Steve Conrad lo veo decoroso y digno. Evita que la flecha salga del arco del aguerrido Cage, evita un desenlace violento o cruel, siendo que se limita –lo cual no es poco- a plantear el drama de tantas familias rotas, en que el protagonista entiende finalmente que no “no puede volver atrás, porque la vida ya le empuja, como un aullido interminable”, parafraseando al gran poeta José Agustín Goytisolo.

Tiene el film una música que sabe acompañar la trama de Hans Zimmer y James S. Levine. Igualmente, la fotografía de Phedon Papamichae es magnífica, pues es poco colorida, incluso sombría, y sin embargo llena de luz natural.

el-hombre-del-tiempo2

En el reparto Nicolas Cage está muy bien, joven, que pone empeño y oficio en su rol de hombre abatido por las circunstancias. Michael Caine, como siempre, está magistral en su papel de padre amoroso que acompaña a su hijo. Gemmenne de la Peña, bien como hija extravagante. Nicholas Hoult está correcto en su rol de hijo del protagonista un poco problemático, que sale de un centro de desintoxicación. Y están ahí con mucha profesión Hope Davis, Michael Rispoli, Gil Bellows y Judith McConnell. Todo un equipo.

David Spritz, el protagonista, triunfa y gana más de un millón de dólares, lo cual pretende poner en valor ante su ex mujer, pero sin éxito. También, como hombre popular que es, y por razones curiosas dado que pronostica el tiempo meterológico, a veces le arrojan por la calle comida basura encime, tipo batidos, hamburguesas, etc.: ¡toda una metáfora!

Pero también la gente le pide autógrafos por la calle. Evidentemente Spritz es un medio fracasado y se agradece que el guionista no acuda a la habilidad con el arco y las flechas del protagonista como conclusión efectiva para matar al novio de su ex mujer, con la que desearía continuar su vida.

Más allá de eso, el director Verbinski relata las cuitas de un hombre corriente que vive prisionero de su propia mediocridad, y que ni siquiera puede vaticinar el tiempo que hará, que es a lo que se dedica. Creo que el film está bien reatado y que el conjunto en general deja un buen sabor de boca. Cage demuestra en esta película que sabe arreglárselas. Pero no olvidemos al siempre excelente Caine, sin duda el mejor en la película.

No es comercial esta película, no trata temas violentos o de héroes, es más bien la historia de un hombre común perdido en el cosmos y que apenas atina a dar en la diana con sus flechas lanzadas con el arco.

Está bien realizada. No es que sea de Oscar, pero es humana. Además, tiene muchos primeros planos y escenarios de aflicción como en la vida misma. En algunos momentos inquietantes el espectador no sabe qué va a ocurrir,  si algunas situaciones no podrían ir a mayores, o sea, acabar en tragedia.

Y no hay que olvidar el valor crítico de esta obra, una crítica en ocasiones dura e incontestable, a un tipo de sociedad, la americana sobre todo (también la nuestra), que plantea como objetivo principal el éxito económico, por encima de cualquier otro valor, una sociedad donde la carrera profesional y los beneficios económicos son valores sustanciales.

Yo la recomiendo, a pesar de que Cage no es de mi agrado, pero la película, que además no es muy larga, tiene su punto de reflexión. Es sarcástica, tiene elementos de humor negro, no es pretenciosa y cuenta una historia sin artificios, sin tampoco moralina, simplemente vemos a Cage, un hombre con muchos problemas, a un padre que quiere servir de apoyo, y además, nos hace pensar sobre la vida y sus avatares, pero sin mensajes grandilocuentes.

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=_qFQJ6cyTNk.

Escribe un comentario