Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un Carlos Gardel excelente en manos de Jaime Chávarri

Por Enrique Fernánez Lópiz

Esta película de título tan largo, Sus ojos se cerraron (y el mundo sigue andando) es una curiosa e interesante cinta, que desconocía, y que tuve oportunidad de ver la anterior noche para mi grata sorpresa.

Se desarrolla la película en el Buenos Aires de los años treinta. Juanita es una bella joven española, auténtica admiradora de Carlos Gardel, y con un novio al que no hace mucho caso. En una de esas conoce a un desconocido y oscuro cantante de tangos que alberga un gran parecido, tanto físicamente como cantando, con el mismísimo Gardel. Con las mismas queda seducida por el artista. Abandona a su novio y se casa con él e inician una gira por tierras de Hispanoamérica en busca del éxito. Los derroteros de esta historia desembocan en un inesperado y rocambolesco final, en una ocasión en la que el falso Gardel suplanta al verdadero en una actuación en Colombia, donde cosecha un sonado éxito.

susojossecerraron2

Estamos ante una excelente película del prolífico Jaime Chávarri, que hace una dirección de gran calidad para contarnos una historia escrita por Óscar Plasencia y Raul Brambilla. Tiene una buena fotografía de Carles Gusi y una música sustentada en tangos muy conocidos de Luis María Serra y diversos tangos, pues aparecen prácticamente todas las canciones que hicieron famoso a Gardel entre 1934 y 1935 y cantadas en 1933. Además, fue rodada con sonido directo, lo cual la dignifica; y tiene una puesta en escena y una ambientación de la época, excelente. Yo creo que puede ser un ejemplo de un film principal de nuestra cinematografía: buen cine.

El reparto hace un gran trabajo. Así, Darío Grandinetti hace de verdadero y falso Gardel con gran credibilidad y un genio natural, y nos parece estar viendo al grande entre los grandes tangueros. Aitana Sánchez-Gijón interpreta a las mil maravillas a la “gallega” típica que trabaja de costurera en Buenos Aires y vive de las fantasías, imaginando con hacer de su novio un cantante famoso. Juan Echanove interpreta como él sabe, de pobre perdedor en la historia amorosa y guitarrista en el grupo. Ulises Dumont toca el bandoneón y hace un espléndido rol; y junto a ellos otros actores de calidad como Raúl Brambilla, Carlos Carella y el muy conocido José Soriano. En definitiva: soberbias interpretaciones del elenco de protagonistas

Sin duda este drama con trazas de musical tiene sus puntos muy interesantes de interés, por su tono sorpresivo e incluso un tanto surrealista en torno a la vida y obra del archifamoso Gardel y su muerte en accidente de avión. Como dice Torres, se trata de un “Excelente musical con 14 tangos integrados en una intensa y dramática historia de amor, con grandes interpretaciones y una pirueta dramática sobre el trágico final del gran cantante Carlos Gardel“. Y así es: ¡tanto se ha hablado de Gardel, de su vida, de su origen, de si era de aquí o de allá, un tanguero que generaba pasiones por donde pasaba! Y cómo Chavarri sabe dar una probable versión fantástica a lo que pudo ser su final sin final, o sea, como que no murió en aquel fatídico accidente de aeronáutico.

Las interpretaciones actorales, los tangos, el pintoresquismo del film hace de éste que se nos haga corto, al menos eso ocurrió a cuantos la vimos, y es por lo tanto una película que engancha, a pesar de que me parece que pasó de puntillas en su época, cuando se estrenó. Pienso que habría merecido mejor fortuna en su momento y aún hoy.

 Por ejemplo, vista hoy ¿quién hubiera dudado que en ese entonces el actor argentino Grandinetti hubiera merecido un Goya como mejor actor? (la emoción desbordante en la escena final, palpitante ante el reconocimiento de su admiradora, es sobrecogedora); o la actuación de Sánchez-Gijón. Sin embargo, ni siquiera fue nominado, lo que sin duda es injusto. Ídem podría decir de la dirección de Chávarri o del guión de Plasencia y Brambilla. Creo que en su día se cometió una injusticia mayúscula con este film. Pero así son las cosas del cine.

En resolución: buena película injustamente olvidada y una joyita, sobre todo a los amantes de Carlos Gardel y al tango en general. La recomiendo de todo punto.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario