Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un film sólido y ejemplar de Eastwood

Por Enrique Fernández Lópiz

Todos nos enteramos de la hazaña de Chesley Sullenberger por las noticias y nos quedamos perplejos, con la boca abierta, parecía increíble lo que este piloto había conseguido. Pues bien, el heroísmo del piloto Sully Sullenberger le va muy bien al duro Eastwood: hombre que elude la fama vacua y que no entiende bien los trámites engorrosos. Creo que es tal vez por eso por lo que se propuso hacer un retrato que al fin resulta veraz, de un hombre, un piloto, que como tantos, antepuso su individualidad frente al agotamiento del colectivismo. En esta película Eastwood-Sully hace una especie de rebeldía artística con razonables dosis de creatividad sobre su hartazgo de algo con lo que me identifico, contra este mundo de lo políticamente correcto. Eastwood ha declarado así sobre esta toma de posición: «La época en la que yo crecí no se parece en nada a los tiempos de ahora. Antes, si pensabas en un héroe, imaginabas a Audrey Murphy, alguien que había hecho algo extraordinario. Sin embargo, en esta sociedad políticamente correcta, todo el mundo necesita irse a casa con un primer premio para no herir sus sentimientos. Regalan premios para todos. Nadie tiene la oportunidad de ser héroe de verdad, aunque sus acciones sean importantes. El mero término está sobreutilizado y resulta una sorpresa cuando alguien hace algo extra por los demás».

La película que ahora comento cuenta la historia del comandante Chesley Sullenberger, apodado Sully, un piloto de aviación que en una tarde de enero de 2009, consiguió posar el gigantesco Airbus 320 que pilotaba sobre las heladas aguas del río Hudson. Sully volaba desde el aeropuerto de La Guardia en Nueva York al de Charlotte en Carolina del Norte. Llevaba 155 pasajeros cuando una gran bandada de pájaros se le vino encima deteniendo y averiando irremisiblemente los dos motores del aparato. El resto lo sabemos por radio, prensa y TV, pues fue uno de esos relatos que se prodigó no sin cierta obscenidad en todos los informativos del globo terráqueo.

La cosa es que a sus ochenta y seis años, Clint Eastwood hace de nuevo gala de sus dotes para narrar deteniéndose en detalles sustanciales, la anatomía de un lapso de poco más de tres minutos; y lo hace como pocos cineastas pueden hacerlo. Los personajes de su film son, a la vez que auténticos héroes, gente frágil a las que les tiembla el pulso o que se sienten sudorosos ante las cámaras de TV cuando los entrevista una curtida presentadora. Y como escribe Martínez: “el relato discurre todo él con una claridad enfebrecida cerca del mismo ahogo, allí donde el director demuestra algo muy parecido a la maestría”. O sea, Eastwood está imponente. Aunque esta no sea su mejor obra, Eastwood sigue siendo un As, una figura ya de culto, un cineasta brillante incluso a la edad longeva que le toca vivir, una etapa en la que continúa creando en un nivel de excelencia.

El guión es fruto de la pluma de Todd Komarnicki, basado en la obra autobiográfica de 2009, Highest Duty”, de Chelsey SullenbergJeffrey Zaslow, que recoge las memorias del piloto. El libreto, de sólida estructura narrativa, consigue trenzar lo real, lo virtual y lo «pesadillesco» del acontecimiento, lo que le ocurrió y lo que le pudo haber pasado al comandante Sully; es decir, lo que pasó y la dos versiones de lo que podía haber sucedido según estudios por simulación. Este abordaje llega a poner en duda la figura del valiente Sully, que finalmente sale triunfador cuando alude al “factor humano” en su decisión de aterrizar en el río Hudson versus la frialdad de los simulacros por ordenador que prácticamente se reducían a una especie de videojuego de mal gusto. Toda esta controversia en la historia es contada muy bien en el estupendo libreto de Komarnicki.

sully-2

Me ha parecido muy buena la música de Christian JacobTierney Sutton Band. Excelente fotografía de Tom Stern rodada casi en su totalidad con cámaras digitales IMAX. Muy bien por los efectos especiales y la puesta en escena en general.

En cuanto al reparto, Tom Hanks está de nuevo –tras la laguna de Inferno (2016)- sobresaliente y vuelve a demostrar esa genial pericia para colocarse justo en el lugar del que le observa con un trabajo que sintoniza con el patio de butacas; Hanks es un actor cargado de recursos para parecer quien quiere ser. Le secunda un Aaron Eckhart sobrio y ajustado en el rol del copiloto, que aporta momentos de alivio a la tensión dramática, contrarrestando la gravedad y aplomo del personaje principal que interpreta Hanks. Y acompañando un equipo de actores y actrices de reparto perfectos encabezados por Laura Linney (la nerviosa y amante esposa) a la que siguen, Anna Gun, Autumn Reeser, Sam Huntington, Jerry Ferrara, Jeff Kober, Chris Bauer, Holt McCallany, Carla Shinall, Lynn Marocola, Max Adler, Valerie Mahaffey y Ashley Austin Morris. El cuadro actoral construyen una obra que no sólo reconstruye los hechos acaecidos en el accidente de 2009 con el Airbus 320, sino que funciona también como una penetrante radiografía de la duda.

En el sentido de lo que digo sobre la “duda” que se abate sobre el protagonista para dirimir si Sully es héroe o villano, vemos enfrentados en una lucha desigual a los poderes políticos, empresariales, las aseguradoras, la economía, todo ello encarnado en las investigaciones que la NTSB (Junta Nacional de Seguridad del Transporte) llevó a cabo después del acuatizaje, enfrentados a un modesto piloto juzgado tras su acción heroica y en pleno suplicio. “Un relato demoledor y de gran cautela expresiva. Eastwood sigue siendo para algunos un cineasta de derechas, pero la forma en que trata la historia reciente invalida esta reduccionista consideración” (Quim Casas). Y es que en la esencia del ser como cineasta de Eastwood está la imago del héroe anónimo, así “como cierto desencanto hacia los tiempos modernos que buscan crear leyendas para destruirlas. Construida como un mental rashomoniano puzzle, Sully es la apología de un cine clásico entre gansos modernos” (Fausto Fernández). El sencillo hombre contra el aparato que el sistema y los poderes mediáticos por razones extrañas, se le echan encima con la furia de un tifón; cómo intentan destruir a ese héroe nacional sobre el cual y posteriormente se desencadenó un drama que afectó a su reputación. Sullenberger tuvo que hacer frente a infinidad de entrevistas y juicios para esclarecer lo ocurrido, todo lo cual marcó su vida personal y profesional. Estos son los temas que el film plantea: “la sensatez de un ciudadano corriente contra la espectacularidad de los medios de comunicación y, sobre todo, la defensa del factor humano en un mundo abocado a las máquinas” (Bermejo).

Así es como Eastwood aborda una historia de 208 segundos tremendos, lo cual que consigue realizar de manera precisa, compleja y a la vez equilibrada. La película no es sólo una loa de la hazaña de Sully, es el encuentro entre el héroe cabal y sencillo que asume riesgos y salva a sus pasajeros de una muerte cierta y cantada, armado meramente con su saber hacer y sobre todo con su instinto; y cómo la ley de la ciencia, la omnipresente informática, los cálculos matemáticos, pretenden acusarlo de imprudencia. Los oficiales de la aeronáutica norteamericana y los leguleyos sobrevuelan cuan buitres para hacer astillas de un árbol al quieren hacer caer. Como escribe Oti Rodríguez: “Hay mucha grandeza en la sencillez con la que soluciona ese duelo en ´Sully´, una película redonda sin el menor relleno, y sólida y ejemplar en muchos más sentidos de lo que parece”. El mismo Eastwood lo explica así: «Sully Burger hizo un trabajo fabuloso al aterrizar el avión en el río Hudson, salvó la vida a los 155 pasajeros que llevaba. Los oficiales de la Sociedad de Transporte Nacional le acosaron hasta generarle dudas, hasta que demostró que había tomado la decisión correcta. Como realizador buscaba el drama, más allá de su maravilloso aterrizaje, su vida familiar. Su relación con sus compañeros y su actitud me ayudaron a contar esta historia que, personalmente, considero fascinante».

A mí me parece que Clint Eastwood ha parido películas eficientes sobre hombres justos que saben cumplir con sus obligaciones y hacer bien su trabajo. Por lo general sus personajes no son de verbo pródigo ni de lucimiento personal, incluso afrontan sus errores, aunque tengan que sufrir sus consecuencias. Los héroes de Eastwood son personas comunes que un día son capaces de convertirse en líderes, sencillamente porque la gente los necesita. «Llevo muchos años haciendo películas sobre héroes con actores heroicos. En este caso, la aviación y mi fascinación por el tema tuvieron una gran influencia en mí. Creo que me gusta explorar a los héroes que hacen cosas por los demás. Son hombres que me obligan a cuestionarme, a preguntarme si sería capaz de hacer lo que ellos han hecho. Cuando alguien piensa en los demás antes que en sí mismo, arriesgando su propia vida, despierta mi admiración», afirma Eastwood en un tono de seriedad. Incluso puede decirse que Sully puede servir a modo de ejemplo sobre la carrera en Hollywood de Eastwood, uno de los directores más sólidos del cine contemporáneo. «En este filme hemos hecho cada uno de nosotros lo que debíamos hacer, igual que Sully. He retratado la historia con veracidad, aunque he añadido la secuencia del sueño porque necesitaba alargar la película. Soy un tipo muy normal, me gusta trabajar, es algo que disfruto. Tal vez un día deje de divertirme y elija dejarlo. Si me ocurre, será algo repentino y no meditado. Diré adiós sin despedirme, pero, hasta el momento, disfruto. Hago lo que me gusta, por eso me hice director hace 49 años».

Amigos, creo que Eastwood tenía claro que además de perpetuarse en el estrellato con toda aquella historia del spaghetti westerns que generó una imagen de virilidad y precisión sobre él, aparte de eso, digo, a nuestro Clint le apasiona contar historias con la cámara. Y aunque ésta película pueda tener sus fallas (en algún momento puede resultar algo tediosa, no voy a negar la mayor), sin embargo y en general, en Sully Eastwood continúa siendo admirable.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=vF-8lb-sQjY.

Tags

Escribe un comentario