Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un fascinante caleidoscopio de historias paralelas

Por Enrique Fernández Lópiz

En la película un hombre brutalmente asesinado es descubierto en la cuneta de una carretera. A partir de este hallazgo las vidas de personas diferentes y aparentemente inconexas se irán entrecruzando en la ciudad de Los Ángeles. Un veterano y racista policía, su compañero de patrulla, un novato e idealista joven, la mujer del fiscal del distrito, un iraní dueño de una tienda, un matrimonio negro rico, etc. Del cruce de estos personajes van a ir surgiendo tensiones raciales, sociales y religiosas que dan forma a la caótica vida de los habitantes de la ciudad de Los Ángeles.

Paul Haggis debuta en la dirección con esta película; y siendo un novato, y justo en un año en que se habían realizado películas de enorme valor, valentía y compromiso como Brokeback Mountain (2005) de Ang Lee; Buenas noches, y buena suerte (2005) de George Clooney; y Munich de Steven Spielberg (2005), Haggis aparece con una gran película, una cinta caleidoscópica fascinante en la que como escribe Kurt: … cuando pensamos que el guión está excediéndose en retratar al ser humano con demasiada crudeza, se saca de la mano unos giros asombrosos para poner todo del revés, sin que en el fondo apenas nada cambie. Somos complejos, nos viene a decir, y la inocencia pura es patrimonio de la infancia.”

Haggis fue descubierto por Eastwood para quien firmó el guión de la exitosa Million Dollar Baby, 1994, poco antes de realizar esta obra Crash. El guión es del propio Haggis y Robert Moresco, adaptación de una historia escrita por Haggis y Bobby Moresco. En realidad, según Ebert: Haggis escribe con tal franqueza y tan buen oído para las conversaciones rutinarias que los personajes parecen reales y creíbles tras apenas unas palabras. Sí, son diálogos en los que se sueltan perlas como “crees saber quién eres y no tienes ni idea”; muchos de estos diálogos transpiran la ira, la insatisfacción, el odio, los fuertes sentimientos en suma de los personajes. Pero además de los diálogos, el guión en sí es magnífico, con una trabazón y un peso específico que hace que las historias trenzadas funcionen como un auténtico mecanismo de relojería. La música de Mark Isham acompaña de manera genial la trama y tiene una gran fotografía de James Muro. Buena puesta en escena y estupendo montaje.

crash2

El reparto es uniformemente potente con actrices y actores de enorme nivel como Sandra Bullock, Don Cheadle, Matt Dillon, Jennifer Esposito, William Fichter, Brendan Fraser, Terrence Howard, Ludacris, Thandie Newton, Ryan Phillippe, Michael Peña, Larenz Tate, Shaun Toub, Tony Danza, Keith David, Loretta Devine, Nona Gaye, Alexis Rhee, Art Chundabala, Bruce Kirby, Daniel Dae Kim, Jack McGee, Ashlyn Sanchez y Bahar Soomekh. Un auténtico equipo de actores de los que uno no sabe cuál destacar, quizá Matt Dillon o Terrence Howard, pero en general todos cumplen de forma sobresaliente; todas las interpretaciones son fascinantes.

En 2005 entre premios y nominaciones recibió: 3 Oscars: Mejor película, guión original, montaje. 6 Nominaciones. 2 nominaciones al Globo de Oro: Mejor actor de reparto (Matt Dillon), guión. 3 Premios BAFTA: Mejor actriz de reparto, guión. 9 nominaciones. National Board of Review: Mejor actor de reparto (Terrence Howard). Premios David di Donatello: Mejor película extranjera. American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año. 2 Critics’ Choice Awards: Mejor guión, reparto. 6 nominaciones. Asociación de Críticos de Chicago: Mejor película y guión.

Es una película que marca, una obra cimera e importante en que como escribe Boyero: Todo es modélico: el guión, la forma de desarrollarlo y otorgar lógica a esas complicadas historias paralelas, los actores, los diálogos, la utilización de la música. [...] la mejor película del año.”

Y es que nadie va poner en duda que este film está muy bien articulado, que es inteligente y cuyo ritmo palpita con fuerza, siendo que transmite vida a lo largo de todo el metraje, aunque la película es fuerte, eso sí. Absténganse espíritus sensibles.

El racismo cruza todas las historias e impulsadas por él, la sinrazón, la brutalidad, los errores de peso, también los cuasi milagros (como cuando el iraní dispara y finalmente no hiere a la pobre niñita que se había interpuesto en la escena) o la violencia gratuita. Tanta tensión tiene la película, que cada historia, cada personaje es único, dramático, con destinos en ocasiones fatales, a veces venturosos, pero todos te impactan, ninguno te deja impasible, cada historia tiene una mayor carga de profundidad que la anterior y el entremezclamientos de subtramas se hace con gran elegancia. Película llena de recovecos, apasionante y polémica.

En resolución, Crash es sin duda un alegato contra el racismo y la discriminación. Pero es también un canto a la hermandad, y en el fondo contiene un mensaje de esperanza que habla de la posibilidad de redención, de posibilidad de hermandad entre las personas, de la opción de rectificar el rumbo a pesar de las adversidades y de la fatalidad. Impecable edición, actuaciones de peso, encuadres impresionantes, banda sonora sensible y gran fuerza espiritual para quien sepa leer entre líneas el núcleo de una obra entrañable.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=LFVZ0_xTk6U.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone
Tags

Escribe un comentario