Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un fin de semana de muerte

Por Javier Fernández López

Gratamente sorprendidos se quedarán con Carmina y amén, la secuela de aquella peculiar película de 2012 dirigida por Paco León, y que sirvió para darle un toque a aquellos que hacen del cine un vil negocio donde una entrada de cine cuesta, más que dinero, sangre. Afortunadamente, la tendencia está cambiando a favor del espectador, con los Días del cine y ya la tradicional Fiesta del cine a 2’90 euros la entrada.

Carmina y amén se estrenó en los cines de forma gratuita, es decir, los primeros pases eran gratis para aquellos que querían disfrutar de la película. Paco León tiene por objetivo ganarse al público haciendo de su trabajo algo accesible a todo el mundo, y lo está consiguiendo. Pero lo mejor de “El Luisma” es que lo está haciendo gracias a un producto más que notable. Con un presupuesto prácticamente inexistente, con un tiempo de rodaje anecdótico, Paco León firma una secuela de oro, una comedia negra absolutamente magnífica.

carminayamen2

Carmina Barrios puede que no sea la actriz más brillante, pero es cierto que es todo un descubrimiento, no tanto para Paco León, que al fin y al cabo es su madre. Pero eso hace de Carmina y amén un producto más bonito, llano y familiar. Porque vemos a la siempre genial María León, quien ya ha demostrado sobradamente que vale tanto para papeles dramáticos, por ejemplo La voz dormida, como en series de televisión tipo Con el culo al aire.

La película maneja los tópicos con brillantez, está bien escogido el ritmo y la narrativa. Esa atmósfera cargada de realidad, quizá no la realidad de todos los españoles pero sí de muchos que luchan por sobrevivir, hace de Carmina y amén un producto fresco y al mismo tiempo conocido. El personaje de Carmina está sacado de la mejor historia sobre mafias y sociedades corruptas. Ella manda, ella “maneja el cotarro”. Se hacen las cosas como ella dice y cuidado para quien le lleve la contraria.

La premisa de la película puede parecer para cierto público cómica, y bien es cierto que la historia está cargada de humor negro. No obstante, esa premisa es tan cómica como cierta, un retrato social, algo que ocurre. Evidentemente, Carmina y amén será recordada por diálogos míticos, escenas absolutamente geniales. Las charlas entre Carmina y su hija pueden parecer a priori paródicas, y quizá sea la intención, pero son un bombazo, son minutos que harán reír a más de uno.

En definitiva, ojalá que Paco León dirija más trabajos como Carmina y amén, y ojalá que no se separe del camino que ha ido escogiendo estos años, pues se le agradece ese toque de atención que le da a la industria cinematográfica.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario