Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Un amigo para frank

Por Jon San José Beitia

Agradable, amena y pasajera comedia dramática que nos ubica en un futuro, donde los robots llegan a hacerse cargo del cuidado de las personas mayores. Tiene como protagonista a un hombre que empieza a presentar síntomas de pérdida de memoria y, lejos de caer en el drama profundo, la película y su director apuestan por el sentido del humor y la originalidad para presentar una historia diferente y entrañable, con un mensaje interesante.

La relación que surge entre el protagonista y su robot cuidador se convierte en el verdadero motor de la historia. Los momentos en los que Frank Langella y el robot salen en pantalla son sensacionales. Surge una extraña química entre hombre y máquina, llena de vida, gracias a las líneas de diálogo que comparten, llenas de desparpajo y humor.

amigoparafrank2

Se ríe de los problemas de la vida, cuando el hombre se acerca a una determinada edad y le da la vuelta a la tortilla, apoyándose en un sentido del humor inteligente y en el desarrollo de un argumento de robos inesperado. Su director no emplea grandes efectos especiales para hacer convincente al robot y lo convierte en un personaje más, jugando con las opciones que ofrece su presencia y comentarios, haciéndolo más humano que los parientes del protagonista. En su afán de ser original, cae en la reiteración de ideas y en un pobre desarrollo de personajes secundarios.

En el papel protagonista tenemos a Frank Langella, que sabe lo que tiene que hacer y lo hace bien, secundado por algunos intérpretes que empiezan a ser habituales de papeles secundarios como Susan Sarandon, en un personaje poco desarrollado y, una ya casi desaparecida y olvidada, Liv Tyler.

La historia es original y sabe jugar con el carisma de la pareja protagonista, pero desaprovecha las numerosas oportunidades que ofrece el argumento para desarrollar y hacer una lectura más profunda de la dependencia de las personas mayores y de cómo el hombre puede pasar a depender de la máquina.

En resumidas cuentas, Un amigo para Frank resulta ser una comedia dramática original, entrañable y cautivadora, que no llega a exprimir todas las posibilidades que se le suponen.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario